Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-04-2008

Tocando Fondo

Khalid Amayreh
Desert Peace

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


 

 

Mientras milln y medio de seres humanos en Gaza le imploran al mundo que presione a Israel para que levante su espantoso e inhumano asedio contra ese territorio costero, otros dos millones y medio de palestinos en Cisjordania luchan para hacer frente a una crisis econmica sin precedentes que les empobrece y agota hasta lmites indecibles.

La crisis, la ms dura de los tiempos recientes, viene motivada por un montn de factores locales y globales, entre los que se encuentran: el alza de los precios de los alimentos y la energa, las oscilaciones en el valor de la moneda, el desempleo rampante y las draconianas restricciones israeles al movimiento de personas, bienes y servicios.

Para colmo, agravando an ms todos esos factores, se est registrando en las ltimas dcadas una sequa devastadora y sin parangn que ha destruido casi toda la cosecha de grano de este ao, cosecha de la que dependen para sobrevivir muchas familias palestinas. La sequa no slo est afectando a los campesinos. Unida a un desorbitado aumento de las temperaturas, se espera que cause tambin una grave crisis de escasez de agua en la mayora de pueblos y ciudades, especialmente durante los meses veraniegos.

Algunos palestinos ya no saben cmo enfrentarse al rpido aumento de precios en los artculos bsicos de consumo. Tomemos, por ejemplo, la harina, un producto de primera necesidad para la mayora de las familias palestinas. El pasado ao, un saco de harina de trigo de 50 kilos de peso costaba 70 shekels israeles, o 20 $USA. En la actualidad, ese mismo saco cuesta 210 shekels israeles o 65 $USA. Los precios de otros productos bsicos alimentarios, como el arroz, la harina, el aceite para cocinar, la carne, incluido el pollo, las verduras y las frutas estn asimismo por las nubes, hacindolos inaccesibles para muchas familias palestinas. Esta semana, se venda un kilo de tomates de calidad media, en la regin de Hebrn, a 10 shekels israeles o 3$ USA.

Por si todo esto no fuera ya suficiente, el precio de la electricidad y del gas para cocinar se ha convertido en una pesada carga para los segmentos ms desfavorecidos de la sociedad, con muchas familias acumulando facturas que les resulta imposible pagar, teniendo que quemar madera para poder cocinar. Aadido a lo anterior, el valor del dinar jordano, la principal moneda de los ahorros palestinos, va en cada libre, habiendo perdido ya la cuarta parte de su valor respecto al shekel israel.

La Autoridad Palestina (AP), que depende en gran medida de las donaciones de Occidente y los pases ricos en petrleo, no ha sabido afrontar adecuadamente la presente crisis.

La pasada semana, la Federacin de Sindicatos Palestinos lanz una huelga de advertencia para protestar contra el alto coste de la vida as como contra la negativa del gobierno a pagar, desde hace varios meses, los salarios de profesores y otros funcionarios nombrados en 2006 tras la victoria electoral de Hamas.

Al principio hubo ruido de sables en el gobierno de Salam Fayyad frente a los funcionarios en huelga, jurando perseguir y castigar a los huelguistas. Sin embargo, tuvo que dar marcha atrs y prometer que resolvera todas las cuestiones de forma amistosa y dialogante.

Con las conversaciones de paz entre Israel y la AP yendo hacia no se sabe dnde, y con la expansin inmisericorde de asentamientos por parte de Israel, que anula con total eficacia cualquier perspectiva que pudiera quedar an para un estado palestino viable, se prev que los prximos meses van a ser cruciales ya que los palestinos tendrn que decidir por qu va se decantan para hacer frente a su calvario nacional.

Al Ahram Weekly pregunt al economista palestino Hazem Kawasmi cmo pensaba que las masas palestinas iban a poder enfrentarse a la actual encrucijada econmica. Kawasmi dijo que prevea un deterioro histrico y sin precedentes en la economa de palestina que iba a sacudir los sistemas econmico y poltico de Palestina y de toda la regin.

En cuanto a la situacin en la Franja de Gaza, donde se registra un desastre econmico absoluto como consecuencia del hermtico bloqueo israel, Kawasmi predijo una explosin en las prximas semanas o meses. Esta explosin, sostuvo, se iba a dirigir de nuevo hacia la frontera egipcia para intentar conseguir los alimentos, medicinas y todo tipo de productos de los que carece ahora la Franja de Gaza.

Uno no debe pensar que la gente puede seguir viviendo hambrienta y con inmensas tasas de pobreza y desempleo durante largo tiempo. No hay nada que justifique de forma convincente por qu no se ha abierto an la frontera egipcio-palestina en Rafah, al menos de forma temporal, y se abandona a nios, mujeres y ancianos a una muerte lenta y cada vez ms dolorosa con cada da que pasa, dijo.

El pueblo palestino de Gaza, dijo Kawasmi, no puede continuar sufriendo hasta que se resuelvan todos los problemas polticos de la regin, aadiendo que, a menos que se llegue a un acuerdo econmico inmediato sobre Rafah que facilite el movimiento de bienes y personas a travs de la frontera, la economa de Gaza se derrumbar completamente en un plazo muy breve.

En cuanto a Cisjordania, Kawasmi seala que Israel est dando pasos para desengancharse econmicamente de la zona. Tan pronto como se termine el muro del apartheid, sostiene Kawasmi, la base de la nueva relacin econmica, desde el punto de vista israel, ser la siguiente: Nosotros estamos aqu, y vosotros estis all, y lo que os pueda pasar nos trae sin cuidado.

En este contexto, los palestinos se sienten cada vez ms desilusionados de las negociaciones de paz con Israel. Segn una encuesta celebrada a mediados de abril por el Centro de Jerusaln para la Informacin y Comunicacin, la proporcin de palestinos que apoyan la solucin de los dos estados descendi de un 53%, en octubre de 2007, a un 47% en estos momentos. De forma similar, la proporcin de quienes manifestaron su optimismo ante la posibilidad de alcanzar una solucin pacfica al conflicto israelo-palestino ha cado significativamente del 44,9% del pasado ao a un 36% ahora.

Segn dicha encuesta, los palestinos estn manifestando una serie de puntos de vista como posibles alternativas al punto muerto poltico actual, con ms del 27% abogando por una tercera Intifada o levantamiento, y un 37% pidiendo que se desmantele y se disuelva la AP. Casi el 13% se inclinan por una declaracin unilateral de independencia.

Sin duda, la frustracin palestina ante el supuesto proceso de paz est ms que justificada ya que ese proceso no ha dado resultado sustantivo alguno a pesar de las numerosas sesiones de negociaciones, encuentros a alto nivel entre dirigentes estadounidenses, israeles y palestinos-, as como un buen nmero de conferencias de paz en EEUU y en Europa.

En Nueva York, esta semana, Henry Siegman, director del Proyecto de EEUU para Oriente Medio, subray la bancarrota y falsedad del proceso de paz diciendo: Lo que se espera de los hombres de estado no son ms conferencias de paz o hbiles ajustes de anteriores formulaciones de paz, sino el coraje poltico y moral para poner fin a su colaboracin con una broma macabra de mal gusto, que es en lo que se ha convertido el proceso de paz.

Por supuesto, aadi, hay que condenar y acabar con la violencia palestina, sobre todo la que se dirige contra objetivos civiles. Pero acaso no es muy poco honrado pretender que la ocupacin israel mantenida por el ejrcito de Israel mediante controles y barricadas, helicpteros y aviones de combate, asesinatos selectivos e incursiones militares, por no hablar del robo masivo de la tierra palestina- no es sino un ejercicio de continua e implacable violencia contra ms de tres millones de civiles?

Enlace con texto original en ingls:

www.desertpeace.wordpress.com/2008/04/25/deepening-crisis/



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter