Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-05-2008

Apuntes sobre el nuevo escenario boliviano
Otro agosto para profundizar el cambio

Marcos Salgado
Rebelin


El Senado boliviano, dominado por la oposicin, sacudi el escenario poltico al aprobar en sesin sumarsima el mismo proyecto que dejaron dormir varios meses: una ley para revocar o confirmar el mandato de las mximas autoridades del pas: prefectos, vicepresidente y presidente. En pocas horas, el gobierno de Evo Morales recogi el guante, salud la iniciativa y anunci una rpida promulgacin. En tres meses, bolivianas y bolivianos debern volver a las urnas. El gobierno busca reafirmar mayoras y afianzar un poder golpeado sistemticamente por las elites que ahora tendrn una nueva oportunidad para materializar su anhelado golpe contra el proceso de cambio. Cambio de escenario, continuidad de objetivos.

En diciembre del ao pasado, la cmara de Diputados -con mayora del Movimiento al Socialismo- dio media sancin a un proyecto enviado por el presidente Evo Morales, que buscaba resolver la crisis poltica promovida por la oposicin apelando a la decisin del pueblo: que presidente, vicepresidente y prefectos (gobernadores) sometan su mandato a las mayoras. Los prefectos y la oposicin poltica rechazaron ampulosamente el proyecto, y el Senado -controlado por la oposicin- lo puso en el freezer. Hasta este jueves, cuando envalentonados por lo que consideran una victoria en el referndum ilegal por los estatutos autonmicos del departamento de Santa Cruz, lo convirtieron en ley sin tocar ni una coma, evitando as que el proyecto vuelva a revisin en Diputados.

El presidente Evo Morales hizo lo nico que se poda esperar de un hombre que lleg al gobierno a cumplir con lo que propuso en su larga campaa a la presidencia y no a embriagarse de poder: salud la iniciativa, y anunci que la promulgar apenas el Senado se la enve. En un breve mensaje al pas, valor que ser el pueblo el que decida.

Si los polticos no podemos acordar fcilmente, que mejor que el pueblo decida el destino del pas, el destino del presidente, del vicepresidente y de los prefectos dijo Evo, y llam a marchar al referndum revocatorio por la unidad del pas, por respeto a la legalidad y al estado de derecho.

Este referndum que propusimos el ao pasado, est orientado a que en Bolivia se profundice la democracia, a definir en las urnas y no con violencia, remarc el presidente y se manifest contento porque el Senado al fin aprob la Ley de Referndum Revocatorio de Mandato Popular.

As, en algn momento del mes de agosto de este ao, Bolivia volver a las urnas, esta vez -a diferencia de lo que ocurri el fin de semana, el proceso ser legal. En cada departamento, se contestarn dos preguntas, una, comn en todo el pas: Usted est de acuerdo con la continuidad del proceso de cambio liderizado por el Presidente Evo Morales Ayma y el Vicepresidente lvaro Garca Linera? y otra, para el prefecto del departamento: Usted est de acuerdo con la continuidad de las polticas, las acciones y la gestin del Prefecto del Departamento?.

Para que termine antes de tiempo el mandato de Evo Morales y lvaro Garca Linera, el voto NO debe obtener un porcentaje superior a cincuenta y tres, setecientos cuarenta por ciento (53,740%) y una votacin superior a 1.544.374 votos, dice textualmente la la ley. Es decir, el rechazo debe acumular, porcentual y absolutamente, ms votos que los que llevaron a Evo Morales a la presidencia, en las histricas elecciones de diciembre de 2005. La ley aprobada ayer por el Senado boliviano pone tambin porcentajes y votos absolutos concretos en cada departamento.

A partir de esta jugada de la derecha poltica, asumida y proyectada como nuevo desafo por el presidente Evo Morales, cambiarn los objetivos inmediatos de las elites. El proceso de la autonoma con fines golpistas y/o separatistas probablemente se desacelerar o al menos, perder el centro de la escena, aunque se realicen los referndums previstos para junio en Beni, Pando y Tarija. Ahora los prefectos debern ocuparse de refrendar sus espacios de poder. Para muchos de ellos, no ser fcil. Incluido el ascendente Rubn Costas, de Santa Cruz: all casi la mitad de los ciudadanos votaron NO y especialmente se abstuvieron de sufragar por los estatutos de las logias de poder. Difcilmente le confieran un voto de confianza dentro de 90 das.

Tambin cambian las hegemonas en las derechas. Ahora la derecha poltica que aprob la ley de referndum vuelve al escena, a compartir espacio con la oposicin ms clasista, odiadora y defensora directa de sus intereses, encarnada en los millonarios del Comit Cvico Pro Santa Cruz.

Tambin cambian las necesidades del oficialismo. El Movimiento al Socialismo deber reactivar su aparato partidario para la campaa por el SI, deber tambin articular mensaje y campaa con los movimientos sociales que encarnaron la resistencia a las autonomas para los privilegiados, como el ltimo fin de semana en San Julin, Yapacan, Montero, San Pedro y los barrios pobres de Santa Cruz de la Sierra.

La reaccin al proceso de cambio en Bolivia tiene ahora que cambiar de foco. Del gran angular, de la desestabilizacin por todos los costados -autonomas, intrigas militares, mentiras mediticas, campaas internacionales, financiamiento va ONGs non sanctas, etc- deber pasar al teleobjetivo del referndum revocatorio y su campaa por el NO. No le ser tarea fcil, aunque hay crticas fundamentadas a algunos manejos tcticos del gobierno, el vnculo de Evo Morales con las mayoras postergadas por siglos no se quebr en dos aos de gestin.

La pelea en Bolivia seguir siendo -como la ha sido desde la campaa que llev a Evo a la presidencia- una pelea de fondo. Lo que est en juego es mucho. Es todo el proceso de cambio: la nacionalizacin de los hidrocarburos, el reparto ms equitativo de la riqueza, la Renta Dignidad para los ancianos, el bono Juancito Pinto para que los nios sigan estudiando, el protagonismo en la gestin de gobierno obtenido por comunidades indgenas. La batalla es la misma. La lucha sigue y seguir, es una lucha de 500 aos atrs, le gusta repetir al presidente boliviano.

Lo que se viene en Bolivia dentro de 90 das es un desafo de fondo, es una batalla central. Aunque los paralelismos en poltica siempre son relativos, vale la pena recordar el resultado del referndum que confirm en el gobierno al presidente de Venezuela Hugo Chvez, en agosto de 2004.

Con el triunfo del NO a la salida del presidente venezolano, se aceleraron los cambios y la oposicin se sumi en una profunda crisis. Recin ahora, cuatro aos despus, comienzan a dar seales de vida, montados en los propios errores del proceso, que se intentan rectificar. El triunfo del SI a Evo en el prximo agosto, sin duda generar un efecto similar, ser un momento de consolidacin del proyecto de cambios profundo que el pueblo boliviano decidi transitar hace dos aos. El triunfo del SI servir para reforzar la confianza en la fuerza propia.

El trabajo de aqu a agosto ser duro, para que sea, como en el 2004, un agosto para afianzar los cambios en Amrica Latina.

Noticia relacionada:

- Morales contraataca impulsando la posible revocacin de la clase poltica


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter