Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-05-2008

El presidente francs contra el derecho a la huelga
Sarkozy se viste de Reagan

Anna Maria Merlo
Il Manifesto

Traducido por Gorka Larrabeiti


Los sindicatos de profesores hablan de provocacin, y se preparan para otra jornada de huelga el jueves prximo. Al trmino del noveno da de movilizacin en la enseanza en los dos ltimos meses, con una huelga que el jueves pasado paraliz los colegios y los liceos y sac a la calle a ms de 300.000 personas en todo el pas, cunde la indignacin contra las declaraciones de N. Sarkozy, que ponen en cuestin el derecho a la huelga. El presidente, en lugar de responder a los motivos de la huelga cortes de 11.200 puestos de trabajo en la secundaria y los institutos para el prximo ao acadmico- anunci que antes del verano se promulgar una ley que impondr el servicio mnimo de acogida de los alumnos de la educacin primaria en caso de huelga y obligar a los profesores a declarar con 48 horas de adelanto la adhesin a las huelgas. De no avisar y secundar la huelga, se les impondrn sanciones disciplinares, como en los transportes, precis despus el ministro de Educacin, Xavier Darcos. Como respuesta, los profesores anunciaron que el jueves prximo se unirn a la huelga, ya programada, contra las recortes de las pensiones.

Para la oposicin, Sarkozy, apurado segn los sondeos, politiza el conflicto en curso en la escuela para acontentar a la franja ms conservadora del pas, que lleva aos pidiendo que a la funcin pblica se le prive del derecho de huelga. Para el secretaro del PS, Franois Hollande, Sarkozy quiere poner a prueba a los franceses de modo intil y ofensivo; quiere dividir a los franceses.

La huelga del jueves fue muy respaldada. En las manifestaciones haba profesores, pero tambin estudiantes de instituto y representantes de las asociaciones de padres. Lo que est en juego es el corte drstico de personal docente: de 22.900 puestos de trabajo de funcionario cuya eliminacin se prev para el ao que viene, 11.200 afectan a la secundaria y a los institutos. En las manifestaciones, los eslganes destacaban la preocupacin por una escuela en liquidacin. La protesta, que dura desde hace meses, pretende el mantenimiento de un servicio pblico de calidad. Pero el gobierno hace odos sordos. Para Darcos, unos miles de manifestantes ms no van a cambiar las cosas. En otros trminos, la reforma, o sea, los recortes, se harn. Ser el primer ministro de Educacin que no ceda ante las protestas, dice Darcos. El ministro aadi ayer que quera confeccionar listas de profesores, para crear una agencia nacional de suplentes, a fin de permitir una mejor gestin de las clases en caso de huelga del profesorado.

Sarkozy toca la tecla populista. En cuanto al derecho de huelga, se trata de una libertad fundamental y garantizada por la Constitucin, dijo, para aadir acto seguido que defiende al mismo tiempo el derecho al trabajo de las familias que no tienen medios para cuidar los nios en los das de huelga. La tarea de asegurar la suplencia recaer en los ayuntamientos, afirm Sarkozy. La oposicin responde que la ley corre el peligro de ser inaplicable y anticonstitucional. Segn la Constitucin, recuerda Hollande, las instituciones locales pueden administrarse libremente. Para el alcalde de Pars, Bertrand Delano, que rehus organizar la acogida el pasado jueves, la obligacin pretendida por Sarkozy es contraria a la libre administracin que reconoce la Constitucin a los ayuntamientos. Por otro lado, lo cierto es que las escuelas permanecen abiertas en caso de huelga y los alumnos son atendidos en las clases de los maestros que no se suman a la huelga, sin hacer dramas.

Pero la ofensiva de Sarkozy es, ante todo, ideolgica. Quiere atizar la opinin pblica, cuya hostilidad hacia l es cada vez mayor, contra el blanco de los profesores (y los empleados pblicos). Que esta maniobra funcione no est claro: en Francia, la escuela ha sido desde siempre el elemento central de construccin de la ciudadana. Y, por ms que se le endosen hoy todos lo problemas de integracin que la sociedad y la poltica no consiguen resolver, sigue siendo un pilar que los franceses tienen en gran consideracin.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter