Portada :: Iraq
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-05-2008

Entrevista a la familia del ex vicepresidente iraqu
'El tribunal que juzga a Tarek Aziz est teledirigido por el Gobierno y por Irn'

Mnica G. Prieto
El Mundo


 
 
Ziad, hijo de Tarek Aziz. (Foto: M. G. P.)
Ampliar foto

Ziad, hijo de Tarek Aziz. (Foto: M. G. P.)

AMN.- En la casa de los Aziz en Amn, el martes no se par de llorar. La esposa, los hijos y los nietos de Tarek Aziz, antiguo vicepresidente iraqu y cara exterior del rgimen de Sadam Husein, se congregaron all para seguir la apertura del primer juicio en el que ste comparece como inculpado, una hora marcada por su persistente tos, la lectura de informes mdicos y la ausencia de cargos.

Gracias a la comparecencia, las mujeres de la familia constataron la degradacin de su estado de salud; los varones, que no le han visto en persona en cinco aos dado el riesgo que supone para cualquier allegado al antiguo rgimen regresar a Irak sobre todo siendo varn se sorprendieron al ver a su padre tan dbil y avejentado, obligado a usar un bastn para entrar en la sala.

"Le vi en baja forma, muy mal, pero me envi un mensaje con los abogados mediante el circuito cerrado del juicio en el que deca que no nos preocupemos, que est bien, que su nimo est fuerte y que sobrevivir", dice su hijo Ziad Aziz mientras repasa insistente un 'masbaha' rosario rabe de color prpura.

"Tambin dijo que sabr defenderse a s mismo", aade Ziad, algo que podra ser una constante en el proceso que se reanudar el 20 de mayo, ya que el abogado de la familia no puede acudir en persona al proceso que se celebra en Bagdad. "Se refugi en Jordania hace un ao: tuvo un altercado con el juez y fue encarcelado en Bagdad durante cuatro das. Los americanos le liberaron para ponerle en un avin con destino a Jordania. Teme que si vuelve sea encerrado de nuevo, as que trabaja desde aqu. Los abogados del resto de acusados se han ofrecido a ayudarnos".

A ellos podra sumarse el italiano Giovanni Di Stefano, que tambin form parte de la defensa del dictador, y el francs Jacques Verges, aunque, segn Ziad, su colaboracin por el momento es "slo una promesa". La ausencia del abogado no es el nico factor inquietante para los familiares de Aziz: a ello se suma el hecho de que el juez sea Rauf Abdulrahman quien conden a muerte a Sadam, las rencillas de los actuales lderes iraques con su padre y la influencia iran.

Ziad acusa al Partido Al Dawa, la faccin chi del primer ministro Nuri al Maliki, de estar tras el proceso contra su padre. "El 1 de abril de 1980, Al Dawa trat de matar a mi padre en la Universidad de Mustansariya. Ahora ha llegado al poder y tiene la posibilidad de acabar lo que empez con el paraguas de la ley. El tribunal est teledirigido por el Gobierno iraqu y por Tehern, y eso es algo que nos han dicho muchos de los empleados del tribunal que escaparon del pas".

Sin influencia en el interior

Tarek Aziz, durante el juicio. (Foto: REUTERS)
Ampliar foto

Tarek Aziz, durante el juicio. (Foto: REUTERS)

En el proceso iniciado el martes se acusa a Tarek Aziz y a otros siete ex oficiales iraques, entre ellos a Aref Said Ali Hasan al Majid ('Al el Qumico'), de la muerte de 42 comerciantes, acusados, juzgados de forma arbitratria y ejecutados por la dictadura en 1992 por subir el precio de sus mercancas aprovechando la caresta provocada por el embargo internacional.

Segn uno de los jueces del Alto Tribunal, Aziz firm la orden de ejecucin, pero incluso las familias de las vctimas exculpan al ex vicepresidente del episodio. "Nadie le ha acusado directamente", afirma su hijo.

Los ocho podran ser declarados culpables de delitos que incluyen genocidio y crmenes contra la Humanidad por aquel crimen, una acusacin excesiva a juicio del hijo de Aziz, que admite abiertamente la estrecha relacin de su padre con el dictador a quien se refiere como "el presidente" y califica de "un gran hombre" pero descarta cualquier participacin en crmenes: "Su funcin se limitaba a las relaciones exteriores, no intervena en asuntos internos".

"Mi padre nunca lo ha ocultado: ya lo dijo en 2006 [cuando fue citado como testigo en la acusacin contra el ex dictador], 'Sadam es mi hroe y mi presidente'". Eso no le impidi entregarse el 24 de abril, das despus de la guerra, a las tropas estadounidenses pese a haber prometido, antes de la invasin, que jams se rendira.

"Se lo recomendamos todos, por el bien de la familia, pero la decisin la tom l. Pens que no haba nada en su contra, que no podran retenerle ms de un ao y necesitaba tratamiento mdico. Y estuvimos todos de acuerdo porque era demasiado reconocible para tratar de escapar y nos habra puesto en peligro a todos".

Confidente de Sadam

Ziad piensa que de otra forma no habra sobrevivido. Desde que tena 35 aos trabaj con el rgimen baazista de Irak. Fue el hombre de confianza de Sadam Husein, su ministro de Exteriores durante aos, su 'embajador' cristiano pertenece a la comunidad caldea iraqu en todo el mundo y el negociador de Bagdad en todas sus crisis internacionales, incluida la ltima, que deriv en la ocupacin y el conflicto civil. "Incluso la prensa rabe ms contraria a Sadam se pregunta qu hace Tarek Aziz en este juicio. El era el responsable de los asuntos internacionales. Nunca tom parte de las decisiones internas".

La familia de Tarek no se queja del trato recibido, ms all de la censura que rodea a los contactos cartas tardas y censuradas, personal militar en las entrevistas bimensuales mantenidas hasta hace dos aos por las mujeres de la familia y Aziz, sino de la fragilidad de la acusacin y de que haya permanecido cinco aos encerrado sin cargos contra l pese a su delicado estado de salud.

"Tiene todo tipo de problemas: presin, azcar, corazn, cerebrales...". En 2006 sufri un ataque cardiaco en prisin, lo que no le impidi el martes mantener la presencia de nimo. "l dice que puede defenderse a s mismo, pero no s si lo lograr", dice Ziad.

La organizacin humanitaria Human Rights Watch critic duramente el juicio contra el dictador y acus al Alto Tribunal iraqu, encargado de juzgar a los responsables del rgimen, de "despilfarrar" la ocasin de construir un sistema judicial imparcial.

Ziad recuerda cmo su padre vivi el fallo y su resultado: "Estaba tan triste que llor cuando vio cmo le ahorcaban. Dijo: no slo han matado a Sadam, han matado a Irak". Ahora pide que su padre no siga su camino. "Con las pruebas existente, deberan liberarle. Si no reescriben nada, no hay ningn documento que le acuse".

Fuente: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/05/01/internacional/1209658315.html



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter