Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2008

La situacin de Bolivia y la naturaleza del poder internacional

Juan Francisco Coloane
Argenpress


El fondo del tema boliviano se conecta a una dinmica internacional donde las transnacionales y Estados Unidos forman un eje dominante.

La situacin no se ha dado en ningn otro perodo despus de la Segunda Guerra Mundial, y con ninguna otra nacin que no sea en la Ex Yugoslavia, se ha propagado el tema de la desintegracin como Estado.

Por cuanto tiempo Bolivia se sostendr como Estado- Nacin? Es una pregunta legtima que surge especialmente despus del referendo autonmico en Santa Cruz. Crece la incgnita a partir del referendo revocatorio promulgado el 12 de mayo por el Gobierno de Evo Morales respecto a los mandatos del presidente y el vicepresidente de la Repblica, y de nueve prefectos departamentales.

Son frases para decirlas con el mayor cuidado posible, porque vastas legiones de funcionarios de gobierno, o ciudadanos que circulan por la calles en Bolivia ni en la ms remota de sus ideas, se plantean esta posibilidad.

Bolivia ha superado crisis mayores y la prensa internacional en particular magnifica, me dice una fuente contactada. Hay un exceso de pirotecnia en algunos analistas que se alimentan de lo apocalptico. Nadie quiere lo peor para Bolivia, y lo peor es lo que usted dice: la desintegracin, agrega. Uno queda pensando, y saca como conclusin de que ni el capital transnacional que domina en gran parte el eje econmico desea un colapso del estado.

En Amrica latina Bolivia es un caso extremo. Ni Nicaragua ni El Salvador, - por citar dos ejemplos de violencia extrema con intervencin externa-, en el peor perodo de la confrontacin, estimularon la percepcin de una nacin al borde de la desintegracin.

Puede ser tambin que la intensa actividad meditica que circunda los intereses econmicos transnacionales relacionados con la competencia de los estados, estimule esa sensacin. Pero an as, hay elementos formativos de la nacin Boliviana que el Gobierno de Evo Morales expuso en forma ms descarnada. El tipo de estado liberal que se intent armar por dcadas en Bolivia no funcion, y puede que sea un fenmeno generalizado en la regin que se oculta bajo sofisticados ejercicios de perfeccionamiento de la democracia y la gobernabilidad.

Independiente del resultado de este referendo, la integridad futura de Bolivia como Estado-Nacin de todas formas est condicionada por la naturaleza del poder internacional. Hay un nmero considerable de factores externos que han contribuido al actual estado de situacin en Bolivia.

Impacta la informacin de que financieramente Bolivia ha sido uno de los pases que ha contado con menos inversin directa en los ltimos dos aos (2006- 2007) segn el informe de la CEPAL de 2007.

De 21 pases analizados, en niveles bajos slo es superada por Belice y Paraguay. Bolivia recibi en 2006 como inversin directa 278 millones de dlares y en 2007, US $164 millones. Es menos de la quinta parte de lo recibido en promedio durante el perodo 1998/2002, (US $814 millones). Los pases que lideran son Brasil, Mxico, Chile, Colombia, Argentina y Per, en ese orden, con sumas que superan los 5 mil millones de dlares (Per) en el rengln bajo, y Brasil en el alto con US $34.585 millones. Argentina exhibe magros US $5.720 millones.

Como contraste, existe una gran dinmica financiera en torno a los hidrocarburos. Bolivia exporta cerca de 1.500 millones de dlares en hidrocarburos, con el grupo espaol REPSOL controlando el 74% de las reservas de gas. Existe una ley de gas y petrleo adoptada por los gobiernos anteriores a Evo Morales, que fue impuesta por el Fondo Monetario Internacional como condicin para un prstamo. Con esa ley se transferan $108 mil millones de dlares en reservas de gas y petrleo a las compaas extranjeras.

Estados con territorios desvalorizados

Algunos poderes del Estado, (el legislativo y el judicial, o el ejrcito, por el factor de las armas), como entidades a cargo del territorio donde funciona el capital transnacional y el liderazgo poltico que asume las responsabilidades del ejecutivo en el Estado, no siempre estn en la misma sintona.

Las zonas de clientela a veces no coinciden. Sin embargo el trasvasije de influencias en el nivel alto del poder es inevitable por el peso de la variable econmica: el capital transnacional nivela a estos diferentes poderes y los uniformiza. Los pone a conversar en un mismo lenguaje.

Se compone una simbiosis en la cual se hace difcil distinguir lo que es el carcter del Estado con su centralidad y autoridad poltica y territorial, y lo que es el liderazgo poltico circunstancial y econmico, que en la mayor parte de los casos es sostenido por el capital transnacional. Tampoco se puede distinguir qu poder representa a ms cabalidad el capital transnacional. Para esta simbiosis no hay instituciones de control, o informes de corrupcin provenientes de Transparency Internacional.

Bajo Snchez de Lozada, Yacimientos Petroliferos Fiscales Bolivianos se refunda a travs de tres consorcios semi privados: dos para exploracin y produccin y uno para transporte. El control mayoritario, incluyendo reservas e infraestructura por un valor de 11 mil millones de dlares, fue entregado a la British Petroleum y Enron a cambio de futuras inversiones. Evo Morales, desde que asumi ha intentado revertir esa situacin con resultados mixtos. Pero igual ha marcado la diferencia y ahora las transnacionales deben operar a dos y ms bandas para mantener su territorio.

Lo ms notorio en esta nueva fase de vulnerabilidad del estado, donde resalta el ejemplo de Bolivia, es que tanto el estado, como los que disputan su control, son sostenidos por el capital transnacional. Lase por esto un vasto rango, que va desde la ayuda externa de las agencias internacionales y los pases y las transacciones propias que las empresas multinacionales, que tambin estn engarzadas en la ayuda externa de los pases.

Como lo deca un informe del Institute for Policy Studies de Washigton, Bolivia es un paraso corporativo de las trasnacionales. Pero internamente hay una disputa entre estado y agentes externos. En la medida de que los pases menos desarrollados se deshacen de sus riquezas naturales, se van debilitando los ejes de sustentacin de sus territorios. En consecuencia, los estados desnaturalizan (o pierden) su misin ordenadora y de control.

La naturaleza del poder internacional es una caja negra, y est resguardada por una elite. Tanto Evo Morales como Hugo Chvez han desordenado los accesos a esta caja negra. Han abierto la cancha como dice un cientista poltico, y los que forman y aspiran a formar esa elite, en una posicin central o marginal se incomodan.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter