Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 27-05-2008

Por qu el primer ministro de Israel quiere negociar con Siria
Olmert opta por la paz

Gilad Atzmon
Palestine Think Tank

Traducido para Cubadebate, Rebelin y Tlaxcala por Manuel Talens


Ehud Olmert, el primer ministro de Israel, asegur el pasado 22 de mayo en el diario Haaretz que las prximas negociaciones con Siria en Estambul son un acontecimiento histrico, ni ms ni menos. Tiene razn. Es la primera vez en la historia de Israel que un primer ministro se embarca en negociaciones de paz para evitar una investigacin policial de sus propias actividades delictivas. Parece que Olmert est buscando una rpida va de escape que detenga en seco la investigacin.

La Knesset israel ha sido siempre un refugio para delincuentes israeles y gngsteres judos, que se aprovechan de la inmunidad que tienen sus miembros. Esto no es nuevo: el bandidaje es muy comn entre los lderes israeles.

La lista de sinvergenzas y condenados por la justicia en el entorno poltico de Israel es interminable. Hace unos aos, una encuesta realizada en el pas revel que el 60% de los miembros de la Knesset tenan antecedentes penales. Es bien sabido que el anterior presidente del Estado judo, Moshe Katsav, perdi su prestigioso cargo porque fue acusado nada menos que de delitos sexuales violacin y acoso, as como del delito ms banal de escuchas ilegales. Omri Sharon, hijo de Ariel Sharon y tambin miembro de la Knesset por el Likud y la Kadima, est acusado de soborno. Su padre tuvo la suerte de convertirse en una legumbre justo a tiempo de librarse de la vergenza de que lo destituyeran de su puesto de primer ministro por su participacin en el mismo delito.

Ehud OlmertOlmert no es diferente, es tan corrupto como el que ms. Sin embargo, cabe la posibilidad de que pueda controlar su destino. Todo lo que tiene que hacer es presionar suficientemente a las autoridades policiales para que detengan la investigacin de sus fechoras.

Olmert no es Tolstoi, pero tiene dos alternativas para elegir: la guerra y la paz. Ningn detective de la polica israel hostigara a un primer ministro en tiempo de guerra. Por la misma razn, nadie hostigara a un primer ministro en medio de un esfuerzo histrico de conciliacin con el vecino ms hostil de Israel. Aunque estbamos preparados para que Olmert arrasara Gaza o golpease a Hezbol, se ha decantado por la alternativa de la paz. Es obvio que ha tenido en cuenta la colosal derrota del ejrcito israel en Lbano hace menos de dos aos, as que, ante la duda, ha decidido no confiar en sus generales. Todo hace suponer que estos ltimos tampoco confan en s mismos, pues se han dado cuenta de que los rabes ya no son blanco fcil como antes: ahora contraatacan y lo hacen bastante bien.

Sin un ejrcito con el que librar sus guerras, a Olmert no le queda otra que la paz. Est claro que carece de poder poltico para iniciar una retirada de los Altos del Goln. Ha elegido la paz porque sabe que los israeles estn lo bastante desesperados como para que quiz puedan aceptarlo. Los israeles saben la verdad: los das del Estado judo estn contados y la denominada ventana de la oportunidad se cerr hace tiempo. Israel est rodeado de enemigos y la mayora demogrfica de los judos en el territorio se est convirtiendo en agua pasada.

Los usamericanos y los britnicos estn asimismo tan desesperados que apoyan la iniciativa de Olmert. Bush, Blair y Brown necesitan un xito diplomtico, incluso si no conduce a ninguna parte. En la poltica occidental todo se mide con la perspectiva del corto plazo. Por eso solemos cambiar de opcin como de chaqueta.

Si se tiene en cuenta la reciente derrota militar israel en Lbano y las cobardes tcticas que su ejrcito utiliza en Gaza para evitar enfrentamientos sobre el terreno (sus bombardeos alcanzan de forma indiscriminada a la poblacin civil), cualquier retirada israel del Goln sera considerada por israeles y rabes como una bandera blanca. No hay mucha gente en la poltica de Israel dispuesta a respaldar esa iniciativa, y menos an en el ejrcito o en los servicios de inteligencia. Por eso, hemos de llegar a la conclusin de que la iniciativa de paz est ah para solventar los problemas personales inmediatos de Olmert, para posponer la investigacin penal de sus actividades, para darle al corrupto un respiro en el poder.

Segn el Haaretz, Fuentes cercanas al presidente iran Mahmoud Ahmadineyad declararon el viernes que ste no poda ocultar su decepcin y su sorpresa ante las noticias de las conversaciones de paz israelo-sirias.

Mi querido presidente Ahmadineyad, no se preocupe. Nada ha cambiado y nada cambiar. Los israeles no van a aceptar la nueva iniciativa, es algo que les resulta imposible. Israel slo es capaz de funcionar entre conflictos, es un Estado que se define a s mismo por la negacin. El da que sus ciudadanos empiecen a buscar una paz verdadera habrn dejado de ser israeles.

Fuente http://palestinethinktank.com/2008/05/25/olmert%e2%80%99s-peace-spin/

Esta traduccin en Tlaxcala:
http://www.tlaxcala.es/pp.asp?reference=5224&lg=es

Sobre el autor.

El escritor y traductor espaol Manuel Talens es miembro de Cubadebate , Rebelin y Tlaxcala , la red de traductores por la diversidad lingstica. Su novela ms reciente es La cinta de Moebius (Alcal Grupo Editorial, 2007). En mayo de 2008 ha aparecido su libro de ensayos Cuba en el corazn, publicado por la misma editorial. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter