Portada :: frica :: Sahara: 40 aos de exilio y lucha
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-05-2008

Entrevista a Lucha Mohamed, nuevo embajador de la RASD en Angola
El POLISARIO ha de ir de la mano del pueblo saharaui y no al revs

M. L. Gonzlez
Rebelin


Cuando se le pregunta por su nuevo destino, el gesto de su cara deja traslucir un enorme entusiasmo. Vuelvo a frica dice-, y a un pas con cuyo pueblo pude compartir su independencia. Angola fue de las primeras naciones en reconocer al Shara Occidental y los pases africanos han sido los responsables de frenar la voracidad expansionista de Marruecos, de modo que ese continente es una prioridad absoluta para hacer valer las aspiraciones legtimas de nuestro pueblo.

La trayectoria de Lucha Mohamed lo ha colocado en los escenarios ms diversos durante los treinta y cinco aos que lleva como representante poltico saharaui. El pasado mircoles Rebelin publicaba un extracto de la alocucin del Frente POLISARIO ante la Cuarta Comisin de Naciones Unidas, en 1975. Fue l quien la ley ante la Asamblea.

1. En estos das se han conmemorado 35 aos del Congreso constitutivo del Frente POLISARIO y tambin de su primera accin armada. Hblenos de la fase actual que se vive en la estructura del POLISARIO, de cmo esta organizacin recoge las inquietudes de los saharauis y las proyecta hacia la movilizacin de los hombres y mujeres que viven tanto en los campamentos de Tindouf como en los territorios ocupados

En primer lugar, tengo que decir que el POLISARIO nace casi a la par que la lucha armada porque las autoridades coloniales, en lugar de asumir la negociacin reprimieron brutalmente a la poblacin civil saharaui y a los dirigentes del movimiento de liberacin de entonces, destruyendo toda su estructura. Las matanzas de junio del 70 fueron el ejemplo ms ntido de la actitud de los colonialistas espaoles en cuanto a ceder por la va pacfica la soberana del territorio al pueblo saharaui.

A partir de esta experiencia, los saharauis supimos que tenamos que hacer una organizacin fuerte, clandestina y que actuara de la nica forma en que se iban a escuchar nuestras reivindicaciones pues, es decir, a travs de las armas. En este sentido, tambin hay que decir que el entorno regional era muy hostil a cualquier aspiracin que significara la recuperacin nacional de los pueblos de la zona.

As las cosas nuestro objetivo entonces fue abrir brechas a nivel de la regin para que las tesis del POLISARIO tuvieran el mayor eco posible. Y lo conseguimos, tanto en Marruecos, con los movimientos estudiantiles marxistas-leninistas, como en Mauritania, donde tambin surgieron grupos de apoyo a nuestra lucha. Sin embargo, en un caso y en otro, la reaccin como estados no fue igual. Incluso Argelia fue cauta en esos aos.

Por estas razones y con los precedentes mencionados, la prioridad para el Frente POLISARIO fue y sigue siendo la unidad y nuestro primer objetivo, la independencia.

La unidad la alcanzamos hace 35 aos y la mantenemos ahora; ese es nuestro gran capital, especialmente teniendo en cuenta que todo lo hicimos por primera vez, as que lo que logramos fue a travs del trabajo y no de la experiencia. No haba historia en la que basarnos, tenamos que construir el futuro por nosotros mismos.

Esa unidad implica tener claro que las diferentes ideas que se dan en la poblacin no corren necesariamente en paralelo y que tampoco desaparecen espontneamente, as que los cambios tienen que venir de la propia reflexin de la ciudadana.

Para eso se abren los espacios de debate entre la poblacin de los campamentos, cuyas deliberaciones y acuerdos figuran cada ao en los documentos que se discuten en la Conferencias Nacionales y que luego se trasladan a los territorios ocupados.

Las acciones de un lado y de otro surgen de esos debates y de esas reflexiones y esto es positivo porque lo que se pretende es que los cambios sean subjetivos o, lo que es lo mismo, que sea el POLISARIO el que vaya de la mano del pueblo y no al revs.

2. El ltimo pronunciamiento de la ONU sobre el conflicto saharaui avala el derecho de autodeterminacin de dicho pueblo. Sin embargo, tanto la reciente declaracin del enviado especial de Naciones Unidas, Peter Van Walsum, como el lineamiento de los Estados Unidos hacia lo que se ha dado en llamar solucin realista parece que retratan un acercamiento hacia las tesis marroques de otorgar a este territorio una autonoma amplia, cerrando as el paso a la independencia del Shara Occidental. Qu anlisis hace el Polisario de ese giro hacia el realismo?

Para nosotros cualquier resolucin de la ONU que tenga como base (y es el caso de la 1813) la autodeterminacin es aceptable.

No as las declaraciones de Van Walsum, que no slo lo desautorizan como enviado especial del Secretario General de Naciones Unidas para el Shara Occidental, sino que lo autoexcluyen como intermediario de dicha instancia con las partes implicadas en este conflicto.

Si vamos a hablar de realismo, hagmonos una pregunta qu es ms realista, aceptar el hecho consumado de una ocupacin ilegal o defender los dictados de las leyes internacionales?

Para nosotros slo cabe la defensa de la legalidad internacional, pero ms all, podra plantearse otra cuestin y es que si se acepta el hecho consumado y no el referndum a que tiene derecho el pueblo saharaui es por una cuestin de intereses representados por Marruecos.

Todos los resortes de la economa marroqu estn en manos de Francia, que su principal valedor en las instancias internacionales, incluida la ONU, y son esos intereses los que determinan planteamientos como el que estamos analizando.

3. Casi en paralelo a la nueva resolucin de la ONU hemos asistido a un conjunto de acontecimientos que convierten, ms si cabe, a Marruecos en el gendarme de los intereses de Europa y Estados Unidos en frica. Por un lado negocia el estatuto avanzado en sus relaciones comerciales con la UE y, por otro, parece haber llegado a un acuerdo para que la sede del comando estadounidense en frica (AFRICOM), sea Tan- Tan. Usted es el nuevo embajador de la RASD en Angola, cul es su anlisis acerca de la correlacin de fuerzas que puede establecerse en la regin a la vista de esta confluencia de intereses de Europa y USA en Rabat?

En lo que se refiere a Europa, no podemos olvidar que Francia ser el pas que ocupe la presidencia europea en el prximo semestre, de modo que las negociaciones que estn teniendo lugar ahora no son ms que el reflejo de las intenciones de ese pas en cuanto a situar lo mejor posible a su aliado ms dcil en el continente africano. En ese contexto se explica que Bruselas est adelantando todos los trmites relativos al estatuto avanzado del comercio entre la UE y Marruecos.

Sin embargo, tampoco podemos obviar que estas negociaciones van en detrimento absoluto de la regin porque Marruecos no cumple ninguno de los parmetros que se exigen para llegar a ese estatuto. En este sentido es especialmente destacable la situacin interna de este pas, donde hace pocos das ha habido varios muertos entre los estudiantes de la Universidad de Marrakech, fruto de la represin ejercida por las autoridades policiales marroques.

La violacin sistemtica de los Derechos Humanos por parte de Marruecos deba frenar en seco el establecimiento de este tipo de relaciones privilegiadas, pero no es as en este caso.

Por otro lado, en lo tocante a la sede del AFRICOM, debo decir que, si bien es cierto que se ha publicado en varios medios de prensa, nosotros no manejamos datos que confirmen del todo esta informacin. De lo que s estamos seguros es que, si al final esto ocurriera, sera un elemento importante de desestabilizacin en la zona. Ninguno de los pases con los que han hablado los Estados Unidos han aceptado esta presencia militar en su territorio y todos ellos mostraran su ms decidido rechazo a que Marruecos actuara de forma contraria.

Adems, ya existen bases estadounidenses en varios emplazamientos marroques y, de hecho, este pas sirvi como una de las bases principales para los aviones de la CIA que durante aos han secuestrado personas en medio mundo para llevarlos a crceles secretas en el otro medio. En cualquier caso, de confirmarse este hecho, tampoco cabra la sorpresa porque Marruecos es capaz de regalar su territorio con tal de implicar a las potencias en su aventura colonial y favorecer su poltica expansionista en la zona.

4. Su prximo destino diplomtico, Angola, es un ejemplo de la lucha anticolonialista en frica. Cmo enfoca su trabajo en ese pas, teniendo en cuenta que el del suyo, el Shara Occidental, es el nico caso de colonialismo an no resuelto en ese continente?

De los pocos, porque tambin estn las islas Comores, que siguen siendo una colonia francesa. Pero, s es cierto que somos el nico conflicto abierto por un tema de descolonizacin en frica.

En cuanto al trabajo Angola, voy all, o ms bien regreso porque ya estuve all entre 1977 y 1981, con la conviccin de que ese pas ser una referencia tanto regional como continental y, por tanto, un lugar donde nuestro trabajo adquiere una gran trascendencia. Es un pas en reconstruccin en todos los sentidos y donde una parte de los esfuerzos se centran en cohesionar todas las posturas que marcan su poltica y evolucin interna.

Angola fue de los primeros pases, junto con Mozambique, Gambia o Namibia , en reconocer a la Repblica rabe Saharaui Democrtica (RASD) y su posicionamiento con respecto a las reivindicaciones de nuestro pueblo ha sido siempre firme. En este sentido, la lucha diplomtica de los saharauis ha tenido y tendr a ese continente como base prioritaria.

Nunca vamos a olvidar que fueron los pases africanos los que le pararon los pies a Marruecos y los que expulsaron a este pas de la Unin Africana por no respetar los principios de esta organizacin, concretamente los que hacan referencia a las fronteras coloniales.

Por todas estas razones, frica es el caparazn diplomtico de la lucha del pueblo saharaui.

5. Otro de los retratos que nos ofrece Angola es el de la importancia de la solidaridad y de las relaciones de compromiso real que pueden establecerse entre pueblos y naciones, cul es el mensaje que, en el momento actual, cabe transmitir al movimiento de solidaridad internacional con el pueblo saharaui?

En efecto, Angola nos ha legado esa enorme herencia y este es el tipo de solidaridad que los saharauis necesitamos. La batalla de Cuito Cuanavale, librada entre noviembre de 1987 y marzo de 1988, supuso el fin del apartheid que amenazaba todo el continente y la independencia de pases como Zaire o Namibia, que pudieron romper los grilletes coloniales que los ataban a las potencias occidentales.

Los saharauis luchamos contra un gendarme dcil de estas potencias, pero a ese gendarme se le puede vencer, como pudo hacerse con la lacra racista impuesta por el rgimen sudafricano. As, la solidaridad como movimiento ideolgico, no es exportar sistemas, es dejar que los pueblos decidan su destino. La democracia de Occidente no sirve en frica; slo cabe dar paso a los planteamientos y a los proyectos nacionales que se desarrollen en la propia tierra africana.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter