Portada :: frica :: Magreb
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-05-2008

En honor de los que murieron por la dignidad, la igualdad y la libertad
Por el derecho a la libre circulacin, llamamiento del 10 de mayo

Federacin de los Tunecinos para una Ciudadana de las dos Orillas
Rebelin

Traducido por Caty R


El sbado 10 de mayo nos enteramos de que se recogieron tres cadveres cerca de las costas de Teboulba (Tnez) y que 14 emigrantes en estado grave ingresaron en el hospital de Monastir. La embarcacin a bordo de la que intentaban llegar a Europa llevaba, segn los primeros testimonios, a 56 personas del Magreb y del frica subsahariana de las que 39, mientras escribimos esto, estn desaparecidas. La nave lleg, arrastrada por las aguas hasta la costa tunecina, llevando a bordo prendas de vestir, zapatos, papeles de identidad y dinero La ciudad de Teboulba acogi este drama con una emocin especial: de esta pequea ciudad pesquera son originarios los pescadores que todava estn perseguidos por el tribunal de Agrigente (Sicilia, Italia) por haber salvado a 44 emigrantes en agosto de 2007. Sus barcos, su nico recurso, estn requisados y se pudren en un hangar de Lampedusa (1)

Este mismo 10 de mayo, un poco ms al norte, en la pequea ciudad costera de Ksibet El-Mediouni, se celebraba una ceremonia de homenaje a los muertos vctimas de las polticas de represin de los emigrantes, denominada Las embarcaciones de la dignidad. Organizada por las secciones Sousse, Monastir, Mahdia y Kairouan del LTDH (2) tras la llamada del FTCR (3), esta ceremonia rindi homenaje a todos los emigrantes muertos, y especialmente a los 26 de Chebba desaparecidos entre el 22 y el 24 del pasado mes de abril. Esta tragedia fue el origen de la iniciativa en cuestin, despus de que las familias de los desaparecidos constataran que la nica reaccin de las autoridades ha sido un compromiso de reprimir con mayor dureza los intentos de emigrar, fomentado por el presidente Nicolas Sarkozy, en visita oficial en Tnez en ese momento.

Esta informacin no es ms que una nfima parte de los efectos de la autntica guerra que libran contra los emigrantes los Estados del norte y el sur del Mediterrneo. En este da de conmemoracin de la abolicin de la esclavitud, les rogamos que lean y reaccionen a nuestra llamada.

(1) para los detalles: http://www.migreurop.org/article1193.html

(2) Liga Tunecina de los Derechos Humanos.

[3] Federacin de los Tunecinos para una Ciudadana de las dos Orillas: http://www.citoyensdesdeuxrives.eu/

Leer el comunicado Cimetire marin (Cementerio marino):

http://www.citoyensdesdeuxrives.eu/index.php?option=com_content&view=article&id=216:ftcr-cimetiere-marin&catid=104:tunisie&Itemid=111

Llamamiento del 10 de mayo:

Llegan los hermosos das del mes de mayo y vuelve la temporada de la quema (Harga en rabe, el hecho de emigrar clandestinamente o quemar la frontera, en este caso martima). Como todos los aos, miles de hombres y mujeres acuden a los lugares donde se preparan para partir, desde el sur o el este mediterrneos o tambin desde las costas occidentales africanas, hacia Europa.

Abandonan pases en los que una parte cada vez mayor de la poblacin ya no tiene posibilidades de asegurar una vida digna para s misma y sus familias, en los que el futuro se presenta como un callejn sin salida. Pases en los que si reclaman la mejora de sus condiciones de vida o se organizan para mejorar su suerte tienen todas las posibilidades de acabar en la crcel o ser torturados. Pases en los que sus padecimientos se perpetan con la participacin, el apoyo y la bendicin de Europa.

Se dirigen hacia una Europa de la que saben, porque ya todo se sabe, que padece un grave envejecimiento de la poblacin y una fuerte escasez de mano de obra. Saben que Europa los necesita y que la mayora de ellos podrn trabajar. Tambin son conscientes de que durante aos permanecern en un estado marginal de trabajadores clandestinos o ilegales, por lo que los explotarn ms que a otros, tendrn que realizar tareas ms peligrosas y ms penosas que los dems, les pagarn menos y a veces los perseguirn, los encarcelarn, los expulsarn, los insultarn y los mirarn con recelo Tambin saben que tienen muchas posibilidades de morir y no llegar nunca a su destino

Las autoridades europeas tambin saben todo eso, as como las autoridades de los pases de origen o de trnsito. Y saben que nunca podrn detener este flujo de salidas. Por lo tanto se dedican, por un lado, a hacer que el viaje sea ms difcil, ms largo y ms peligroso por medio de la militarizacin masiva del control de las fronteras y por la instauracin de un arsenal jurdico y policial de represin de la movilidad, tanto en Europa como en los pases de partida. Por otra parte, dichas autoridades europeas, se esfuerzan para mantener en una situacin de precariedad y miedo a quienes llegan a su destino, a travs de leyes discriminatorias que prohben el acceso a los derechos elementales, bloqueo de las posibilidades de regularizacin administrativa, persecucin policial, criminalizacin de los emigrantes y un estmulo de los sentimientos xenfobos y racistas por medio de discursos falaces.

Por qu?

Las razones no son absurdas, y tampoco son frutos de la maldad o el sadismo. Son racionales, coherentes e inteligentes:

- El hecho de que la decisin de partir implique la aceptacin de riesgos mortales y/o condiciones de vida miserables, convierte la salida una eleccin difcil y que no est al alcance de todo el mundo. Es la nica manera de procurar que la gente siga aceptando trabajar por salarios de miseria en los pases de origen antes que ir a buscar mejoras en otra parte. Y la nica manera, por lo tanto, de seguir deslocalizando o mantener el chantaje de la deslocalizacin por parte de las empresas del norte y para las del sur seguir pagando a sus asalariados sueldos miserables.

- Los riesgos del viaje tambin tienen una funcin en la doctrina de la emigracin selectiva: los que parten y consiguen llegar a su destino generalmente son los ms vigorosos, los ms valientes y los ms jvenes. As se hace una seleccin natural de los ms aptos para asignarlos a las tareas fsicas ms penosas e ingratas. Para los trabajos intelectuales, la seleccin se hace de otra forma.

- Otra ventaja de todos esos obstculos es procurar que la mayora de los que llegan a Europa no sean ms que brazos. Trabajarn a demanda y descansarn cuando puedan. Pero no podrn tener vida privada y familiar, eso cuesta caro! Durante aos no podrn regresar a ver a sus familias y amigos so pena de quedarse bloqueados otra vez en su pas o verse obligados a vivir otra vez el infierno del Harga. Tampoco podrn hacer que vengan los suyos porque eso los expondra a demasiados peligros. Incluso en caso de que, al cabo de varios aos, consigan la regularizacin, las nuevas leyes que restringen la reagrupacin familiar seguirn privndolos de una vida normal. As seguirn siendo, durante el mayor tiempo posible, un buen negocio: producen tantos beneficios, o ms, que cualquier otro trabajador y son ms baratos.

- El otro aspecto de la emigracin selectiva, el de las cuotas elogiadas por los discursos oficiales y por los cazadores de cerebros, est vinculado ntimamente a lo anterior. Consiste en presentar como un gran privilegio el hecho de ser seleccionado para venir a trabajar a Europa en avin! Eso permite recolectar a los jvenes mejor formados y ms competentes de los pases del sur, que vienen a trabajar varios aos en Europa para adquirir experiencia. Los que acceden as a un territorio a cuyas puertas muchos miles perecen y muchos otros viven acosados, se sienten agradecidos. Trabajarn con dedicacin y disciplina para despus volver a su pas con un proyecto.

- As habrn dado lo mejor de s mismos y habrn contribuido a una economa que no los ascendi y que no tendr que pagarles la jubilacin. Un buen negocio

- Por otra parte, todo eso tambin sirve para regular los problemas autctonos: 1) Reforzar un arsenal represivo muy til en las sociedades donde las desigualdades que existen desde hace mucho tiempo cada vez son ms profundas y en las que algunos, inevitablemente, acaban por enfadarse. 2) Obliga a la gente a que acepte trabajar ms, y ms tiempo, dicindole que con la bajada del poder adquisitivo no se pueden hacer milagros. Numerosos desgraciados estarn dispuesto a tomar su puesto por menos de lo que ganan ellos 3) Eso convence tanto a los obreros como a los empleados y parados de que el autntico enemigo no es quien elabora las leyes y el orden econmico que los asfixia, sino el extranjero que quiere su puesto y amenaza lo que queda de su bienestar. Es una estrategia radical, tanto para determinar el voto como para debilitar los movimientos de reivindicacin social

La poltica de emigracin que Europa elabora desde hace aos es un elemento clave para la perpetuacin y el refuerzo de las desigualdades en el orden establecido, tanto en las sociedades del sur como en las del norte. Y adems profundiza las desigualdades entre el sur y el norte.

Entre los efectos inmediatos de estas polticas, contamos decenas de miles de seres humanos muertos por ahogamiento, asfixia u otras maneras. Los culpables son los que los privan del derecho a desplazarse (garantizado por la Declaracin Universal de los Derechos Humanos) y partir en busca de condiciones de vida dignas.

Otro efecto inmediato es el confinamiento de cientos de miles de personas en una situacin de parias donde se exponen a la violencia y la sobreexplotacin, donde viven en el miedo y la humillacin.

Los que obstaculizan sus libertades y niegan sus derechos ejecutan una poltica criminal que hay que combatir por el bien de todos.

Consideramos que la lucha por el derecho a la movilidad y la libre circulacin es un combate por la libertad de las personas y los pueblos, tanto del sur como del norte. Tambin es una lucha por la igualdad de derechos de todos.

Los emigrantes estn en primera lnea de este combate y declaramos que estamos con ellos.

Llamamos todas las personas que, como nosotros, consideran que la libertad y la igualdad son las que constituyen nuestra humanidad y a convertir este 10 de mayo de 2008, fecha de la conmemoracin de la abolicin de la esclavitud, en una jornada en honor de todos los que perecen en la bsqueda de una vida digna, vctimas de las polticas de emigracin.

Original en francs: http://www.ftcr.eu/

FTCR, Federacin de los Tunecinos para una Ciudadana de las dos Orillas,

3 rue de Nantes, 75019 Pars.

Contacto: [email protected]

Caty R. pertenece a los colectivos de Rebelin, Cubadebate y Tlaxcala. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condiciones de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter