Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-05-2008

frica y las promesas de los ricos

Yadira Cruz Valera
Prensa Latina


Desde hace ms de 40 aos los pases ricos intentan exorcizar sus demonios anunciando millonarias ayudas para el continente africano, el mismo que durante siglos saquearon y explotaron.

Cifras escalofriantes de organizaciones internacionales y expertos regionales demuestran la ineficacia de las asistencias y polticas de desarrollo llevadas a cabo por Occidente en esa regin del planeta.

frica est muchsimo peor que en 1960, as anunci en el 2001 el doctor Bartolom Burgos, investigador del Centro de Informacin y Documentacin Africanas, de los Misioneros de frica (Padres Blancos) en un estudio donde demuestra la veracidad de su planteamiento.

En aquel momento, Burgos seal los pases menos avanzados han pasado de 20 a 49 en los ltimos 30 aos. De ellos 34 pertenecen a frica Subsahariana.

El proyecto de la ONU para reducir los pobres del mundo a la mitad de aqu al 2015 no lleva camino de realizarse, por lo menos en frica, sentenci.

Un informe del Banco Mundial(BM), publicado ese mismo ao, reforzaba la tesis de Burgos, al reportar que desde la dcada del 60 del pasado siglo ese continente mantena la misma produccin, pese a que en ms de cuatro dcadas su poblacin haba aumentado considerablemente.

Luego de siete aos la situacin en frica no ha cambiado y desgraciadamente las lapidarias tesis del experto y el BM se confirman, mientras, las ayudas no llegan o se convierten slo en el paliativo de un instante.

El pasado ao, el anuncio de la canciller alemana, Angela Merkel, de una ayuda de 60 mil millones de dlares para combatir el Sndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) y otras enfermedades en ese continente, fue recibido con escepticismo.

Tras esa decisin, tomada por los siete pases ms industrializados y Rusia (G-8) durante la cumbre del 6 al 8 de junio de 2007 en la ciudad alemana de Heiligendamm, la reaccin de buena parte de la comunidad internacional, no se hizo esperar, ante las promesas incumplidas de aos precedentes.

Muhammad Yunus, Premio Nobel de la Paz, asegur que el programa millonario de ayudas a frica aprobado para combatir el SIDA, la tuberculosis y la malaria es "slo una lucha contra los sntomas".

Para algunas Organizaciones No Gubernamentales que trabajan en la regin ese monto no cubre los objetivos de la ONU de extender los tratamientos a la mayor parte de la poblacin africana.

La cifra de 60 mil millones de dlares representa "un lmite a la ambicin que acabar costando millones de vidas ms", afirm Stave Cockburn, miembro de Stop AIDS Campaign.

Iniciativas como la anunciada por Merkel, ya haban sido acordadas dos aos antes, en Gleneagles, Escocia, cuando estas naciones propusieron ayudar a los pases ms pobres con 50 mil millones de dlares hasta el 2010, la mitad de ellos ofrecidos al continente africano.

Doce meses despus de que el G-8 se reuniese en Escocia, se inflaron las cifras a travs de la engaosa facturacin de medidas para condonar las deudas externas de los pases menos desarrollados, segn el economista estadounidense Jeffrey D. Sachs.

Los datos revelan la verdad ms cruda,- afirm Sachs en su artculo "Los pases ricos no han cumplido"- las asistencias al desarrollo enviadas a frica estn estancadas.

Entre el 2005 y 2006 el crecimiento de las ayudas totales para el continente alcanz slo un msero dos por ciento, subray el tambin director del Earth Institute en la Universidad de Columbia.

El BM, que normalmente se suele poner del lado de los donantes, admiti que, exceptuando la condonacin de las deudas externas, "la intencin de hacer jugosas inversiones ha quedado en nada", dijo.

Un informe de la Organizacin para la Cooperacin y el Desarrollo Econmico revel que las contribuciones de los ms desarrollados disminuyeron un cinco por ciento en 2006.

En un estudio realizado por la organizacin humanitaria Oxfam se calcula el costo del incumplimiento de las promesas, no en dinero sino en vidas.

Dos millones y medio de nios morirn por causas que la ayuda prometida; y no concedida podra evitar, segn el informe de esa organizacin no gubernamental.

Todos los aos cerca de dos millones de personas mueren a causa de la tuberculosis, a pesar de la disponibilidad de tratamientos que son eficaces en un 95 por ciento de los casos, afirman especialistas del Fondo Mundial contra las tres enfermedades.

La malaria cuesta a los pases africanos prdidas anuales de 12 mil millones de dlares en su Producto Interno Bruto, en cambio, su control supondra unos dos mil millones de dlares cada ao, segn estadsticas oficiales.

El declive econmico, el colapso de los sistemas sanitarios, la aplicacin insuficiente de medidas de control produce un aumento considerable de esas enfermedades en el continente.

nase a ello la pobreza, los bajos niveles de instruccin, la falta de servicios bsicos de salud, la malnutricin y las inadecuadas condiciones de vida que contribuyen a su propagacin.

Las polticas econmicas y la deuda externa, los conflictos armados internos- alimentados y manipulados en su mayora por potencias extranjeras- y el saqueo de las grandes transnacionales, son otras causales de la depauperada situacin africana.

Mientras, los pases ricos gastan miles de dlares en rimbombantes cumbres donde lavan sus conciencias anunciando millonarias ayudas, frica se desangra y sus hijos entonan cantos de dolor y muerte.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter