Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 17-05-2008

La Seguridad como cortina de humo
Por qu ha atizado sentimientos racistas el gobierno italiano?

Gorka Larrabeiti
Rebelin


Arde en la prensa italiana la paja meditica de la Seguridad. Arden en dos noches cinco campamentos de gitanos en Npoles; arde tambin una tienda abandonada donde dorman un par de rumanos en Miln; violan a una rumana en un call center de Roma; en Turn un estudiante de secundaria agrede a un compaero rumano, un ser de raza inferior.

El nuevo ministro del Interior, Roberto Maroni, anunci que presentara un paquete de medidas para la Seguridad con mayscula- en el prximo Consejo de Ministros. En declaraciones a la prensa propuso cinco puntos. El primero referido a la lucha contra la inmigracin clandestina de los pases extracomunitarios; el segundo, a la gestin de las relaciones con los pases neocomunitarios, en especial con Rumana; el tercero, al papel de las comunidades locales, alcaldes al frente, y la prevencin y gestin de fenmenos criminales; el cuarto, a las sanciones penales para algunos nuevos delitos, como el de inmigracin clandestina; el quinto, a la lucha contra el crimen organizado.

Hablando en plata: a los negros que crucen el Mediterrneo, que no los socorran en el mar; los rumanos y los gitanos romanes, que se vayan a casa; los alcaldes y gobernadores civiles, que cuenten con comisarios extraordinarios[i] contra la emergencia gitana; y que todos los sin papeles sean ya, por ley, ilegales. El ministro de Defensa, Ignazio La Russa, no descarta el uso del Ejrcito para patrullas junto con carabinieri, polica y guardias municipales, desde las 18 hasta las 2 de la madrugada, un centenar de equipos compuestos por cinco personas.

Comienza este gobierno Berlusconi jugando con el fuego de la xenofobia. Tanto es as que el Presidente de la Repblica, Giorgio Napolitano, invita a que este paquete de medidas no se imponga por decreto ley, salvo en caso de urgencia. Tanto es as que democristianos como Beppe Pisanu, ministro del Interior en el precedente gobierno Berlusconi, se desmarcan de estas medidas: Veo mucha improvisacin. Tanto es as que el antiguo presidente de la Repblica, Francesco Cossiga, vota la confianza a Berlusconi pero no al ministro de Interior. Tanto es as que de boca de Ratzinger llega puntual una sutil invitacin a favorecer la reunificacin de los familiares de los inmigrantes.

Total: que, al final, el propio ministro Maroni recula, califica de injustificables los pogrom de Npoles e invita a que la rabia no pueda a las reglas. Tirar la piedra y esconder la mano.

El caso es que estas llamaradas racistas son una cortina de humo que intenta tapar problemas mucho ms graves. Berlusconi celebrar, tal y como haba prometido en la campaa electoral, su primer consejo de ministros en Npoles. Deca que la emergencia basura[ii] iba a ser el primer problema que iba a resolver. Lo us como arma contra Prodi. Hoy apenas se habla de ello. La emergencia actual, el humo en los ojos, son hoy los gitanos, no la basura. Y sin embargo, en pequeito, rebuscando, se lea en la prensa ayer que la situacin de la basura sigue empeorando. En Castellammare di Stabia escuelas, mercados y estructuras pblicas tal vez no abriran al pblico. Los bomberos de la regin Campania informaban de que haban efectuado 56 salidas para apagar incendios: 43 en Npoles, 10 en Caserta, 1 en Benevento y 2 en Salerno.

De estos fuegos, que fueron noticias incendiarias, emergencias, bombas electorales, hoy ya casi nadie habla. Otros son los fuegos, otros quienes tienen que ir a la hoguera meditica. Y sin embargo, en un reportaje del Corriere se afirma que los molotov los lanzaron desde motos que haban salido del fortn de un capo camorrista

El gobierno Berlusconi ha provocado mudo Veltroni, mudo el centroizquierda que quiere cabalgar el Coco de la Seguridad- un nuevo frente de fuego, y los habitantes de los suburbios se sienten atizados para tomarse la justicia por su mano. Entre tanto, de la basura ya nadie se acuerda (ver en italiano- Bitiful cauntri[iii] o Terra bruciata). Y la mafia? La mafia no existe.



[i] Miln, Roma, Npoles y Turn ya lo han solicitado.

[ii] Este estado de emergencia comienza en 1994. 10 comisarios extraordinarios. 2.000 millones gastados hasta 2006 en concepto de emergencia basura. Varias comisiones parlamentarias. Ecomafia. 1763 km2 de terreno gravemente contaminado. 600 efectivos del Ejrcito (la mitad que en Afganistn). 171 ayuntamientos disueltos por infiltracin mafiosa. Aumento de patologas tumorales, segn la zona, de hasta el 400%. Un negocio que mueve 5.800 millones de facturacin anual. Ningn terreno abonado. Una matanza lenta. Silenciosa.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter