Portada :: Argentina :: Conflicto agrario
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 14-05-2008

El campo al descampado
Grandezas y miserias del conflicto

Adolfo Prez Esquivel
Alai-amlatina


Las grandes empresas sojeras nacionales e internacionales estn manipulando y presionando para torcer el brazo del gobierno por las retenciones fiscales.

Ganan millones pero no se conforman, quieren ms, ms y ms, no les interesa el dao ambiental, las consecuencias de los monocultivos y la reduccin de los bosques naturales, el uso indiscriminado de los agro-txicos, para la salud y la alimentacin de la poblacin.

El gobierno en todo esto fue permisivo, ambicioso con tal de lograr ms retenciones del agro. Por lo tanto son socios en generar la desgracia ajena y hoy estn enfrentados a ver quien se queda con el pedazo mas grande de la torta.

No hay un proyecto de pas que permita regular los recursos naturales y prever polticas a corto, mediano y largo plazo, en un desarrollo sostenible y de respeto a la Madre Naturaleza. Estn vendiendo el pas al mejor postor con total impunidad. Confunden desarrollo con explotacin y son como las termitas, devoran todo lo que encuentran al paso.

Si lo que digo es mentira, me gustara que lo desmientan con hechos concretos y no con discursos vaciados de contenido. Basta ver cmo se han reducido las reas de cultivos para alimentar al pueblo y como el 95 % de la soja es para exportar y llenar sus bolsillos. Estn cerrando los tambos y las reas de cultivos para alimentos, que se reducen da a da.

Otros actores, en este escenario conflictivo, son los pequeos y medianos productores rurales que integran la Federacin Agraria Argentina, a quienes siempre hemos acompaado solidariamente porque son campesinos que ponen el hombro y el alma en el trabajo del campo. Pero tenemos que decirlo, nos preocupa que hoy son aliados de los terratenientes y de las grandes empresas transnacionales que estn destruyendo el medio ambiente y transformndonos en un pas sojero y que su ambicin va dejando un territorio devastado por la especulacin financiera.

En ste triste escenario el que sufre las cachetadas es el pueblo argentino, sujeto a los vaivenes del conflicto y debe soportar el desabastecimiento, el aumento de precio de los productos, las tensiones sociales y aqu no faltan quienes pretenden especular.

Arturo Jauretche deca que estn aquellos que se suben al caballo por la izquierda y se bajan por la derecha. Pucha. Cuantas verdades dice don Arturo, carajo! Hay camaleones en el pas que cambian de color por conveniencia, como dirigentes de partidos polticos, sindicalistas, movimientos agropecuarios. Ahora aparecen juntos y revueltos como tortilla quemada.

En sta pulseada estn los que quieren aprovechar cada espacio para atacar al gobierno y desestabilizarlo. Algunos desubicados provocaron la quema de campos, muertes, accidentes y grandes problemas a la poblacin. Estn los cara pintadas y personajes de la dictadura militar, como doa Cecilia Pando que busca justificar lo injustificable y se subieron al conflicto con cacerolas de acero inoxidable y cucharitas de plata, esperando espantar a la Presidenta de la Casa Rosada montada en un helicptero, al estilo de De La Ra. Se equivocaron y tuvieron que masticar sus broncas.

En este revoltijo las extremas izquierdas (nunca supe qu quieren y hacia donde van) lo que si s, es que son funcionales al sistema de dominacin y que en su accionar, los extremos se juntan. Me recuerdan a ese diputado que entraba en la Cmara y deca: No s de lo que hablan, pero me opongo. Esos sectores son incapaces de construir alternativas, de tener creatividad y valores para compartir la vida del pueblo. Eso si, estn en todas, en cada manifestacin, en cada problema, en cada despelote que se presenta. Como hacen, no lo s. Es casi un milagro del siglo XXI, algn da descubriremos el truco y chau milagro.

El gobierno se equivoc fiero, y no reconoce sus errores. Es la soberbia del poder, se sienten infalibles, autoritarios, en el Olimpo de la idiotez; juega al desgaste de la gente del campo, de aquellos que no tienen los recursos de las grandes empresas que si pueden resistir un largo tiempo de confrontacin con el gobierno, en un conflicto donde el problema de las retenciones pas a segundo plano y se juega polticamente al modelo de pas que quieren a imagen y semejanza de sus intereses.

Los campesinos, medianos y pequeos productores, si no trabajan, no comen. Otros juegan a querer demoler al gobierno, no les importa el cmo; sino cuando lo lograrn, juegan a la intriga, y los grandes medios de comunicacin aportan su veneno diario al desgaste y las mentiras.

No es nuevo, la historia se repite una y otra vez. Van quedando al desnudo en su hipocresa. El campo al descampado, mostrando su grandeza y su miseria. El gobierno se mira el ombligo en un dilogo de sordos. El pueblo asiste al culebrn entre el campo y el gobierno, la telenovela contina todos los das, con cortes de ruta, declaraciones; almuerzos con la dama rica que habla de los pobres.

Hasta que salimos a hacer las compras a la hora sealada y preguntar los precios de la leche, los huevos, el kilo de carne, la verdura, la cuota del colegio de los chicos, la niebla, la temperatura, el mal olor y saber que no salen los aviones, paran los trenes, los subtes. Estamos varados en la vida.

Paren muchachos y damas. Los argentinos de a pi y todos los que habitan este pas surrealista estamos cansados que nos traten como marionetas y estemos recibiendo las cachetadas de todos lados. Hasta cuando? No tuvimos suficiente dolor y pareciera que no se ha aprendido nada?- Nos han saqueado, destruido y todava seguimos enfrentados.

Hay que hacer memoria y sumar voluntades. Los argentinos no aprendimos todava las operaciones matemticas bsicas. Sumar y multiplicar. Slo aprendimos a restar y dividir. Queridos compas. A estudiar que hay mucho que hacer y a no dejarse ganar por los que siempre quieren dividir y restar. Hay que resistir en la Esperanza, construyendo el pas que queremos para todos.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter