Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-05-2008

Informe de Interpol sobre la computadora mgica

Luis Britto
Rebelin


En sospechosa coincidencia con la vspera de la V Cumbre de la Unin Europea y Amrica Latina y el Caribe, el director de INTERPOL, Ronald Noble, hace pblico un informe sobre el contenido de supuestas unidades informticas que el gobierno colombiano habra decomisado en el curso de su invasin contra Ecuador. Culmina as una operacin meditica con la cual un pas culpable de haber agredido sin declaratoria de guerra a una nacin vecina, intenta constituirse en acusador de sus vctimas, con la colaboracin de los medios internacionales y de un organismo policaco sin competencia para actuar en el caso.

1.- INTERPOL NO TIENE COMPETENCIA PARA ACTUAR EN CUESTIONES POLTICAS O MILITARES

El artculo 3 del Estatuto de INTERPOL pauta:

Artculo 3.- Est rigurosamente prohibida a la Organizacin toda actividad o intervencin en cuestiones o asuntos de carcter poltico, militar, religioso o racial.

El presente caso comprende tanto cuestiones de carcter poltico como de carcter militar indisolublemente ligadas. Por tanto, INTERPOL carece de competencia para conocer de l, y sus actuaciones en el asunto son nulas de nulidad absoluta.

2.- INTERPOL CARECE DE OBJETIVIDAD E IMPARCIALIDAD

Condicin bsica de quien aspire a efectuar un peritaje o informe en una investigacin es la imparcialidad y el no haber emitido opinin anteriormente sobre la materia a cuyo examen se dedica. Pero en el aparte 1.1. del Informe Forense, INTERPOL y su director Ronald Noble declaran:

1. En la madrugada5 del sbado, 1 de marzo de 2008, las autoridades colombianas llevaron a cabo una operacin de lucha contra el narcotrfico y el terrorismo en un supuesto campamento de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Dicho campamento estaba situado en las coordenadas 00 21 45 N y 76 20 20 O, a 1,9 km (1,2 millas) del lado ecuatoriano de la frontera entre Colombia y Ecuador, en frente de la provincia de Putumayo. Durante esta operacin, las autoridades colombianas recuperaron tres ordenadores porttiles, dos discos duros externos y tres llaves USB, en adelante denominados ocho pruebas instrumentales de carcter informtico decomisadas a las FARC o pruebas instrumentales de carcter informtico decomisadas a las FARC6. 2. Las ocho pruebas instrumentales de carcter informtico decomisadas a las FARC eran propiedad de Ral Reyes, nombre de guerra de Luis Edgar Devia Silva, que perteneca al grupo de siete miembros que constituye la Secretara de las FARC y era el responsable de las negociaciones y el portavoz de dicha organizacin. Reyes y Guillermo Enrique Torres, alias Julin Conrado, comandante de las FARC, murieron durante la operacin. Las FARC han sido declaradas organizacin terrorista por Colombia, otros gobiernos e INTERPOL.

En dicho texto INTERPOL, que como hemos visto tiene rigurosamente prohibido por sus estatutos dedicarse a asuntos de carcter poltico, militar, efecta preliminarmente y sin pruebas una cadena de pronunciamientos militares y polticos sobre el fondo de la materia:

1) En primer lugar, califica sin tener competencia para ello el crimen de guerra de la invasin por parte de Colombia contra un pas al cual no le ha declarado la guerra, de operacin de lucha contra el narcotrfico y el terrorismo, asignando gratuitamente a las vctimas ambas imputaciones y exonerando implcitamente a los criminales de guerra.
2) Confirma sin vestigio de pruebas ni asomo de demostracin el ms dudoso de los alegatos del gobierno colombiano, al opinar que Las ocho pruebas instrumentales de carcter informtico decomisadas a las FARC eran propiedad de Ral Reyes, nombre de guerra de Luis Edgar Devia Silva, con lo cual da por demostrado justamente lo que haba que demostrar y nadie ha podido hacer.

3) Afirma como dogma que Las FARC han sido declaradas organizacin terrorista por Colombia, otros gobiernos e INTERPOL., con lo cual adopta de una vez el punto de vista colombiano; se pone desembozadamente de parte de la coartada de los criminales de guerra; ignora que no se ha llegado a una definicin internacionalmente aceptada del terrorismo ni se ha dotado a ningn organismo de competencia para calificar con ella a grupos y personas, y declara que el ente que dirige prejuiciadamente lo asigna a las vctimas de crmenes de guerra.

Ante esta explcita declaracin de parcialidad y prejuicio, resultan patticos los alegatos de Ronald Noble en el sentido de que se habra encomendado el anlisis de datos a expertos de Australia y Singapur para que su desconocimiento del castellano garantizara la imparcialidad. No es equilibrado quien antes de cualquier investigacin o prueba elude mencionar las decenas de homicidios cometidas por una parte, culpabiliza a las vctimas y les atribuye la redaccin de documentos cuya autora est por probar.

3. INTERPOL CARECE DE CUALIFICACIN TICA

En efecto, INTERPOL no es imparcial, y se parcializa hacia la corrupcin. El ente no tienen ninguna credibilidad tras la revelacin de un reciente caso de corrupcin en sus ms altos mandos, que se hizo pblico con la renuncia el 13 de enero de 2008 de su Jefe Supremo Jack Selebi, quien fue removido de su cargo de jefe de la polica sudafricana debido a las acusaciones de corrupcin que enfrenta tras hacerse pblica su relacin de amistad con Glenn Agliotti, conocido mafioso de ese pas (Wikipedia).

4.- RONALD NOBLE SOSTIENE QUE SU DEBER ES ENCUBRIR ACTOS CRIMINALES

Como antiguo guardia de seguridad de Bill Clinton, a quien custodiaba incluso en las circunstancias ms ntimas y privadas, el 12 de febrero de 1998 Ronald Noble comparece ante el Gran Jurado que investiga la confesa conducta libidinosa de dicho mandatario con respecto a Mnica Levinsky, y encubre los actos del Presidente con el alegato de que los funcionarios policiales no estn obligados a revelar conductas criminales de sus superiores:

Y con respecto a la funcin del Servicio Secreto y en lo relativo a si queremos que divulge o no divulgue informacin relativa a conductas criminales, lo que digo es, s, es verdad, uno quiere construir su caso fundndose en los hechos, los testigos revelan lo que observaron, pero hay situaciones en las cuales uno no hace eso. Por ejemplo, con los reporteros y sus fuentes, no les preguntamos cules fueron sus fuentes, y no se lo debemos preguntar a los agentes secretos (ON LINE FOCUS; Jim Lehrer: In the line of FIRE. 12-2-1998).

Una previa declaracin en el sentido de que considera su deber encubrir conductas criminales y no rendir declaraciones sobre ellas descalifica a cualquier testigo o perito, y todava ms al que pretenda dirigir una investigacin. Ronald Noble esta indudablemente calificado para proteger presidentes durante sus correras adulterinas y guardar secreto sobre ellas, pero no para dirigir investigaciones en las cuales la reserva unilateral de informacin es en s misma un crimen y un grotesco intento de encubrir la verdad que puede ocasionar incalculables daos a personas y pases enteros.

5.- EL GOBIERNO COLOMBIANO NO PUEDE ALEGAR SUPUESTAS PRUEBAS OBTENIDAS MEDIANTE ACTOS CRIMINALES

El Informe de INTERPOL omite, pero todo el mundo sabe, que hubo una injustificada invasin armada del territorio de Ecuador por el ejrcito de Colombia, con saldo de decenas de muertos, al parecer muchos de ellos asesinados mientras se encontraban indefensos, y numerosos heridos. Segn la versin del gobierno colombiano, fue en el curso de la comisin de esta serie de delitos en territorio extranjero cuando se habran supuestamente encontrado equipos de computacin intactos en el centro de una zona bombardeada y sometida a fuego de artillera que caus una craterizacin casi total. Pruebas supuestamente obtenidas mediante la comisin de crmenes de lesa humanidad no pueden ser consideradas vlidas ni esgrimidas en ningn procedimiento ni juicio. Lo nico que prueban, por confesin de parte, es el delito de quienes las esgrimen.

6.- INTERPOL DICTAMIN QUE LAS PRUEBAS HAN SIDO CONTAMINADAS PORQUE EL GOBIERNO COLOMBIANO ACCEDI A ELLAS, Y QUE CORRESPONDE A STE DEMOSTRAR QUE NO HUBO ALTERACIN

En la Conclusin N2b del Informe Forense de INTERPOL, dicho organismo deja constancia de lo siguiente:

Conclusin no 2b: Entre el 1 de marzo de 2008, fecha en que las autoridades colombianas incautaron a las FARC las ocho pruebas instrumentales de carcter informtico, y el 3 de marzo de 2008 a las 11.45 horas, momento en que dichas pruebas fueron entregadas al Grupo Investigativo de Delitos Informticos de la Direccin de Investigacin Criminal (DIJIN) de Colombia, el acceso a los datos contenidos en las citadas pruebas no se ajust a los principios reconocidos internacionalmente para el tratamiento de pruebas electrnicas por parte de los organismos encargados de la aplicacin de la ley.

Para explicar el alcance de esa verificada violacin de los principios reconocidos internacionalmente para el tratamiento de las pruebas electrnicas, INTERPOL aade:

77. Cuando los funcionarios de los organismos encargados de la aplicacin de la ley acceden directamente a las pruebas electrnicas decomisadas sin hacer en primer lugar una copia imagen de los datos, el acceso a las pruebas y su visualizacin quedan registrados. El acceso directo puede complicar en gran medida el proceso de validacin de las pruebas para presentarlas ante los tribunales, porque en este caso los funcionarios de las fuerzas del orden deben demostrar o probar que el acceso directo que efectuaron no afect materialmente a la finalidad de las pruebas.

Evidencia adicional de este acceso a los archivos por parte del gobierno colombiano, es el hecho de que tanto ste como diarios afectos a l divulgaran infinidad de contenidos como extrados de dichas computadoras.

Quien tiene acceso a la memoria de un computador, puede tanto extraer como introducir contenidos. Y que tales operaciones han sucedido despus de su supuesto decomiso el 1 de marzo de 2008 es justamente lo que asegura el informe de INTERPOL:

Los sistemas operativos de los tres ordenadores porttiles decomisados mostraban que los tres ordenadores haban sido apagados el 3 de marzo de 2008 (a diferentes horas, pero todos ellos antes de las 11.45, hora en que fueron entregados a los investigadores en informtica forense de la polica judicial colombiana). Los dos discos duros externos y las tres llaves USB haban sido conectados a un ordenador entre el 1 y el 3 de marzo de 2008, sin que se hubieran obtenido previamente copias imagen forenses de su contenido y sin emplearse dispositivos de bloqueo de escritura (write-blockers).

En el mismo sentido, su seccin 83 afirma que:

83. En los archivos de la prueba instrumental decomisada N 26, un ordenador porttil, se presentaban los siguientes efectos producidos el 1 de marzo de 2008 o en fechas posteriores:Creacin de 273 archivos de sistemaApertura de 373 archivos de sistema y de usuarioModificacin de 786 archivos de sistemaSupresin de 488 archivos de sistema.

Siendo las primeras horas de la madrugada del primero de marzo el momento probable del asesinato de las vctimas, es poco probable que stas en ese momento o luego de muertas hubieran creado 273 archivos, abierto 373, modificado 786 y suprimido 448.

Pero no slo el anlisis detect supuestos archivos creados por las vctimas luego de su muerte: detect asimismo archivos supuestamente creados con posterioridad al mismo Informe Forense, el cual afirma que en la prueba 32 se hallan:

2.110 archivos cuyas fechas de creacin oscilan entre el 20 de abril de 2009 y el 27 de agosto de 2009; 1.434 archivos cuyas fechas de ltima modificacin varan entre el 5 de abril de 2009 y el 16 de octubre de 2010.

Y para explicar el absurdo, afirma sin pruebas que estos archivos haban sido creados antes del 1 de marzo de 2008 en uno o varios dispositivos con una configuracin de fecha y hora del sistema incorrecta (Pag. 34).

Vale decir: no hay la menor certidumbre sobre la hora y fecha de creacin, modificacin o supresin de los archivos en las computadoras alegadamente decomisadas a las personas asesinadas, ni la menor explicacin de por qu se supone que algunos habran sido creados con una configuracin de fecha y hora del sistema incorrecta, y otros con hora y fecha presuntamente correcta. A falta de toda precisin, se puede suponer que dichos archivos podran haber sido introducidos tras el asesinato de las vctimas a las cuales luego se sindic como sus autores. Pero tambin podran haber sido creados, como es lo ms probable, mucho tiempo antes, por el propio gobierno colombiano, con el objeto de atribuir a las futuras vctimas conexiones, hechos y planes que nunca existieron.

Luego, los datos de las computadoras analizadas en su estado actual no constituyen prueba ni elemento de conviccin, pues, segn confiesa el propio Informe, los funcionarios de las fuerzas del orden deben demostrar o probar que el acceso directo que efectuaron no afect materialmente a la finalidad de las pruebas.

Dicha demostracin o prueba no se ha efectuado, y mientras no se realice, las alegadas pruebas no son tales pruebas, y ni siquiera indicios.

7.- INTERPOL AFIRMA HABER EXAMINADO UNA CANTIDAD INVEROSMIL DE DOCUMENTOS

El Informe Forense de INTERPOL afirma adems haber encontrado en tres ordenadores porttiles, dos discos duros externos y tres llaves USB, equipos supuestamente decomisados a una unidad guerrillera mvil , ms de 600GB de evidencia incautada, 600 GB de datos, 37.872 documentos escritos, 452 hojas de clculo, 210.888 imgenes, 22.481 paginas Web, 7.989 direcciones individuales de correo electrnico, 10.537 archivos de multimedia de sonido y video, 983 archivos encriptados, en trminos tcnicos y aade que Este volumen de datos correspondera a 39.5 millones de pginas Microsoft Word.

Todo el mundo sabe que las computadoras porttiles normales (que por cierto, ahora el gobierno colombiano dice que son tres, y no una, como afirm al principio) raramente tienen memorias de ms de 4 o 6GB. Una memoria como la que alega el Informe Forense requerira normalmente algo as como un centenar de porttiles, el cual no parece el equipo apropiado para poco ms de dos decenas de guerrilleros obligados a una perpetua movilidad.

Por otra parte, la sola lectura de registros de 39.500.000 pginas, a razn de cien pginas por da, consumira ms de 10.029 aos, por no hablar de la escritura de ellas. El asesinado Ral Reyes debera haber nacido unos ocho mil aos antes de Cristo, para poder introducir tanto material, sin descansar domingos ni das feriados, en la computadora cuya propiedad se le atribuye. Cifras como las citadas no son ms que una manera de tratar de imbcil al pblico por parte de INTERPOL, as como a las autoridades o medios que las acojan y difundan.

Por otra parte, los documentos que INTERPOL dice haber examinado presentan contradicciones palmarias que hacen inaceptable su contenido. Hemos ya citado que ms de millar y medio de ellos supuestamente habran sido creados despus de la muerte de sus autores.

A tales absurdos se aaden las aserciones emanadas del gobierno colombiano segn las cuales, en pocos das y no en 10.029 aos- habran localizado en tal montaa de pginas supuestas evidencias contra el gobierno venezolano, manejadas en medio de procedimientos tan secretos que inmediatamente se filtraron hacia el diario espaol El Pas y todos los medios reaccionarios del mundo.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter