Portada :: Cultura :: Leer
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-05-2008

Abundantes novedades editoriales del gran novelista austriaco
"Tarabas" de Joseph Roth, el ser humano en su encrucijada

Jess Aller
Rebelin


Ciertamente, el paso del tiempo consolida a Joseph Roth como uno de los valores fundamentales de la literatura en lengua alemana de la primera mitad del siglo XX. La honda dimensin humana de su obra, marcada por la cadena de contrariedades y frustraciones que marcaron su vida hasta su temprana muerte, unida a su valor literario, contribuyen sin duda a que lo veamos hoy como uno de los cronistas ms brillantes de las conmociones de aquella poca, y hacen tambin que el inters por sus libros no deje de crecer. Varias editoriales del mbito hispnico, Acantilado principalmente, pero tambin Minscula, Anagrama, Siruela y algunas ms, estn empeadas en la laudable tarea de poner en las libreras la obra narrativa completa de Joseph Roth. Una novedad reciente en este sentido ha sido la recuperacin por Acantilado de la excelente traduccin de Tarabas debida a Feliu Formosa y que ya haba publicado Seix Barral en 1983. Esta novela vio la luz por primera vez en la editorial Querido de Amsterdam en 1934.

De origen judo, Joseph Roth nace en 1894 en Brody, una pequea ciudad de Ucrania Occidental (no lejos de Lviv), que por entonces formaba parte del Imperio Austro-Hngaro. Tras estudios en Lviv y Viena y el paso por un regimiento de tiradores del ejrcito austriaco durante la Gran Guerra, ejerce el periodismo y viaja con frecuencia como corresponsal del Frankfurter Zeitung, residiendo sobre todo en Berln, Viena y Pars. Al mismo tiempo, comienza una carrera literaria de la que no podemos dejar de mencionar aqu una obra de 1924, La rebelin, que acaba de aparecer tambin en el catlogo de Acantilado con traduccin de Feliu Formosa. Andreas Pum es un mutilado de la Gran Guerra que se gana la vida en Viena con un organillo, y el relato resulta una crnica de la transformacin de su carcter, el de un conservador que odia cualquier signo de discrepancia con el poder, cuando un ridculo incidente en un tranva destruye la precaria felicidad que haba conquistado y da con sus huesos en la crcel. Comprende entonces Andreas la injusticia que gobierna el mundo y desarrolla una aguda solidaridad con todos los que sufren, unida a una amarga visin de la universal estupidez: "Puede que no fuera un ser humano. O estaba enfermo, con el corazn dormido. Porque puede darse una cosa semejante. El corazn est sumido en un profundo sueo, late y late, pero es como si hubiese muerto. Mi pobre cabeza no tena ideas propias. Porque la naturaleza no me ha dado un gran discernimiento, y mi pobre inteligencia fue engaada por mis padres, por la escuela, por el sargento, por el capitn y por los peridicos que me daban a leer." Es ste un proceso de sensibilizacin con el sufrimiento que culmina en frases lcidamente blasfemas: "Tienes miles de asuntos entre tus manos y no aciertas a resolver uno solo? Qu clase de Dios eres t?", "No quiero tu misericordia. Mndame al infierno." De su produccin de esta poca tiene especial inters tambin La tela de araa (1923), donde explora los orgenes del nazismo. Esta novela fue publicada por entregas en el diario socialdemcrata Wiener Arbeiter-Zeitung, y la ltima de ellas apareci unos das antes de que en Mnich se produjera el "Putsch de la cervecera", primer intento de Hitler de hacerse con el poder. Tras estos trabajos narrativos, el xito, algo tardo, le llegar a Joseph Roth con Job (1930) y La marcha Radetzki (1932). La primera contiene la historia de una familia juda de Europa Oriental que emigra a los Estados Unidos, y con las resonancias bblicas y el carcter alegrico que apuntan en el ttulo, es sobre todo una reivindicacin del derecho del ser humano a una noble y simple felicidad ms all de los patrones culturales que le son impuestos. La marcha Radetzki muestra el ocaso de una familia en el final del imperio Austro-Hngaro y transmite el sombro estado de nimo de su autor ante el derrumbe de un mundo que l consideraba su patria.

En 1926, Joseph Roth es enviado por el Frankfurter Zeitung a la Unin Sovitica para que aporte a los lectores del diario su personal visin de la Rusia roja. Estos artculos acaban de ser editados en Espaa con el ttulo de Viaje a Rusia (Minscula, traduccin de Pedro Madrigal), y componen un libro de sumo inters en que un observador agudo y amistoso nos regala una instantnea de un momento clave de la revolucin, de recuperacin econmica debida a la NEP por un lado y por otro de comienzo de luchas por el poder tras la muerte de Lenin. Roth recorre el pas y comenta muy favorablemente las soluciones halladas a la cuestin nacional, casi resuelta incluso en el Cucaso, y a la discriminacin de los judos; observa el progreso de la moral sexual y los cambios en el papel social de la mujer, que suponen una revolucin dentro de la revolucin, el avance de la educacin y a la Iglesia y la religin puestas por primera vez en su lugar: "En la Rusia sovitica no se persigue a la Iglesia. Slo se lucha contra su poder e influencia. (...) No se castiga la credulidad, slo se trata de erradicarla." Le decepciona sin embargo el acartonamiento de la prensa y el resurgimiento de una cierta mentalidad burguesa, que traiciona sus esperanzas de que la revolucin pudiera alumbrar un nuevo espritu en las relaciones humanas. En conjunto su impresin es la de que el impulso revolucionario parece haberse agotado: "Si escribiera un libro sobre Rusia, ste tendra que describir una Revolucin ya apagada, una llama que se consume, restos de brasas y mucho fuego artificial."

A partir de 1933, Joseph Roth, exiliado del nazismo, peregrina por diversas ciudades europeas y termina instalndose en Pars, donde pobre y alcoholizado fallece en 1939. Ili Ehrenburg en sus memorias lo recuerda as en esta ltima poca: "En 1937 llegu a Pars por unos das procedente de Espaa. Al pasar por la calle Tournon vi a Roth en un caf. Me llam. Tena mal aspecto. Se comprenda que luchaba por vivir, pero se mostraba muy corts, como siempre, con la pajarita de la corbata bien anudada. (...) Hablaba con coherencia, slo sus manos temblaban. Me pregunt qu tal por Madrid; me escuch atentamente y luego me dijo: "Actualmente, envidio a todo el mundo. Usted, en efecto, sabe lo que tiene que hacer. Yo ya no s nada. Demasiada sangre, cobarda y traicin..." Ehrenburg recuerda como Roth beba continuamente y mostraba un estado de nimo sombro. Tras las impresiones de su viaje a la URSS, no le quedaba ciertamente nada a qu aferrarse en la tragedia que se precipitaba.

Puede decirse que Tarabas repite a la inversa el esquema de Job, pues aqu el principio de la narracin nos presenta a Nikolaus Tarabas, un joven ruso, en 1914 en Nueva York, donde ha buscado refugio tras involucrarse en actividades revolucionarias en su pas. El hilo del relato nos va a mostrar la evolucin del carcter de su protagonista en un proceso que tiene bastante de sendero inicitico y que culminar con el desarrollo de sus ms nobles cualidades humanas en un peregrinaje de la oscuridad hacia la luz. La vida de Nikolaus Tarabas en Nueva York es la de un joven celoso y violento al que sus pasiones incontroladas estn a punto de convertir en homicida. Despus, el anuncio de la guerra en Europa lo lanza desengaado de regreso a su pas, y all se transforma en un militar sanguinario que encuentra el sentido de su vida en la lucha, de forma que "aquel que, como el propio Tarabas, no amaba la vida y no tema la muerte, era su amigo del alma."

El final del conflicto lleva al coronel Tarabas a la pequea ciudad de Koropta, donde como jefe de la guarnicin local arrastra una existencia ociosa hasta que un pogromo le obliga a intervenir con energa. Es entonces cuando un acontecimiento aparentemente de escasa trascendencia va a cambiar el curso de su vida. En un momento en que los judos tenan rdenes terminantes de permanecer en sus casas, el coronel Tarabas se encuentra en la calle con Schemarjah, el servidor de la sinagoga, que transporta los rollos de la Tor quemados en los disturbios para enterrarlos en el cementerio judo. Los dos hombres forcejean y cuando Tarabas arroja los rollos al suelo, "Schemarjah embisti con los dos puos cerrados y la cabeza baja contra el pecho poderoso del coronel." El ridculo asalto enfurece a Tarabas, que arremete brutalmente contra Schemarjah y le arranca las barbas. Tras toda una vida de violencia, este hecho resulta ser sin embargo el desencadenante de una profunda conmocin en Tarabas, que adquiere gracias a l conciencia de la oscura pasin a la que se ha entregado desde su juventud. Al poco tiempo abandona la ciudad y vive como un vagabundo expiando sus culpas el resto de sus das. Slo cuando siente su final prximo, realiza una visita a sus ancianos padres, que no lo reconocen, y regresa a Koropta en busca del perdn de Schemarjah, a quien hace al fin heredero de sus escasos bienes.

Escrita por alguien que haba conocido la locura de la guerra y en un momento en que nuevos conflictos asomaban en el horizonte, Tarabas parece encerrar sobre todo una meditacin sobre el sinsentido de la violencia, pero destaca tambin por la penetracin psicolgica del carcter del protagonista y por su fiel retrato de una sociedad marcada por la difcil convivencia entre judos y cristianos. La admirable prosa del libro huye de los efectos y se concentra en un relato que resulta ser una exploracin de los abismos del corazn humano y de nuestra desperdiciada capacidad para la lucidez. Sobriedad y profundidad sumadas hacen que al final nos sintamos en presencia de una densa alegora que queda con nosotros para siempre. Joseph Roth, un espritu europeo en pugna con las visiones excluyentes que tomaban vigor en su tiempo, presenta sin duda el horror que se aprestaba a aduearse de Europa. sta es tal vez la razn de que nos dejara en Tarabas uno de esos textos clarividentes en que los poetas se permiten el privilegio de salvar al mundo cuando ya nada lamentablemente puede ser salvado de la mquina enloquecida de la historia.


http://www.jesusaller.com



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter