Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 16-05-2008

Traduccin y compromiso

Manuel Talens
Cubadebate, Rebelin y Tlaxcala

Ponencia presentada en el IV Congreso ESLETRA, El espaol, lengua de traduccin, Toledo (Espaa), del 8 al 10 de mayo de 2008



Introduccin

En 1841, un jovencsimo Karl Marx escribi lo siguiente: Acaso es libre la prensa degradada a industria? Es innegable que el escritor tiene que ganar con el trabajo de su pluma para existir y escribir, pero jams existir y escribir para ganar. La primera libertad de la prensa consiste precisamente en no ser una industria.[1] Como en tantas otras ocasiones, el filsofo alemn puso el dedo en la llaga de un problema social que siglo y medio despus, en nuestro mundo posmoderno, ha adquirido caracteres de plaga universal.

Los medios dominantes globales de comunicacin (mainstream media) ya se trate de radio, televisin, peridicos y revistas impresos en papel o sus equivalentes virtuales en internet estn hoy en manos de oligopolios econmicos cuyo primer objetivo es el lucro, mientras que la informacin queda relegada a pretexto retrico para alcanzarlo. Su contubernio con las diferentes industrias que les compran espacio en concepto de publicidad (a menudo, tanto el medio como el mensaje tienen un mismo propietario), sumado a su oposicin a cualquier cambio poltico que pudiera recortar el poder que ejercen sobre los lectores de a pie, convierten en una falacia la pretensin de estos medios de ser paladines de la libertad de prensa.

En tales circunstancias, cualquiera que desee contrastar la desinformacin con que nos bombardean pasivamente deber buscar activamente los denominados medios alternativos, que, por el simple hecho de no ser una industria, son mucho menos visibles e infinitamente menos poderosos. A la inversa de lo dicho sobre los medios dominantes, la finalidad de los medios alternativos no es el lucro, sino la libertad de prensa.

La traduccin est perfectamente integrada en esta estructura biceflica (dominantes / alternativos). Por razones obvias, se comprender que el modelo denunciado por Marx en 1841 tambin se repite en este gnero de escritura (la traduccin es una re-escritura de textos ajenos). Los medios dominantes encargan a sus traductores a cambio de dinero textos objetiva o subjetivamente favorables a su punto de vista corporativo, mientras que los medios alternativos se nutren de traductores activistas que en general ejercen gratuitamente este trabajo para difundir textos contrahegemnicos. Por supuesto, la lnea divisoria entre ambas trincheras no es tan hermtica como lo dicho aqu arriba hara suponer: la contaminacin existe, pero podra afirmarse sin miedo al error que el desigual enfrentamiento entre medios dominantes y alternativos hoy limitado casi en exclusiva al mbito de internet es una versin puesta al da de la lucha de clases.

La informacin como pretexto en la era del neoliberalismo

A lo largo de esta ponencia pretendo resaltar las implicaciones econmicas, polticas y sociales del periodismo que ejercen los medios dominantes (en el cual incluyo la traduccin), para contraponerlas despus al periodismo y la traduccin de los medios alternativos o activistas. En el primero de los casos el periodismo suele ser un instrumento de manipulacin con el claro objetivo de obtener beneficios empresariales; en el segundo, por el contrario, suele ser un arma retrica de combate.

Empezar citando un artculo del periodista Pascual Serrano, publicado el 11 de febrero de 2008 en el diario Pblico. El artculo en cuestin se titulaba De la censura a la mentira[2] y, en l, Serrano refera varios ejemplos muy actuales de desinformacin en los medios. Por mor de brevedad, cito aqu al azar slo uno de dichos ejemplos: Hace unos meses, el semanario Intervi difunda en portada un reportaje en el que afirmaba que Marcos Chvez, hermano del presidente de Venezuela, era el comisario general de la lucha contra la droga y la criminalidad en ese pas y que una conversacin grabada por la polica espaola mostraba la felicidad de los narcos desde que este hermano del presidente dirige esa polica (19-11-2007). Ni el tal Marcos Chvez es el jefe antinarcticos de Venezuela es el responsable de la polica cientfica, ni es hermano ni tiene ninguna relacin de consanguinidad con Hugo Chvez.

De la suma de los diferentes ejemplos a que aluda en su artculo, la conclusin de Serrano, y lo cito de nuevo textualmente, era que las mentiras en nuestros medios de comunicacin son constantes y, lo que es peor, impunes.

A continuacin, Serrano comentaba esta impunidad: En las dictaduras, el mtodo para impedir que los ciudadanos estn informados es la censura, se impide la difusin de noticias que al poder no le gustan. Ahora, las verdades pueden ser enterradas a base mentiras, de forma que el resultado es el mismo: ocultar la verdad.

Pascual Serrano, que es lo que podramos denominar un periodista militante, ha centrado algunos de sus libros en las mentiras de los medios. Vale la pena leer los dos que dedic a las patraas, disparates y trapaceras en los medios de comunicacin[3]. En ellos, agrupados por temas, repasa todos los aspectos presentes en la vida poltica y meditica, desde la economa, la educacin, el racismo, la ecologa o internet hasta los territorios geogrficos que han tenido determinada trascendencia, como Iraq, Estados Unidos, Palestina, Cuba o Venezuela, sin olvidar los asuntos ms sensibles de nuestro pas, como la monarqua, las fuerzas de seguridad, la iglesia o el sistema judicial. A travs de las pginas de estos libros, con ejemplos sacados da a da de la prensa nacional e internacional, se desvela la miseria y la podredumbre de los discursos de gran parte de la clase poltica y la mentira y manipulacin de la mayora de los medios.

Llegados a este punto, vale la pena que ahonde ahora un poco ms en el concepto de censura apuntado ms arriba por Serrano, concepto que sufri una metamorfosis con el cambio poltico en nuestro pas, desde la anterior dictadura a eso en que hoy vivimos y que llamamos democracia. Para ello, me basar en otro artculo esclarecedor del filsofo Santiago Alba Rico, En favor de la censura, publicado en el peridico alternativo La Repblica[4], en el que ste comienza de manera incisiva citando al poeta y crtico decimonnico ingls Matthew Arnold, segn el cual, si los peridicos que uno lee pueden decir lo que quieren, uno tiende a creer que est bien informado. Eso es exactamente lo que est pasando aqu: nuestros peridicos pueden decir impunemente lo que quieran.

Pero realmente estamos bien informados? Yo creo que no, porque la censura sigue existiendo en democracia, es la misma que en la dictadura, pero se reviste con otro ropaje. Dicho con palabras de Alba Rico, la censura, que antes era estatal, ahora se ha privatizado y recibe el nombre de libertad de prensa o libertad de informacin.

Por qu digo que la libertad de informacin es, en realidad, una libertad de censura? Pues porque, de acuerdo con Alba Rico, ciertos rganos, ciertas instituciones, ciertos colectivos, reciben del Estado el derecho soberano a censurar pblicamente un nmero casi ilimitado de voces. Slo publican lo que les interesa, nunca a quienes disienten de su lnea informativa. Es decir, en democracia el Estado delega el derecho de censura, no en manos de ciudadanos libres o, en el extremo, de partidos y colectivos civiles, sino de grandes multinacionales que son las que, directa o indirectamente, redactan los peridicos y programan las cadenas de televisin. Los mismos que deciden quin come y qu comemos, quin puede beber y qu bebemos, quines van a matarse y con qu armas, quin puede ir al colegio y qu estudiamos, quin puede tener una casa y dnde vivimos, quin puede llevar zapatos y cmo nos vestimos, son los que deciden quin puede hablar y qu escuchamos. Y qu leemos.

La denominada prensa libre occidental, propiedad de unos pocos privilegiados, se basa en tres puntales. El primero es la rentabilidad econmica, es decir, a los medios dominantes les tienen que salir las cuentas porque son una industria, tal como tema hace siglo y medio el siempre clarividente Karl Marx. Vale la pena recordar aqu que todo peridico obtiene el 50% de sus beneficios de la publicidad. La publicidad fue el gran invento de la prensa burguesa en Inglaterra en el siglo XIX, conforme se desarrollaba la revolucin industrial. Los medios de la clase acaudalada empezaron a incluir anuncios, con lo cual hundieron prcticamente a los medios defensores de la clase obrera, pues stos, para poder sobrevivir en igualdad de condiciones, pero sin ese 50% de ingresos provenientes de la publicidad, habran necesitado doblar el precio. El competir en tales condiciones, ahora igual que entonces, los ricos con una prensa defensora de sus intereses de clase y que les cuesta la mitad que la prensa de la clase obrera, es una autntica falacia.

El segundo puntal sobre el que se basan los medios dominantes o hegemnicos de comunicacin es el de los accionistas, a los cuales tales medios deben tener contentos mediante el reparto de dividendos. Vale la pena sealar que hoy en da los medios ya ni siquiera pertenecen, como antao, a empresas que se dedican exclusivamente a la comunicacin, sino ms bien a grupos empresariales diversificados, que pueden incluir desde empresas de la construccin a empresas del automvil, de agroalimentacin, grupos eclesisticos o incluso a empresas armamentistas, como es el caso de Francia: los tres principales diarios de Pars, Le Monde, Libration y Le Figaro, estn en manos de los grupos Lagardre y Dassault, fabricantes de armas. Este detalle, relativo a quin pertenecen los medios, ha alterado incluso las caractersticas econmicas de stos en lo que respecta al punto anterior, la rentabilidad, pues los grupos empresariales propietarios pueden llegar incluso a permitirse que sean deficitarios con tal de que les ayuden a mantener la imagen pblica de la empresa que, ella, se ocupar de ganar dinero en otros mbitos ms productivos.

El tercer puntal sobre el que se basan los medios hegemnicos es el de los anunciantes. Hemos visto que stos contribuyen con el 50% del total de beneficios que ingresan los medios, pero dicha contribucin tiene una contrapartida que excede con mucho el simple hecho de anunciar un producto. En otras palabras, no se trata solamente de incitar a los lectores a que beban un producto edulcorado o se compren un determinado automvil, sino que las noticias publicadas en los medios se redactan con un sesgo clara o subliminalmente favorable a los intereses empresariales de los anunciantes. Bsteme citar un ejemplo tpico de este sesgo subliminal: en mayo de 2006, el mismo mes que El Pas criticaba ferozmente la decisin de Bolivia de nacionalizar sus recursos de gas y petrleo y exigir ms porcentaje de beneficios a multinacionales como Repsol, esta compaa espaola financi con su dinero un coleccionable de decoracin e interiorismo del diario. Cabe preguntarse: qu tiene que ver Repsol con la decoracin interior de nuestras casas? Nada, se trataba simplemente de un trueque de favores: t me pagas el coste del coleccionable y yo te publico noticias a tu favor. Hoy por m y maana por ti[5]. Dar un ltimo ejemplo, este muy selectivo: por si no lo saban, les dir que el peridico interntico de extrema derecha Libertad Digital recibe su financiacin de anunciantes tales como Endesa, Gas Natural, El Corte Ingls, Telefnica, Iberdrola, BBVA, Santander Central Hispano, Ibercaja o CEPSA[6].

Traduccin y compromiso

La informacin de los medios dominantes, como hemos visto, es slo un pretexto retrico para toda una serie de negocios subyacentes. En las condiciones que acabo de describir, cabe preguntarse si el periodismo como intento de comunicar la realidad es hoy en da posible. En los medios dominantes, desde luego que no, pues lo que hacen es ocultar el mundo real y crear una nueva realidad hecha a su medida[7]. En los medios alternativos, definitivamente s. Cito de nuevo a Pascual Serrano: No se trata de convertir el periodismo en panfleto, pero s de decir bien alta la verdad y la voz de los sin voz, condenados al ostracismo por un modelo comunicacional miserable al servicio del mercado.

El ttulo que escog para esta ponencia es Traduccin y compromiso. Qu tiene que ver la traduccin con lo que acabo de exponer? Pues tiene mucho que ver, mucho. Si, de acuerdo con lo expuesto hasta aqu, aceptamos que los medios dominantes, esos que estn omnipresentes en las pantallas de nuestros hogares, en las ondas de la radio y en los peridicos en papel y en la red de internet; si esos medios, digo, no cuentan la verdad ni por equivocacin porque sus prioridades no estn en la noticia, sino en sus propios intereses particulares de empresa, entonces deberamos buscar otros medios que practiquen un periodismo no contaminado por el dinero. Ese periodismo se encuentra en los medios alternativos de internet, que funcionan a la contraofensiva y deconstruyen la falsa realidad de los medios dominantes. Pues bien, ha de quedar muy claro que la columna vertebral de los medios alternativos es la traduccin. Sin ella tendran muy poca pegada.

El funcionamiento de los medios alternativos se caracteriza por algo que los sita en los antpodas de los medios dominantes, y es que suelen funcionar con un presupuesto cero. Nadie paga, nadie cobra, todo se hace de manera voluntaria. No hay publicidad, no hay accionistas ni multinacionales que pudieran influir en la informacin que transmiten. Sus pginas se nutren de militantes que han encontrado en la red la manera de contrarrestar, al menos en parte, la influencia de los medios dominantes. Es gente que dedica cada da parte de su tiempo libre a la bsqueda de la verdad en la noticia.

Los medios alternativos actuales han nacido y crecido a la par que internet y han florecido gracias a la traduccin activista. Como formo parte de dos colectivos en los que he desempeado labores traductoriles desde hace aos, creo estar en posicin de desvelar los entresijos de su funcionamiento. Me refiero, claro est, al decano de los medios alternativos en espaol, Rebelin (www.rebelion.org) y, desde fechas ms recientes, a Tlaxcala (www.tlaxcala.es)

Rebelin naci hace ahora doce aos y, poco a poco, se ha ido convirtiendo en el medio de referencia de la izquierda en lengua espaola. Funciona como diario y cada nueva edicin aparece en la red a las 7:00 de la maana, hora de Madrid. Cada mes, sus pginas reciben entre dos y tres millones de visitas.

Yo slo empec a formar parte del colectivo de Rebelin hace ahora unos ocho aos, pero s que en un principio slo contaban con un traductor, que an se encuentra en nuestras filas, un chileno-alemn que se acababa de jubilar y que empez a hacer un mnimo de dos traducciones diarias de artculos contrahegemnicos publicados en medios de lengua inglesa. Fue as, durante los tiempos heroicos de Rebelin, como los lectores de lengua espaola empezaron a conocer de primera mano y en un plazo mximo de dos o tres das a partir de la publicacin original, los textos periodsticos de los Noam Chomsky, Howard Zinn, Robert Fisk, James Petras y de toda una serie de escritores y periodistas que hasta entonces estaban confinados a su propia lengua y cuyos libros, a veces, que no siempre, aparecan traducidos en formato editorial aos despus de su aparicin.

Como suele siempre suceder, aquella labor pionera no tard en atraer a militantes de diversas latitudes que se empezaron a ofrecer como traductores voluntarios, de tal manera que, cuando yo llegu, me encontr ya con un grupo de ocho o diez que ya traducan no slo del ingls, sino tambin un poco del francs y algo del alemn. Hoy, doce aos despus de su creacin, Rebelin cuenta con un equipo que sobrepasa los cuarenta traductores, originarios de ms de diez pases diferentes, todos ellos conectados por internet, y publica una media de 150 artculos mensuales traducidos, mayoritariamente del ingls, es verdad, pero tambin del francs, del portugus, del italiano, del alemn y del ruso. Gracias a ellos, nuestros lectores estn muy al tanto, por ejemplo, de lo que de verdad sucede en Oriente Prximo: saben muy bien quin es el agresor en el conflicto israelo-palestino, porque buena parte de las noticias provienen directamente de los Territorios Ocupados y estn escritas por quienes sufren la ocupacin; nuestros lectores han aprendido a soslayar la propaganda del sionismo que controla los medios dominantes; nuestros lectores conocen asimismo de primera mano lo que est pasando en Iraq y Afganistn; reciben noticias de frica directamente escritas por africanos y traducidas por Rebelin, lo cual contrasta con esos reportajes neocolonialistas escritos por europeos con complejo de superioridad que nos suelen servir los medios dominantes.

No todos los traductores alternativos son profesionales. De hecho, la mayor parte de ellos son aficionados. Dado que los medios alternativos se nutren de activistas a menudo ms interesados en la transmisin de la noticia que en la perfeccin o la belleza del lenguaje y, adems, la rapidez con que se hacen las traducciones hace que a veces stas sean mejorables, esa realidad llev a establecer un sistema casi habitual de revisin, que ha solventado el problema.

En un sistema como ste, donde todo el mundo trabaja de forma desinteresada, no es posible establecer estndares universales de calidad, pero s se hace necesario que al menos un diez por ciento de los traductores y revisores sean profesionales de la escritura. De esta manera, sobre todo en los ltimos tres o cuatro aos, la calidad gramatical de los textos traducidos por Rebelin no tiene nada que envidiar a la de los medios dominantes y nuestro peridico puede enorgullecerse de haber introducido en espaol a un buen puado de autores que, de otra manera, seguiran siendo semidesconocidos en nuestra lengua, ya se trate, entre otros, de Michel Chossudovsky, Gilad Atzmon, Khalid Amayreh, Ren Naba o Iman Jams, autores que, vctimas de la censura democrtica, ni por asomo podrn nunca publicar en El Pas, El Mundo o el ABC, por slo citar unos pocos medios dominantes.

Y paso ahora a ocuparme del segundo medio al que pertenezco, Tlaxcala (www.tlaxcala.es), la red de traductores por la diversidad lingstica, que representa una vuelta de tuerca internacionalista con respecto a Rebelin, pues si ste es un medio exclusivamente de lengua castellana, Tlaxcala es multilinge.

Como ya he narrado en otras ocasiones, todo empez de manera casual hace unos tres aos. Yo acababa de hacerle una larga entrevista a Gilad Atzmon, un msico y activista ex judo que abandon Israel hace tres lustros para dedicarse a la defensa del pueblo palestino y a la deconstruccin del sionismo desde una posicin universal. A raz de esto, fue l quien me integr en un reducido foro interntico en el que se discutan tales cuestiones. Los intercambios de dicho foro, por supuesto, se hacan en ingls y la verdad es que me sirvieron para ir profundizando en los detalles terribles del sionismo.

Un da, se me ocurri enviar a ese foro el URL de una nueva traduccin al espaol que acababa de hacer de Gilad Atzmon y que acabbamos de publicar en Rebelin. Para mi sorpresa, uno de los miembros del foro me dijo -dirigindose a m en ingls, por supuesto-, que como mexicano se ofreca a revisar mis traducciones al espaol si yo lo deseaba. Supe, entonces, que ramos dos hispanos en aquel foro. El resto eran britnicos, estadounidenses, rabes, algn alemn, un ruso y no recuerdo si de otras nacionalidades. Le respond que mi problema no era la necesidad de que alguien revisara mi espaol, sino ms bien a la inversa, el encontrar a alguien que eliminase cualquier hispanismo de mis traducciones del espaol al ingls, y aprovech para proclamar mi convencimiento sobre el uso histrico que se ha hecho de las lenguas imperiales como armas de colonizacin y para indicar la enorme desproporcin existente entre las traducciones que se hacan desde el ingls a las otras lenguas con respecto a las que se hacen desde las otras lenguas al ingls.

Para mi sorpresa, puesto que me encontraba entre anglfonos, no slo nadie hizo ningn comentario displicente, sino que todos coincidieron conmigo. Aquellos correos electrnicos, que tuvieron lugar en 2005, fueron el germen de Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingstica. Cinco de los miembros de aquel foro -el mexicano, un italiano, un palestino, una estadounidense y yo- fuimos el ncleo fundador de Tlaxcala. Al cabo de pocos das de esto que cuento, gracias a la red de contactos que todos nosotros tenamos ya, Tlaxcala contaba ya con una veintena de miembros, franceses, espaoles, latinoamericanos, italianos, alemanes, austracos, canadienses, etc., los cuales empezamos a traducir a seis lenguas y desde seis lenguas los artculos contrarios al pensamiento nico que iban apareciendo en los medios alternativos.

Todo fue muy rpido, de tal manera que en pocos meses el nombre de Tlaxcala empez a sonar en la red y nuestros miembros traductores se triplicaron sin esfuerzo alguno; nuestras lenguas de trabajo aumentaron y nuestros textos empezaron a aparecer en sitios de los cuatro continentes. El 21 de febrero de 2006, es decir, apenas tres meses despus de nuestro nacimiento como grupo, inauguramos oficialmente el sitio web de Tlaxcala (www.tlaxcala.es), con la inclusin multilinge del Manifiesto de Tlaxcala, en el que se explica nuestro ideario, opuesto al eurocentrismo, al colonialismo y al racismo y favorable a la igualdad universal de todas las lenguas y culturas, as como las razones por las que elegimos ese nombre extico de origen mexicano.

Nuestra trayectoria, desde entonces, ha sido ascendente. Hasta la fecha hemos producido, en menos de tres aos, ms de 5000 textos y ayudado a difundir a autores palestinos, africanos, italianos, latinoamericanos, iranes, iraques, brasileos, etc., antes desconocidos o limitados a sus mbitos lingsticos. Sin nuestras traducciones, las denuncias locales hubieran seguido siendo locales.

En la actualidad estamos asociados a otras redes de traductores y las perspectivas de expansin para que la contrainformacin que trata de neutralizar la desinformacin de los medios corporativos siga creciendo, y ello con vistas a lograr un mundo en el que sus ciudadanos sepan el qu, el por qu y el cmo de los actos polticos que se realizan a diario.

Se trata de una Larga Marcha llena de dificultades, que tuvo un principio y de la que todava no se vislumbra el fin, pero el objetivo de otro mundo ms justo y solidario vale la pena.

En el momento en que pronuncio estas palabras traducimos ya de y hacia 14 lenguas: espaol, francs, ingls, alemn, italiano, portugus, griego, cataln, rabe, sueco, farsi, ruso, polaco y rumano. Es verdad que otro mundo es posible, s, pero solamente si es capaz de comunicar entre las 5000 lenguas de la humanidad, y ello sobre la base del respeto y de los intercambios mutuos, pues traducir es, como deca Jos Mart, traspensar y a quien piensa nadie lo puede engaar. Gracias.

Notas

[1] Se trata de la venerable traduccin al espaol de Wenceslao Roces.
[2] http://blogs.publico.es/dominiopublico/307/de-la-censura-a-la-mentira/
[3] http://www.pascualserrano.net/estructura/sus_libros/
[4] La Repblica, n 0, 1 de mayo de 2008. Puede encontrarse en formato electrnico en: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=66875
[5] http://www.pascualserrano.net/noticias/perlas-informativas-del-mes-de-mayo-2006/
[6] http://www.attacmadrid.org/d/5/041116060319.php
[7] http://www.pascualserrano.net/noticias/otro-periodismo-tambien-es-posible/

Este artculo en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=5157&lg=es.

Vase en ingls: http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=5182&lg=en (traducido por Machetera).

Manuel Talens es escritor, traductor y comentarista poltico en los medios alternativos de lengua espaola, principalmente en www.rebelion.org. Es asimismo miembro fundador de www.tlaxcala.es, la red de traductores por la diversidad lingstica. Ha publicado hasta la fecha tres novelas, La parbola de Carmen la Reina (1992), Hijas de Eva (1997) y La cinta de Moebius (2007), ms tres libros de relatos, Venganzas (1995), Rueda del tiempo (2001, Premio Andaluca de la Crtica 2002) y La sonrisa de Saskia y otras historias mnimas (2003). En 2008 ha aparecido su libro de ensayos Cuba en el corazn. Entre los muchos autores que ha traducido al espaol se encuentran Georges Simenon, Edith Wharton, Blaise Cendrars, Derek Walcott, Natan Zach y James Petras. Su sitio web personal es www.manueltalens.com.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter