Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-04-2008

El soborno y la traicin, armas de la OTAN en reas tribales de Pakistn

Syed Saleem Shahzad
Asia Times

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Los talibanes y sus asociados de al Qaeda, comenzaron a atacar este ao las lneas de suministro de la alianza occidental que van a travs de Pakistn hacia Afganistn, en lo que consideraron un golpe magistral.

Su punto focal fue la Agencia Khyber, en las reas Tribales de Administracin Federal de Pakistn, un punto de trnsito clave para hasta un 70% de los suministros de la alianza, que necesita para mantener su batalla contra la insurgencia afgana.

La espectacular detonacin del 20 de marzo de 40 camiones tanque en Torkham el puesto fronterizo para pasar de la Agencia Khyber a la provincia Nangarhar de Afganistn provoc conmocin en la coalicin dirigida por la OTAN. Tanto, que busc un acuerdo para que algunos suministros transitaran por Rusia, una ruta mucho ms dura.

El xito en Torkham fue seguido por una serie de ataques ms pequeos, y el plan de los talibanes pareci resultar mejor de lo que podran haber esperado.

Entonces sobrevino el incidente de esta semana en el que los talibanes capturaron a dos miembros del Programa Mundial de Alimentos de Naciones Unidas (WFP) en la Agencia Khyber, y fue obvio que los talibanes haban sido traicionados, y todo por la principesca suma de unos 150.000 dlares.

Sus sueos en Khyber estn ahora hechos jirones.

Con semejantes amigos...

Cuando surgi la nueva tctica de los talibanes, la CIA de EE.UU., que segn la comunidad de la inteligencia de Pakistn mantiene su mayor presencia en el Sur de Asia en ese pas entr en accin y organiz su propio golpe.

Pero nos estamos adelantando a la historia.

Despus de ser intensamente presionados en sus bastiones tradicionales en el norte y el sur de las reas tribales en Waziristn, al Qaeda y los talibanes realizaron una shura (un consejo) conjunto. Esta reunin concluy que tenan que tener un cuidado particular con los partidos polticos y tribales locales, que estaban todos demasiado dispuestos a venderse en la busca estadounidense para encontrar a Osama bin Laden y a su lugarteniente Ayman al-Zawahiri. El consejo apunt al ejemplo de Iraq, donde la poltica de EE.UU. de cortejar a tribus sunes para volverlas contra al Qaeda ha tenido un pronunciado xito.

En ese aspecto, el consejo tuvo la idea de tomar la iniciativa y de volcar la atencin del Talibn y de al Qaeda hacia la Agencia Khyber con el objetivo de desangrar a la coalicin occidental sin tener que lanzar batallas de envergadura.

La teora era buena, pero haba dificultades prcticas: la agencia es el sitio ms improbable para la talibanizacin. La mayora de la poblacin est formada por musulmanes brelvi-sufi, tradicionalmente opuestos a los talibanes deobandi y a la ideologa salafi de al Qaeda. Por ser una ruta histrica para ejrcitos y comerciantes, la poblacin es polticamente liberal y pragmtica, y no es fcilmente influenciada por ideologas idealistas y utpicas como las del Talibn y de al Qaeda.

Por lo tanto, los talibanes enviaron a sus propias unidades de combate reunidas de otras reas tribales, y reclutaron a Ustad Yasir, un comandante afgano peso pesado, de Afganistn. Esos combatientes en su mayora pastunes consideran a las tribus Afridi y Shinwari, nativas de la Agencia Khyber, como materialistas y no-ideolgicas, pero en todo caso era esencial tener un anfitrin local para su operacin.

Los talibanes dieron con uno de los pocos salafies en el rea, Haji Namdar, como su hombre clave. Namdar no es un miembro de tribu tradicional, es un comerciante que ha trabajado en Arabia Saud. Su ideologa salafi y el hecho de que es un musulmn practicante le otorgaron credibilidad y fiabilidad a los ojos de los talibanes.

Namdar se uni a ellos, ofreciendo que proveera a los talibanes un refugio para sus hombres, armas y suministros a lo largo de la principal ruta que llevaba al rea fronteriza. Hizo esas promesas a los lderes de los talibanes en su propia casa.

Los estadounidenses estaban plenamente informados sobre las intenciones de los talibanes en la Agencia Khyber e invirtieron mucho en las tribus para proteger la ruta. En respuesta, los talibanes amenazaron a los jefes tribales y lanzaron un ataque suicida contra una jirga (reunin) convocada para discutir la erradicacin de los talibanes del rea. Ms de 40 miembros de las tribus fueron muertos.

El Secretario Adjunto de Estado de EE.UU., John Negroponte, tambin visit la Agencia Khyber para reunirse con los jefes, pero por miedo a los talibanes slo se presentaron seis ancianos de las tribus. Pareci que los estadounidenses haban sido aventajados, pero su juego no haba terminado.

En todo caso, con el arreglo de los talibanes con Namdar, se haba preparado el escenario y aumentaron continuamente sus ataques contra convoyes que se dirigan a Afganistn, llevando a la captura de los dos miembros de WFP y su vehculo el da lunes.

Las cosas comienzan a ir mal

A diferencia de ataques previos de los talibanes en el rea, las fuerzas paramilitares locales persiguieron a los talibanes despus de este incidente. Los talibanes se desquitaron y cinco soldados fueron muertos, pero se agot su municin, entregaron a los dos trabajadores y trataron de huir, pero fueron interceptados.

Los talibanes pidieron refuerzos, pero tambin lo hicieron las fuerzas paramilitares, y se lleg a un punto muerto. Finamente, los talibanes lograron capturar a un agente poltico local (que representaba al gobierno central) y lo utilizaron como rehn para permitir su escape.

Se retiraron a sus refugios, pero para su horror, soldados paramilitares los estaban esperando y muchos de ellos fueron arrestados, y sus escondites de armas confiscados. Numerosos talibanes, sin embargo, lograron escapar una vez que se supo lo que estaba sucediendo.

La nica persona informada sobre las casas seguras era Namdar, su supuesto protector: haban sido vendidos.

Sus peores sospechas fueron confirmadas cuando Namdar se desenmascar y anunci en la estacin de radio local que los comandantes talibanes, incluyendo a Ustad Yasir, deban rendirse o enfrentar una masacre, como sucedi cuando las tribus locales se volvieron contra combatientes uzbecos en Waziristn Sur en enero de 2007.

Namdar dijo que lo respaldaba todo el peso de las fuerzas de seguridad, y que no tema ningn ataque suicida.

Al Qaeda y el Talibn inmediatamente convocaron a una shura de emergencia en Waziristn Norte para estudiar la situacin. Las investigaciones de al Qaeda revelaron que la CIA y la inteligencia paquistan estuvieron en contacto con Namdar y le pagaron 150.000 dlares en moneda local.

El resultado inmediato es que las operaciones del Talibn en Agencia Khyber han sido interrumpidas. Esto es en s un revs importante, ya que los ataques contra las lneas de suministro haban hallado un punto sensible de la OTAN.

En un contexto ms amplio, la traicin de Namdar ilustra vvidamente los peligros que presentan traidores dentro de las filas del Talibn y al Qaeda. El temor es que los diversos acuerdos de paz que estn siendo firmados entre el gobierno de Islamabad y lderes tribales seleccionados podran llevar a una nueve serie de traiciones.

La conclusin, por lo tanto, es trabajar intensamente para detener el proceso de dilogo del gobierno con militantes y miembros de las tribus.

-------------

Syed Saleem Shahzad es Jefe del Bur de Asia Times Online para Pakistn. Para contactos escriba a: [email protected]

(Copyright 2008 Asia Times Online Ltd. All rights reserved. http://www.atimes.com/atimes/South_Asia/JD26Df01.html





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter