Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 25-05-2008

Hambre y piojos

Osvaldo Bayer
Pgina 12


Interesante. Acaba de ocurrir en esta Alemania. Gobernada, como la califican los socilogos de fuste, por una coalicin de la izquierda moderada (las comillas son mas) y la derecha moderada. (La derecha siempre es moderada, en la Argentina hubo pensadores que calificaron a Videla de gobernante moderado.) Es decir, en Alemania el gobierno est compuesto por demcratas cristianos y socialdemcratas. Pues bien, el ministro de Trabajo, Olaf Scholz, sali a leer un documento oficial ante los periodistas. En ese documento, estudiado y redactado por organismos oficiales, se seala que en el 2007, en Alemania el pas mejor organizado econmicamente de Europa ha avanzado la pobreza y, al mismo tiempo, avanzado la riqueza. Se seala en ese estudio que en Alemania el 13 por ciento de la poblacin est bajo el nivel de pobreza, y otro 13 por ciento no cae en la pobreza porque cobra del Estado ayuda por nio o el seguro de desocupacin.

Pero cmo? Acaso Fukuyama no nos asegur que el capitalismo, por s mismo, iba a solucionar todos los problemas econmicos del mundo? Qu podemos esperar si Alemania va para atrs? Claro, en lo que respecta slo a los pobres, porque el mismo estudio oficial seala que los ricos van para adelante, a toda vela. Palabras textuales del ministro Olaf Scholz: La tijera entre pobres y ricos se ha abierto ms an. Bien, aqu podramos preguntarle al ministro por qu con esa tijera no le cortan las alas al sistema econmico que aplican. Las ganancias de los ricos crecieron agreg el ministro y la clase media se ha estancado. Tal cual. Y agreg: Es deprimente, en especial, que haya crecido el nmero de los que trabajan y a pesar de ello se encuentran en situacin de riesgo de caer en la pobreza.

Por supuesto, algunos lectores dirn que los pobres en Alemania no son tan pobres como en la Argentina. En la Argentina nuestros pobres viven en villas de emergencia, como el idioma oficial las denomina, eliminando la palabra de la sabidura del pueblo, que las llama villas miseria. Los pobres en Alemania viven en casas. Pero igual, la humillacin de la diferencia es la misma. Se nota en los supermercados de aqu entre quienes todos los das compran nada ms que fideos o papas y no salen jams de vacaciones y todos los otros que aprovechan las exuberancias perversas de la sociedad de consumo y que ahora van en jets privados a sus vacaciones en la Costa Azul. S, hay cada vez ms jets privados.

Hasta se llega a esto, que tendra que darnos vergenza a todos como seres humanos: en Munich se acaba de inaugurar la feria de los ricos, s, para millonarios, Luxurious Fair, tal cual el nombre con que se anuncia. La entrada cuesta nada menos que 35 euros y se vende lo ms exquisito y extico que la mente humana pueda imaginar. Por ejemplo: handies de lujo de oro puro y adornados con diamantes. El pequeo aparato est dentro de un estuche en madera de arce de azcar. El modelo red devilkin of the stars fue comprado por un industrial alemn en 149.000 euros para regalrselo a su hija cuando ella termin su secundario. La sociloga alemana Ricarda Junge se pregunta en un artculo titulado Nosotros, forjadores de la felicidad, ante la nueva estadstica de la pobreza: Por qu el 26 por ciento de nuestra poblacin debe vivir en la pobreza o marginada? Es nuestra culpa? O nos explicamos todo como los norteamericanos puritanos que se rigen por la regla: Dios premia a los buenos con la riqueza y castiga a los malos con hambre y piojos?.

Una pregunta concreta de la sociloga. Cmo la responderan nuestros obispos?

Eso s, armas, ms armas. En vez de repartir el pan nuestro de cada da, se fabrican ms armas y se siguen haciendo grandes negocios con ellas. Las estadsticas enferman. Entre el 2001 y el 2006 los gastos militares mundiales crecieron un treinta por ciento, y ese ao 2006 fueron de 1179 billones de dlares. Cnicamente se habla de que el mundo est en tiempos de paz fra. La mitad de esos gastos corresponden a Estados Unidos, 528 mil millones de dlares. Luego, le siguen China, la India, Pakistn, Indonesia y Rusia. Alemania es el tercer pas que ms exporta armas, 7,7 mil millones de Euros. Slo lo anteceden Estados Unidos y Rusia.

Para fabricar esas armas y tantos productos superfluos, el ser humano ha destruido su propia naturaleza. Lo dicen los expertos de Naciones Unidas en su documento Advertencia antes de la catstrofe. Naturaleza destruida, tala de bosques, desaparicin de la vida silvestre, catstrofes climticas, a esto ltimo lo hemos visto en las imgenes televisivas de los ltimos das, en todos sus horribles detalles. El ecologista Joachim Wille lo ha definido todo en una corta frase: La multiplicidad de las especies biolgicas desaparece dramticamente, porque con la destruccin de la naturaleza se gana mucho dinero. Est todo dicho. El presidente de Alemania, Horst Khler, ha mirado ms all y manifest por fin la verdad: Los bancos han convertido a los mercados financieros mundiales en un monstruo. Debemos ponerle barreras. Ojal que esa advertencia no slo la haya dicho porque muy pronto est en juego su reeleccin.

De Italia siguen llegando noticias que asustan a los alemanes. Ya de Italia no llegan ni siquiera buenos tenores, ahora vienen de Latinoamrica, ha dicho con sorna un comentarista alemn. Las organizaciones de derechos humanos de Europa estn preocupados por el crecimiento del neofascismo italiano. Y remarcan las iniciativas de Berlusconi: ms polica y expulsin de los inmigrantes ilegales. Esto ltimo es vergonzoso para un pas que en su historia se salv por la cantidad de emigrantes que envi al exterior, muchos de los cuales ayudaron a sus familias enviando dinero a la vieja patria. Berlusconi tendra que aprender que la nica salida humana para retener la ola de pobres que va inundando Europa desde el Tercer Mundo es invirtiendo en esos pases, creando nuevas fuentes de trabajo. No, Berlusconi es el demagogo que cree que con la expulsin de los abandonados del mundo y con ms polica va a solucionar sus problemas econmicos.

Pero no le va a resultar fcil a Berlusconi volver solapadamente a los tiempos del Duce. Hay una juventud que no se rinde. Por ejemplo, los ms de diez mil jvenes que concurrieron en Verona la semana pasada a recordar a Nicola Tommasoli, muerto a patadas por los neofascistas de la ciudad de Romeo y Julieta. Y tambin los jvenes que asistirn al concierto que se dar maana domingo en la Escuela de Msica de Treviso en recuerdo de Bruno, mi nieto, que prefiri tener alas para ser nube en vez de soportar una sociedad de la alcahuetera y del sobado del poder.

Pero no slo hay noticias malas en el mundo. De la Argentina me llega una noticia que me llena de alegra: se hizo justicia con los ajeros, los humildes recolectores del ajo en Mendoza. Se reincorpor a los cesantes. Fue porque en ningn momento abandonaron la lucha. Y otra ms: la ciudad de Concordia, a travs de sus representantes, elimin el nombre de Julio Argentino Roca en su costanera y le puso el de Pueblos Originarios. Eso se llama coraje civil. La vida no se rinde.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter