Portada :: Mxico
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-05-2008

La Jornada, rodeada de medios electrnicos e impresos al servicio de gobierno y capital

Pedro Echeverra V.
Rebelin



1. La directora general del diario La Jornada, Carmen Lira, denunci que la distribucin de los recursos de la publicidad gubernamental an es manejada de forma patrimonialista, antidemocrtica y poco transparente. Dijo: Se entrega la mayor parte de recursos a los medios electrnicos, y lo que queda para los impresos es distribuido de manera discrecional, no necesariamente en funcin de tirajes, penetracin e impacto, sino para premiar afinidades, servilismos y sumisiones, y para castigar discordancias y posturas independientes. Despus resalt que el reparto faccioso y arbitrario de la publicidad oficial es particularmente inaceptable, por cuanto involucra recursos pblicos que debieran estar sujetos a una estricta rendicin de cuentas. Y advirti que el mundo poltico no se acostumbra a que los peridicos acten como un contrapoder ejerciendo sus tareas de crtica, estmulo y control. Persisten las embestidas del Mxico oficial que buscan imponer verdades a medias o abiertas falsedades.

2. El diario La Jornada cumplir 28 aos en septiembre. Durante ese tiempo casi todas las izquierdas, desde la ultra hasta la socialdemcrata y la del PRI, la han consultado de manera permanente. Sus reportajes, anlisis e informaciones (junto con las aportadas por el semanario Proceso) han conformado una manera de pensar y han ayudado mucho al desarrollo del pensamiento de izquierda. Aunque se pudiera haber discrepado de alguno de sus textos, los enfoques ideolgicos de su poltica editorial, dirigidos hacia la bsqueda de la objetividad, han obligado a sus reporteros a observar de manera directa los movimientos sociales, polticos y culturales, as como a investigar y reflexionar acerca de otros acontecimientos. La lnea de La Jornada ha permanecido inclume frente al poder que ha buscado corromperla, silenciarla, incluso destruirla. Por eso los sectores de izquierda, que en el pas luchan por los derechos de la poblacin mayoritaria, junto con los suyos, deben apoyar y defender esta publicacin.

3. El presidente Lpez Portillo (acostumbrado a las lisonjas y aplausos de los medios de informacin siempre a su servicio) seal en alguna ocasin criticando a Proceso y a La Jornada: no pago para que me peguen. Seguramente pens que el dinero que destinan los gobiernos para pagar su publicidad es de ellos, es dinero privado y pueden entregarlo a quien los alaba y les silencia sus acciones negativas. Parecen olvidar, querindonos ver la cara de tontos, que es dinero del presupuesto pblico que paga todo el pueblo con su trabajo y tienen la obligacin de administrarlo con honradez y distribuirlo adecuadamente. Son recursos econmicos multimillonarios que deben ser manejados con transparencia y de manera democrtica. Pero en Mxico, hasta hoy, los miles de millones de pesos en publicidad gubernamental son entregados a Televisa, TV Azteca, Radio Frmula y a todos aquellos medios que se encargan de ensalzar los programas de gobierno y personajes a su servicio.

4. La Jornada, por su posicin crtica y por su orientacin hacia los movimientos sociales, siendo un peridico tamao tabloide, con alrededor de 50 pginas, apenas cuenta con un 20 por ciento, aproximadamente, de publicidad gubernamental y privada; otros peridico de tamao clsico, con ms de 100 pginas, llenan el 60 o 70 por ciento de su enorme espacio con publicidad. Al parecer La Jornada vive, esencialmente, del dinero de la venta de alrededor de 200 mil ejemplares diarios; otros peridicos, que apenas distribuyen 50 mil, viven de los miles de millones de pesos que obtienen de publicidad, aunado a los privilegios que les otorga el poder por estar sometidos a l. Es el precio que debe pagarse en un sistema capitalista cuyo poder entiende perfectamente que para mantener su dominacin es indispensable que la oposicin, cualquier real oposicin debe ser controlada y cercada mientras se apoya a los leales al sistema para gozar los cantos de las sirenas.

5. En La Jornada (contrario a las noticias y opiniones falsas y tergiversadas de los medios electrnicos (Radio y TV) y de la prensa escrita, ampliamente difundidas para tratar de convencer o confundir a la poblacin) hemos podido leer juicios crticos, anlisis objetivos y justas denuncias acerca de sucesos nacionales de enorme presencia, tales como: las explosiones de San Juanico, el terremoto de la Ciudad de Mxico, la huelga de la UNAM, el fraude electoral de 1988, los negocios en Fobaproa, la firma del TLC, el levantamiento zapatista, la huelga de 1999 de la UNAM, las elecciones de 2000, el fortalecimiento del narcotrfico, las batallas de la APPO en Oaxaca, las manifestaciones contra el desafuero y las elecciones de 2006, las lucha contra las reformas electorales y la privatizacin del petrleo, etctera, etctera. La interpretacin que le dio La Jornada a esos acontecimientos contribuy de manera definitiva a la organizacin poltica de muchos sectores de la poblacin.

6. En Venezuela, como en Mxico, los ms poderosos medios de informacin son propiedad de las familias ms ricas de ese pas en estrecha alianza con grandes millonarios norteamericanos. Pero en ese pas, con el fuerte apoyo del gobierno de Hugo Chvez, se han construido redes de comunicacin comunitarias donde circulan peridicos de masas que han tenido la capacidad de brindar informacin alternativa y crtica con el fin de que la poblacin no pueda ser engaada por la prensa comercial o burguesa. Esa estrategia es la que deberamos comenzar a practicar en Mxico con el apoyo de organizaciones de izquierda con el fin de que la poblacin pudiera comprender globalmente el mundo en que vive. En ello ha contribuido La Jornada y Proceso, as como varios cientos de pequeos peridicos que han venido publicando grupos de izquierda. Para la construccin de esa red La Jornada y Proceso cuentan con algunos peridicos regionales que pueden jugar un importante papel.

7. La Jornada y Proceso son tambin publicaciones comerciales que han abierto largos caminos en medio de contradicciones y confrontaciones. En su interior hay fuerzas que empujan hacia la izquierda y hacia el centro, pero no debe olvidarse que slo son publicaciones que quieren la mayor objetividad y ser lo ms crticas posible. Nada ms. Quiz directora de La Jornada slo busque ubicarse en un mundo poltico acostumbrado a que los peridicos acten como un contrapoder ejerciendo sus tareas de crtica, estmulo y control. Sin embargo, persiste el Mxico derechista o centrista que slo busca imponer verdades a medias o abiertas falsedades. Mientras hacemos un reconocimiento a esas dos publicaciones por lo mucho que han ayudado a entender, con una visin crtica y reflexiva la realidad, busquemos construir publicaciones que sean alternativa a la gran prensa vendida. Quiz en estos momentos sea la tarea ms consecuente de quienes estn en la lucha social.

[email protected]



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter