Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-05-2008

Alemania: Los jueces del Tribunal Constitucional acaban con un mito verdirrojo
Traidores a la paz

Jrgen Rose
Freitag 20


Antes se pilla a un mentiroso que a un cojo, dice el refrn. No obstante, han tenido que pasar ms de cinco aos hasta el 7 de mayo de 2008 para poner al descubierto el desvergonzado engao del gobierno en ejercicio durante la guerra de Irak a la opinin pblica alemana. Si el canciller Schrder juraba y perjuraba que no se estaba participando en una guerra contra Irak bajo mando estadounidense, sentencia ahora el Tribunal Constitucional: Con la vigilancia del espacio areo turco por medio de aviones AWACS de la OTAN, los soldados alemanes han tomado parte en una operacin militar que comportaba un riesgo manifiesto de implicacin en enfrentamientos armados. Ankara solicit a los aliados apoyo militar areo cuando Sadam Hussein amenaz con hacer objetivo de ataques defensivos a cualquier aliado de los EEUU en la regin que apoyara la agresin contra su pas. Alrededor de un tercio de las tropas estaban formadas por soldados del ejrcito del aire alemanes. Sin ellos habra sido imposible una operacin de ese tipo por parte de la OTAN.

El Tribunal de Karlsruhe hubo de pronunciarse ante una demanda del grupo parlamentario del FPD, basada en que el gobierno rojiverde de entonces se neg a solicitar la aprobacin del Parlamento para esta operacin del ejrcito. Con la sentencia ahora publicada, que da por completo la razn a la demandante, el ms alto tribunal del pas ha establecido conscientemente el criterio de que no se puede dejar a un lado al Parlamento en relacin con operaciones militares de las Fuerzas Armadas alemanas. No por casualidad, con respecto a la actual estrategia global de la OTAN, la Sala segunda constata: Debido a la dinmica poltica de un sistema de alianzas, tanto ms importante es que la responsabilidad ahora an mayor de la intervencin de tropas armadas descanse en manos del rgano de representacin del pueblo.

Lo que los jueces ingenuamente omiten es la circunstancia de que, en aquel momento, el propio Parlamento desatendi su responsabilidad cuando una mayora de los diputados como sucedi, por ejemplo, el 20 de marzo de 2003 vot en contra de reclamar sus derechos constitucionales al Gobierno. La ficcin constitucional de la divisin de poderes qued superada por la realidad poltica de la confusin de poderes. Los diputados tampoco fueron capaces de cumplir con su mandato cuando el canciller lanz un rdago y amenaz con presentar una mocin de confianza. Tales prcticas no podan despistar a los jueces ms de la cuenta. Es difcil no advertir una clara indirecta en la sentencia del 7 de mayo, cuando se dice: La cuestin de si existe una implicacin de soldados alemanes en operaciones armadas es fcil de determinar jurdicamente; no se investiga aqu el margen de estimacin o pronstico al alcance del gobierno federal, algo difcilmente comprobable por este tribunal.

Por plausible que sea esta sentencia, si ponemos la vista en las consecuencias se produce una considerable desazn. A quin, entonces, y de qu manera se le pedirn cuentas por esta vulneracin de la Constitucin? No se trata en ningn caso de un delito honorable, sino de la complicidad anticonstitucional con un acto jurdicamente descrito como crimen contrario al derecho internacional. Alemania as se desprende de la sentencia, por mandato del gobierno rojiverde, entr en la guerra. Y, en consecuencia, ese gabinete traidor a la paz es cmplice de la muerte de cientos de miles de hombres, mujeres y nios iraques. Sin la garanta de una solcita y amplia ayuda, las fuerzas militares angloestadounidenses apenas podran haberse desplegado como lo hicieron a partir de 2003. Cmplices son tambin los traidores a la paz con uniforme y galones que, rompiendo su juramento, en lugar de negarse a cumplir una misin contraria a la Constitucin y al derecho internacional, se mostraron complacientes y movilizaron a miles de soldados. Que saban desde el principio lo que estaban haciendo se deduce de manera irrefutable de un informe jurdico del ministerio de defensa, anterior al comienzo de la guerra, acerca de la conformidad con el derecho internacional de la vigilancia de las instalaciones estadounidenses en Alemania por parte del ejrcito federal. De l se infiere claramente que, con la movilizacin de soldados alemanes en apoyo de los EEUU y sus aliados, la propia Repblica Federal Alemana y sus Fuerzas Armadas se han convertido, a la luz del derecho internacional, en un objetivo militar legtimo, es decir, en un pas en guerra.

Jrgen Rose es pedagogo diplomado y teniente coronel del ejrcito federal. Por razones disciplinarias, se ve obligado a puntualizar que las opiniones expresadas en este texto son estrictamente personales.

Fuente: Freitag 20

Traducido del alemn por Javier Fdez. Retenaga, miembro de Tlaxcala, la red de traductores por la diversidad lingstica (www.tlaxcala.es). Esta traduccin es copyleft para uso no comercial: se puede reproducir libremente, a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a los traductores y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter