Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 19-05-2008

La ley y la fuerza

Guillermo Almeyra
La Jornada




El texto de la ley es una cosa, otra es la fuerza que la impone y la hace real. Por eso, es absurdo caer en el fetichismo del texto legal escrito, olvidando la relacin de fuerzas que le da vigencia y que permite aplicarlo. Porque, si sta no es favorable, el texto constitucional o legal es simplemente un pedazo de papel mojado.

Evo Morales proclam un referndum revocatorio de los mandatos del presidente y del vicepresidente y de los prefectos (gobernadores) de los departamentos bolivianos. Como dicho referndum pas en el Senado gracias a los celos de Tuto Quiroga, jefe del partido derechista Podemos, ante el creciente liderazgo en la derecha de la oligarqua de Santa Cruz, y puesto que el resultado previsible del mismo amenaza a varios prefectos, dividi al frente derechista, y seguramente sern confirmados en sus puestos Evo Morales y Alvaro Garca Lineras. Hay quien cree que la medida es una maniobra hbil, pero la realidad es diferente.

En primer lugar, de aqu a agosto puede pasar mucho agua bajo los puentes, y la derecha presentar muchos hechos consumados; mientras el gobierno se aferra al texto de la Constitucin (que la derecha repudia y cuya modificacin exige), y tambin trata de conseguir la mayor cantidad de votos posibles para el futuro referndum, la derecha en cambio toma medidas econmicas, polticas, jurdicas, sociales y militares construyendo su poder ilegal.

Para colmo, si en el referndum ganase nuevamente Evo Morales (como seguramente lo har), y fuese tambin confirmado en Santa Cruz el puado de oligrquicos racistas que est construyendo un Estado paralelo, el empate catastrfico continuara, pero a un nivel superior, an ms grave, ya que no habran opciones pacficas para resolverlo. Mientras el gobierno pelea su batalla de papel, Santa Cruz organiza sus paramilitares, crea su equipo de recoleccin de impuestos y de chantajes a las grandes trasnacionales as como su sistema jurdico antinacional, organiza el comercio exterior de la regin por la va de facto, trata de incorporar a su legislatura ilegtima representantes de las etnias indgenas locales (que tienen viejos agravios por cobrar al poder de La Paz), concede servicios sociales para todos y un salario mnimo que duplica el vigente en el resto del territorio nacional, para ver si compra a algunos despistados.

Adems, Quiroga cedi en la idea del referndum revocatorio, pero lo hizo para que el gobierno no llevase a cabo el referndum sobre el tamao mximo de las propiedades rurales, que habra dado un golpe duro a la oligarqua de la Media Luna y habra sido un importante instrumento para la movilizacin y organizacin campesina para imponer un masivo reparto de tierra agrcola. Aunque ponga en discusin su mandato, Evo Morales aparece discutiendo el poder en La Paz y de La Paz (todos, en efecto, saben que no ser revocado), mientras sus enemigos construyen un Estado camba (blancos burgueses) frente al Estado colla (indgenas) y construyen rpidamente un ncleo de poder (que sin duda ser apoyado por las trasnacionales y todas las fuerzas reaccionarias, adems de Estados Unidos). Mientras Evo Morales organiza una eleccin, la derecha en cambio organiza su derrocamiento ilegal y violento, y desconocer los resultados del referndum si as le conviniera, del mismo modo que ha desconocido la Constitucin.

La propuesta de Antonio Peredo de enjuiciar a los dirigentes cruceos por sedicin tiene por el contrario una firme base legal y permitira, si la justicia los condenase, dejar en claro que no se est discutiendo la autonoma ni se est ante una mera disputa por la interpretacin de la Carta Magna y de las leyes, sino frente a un intento de golpe de Estado y de usurpacin del poder legal y frente al secesionismo promovido por motivos racistas y de clase por delincuentes que estn fuera de la ley. Pero eso significara que el gobierno debera utilizar la fuerza para hacer aplicar el fallo judicial. O sea, que debera recurrir no slo a la parte de la polica y de las fuerzas armadas que no quiere la divisin del pas, sino sobre todo a la fuerza organizada de los campesinos, cruceos y de todo el pas, y de las organizaciones sociales, que el gobierno slo estara dispuesto a movilizar in extremis, cuando est por perderlo todo. Ahora bien, lo tmido e inadecuado de sus reacciones comunica vacilacin, confusin y desnimo a los millones de trabajadores y pobres que lo apoyan, mientras en el campo opuesto, la arrogancia y las iniciativas de los racistas cruceos dan confianza a las derechas nacionales e internacionales. Nadie ley en La Paz la historia de la Revolucin espaola, que perdi, entre otras cosas, porque no liber las colonias, quitndole as los moros a Franco, ni hizo una reforma agraria (dejndole los campesinos gallegos y navarros), y porque fren la revolucin para salvar la Repblica, perdiendo as a ambas? Nadie recuerda a Danton, que deca que en una revolucin se necesita audacia, audacia y siempre audacia?

Lo cierto es que si Evo Morales no adapta de inmediato medidas agrarias urgentes y no se dedica urgentemente a movilizar sus bases de apoyo, encarando una situacin que es de emergencia nacional, no es seguro que pueda arrastrar fuera de la influencia de la derecha a vastos sectores de las clases medias urbanas, que se mueven sobre todo por motivaciones nacionales (estatizacin petrolera, destruccin del poder de la tradicional rosca oligrquica, mejoras sociales en todos los terrenos claves).


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter