Portada :: Bolivia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 31-05-2008

Qu poco importamos los indios

Luzmila Carpio Sangueza
Alai-amlatina


Hermanas y hermanos

Permtanme expresar el dolor, la indignacin y la impotencia que siento desde la distancia ante los hechos ocurridos el 24 de mayo en la ciudad de Sucre.

La "Culta Charcas" es uno de los nombres de la capital de Bolivia. Triste ver sin embargo que en la celebracin del aniversario del grito libertario, la Culta Charcas haga gala de incultura, de salvajismo, de ignorancia. Un grupo de indgenas fue asaltado, maniatado, se los hizo pasear por la plaza pblica con el torso desnudo, se les oblig a ponerse de rodillas y mirar cmo quemaban sus ponchos, su cultura. Esa es la cultura de la Culta Charcas?

Resulta doblemente triste ver que todo eso pas en el aniversario del "Grito libertario" de Chuquisaca, grito de libertad contra el yugo colonial. En ese da, en celebracin de la libertad, se ha humillado y agredido a una veintena de personas. Se ha atentado contra su libertad en el aniversario del grito libertario.

Las imgenes de la humillacin han dado la vuelta al mundo y estn ahora como grabadas en un disco que quedar para el recuerdo. Es un documento del escarnio, de la vergenza, del racismo ms vergonzoso que cohabita con nosotros. Este disco va a quedar y lo vamos a tener que ver constantemente y espero que un da podamos curarnos de esta vergenza. En estos das me pregunto cmo podemos mirarnos a los ojos sabiendo que estas cosas pasan en este tiempo en nuestro pas. Como podemos saludarnos, darnos la mano, sabiendo que estamos dejando que esas cosas pasen sin hacer nada, sin hacer una condena enrgica, sin haber salido a la defensa de las hermanas y hermanos indios humillados.

En momentos as pienso con amargura: "qu pocos amigos tenemos los indios". Qu poco importamos. Se nos puede vejar, humillar, torturar, insultar A quin le indigna? Dnde est la voz de indignacin de nuestros intelectuales? Y nuestros artistas dnde estn? En el colmo de la infamia, Jorge Quiroga, ex presidente de la Repblica, como sola reaccin ante los hechos, tiene el descaro de afirmar que Evo Morales debe reconciliarse con Sucre, disculparse con Sucre. Y quin va a disculparse por las agresiones a los indios? Quin va a hacer acto de reparacin de esta humillacin?

Con tristeza y decepcin, luego de ver que no hubo nadie para defender a las hermanas y hermanos humillados, pienso: "qu rpido se abandona a los indios". Quedamos bien en los discursos de los intelectuales, justificamos el financiamiento de las ONGs, justificamos los proyectos de los polticos, unos y otros nos usan para mejorar su imagen, servimos de masa votante pero cuando nos agreden, nunca estn para tendernos una mano. Es doloroso hacer pasar ese trago amargo.

El apartheid est lejos de haberse acabado. Peor an, hemos vivido creyendo que el racismo era cosa del pasado, pero ahora nos despertamos sabiendo que no es as, que lo llevamos dentro, que convivimos con l. Seremos capaces de desterrarlo? Para eso, tenemos primero que aceptar que el racismo rige en las relaciones sociales en nuestro pas. Tenemos que mirarnos a la cara y aceptar que somos capaces de hacer lo que se hizo el 24 de mayo, que somos capaces de permitirlo, que somos capaces de estar ah como espectadores. Las imgenes de ese da me traen al recuerdo las imgenes de las ejecuciones pblicas triste constatar que no estamos tan lejos de eso.

- Luzmila Carpio Sangueza (Embajadora de Bolivia en Francia / Artista compositora de la cultura quechua)


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter