Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-05-2008

Incluso los que poseen cobertura sanitaria sienten la presin de los costos de la salud
La crisis econmica hace aumentar el nmero de personas sin seguro mdico

Reed Abelson y Milt Freudenheim
The New York Times


La desaceleracin econmica ha hecho que aumente el nmero de personas que carecen de seguro mdico. Sin embargo, actualmente esta situacin amenaza con afectar a millones de personas que tienen seguro y que hayan que su cobertura es demasiado limitada o que no pueden pagar la cuota de los gastos de salud que les corresponde.

La carga cada vez mayor de la atencin mdica

Muchos de los 158 millones de personas que gozan de la cobertura de salud que proporciona el seguro mdico de las entidades empleadoras luchan por cubrir los gastos de salud que son ahora mucho ms elevados que lo que solan ser a menudo como resultado de cierta combinacin entre primas incrementadas, una cobertura menos amplia, y un aumento de los copagos y los deducibles abonados con el dinero de los beneficiarios.

Con el aumento de los costos de la medicina, puede que la cobertura que muchas personas poseen no los proteja adecuadamente de la conmocin financiera que significa acudir a una consulta de urgencias o someterse a una ciruga mayor. Para algunos, hasta las visitas rutinarias al mdico pudieran ahora pasar a un segundo plano con respecto a algunos gastos esenciales, como los alimentos y la gasolina.

Es una merma constante a los ingresos de la gente, dijo James Corbin, ex funcionario sindical que trabaja para una empresa local de servicios en Tucson.

El Sr. Corbin aadi que segn el plan de salud de su empleador, l y sus colegas ahora se ven obligados a pagar hasta 4 000 dlares al ao por los servicios mdicos de sus respectivas familias, adems de los 1 600 dlares al ao en primas. Hace cinco aos, ellos no pagaban primas, y slo deban abonar aproximadamente 2 000 dlares por los servicios de salud a sus familiares.

Ha sido un incremento significativo, aade el Sr. Corbin. Usted simplemente pierde el salario de un mes.

Muchos mdicos han dicho que ya el debilitamiento econmico est haciendo que muchas personas con seguro mdico vacilen antes de recibir la atencin mdica que necesitan, y se nieguen a desembolsar el copago de 50 dlares por una visita al mdico. Los padres demoran ms en traer a sus hijos, dijo el Dr. Richard Lander, pediatra de Livingstone, Nueva Jersey. Ellos le dicen, La nia no est tan enferma; su temperatura es de slo 38 grados.

El problema del pago por la atencin mdica se torna ms agudo an para las personas que no tienen seguro, un sector poblacional que se espera que muy pronto exceda los 48 millones de personas, pero los que tienen seguro dicen que ellos tambin estn sufriendo las consecuencias.

Desde la recesin del ao 2001 el costo promedio que para un empleado tiene una cobertura de salud anual para toda la familia casi se ha duplicado de 1800 a 3 300 dlares- mientras que los ingresos ni por asomo crecen al mismo ritmo. Adanse a esto otros gastos mdicos que han de ser pagados con el dinero propio de los beneficiarios, y la porcin del ingreso promedio de una familia estadounidense que se dedica a la atencin mdica ha aumentado aproximadamente un 12 por ciento, segn la firma de contadura y consultora Deloitte. Actualmente este por ciento es casi la quinta parte de los gastos de una familia promedio.

En una encuesta reciente realizada por el centro de investigacin de salud Deloitte, slo el 7 por ciento de las personas han dicho estar preparadas desde el punto de vista financiero para enfrentar sus necesidades futuras en trminos de atencin mdica.

Shirley Giarde, de Walla Walla, Washington, no estaba preparada cuando su esposo, Raymond, de pronto present una insuficiencia cardiaca congestiva el ao pasado y necesit un marcapasos y la aplicacin de un desfibrilador. Como el empleo de su esposo no le proporcionaba ningn beneficio de salud, ella pag ambos servicios mediante una pliza para el empleado por cuenta propia que ella pudo obtener como propietaria de una tienda de artculos de novia y trajes de etiqueta llamada Purple Parasol.

Pero cuando Raymond present sus problemas de salud, la Sra. Giarde descubri que su seguro cubra solo la cantidad de 22 000 dlares y los dejaba a ellos con una factura impaga en el hospital por un monto de 100 000 dlares.

A pesar de que el hospital accedi a reducir esa deuda a casi 50 000 dlares, la Sra. Giarde an tiene que hacer grandes esfuerzos por pagarla en parte porque la crisis en la economa ha hecho que disminuyan bruscamente las ventas en la Purple Parasol. Su esposo, que actualmente es un discapacitado y se ve imposibilitado de trabajar, no tendr derecho a un ao ms de Medicare, y ella no puede pagar los 758 dlares mensuales que costara inscribirlo a l en un plan de seguros estatal destinado a personas que no pueden pagar un seguro privado.

Hace poco ella refinanci su auto, un Toyota Highlander del ao 2002, para poder pagar los medicamentos del corazn que su esposo necesita, y que cuestan unos 400 dlares mensuales.

Los expertos han dicho que, con demasiada frecuencia, para aquellos cuyo seguro es insuficiente, la cobertura pudiera parecer un seguro mdico slo de nombre apropiado slo en tanto los beneficiarios no enfrenten problemas de salud.

Se ha producido un verdadero cambio en la carga de la atencin mdica para las personas que se enferman, dijo Paul B. Ginsburg, presidente del Centro para el Estudio de los Cambios en el Sistema de Salud, un grupo de investigacin en Washington.

Las compaas y los polticos an no han centrado su atencin en las consecuencias que tienen los problemas econmicos en la atencin mdica de los empleados, dijo Helen Darling, presidente del Grupo Empresarial Nacional para la Salud, una asociacin radicada en Washington que agrupa aproximadamente a 200 grandes empleadores.

Cuando una persona o una familia tienen que pagar de su propio bolsillo tres, cuatro, o cinco veces el monto del plan de salud que tenan en el momento en que se produjo la ltima recesin, eso se convierte en un gran problema, dijo ella. Los estadounidenses han estado invirtiendo sus incrementos salariales en el sistema de atencin mdica.

Una carga cada vez mayor para el sistema de salud

Sage Holben, de 62 aos de edad, tcnico bibliotecario que padece de diabetes y se mantiene activo en su sindicato local en Saint Paul, ha dicho que en el ao 2003 los miembros del sindicato acordaron una congelacin del salario durante dos aos para proteger su cobertura mdica. Pero quizs al sindicato, que dar inicio a una ronda de conversaciones sobre el prximo contrato en el otoo de este ao, le sea difcil continuar con ese tipo de arreglo, segn dijo el Sr. Holben. La situacin ha llegado a un punto en que de todos modos estamos perdiendo, agreg.

Con mi salario vivo al da, de un pago a otro, dijo el Sr. Holben, quien gana aproximadamente 40 000 dlares al ao en la Universidad Estatal Metropolitana.

Cuando comenz a trabajar en ese empleo en el ao 1999 las prestaciones por concepto de atencin mdica no exigan ningn copago por las visitas al mdico. Ahora el costo por cada consulta, que ella debe cubrir con dinero de su bolsillo, asciende a 25 dlares, y ella paga 38 dlares al mes por su medicina para la diabetes. Hace dos aos que no va al oftalmlogo, a pesar de que los exmenes oftalmolgicos son indispensables para las personas que padecen de diabetes, y ella sabe que necesita espejuelos nuevos. Tampoco se controla el nivel de azcar en la sangre con la regularidad que debiera debido al costo de los materiales.

No es un costo exorbitante, agreg; simplemente es uno ms. Y todo esto se agrega al costo creciente de los servicios, la gasolina, y los alimentos y a los cientos de dlares en reparaciones que su chevrolet Cavalier necesita.

Muchos empleadores s reconocen que sus trabajadores enfrentan dificultades financieras, incluso a pesar de que les solicitan que cubran una porcin cada vez mayor de sus facturas mdicas.

Esto hace que el trabajo que tenemos que hacer se convierta en un reto an mayor, le expres Anne Silverman, vicepresidente a cargo de las prestaciones en Amrica del Norte a la casa editorial Reed Elsevier. Los empleados se sienten presionados por el monto del salario que les queda disponible.

An as, puede que un mayor nmero de compaas considere que no tienen otra alternativa ms que exigirle a los empleados que cubran una porcin an mayor de sus gastos de salud, expres Ted Nussbaum, consultor especializado en prestaciones que trabaja en la firma Watson Wyatt Worldwide ; y agreg que cuando una economa dbil socaba la seguridad en el empleo, puede que los trabajadores simplemente se vean obligados a aceptar un menor nmero de prestaciones.

Si bien el Sr. Nussbaum y otros consultores dicen que es poco probable que haya una gran cantidad de empleadores que simplemente le retiren la cobertura a sus trabajadores, los problemas econmicos pudieran incitar a muchos de ellos a impulsar los llamados planes en funcin del consumo. Estos planes tienden a compensar el bajo nivel de las primas con el alto nivel de los deducibles anuales.

Y si bien estos planes por lo general les permiten a los empleados depositar los ahorros antes de la deduccin de los impuestos en cuentas especiales destinadas a la atencin mdica, siempre terminan por obligar al trabajador a asumir una porcin mayor de los gastos generales de salud. Alrededor de 6 millones de personas estn inscritas actualmente en estos planes de salud.

Entre los empleadores, los ms presionados pudieran ser las empresas pequeas. Sus primas de seguro tienden a ser proporcionalmente ms altas que las que pagan los grandes empleadores, porque las compaas pequeas tienen poco poder de negociacin con las aseguradoras.

Los costos de salud estn sepultando a las pequeas empresas, opin Mike Roach, propietario de una pequea tienda de confecciones en Portland, Oregn. Recientemente prest declaracin ante una audiencia del Senado, conducida por Ron Wyden, Demcrata por el estado de Oregn, sobre la cobertura de salud.

El ao pasado, el Sr. Roach pag alrededor de 27 000 dlares en primas de salud para sus ocho empelados. Ha habido un gran cambio, expres, y seal que se vio obligado a aumentar los deducibles anuales de sus empleados en un 50 por ciento, o sea, a 750 dlares.

En todo el pas, algunos trabajadores simplemente se han quedado sin sus planes de salud para empleados.

Despus que Brian Falacienski, de Milton, Florida, fuera despedido el pasado ao de su empleo como topgrafo de una compaa de construccin, l encontr otro empleo. Pero el costo de su nuevo plan de salud -800 dlares al mes para una cobertura con un deducible anual de 1 000 dlares- estaba fuera del alcance del Sr. Falacienski, de 38 aos, quien es casado y tiene una hija de dos aos de edad.

Su esposa, Marianne, comenz a averiguar sobre las plizas de seguro individuales y pudo encontrar algunas para su esposo y su hija que ofrecan una cobertura bsica, si bien mnima, a un costo de 161 dlares al mes para el padre y la hija. Pero la Sra. Falacienski, de 32 aos de edad, que padece de artritis y del trastorno digestivo severo provocado por la enfermedad de Crohn, no posee actualmente ningn seguro de salud. Ella dijo que, como resultado de sus padecimientos, haba sido rechazada por cuatro importantes aseguradoras.

Solicit incluso el Medicaid, dijo, pero mi sueldo no era lo suficientemente bajo.

Traducido por Beatriz Muoz, traductora del Equipo de Servicios de Traductores e Intrpretes (ESTI).



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter