Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 10-05-2008

Lbano
Declaracin de Guerra?

Lucy Fielder
Al Ahram Weekly

Traducido del ingls para Rebelin por Sinfo Fernndez


Las tensiones se desbordaron de nuevo en el Lbano esta semana tras la acusacin del lder druso Walid Jumblatt de que el grupo de oposicin chi Hizbollah estaba espiando una pista utilizada por aviones privados en el Aeropuerto Internacional de Beirut, acusando a la guerrilla de estar vinculada con la serie de asesinatos de personajes anti-sirios y personal de seguridad de los ltimos tres aos.

En respuesta, por vez primera desde que el Acuerdo de Taif de 1989 pusiera fin a la guerra civil libanesa y se consagrara la legitimidad de la resistencia armada de Hizbollah frente a Israel, el gobierno conden la red telefnica que forma parte del aparato de seguridad del grupo considerndola como una ilegal amenaza al estado.

Con lo que muchos observadores valoraron de justa y correspondiente beligerancia, Hizbollah advirti que cualquiera que intentara desbaratar su red telefnica paralela, que forma parte de su aparato militar, sera considerado como un colaborador de Israel. El Movimiento Patritico Libre dirigido por Michel Aoun, el principal aliado cristiano de Hizbollah, calific la prohibicin gubernamental de declaracin de guerra contra Hizbollah, una semana despus de que el Departamento de Estado estadounidense renovara la calificacin del grupo como terrorista.

Adems, tras una interminable sesin que se prolong hasta poco antes del amanecer, el pro-occidental gobierno de Fuad Siniora intent destituir de su puesto al jefe de seguridad del aeropuerto, el General Wafiq Shoucair. Shoucair es conocido por sus buenas relaciones con Hizbollah y Amal, que muchos analistas consideran necesarias dada la ubicacin del aeropuerto en los suburbios del sur de Beirut, de presencia mayoritaria chi.

En el Lbano, despedir a los altos oficiales es siempre una cuestin delicada, y me asusta que puedan aumentar las tensiones si esta destitucin sigue adelante, dijo el analista de seguridad Timar Goksel. A Hizbollah le gusta saber quin llega al pas y estn preocupados por los agentes extranjeros. Todos los grupos tienen all a alguien observando quin va y quin viene, pero tener un alto aliado en el aeropuerto es sin duda importante para Hizbollah.

El Presidente del Consejo Islmico Supremo Chi, Abdulamir Qabalan, manifest su apoyo a Shoucair. Esto se ha convertido ya en una cuestin sectaria, dijo Amal Saad-Ghorayeb, experta en Hizbollah que habita en Beirut. Es la primera vez que el gobierno da un paso tan provocativo. Lo que estn persiguiendo, bsicamente, es que los estadounidenses pasen a controlar el aeropuerto, porque quieren introducirse en el cercano Dahiyeh [los principales suburbios chies del sur de la ciudad].

Saad-Ghorayeb dijo que todo poda ser parte de un plan, apoyado por los Estados Unidos, para movilizar a los chies y tratar de arrastrar a Hizbollah a una guerra civil. Se teme que estallen enfrentamientos internos en el grupo, porque si se enredan en combates civiles socavarn su llamamiento pan-arabista y el ms amplio apoyo intersectario con que de alguna forma cuentan mientras sus armas apunten nicamente hacia Israel.

Goksel dijo que la prohibicin contra la red telefnica de Hizbollah, a la que polticos anti-sirios se haban referido ya con anterioridad, sera difcil de cumplir. El gobierno tiene todo el derecho a decirlo que tiene el monopolio de las comunicaciones del pas- pero ponerlo en prctica es algo ms que eso y va a crear fricciones, sin duda, dijo Goksel, que da clase en la Universidad Americana de Beirut y fue anteriormente portavoz de la fuerza fronteriza de la UNIFIL.

Dijo tambin que desde la guerra de julio del 2006 contra Israel, Hizbollah ha venido trabajando para mejorar su sistema de comunicaciones. Saben que en la prxima guerra, los israeles pueden inmovilizar los sistemas de comunicaciones libanesas en cuestin de minutos, y entonces, qu es lo que pueden hacer?.

Los ltimos desarrollos parecen haber aumentado el espectro de enfrentamiento civil en un pas que desde el mes de noviembre pasado no tiene presidente y que, desde el asesinato del anterior primer ministro Rafik al-Hariri hace tres aos, se ha ido polarizando entre los que estn a favor y en contra de Occidente.

La Federacin de Sindicatos convoc a una huelga general para el 7 de mayo. Aoun pidi a sus partidarios que apoyaran la huelga, aumentando as las perspectivas de que pudiera ser ampliamente seguida, de que se politizara profundamente y de que constituyera una invitacin a la violencia. Una huelga general que se produjo en enero de 2007 acab convirtindose en luchas callejeras sectarias entre seguidores del gobierno y de la oposicin.

Aunque Jumblatt, junto a muchos otros personajes internacionales y del pas, ha acusado con frecuencia a Hizbollah de construir un estado dentro de un estado y plante la cuestin de la red telefnica, no slo fueron noticia las acusaciones alrededor de los hechos del aeropuerto sino que tambin empezaron a considerarse cada vez ms las de asesinato. Acusar a Hizbollah de estar vinculado con los asesinatos es un tema extremadamente sensible, especialmente para los sunnes, dijo Saad-Ghorayeb. La familia Hariri es sunn, y el Movimiento por el Futuro, anti-sirio, dirigido por Saad Al-Hariri, est estrechamente asociado con la secta.

Jumblatt acus a Hizbollah de colocar cmaras para controlar la pista 17, la utilizada por los aviones privados, para controlar la llegada de dirigentes extranjeros o libaneses y para secuestrar o asesinar en la carretera del aeropuerto. Y aadi: Revelo esta informacin sobre Hizbollah antes de que la gente tenga que asistir a mi funeral o al del lder de la mayora parlamentaria Saad Al-Hariri.

Saad-Ghorayeb dijo que la respuesta de Hizbollah fue menos moderada de lo habitual, lo que ilustra ms an la precariedad de la situacin. Hizbollah se manifiesta ms en defensa propia de lo que lo ha hecho anteriormente, ha pasado a la ofensiva y ha declarado que los telfonos son un arma de resistencia y que cualquiera que intente aniquilar sus lneas telefnicas est tratando de desarmarles, dijo.

Jumblatt va tambin intensificando las acusaciones de intromisin iran en el Lbano, pidiendo la expulsin de su Embajador y la paralizacin de los vuelos desde y hacia Irn, alegando que se utilizan para transportar armas para Hizbollah.

Al-Manar, el canal por satlite de Hizbollah, inform a ltimos de abril de un intento de asesinato de uno de sus cuadros en los suburbios del sur, citando como siempre a los medios israeles pero sin confirmar la noticia. Al citar al Canal 10 de Israel, Al-Manar dijo que el atentado fue desbaratado gracias al control de una llamada en un telfono intervenido, y pregunt si las acusaciones de Jumblatt tenan como objetivo encubrir el atentado.

El Secretario General de la Liga rabe, Amr Moussa, de regreso en Beirut, trat de reconciliar esta semana a las dos partes, pero no pareca que tuviera nuevos mpetus que dar a su iniciativa rabe y se espera que se marche con las manos vacas.

En ausencia de alguna medida concreta, y con las dos partes ms polarizadas que nunca, es probable que se posponga por dieciochoava vez la prevista sesin parlamentaria para elegir presidente el prximo 13 de mayo. El llamamiento al dilogo del portavoz parlamentario Nabil Berri se ha quedado en agua de borrajas, a pesar de todo el estrpito ocasional a favor del mismo en el pasado por parte de Jumblatt.

Todo est estancado, dijo Saad-Ghorayeb. Est claro que han llegado a un punto muerto y que el grupo del 14 de Marzo no va a permitir un movimiento de unidad nacional, una demanda clave de la oposicin. Y est ms claro an que la oposicin no va a aceptar una cifra de escaos inferior a la tercera parte del total.

Los observadores esperan que, durante algn tiempo, nada cambie en el escenario poltico libans, probablemente hasta las elecciones parlamentarias del ao prximo, salvo que una escalada militar en Lbano o en la regin cambie las cartas. La esperada venganza de Hizbollah por el asesinato de su comandante militar Imad Mughniyah, del que culpa a Israel, es un potencial catalizador cuyas consecuencias son difciles de predecir.

Enlace con texto original en ingls:

http://weekly.ahram.org.eg/2008/896/re3.htm





Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter