Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 08-05-2008

Con Evo hasta la victoria

ngel Guerra
La Jornada


El referendo con fines separatistas celebrado el 4 de mayo en el departamento de Santa Cruz, Bolivia, en abierto desafo a la Constitucin, las leyes y los rganos electorales nacionales es un hecho extremadamente grave que empuja al pas al desmembramiento. Plagado de irregularidades y sin el apoyo de ms de la mitad de la poblacin pese al clima de terror fascista contra quienes no participaran, tensa un escenario ya crispado y propicio al enfrentamiento violento de las fuerzas en pugna por la llamada autonoma departamental, enarbolada tambin por las elites de Beni, Pando y Tarija y los sectores ms reaccionarios.
El asunto es ms complejo y lo que est en el fondo es el choque entre dos concepciones antagnicas sobre el Estado y el intento de una de ellas de solucionarlo por la va de cercenar a favor de sus intereses la parte del pas donde se encuentran las mejores tierras y el gas. En este bando, Estados Unidos, las transnacionales, los latifundistas locales exportadores y las clases medias de origen europeo, que quieren perpetuar el secular pas opresivo y discriminador de las mayoras indgenas y pobres y derrocar al primer presidente indgena del pas. En la otra acera, las fuerzas populares y el gobierno de Evo Morales, que promueven la reforma agraria, la recuperacin por el Estado de los recursos naturales y bienes pblicos, la defensa de la soberana y la integracin latinoamericana dentro de un pas multitnico, pluricultural y fundado en autonomas justas e inclusivas para los pueblos, como establece la Carta Magna aprobada por la Asamblea Constituyente. En suma, la autonoma propugnada por las elites es lo opuesto a la defendida por las mayoras.
La ilegalidad y ausencia de legitimacin por gobiernos y organismos internacionales de la consulta y el estatuto cruceos eran tan notorias que ni Estados Unidos se atrevi a validarla explcitamente. Pero nadie se llame a engao: el amaado proceso no habra podido realizarse de no contar sus organizadores con el respaldo de Washington y su maquinaria meditica, que la present desde mucho antes como un acto democrtico que evidenciara el rechazo popular al proyecto populista y autoritario de Morales. No importa que se trate -o mejor, por eso mismo- de unos de los lderes con mayor arraigo popular en Amrica Latina, surgido de las entraas de un genuino y ejemplar movimiento social de masas. Las plumas rentadas de los principales medios estadunidenses: la CNN, los diarios de la Sociedad Interamericana de Prensa y su homlogo hispano El Pas, se empearon a fondo en promocionar la sedicin crucea y sus lderes sin dar espacio apenas a las voces populares. Igualmente, las bocinas de la oligarqua departamental, cuya artillera se dedica a tiempo completo a su agenda racista y separatista, dejando fuera la opinin de los que piensan distinto.
Frente a la sedicin oligrquica, Evo ha actuado siempre con la mayor responsabilidad y contencin, evitando caer en provocaciones e insistiendo reiteradamente en el dilogo como salida a la crisis. Intenta, sin ceder en los principios, un acercamiento de posiciones para lograr una salida poltica al diferendo con el bloque oligrquico, que no es monoltico y puede ser resquebrajado. Es consciente del precio a pagar no slo por Bolivia, sino por los pueblos y procesos progresistas de Amrica Latina si se generalizara la violencia.
El estatuto cruceo fue calificado de racista por Rodolfo Stavenhaguen, Relator de la ONU para los Pueblos Indgenas, y nadie honesto que conozca su articulado podr estar en desacuerdo, aunque muchos de los que lo hayan votado ignoraran este extremo, sencillamente por no haberlo ledo.
Hay que salvar a Bolivia de la desintegracin. Es un deber de todos los autnticos latinoamericanos y los demcratas de la Tierra dar todo el apoyo, ahora mismo y sin perder un minuto, al proceso de cambios liderado por Evo Morales.
[email protected]


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter