Portada :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 07-06-2008

El joven Nietzsche o el instinto aristocrtico como poltica

Nicols Gonzlez Varela
Mosca Cojonera


Miserias del nietzschisme: Nietzsche no es que est de moda: Nietzsche es la moda o mejor dicho es la moda de las modas. El retorno a Nietzsche ya no es exclusiva de los crculos de la vanguardia intelectual o de los departamentos de letras. El retorno a Nietzsche es ya una "gran poltica" concreta y verificable. El ms intempestivo y aristcrata de los filsofos se presenta como un liberal individualista, el paradigma del "buen europeo", incluso un "anarka" simptico e irnico. La hermenutica de la inocencia permite que en un rdago curioso lo reivindiquen izquierdistas malogrados, anarquistas de ctedra, hasta ex intelectuales comprometidos. Por supuesto del otro lado estn los nietzscheanos de siempre, los que lo leyeron correctamente: nazis, neo-fascistas y conservadores de toda la vida. Nietzsche es parte de nuestro sentido comn. Lo hayamos ledo o no; lo hayamos interpretado bien o no, el Nietzschesme ha conquistado nuestros corazones y mentes, desde la currcula universitaria al periodismo profundamente cultural y gran parte de la llamada opinin pblica. Pero: qu es el Nietzschisme ? Es parte de la ideologa del liberalismo libertario, fase del capitalismo globalizado, del capital posfordista, cuyo elemento distintivo es represin total al productor y libertad total al consumidor. Esta fase "post" del capitalismo se ha liberado del viejo odre del estado asistencial (o populista en Amrica Latina) y ya no necesita extensiones artificiales en su corpus ideolgico. Por eso el Nietzschism es primeramente un revisionismo filosfico (la edulcoracin sistemtica del Nietzsche real) que permite continuar un combate contra Marx desde un perspectivismo contextual a una pretendida sociedad ideal de consommation. Los symptmes estn ah y son notables: una nueva "Festung" Europa dirigida por una aristocracia natural, la reduccin del hombre a su biologa, la interpretacin tnica del delito y de la geopoltica, la reduccin del conocimiento y la ciencia a su rentabilidad, el desprecio de la razn por impulsos emocionales e intuitivos, la justificacin de la superioridad moral-racial de Occidente, formas de dandysme cultural, reivindicacin y recurso al mito (y a referencias teolgicas), las nuevas formas de esclavitud laboral El Nietzschism quiz entra en su fin de ciclo histrico, pero vale la pena preguntarse: es vlida esta recuperacin desde el campo progresista? Es posible encontrar a travs de todos los Nietzsches posibles una coherencia poltica? No existir una complicidad secreta, vergonzosa, oculta en la asimilacin amistosa de Nietzsche en el courant intelectual de la ideologa dominante? Es Nietzsche el autor perfecto para combatir estructuralmente al pensamiento de la revolucin?

Un experimento intelectual: Estamos en Berln, a fines del ao 1872. Caminamos por el boulevard cntrico, la Unter den Linden. Es la capital de un imperio encabezado por Prusia y dirigido por la figura del Bundeskanzler Otto von Bismarck. La Gran Alemania ha dominado y vencido a Austria y derrotado a la gran Francia en sucesivas guerras relmpagos de agresin y rapia. Ha empezado a construir un pequeo imperio colonial en frica. Este Reich bismarckiano era "un despotismo militar emperifollado con formas parlamentarias, mezcla de propiedad feudal e influencia burguesa, con armazn burocrtico y sustentculo policial" en palabra de Marx. El aparato del estado, el poder poltico y militar quedan en manos de los prncipes prusianos, Junkers. Nos detenemos en una librera y entramos a ver las ltimas novedades. Nos fijamos en un libro que lleva un ttulo extrao: "Die Geburt der Tragdie aus dem Geiste der Musik" ("El Nacimiento de la Tragedia desde el Espritu de la Msica"). Es un libro impreso en octavos, con bandas doradas en tapa dura. Abrimos sus primeras pginas, el editor es una pequea editorial que imprime las obras del msico Richard Wagner, E. W. Fritzsch de Leipzig, una editora de partituras!, y nos encontramos con un grabado no muy feliz de Prometeo encadenado dentro de un crculo realizado por un escultor, un tal Leopold Rau. Buscamos los datos del autor: se trata de un profesor alemn de filologa clsica que ensea en Suiza, en Basilea, su nombre Friedrich Nietzsche. Nunca habamos odo hablar de l. Lo hojeamos un poco sin que el librero se enoje. Nos detenemos en el prlogo del autor: est dedicado al msico Richard Wagner, es celebrado como una figura legendaria por haber escrito un magnfico escrito sobre Beethoven. El joven autor le llama "mi sublime precursor". Entonces es un libro de homenaje a Wagner! No, no Un libro de musicologa? No, tampoco. Seguimos hojeando y el autor critica a la pera. O ser un libro de crtica musical? Un fillogo del scherzo ? Miramos ms detenidamente el libro y observamos que el autor seala que es una contribucin a la ciencia de la esttica. Un libro de filosofa del arte? No, tampoco. Seguimos leyendo y vemos desfilar a Esquilo, Sfocles, Eurpides, Scrates, Platn ser un libro sobre la lrica y el arte griego? Una historia de la tragedia antigua? Pero aparece una crtica a la opera moderna... Al mismo tiempo el autor seala que los problemas que expone en el libro "son un problema seriamente alemn", y que su escrito habla de las "esperanzas alemanas". Un libro de poltica proftica? Confundidos nos lo llevamos a ver de qu trata. El librero nos cobra, nos envuelve el libro y nos cuenta que es una edicin limitada, rara, que slo se han impreso 625 ejemplares para la distribucin y que en su librera slo han llegado dos. Nos volvemos a casa sin saber todava qu quiso transmitir Nietzsche en el libro que llevamos bajo el brazo. No nos preocupemos, la gran mayora de los nietzscheanos, de Brandes a Onfray, tampoco.

Ego ipsissimus: Esta ficcin simplemente seala las dificultades (y facilidades) que tiene leer a Nietzsche superficialmente, como un lector ingenuo que slo barre la superficie. Como toda la obra de Nietzsche su primer libro publicado, hablamos de "El Nacimiento de la Tragedia desde el Espritu de la Msica" es autoconfesional. Nietzsche record en sus fragmentos pstumos que "mis escritos hablan nicamente de mis propias vivencias, en esto soy, con el cuerpo y con el alma (para qu negarlo?), ego ipsissimus". Ese "libro sobre los griegos", en realidad no habla de la tragedia tica (y por eso fue mal recibido por los colegas de la corporacin universitaria). Ni su objetivo era renovar la filologa. En absoluto. Esa fue la causa de su psima recepcin y del estupor que caus: lo leyeron quienes no deberan haberlo ledo y los lectores que deberan haberlo ledo no lo leyeron hasta cincuenta aos ms tarde. Tampoco el libro se reduce a una elega dirigida a Richard Wagner, aunque lo es. Por eso es un libro "intempestivo" y con mucho lenguaje espico: incomprendido e incomprensible para los espritus cultos de la poca. Todos sus libros son manifiestos filosfico-polticos extrados de sus vivencias ms ntimas. No en vano el propio Nietzsche define a sus libros como "Centauros", hbridos, donde la filosofa, la filologa, la historia de las religiones malviven adosadas al cuerpo de un animal poltico. Eso desubica al lector especializado o al acadmico: sus libros en realidad no hablan de lo que parecen hablar o si lo hacen la imagen del tema expuesto es simplemente el atril que el autor utiliza. Como Marx su escalpelo es el concepto de Kritik . Como Marx en "Das Kapital", Nietzsche separa el Forschungwiese , el modo de investigar la cosa, del Darstellungwiese , el modo de exposicin del objeto. Su modo de abordar y agotar el objeto es caprichoso, asistemtico, voltil; su modo de exponer lo que piensa es siempre un dilogo y una llamada a la accin. Como Marx, Nietzsche es el autor que nunca completa o concluye nada; como Marx, Nietzsche intenta y anhela hacer un sistema pero toda su obra termina transformndose en un gran monlogo frente a un auditorio de amigos, conocidos y admiradores. Como Marx los escritos de Nietzsche son eminentemente polticos o mejor dicho: soportan una lectura en clave poltico-ideolgica. Su primer libro no puede ser considerado atribuyndole algn mrito a la comprensin de la "grecidad" o una aprehensin ms adecuada de la tragedia tica. El propio Nietzsche niega este objetivo en el mismo libro. Su objetivo es de crtica al presente, el Jetzeit burgus liberal, una Kulturkritik , un doble mandoble tanto a la ideologa moderna burguesa como al socialismo en auge. La excusa griega le sirve como pretexto para atacar una Weltanschauung cosmopolita optimista, a la que le opone un Pessimismus aristocrtico nacional y racial. Su mensaje est dirigido a la "Gran Poltica", como la llama. Aqu hay poco rigor filolgico (basta leer las crticas del eminente fillogo contemporneo Wilamovitz o de su padrino acadmico el profesor Rischl que defini al libro como "brillante extravagancia"), poco rigor filosfico (su formacin era deficiente y de segunda mano como lo reconocen sus bigrafos), bastante darwinismo social (en una de las pocas recensiones a su obra el cronista declara que se ha "trasplantado el darwinismo con velos musicales") y mucho posicionamiento poltico. Se trata de un manifiesto poltico, de un panegrico de partido? Intentemos juntos esa lectura.

Bismarck como vino fuerte y espirituoso: Estamos en una poca "excitante" segn el propio Nietzsche: la fisonoma de la moderna Alemania como la conocemos ms o menos hoy data del 18 de enero de 1871, da en que el rey de Prusia acept (no sin resistencia) en la bella Galera de los Espejos del palacio imperial de Versailles el ttulo de "emperador alemn". Naca el Segundo Reich y naca a consecuencia de una guerra agresiva y se coronaba humillando al enemigo en su propio territorio y en un edificio que simbolizaba el poder de Francia. Se realizaba la unidad de Alemania pero no como la haban soado los demcratas de 1848 (incluidos Engels y Marx). El artfice de la unin nacional no era ni la burguesa liberal, ni la clase obrera aliada al campesinado pobre del Este, sino un general llamado Bismarck y su cohorte del estado mayor prusiano: Moltke & cia. El Reich se constitua como un cesarismo autoritario aglutinado mediante la fuerza, la guerra de conquista con sus vecinos: "es un despotismo militar emperifollado con formas parlamentarias, mezcla de propiedad feudal e influencia burguesa, con armazn burocrtico y sustentculo policial" (Marx). Prusia adems era un moderno estado industrial, con una cmara elegida por el sufragio universal masculino (una rareza en Europa en esa poca) pero debajo de la mascarada democrtica se esconda una simple dictadura. La cmara slo sugera y el Bundeskanzler haca lo que quera sin fiscalizacin ni control parlamentario. Adems las leyes electorales eran muy restringidas y estaban diseadas para minimizar al mximo el voto urbano. En 1869 en Eisenach se haba creado el Sozialdemokratisches Arbeiterpartei Deutschlands (SPAPD), el partido socialdemcrata bajo los auspicios de Engels y Marx desde Londres. Contaba con diez mil miembros y su programa se inspiraba en el de la I Internacional. Era en esos momentos el cuarto partido poltico alemn con doce diputados. Era el terror personificado a ojos de la burguesa europea. Bismarck, el canciller de hierro, hizo todo lo posible por eliminar al joven partido, hasta lleg a disolver el parlamento. "Gegen Demokraten helfen nur Soldaten" ("contra los demcratas solamente sirven los soldados") deca Bismarck. El entonces diputado August Bebel, tornero autodidacta, quin luego sera uno de los fundadores de la socialdemocracia alemana, deca que "este Reich, penosamente forjado a sangre y fuego, no es lugar propicio para la libertad burguesa y menos an para la justicia social El sable ha ayudado al alumbramiento del Imperio y el sable lo acompaar a la tumba". Otro diputado socialista, Wilhelm Liebcknecht (el padre de Karl, el compaero de Rosa Luxemburg) calificaba al nuevo Reich como una "compaa principesca de seguros contra la democracia". Ambos intentaron dentro de la legalidad de hacer escuchar su voz y oponerse a lo que consideraban una poltica injusta. Obviamente Bismarck orden la inmediata prisin de ambos diputados y de todos los miembros del comit central del partido socialdemcrata por haberse opuesto a las guerras imperialistas y votar contra la ampliacin de los presupuestos de guerra. Ambos fueron juzgados y castigados con dos aos de prisin. Entonces como decamos el aparato del Estado, el poder poltico y militar quedaban en manos de los prncipes prusianos, los famosos Junkers y el prusianismo imprima sus ello ideolgico a todo el rgimen. Bismarck tena una frase clara y concisa para explicar la lgica de su poltica interna y externa: "Las grandes cuestiones no sern resueltas por medios de discursos sino a sangre y fuego". Bismarck haba sido primer ministro de Prusia desde 1862, dot al reino de un ejrcito poderoso y una eficaz burocracia, derrot a Austria en 1866, se anexion territorios y con la alianza de la aristocracia junker del Este y la burguesa liberal del Oeste, unific a Alemania econmica y socialmente, desde arriba. Hacia 1870 Alemania tena un solo competidor en Europa: Francia gobernada por Napolen III. Bismarck maniobr con tal habilidad buscando la guerra en el momento oportuno, hasta que Francia pareci el pas agresor. Francia fue derrotada en Sedn y al mismo tiempo la dbacle francesa produjo un inesperado levantamiento popular espontneo en Paris que condujo a la Comuna de Pars, el primer esbozo de un gobierno obrero y popular. Una dictadura del proletariado. En este contexto "excitante" es en el que el joven fillogo-filsofo Nietzsche escribe su primer libro. Sabemos por cartas a su madre que siempre se consider a s mismo un "granadero prusiano", que alaba sin remilgos la gesta de Bismarck contra Austria y Francia como un "gran movimiento poltico-blico", que los discursos de Bismarck (que lea compulsivamente) le parecan magnficos: "Bismarck me proporciona inmensas satisfacciones. Leo sus discursos como si bebiese un vino fuerte: reteniendo la lengua para no tragar demasiado de prisa y prolongar el placer. Las maquinaciones de sus adversarios (socialistas y liberales) las concibo sin dificultad, pues es necesario que todo lo pequeo, estrecho y sectario se encabrite contra tales temperamentos y les haga una guerra eterna". No slo eso: en textos de la misma poca anuncia su intento de reconstruccin del espritu verdaderamente alemn en una sntesis sorprendente entre la "extraordinaria audacia de la filosofa alemana y la fidelidad del soldado alemn experimentada en los ltimos tiempos". Nietzsche adora a Bismarck y a su mano derecha, el genio militar de Moltke. Sabemos que, a pesar de estar en un pas neutral (Suiza), la conmocin chauvinista le empuj a presentarse como voluntario para combatir en la guerra contra la Francia decadente y jacobina. El joven Nietzsche estaba ilusionado tanto por el resurgimiento imperial alemn como por la derrota total de la cuna de la subversin plebeya: "Tenemos el xito, ah est; pero mientras Pars contine siendo el centro de Europa, las cosas seguirn como antes. Es inevitable que hagamos un esfuerzo por trastrocar este equilibrio, o al menos procurar trastrocarlo. Si fracasamos, entonces podemos esperar que caeremos uno tras otro en un campo de batalla, alcanzados por algn obs francs mis simpatas naturales son con Prusia y entonces veo esto: una accin dirigida con grandeza por un Estado, por un Fhrer; una accin tallada en la sustancia verdadera que, en fin de cuentas, constituye la historia; no moral, seguramente, pero para el que la contempla, suficientemente edificante y bellala historia es otra cosa que el Combate sin fin de intereses innumerables y diversos en lucha por al existencia?". No slo l: toda la lnea poltica nacional-liberal y conservadora se ilusionaba con una Europa bajo la gida alemana y un renacimiento sin parangn de la superioridad racial y cultural aria. Pero Nietzsche tampoco es acrtico con Bismarck, su desconfianza hacia en Segundo Reich es por la extrema derecha: "Prusia est perdida (si sigue en esta lnea), los liberales y los judos lo han arruinado todo con sus comadreras han destruido la tradicin, la confianza, el pensamiento". Bismarck no es suficientemente bismarckiano, es un prusianismo a medias que necesita del empuje del "partido de la vida". Contra la hagiografa que nos obliga a ver a Nietzsche como un genio filosfico eremita, alejado de la realidad y la coyuntura, impoltico, sus escritos (bien ledos) nos dan la impresin opuesta: son totalmente polticos si se los entiende tal como Nietzsche quera que se leyesen. Son escritos para un "nosotros", escritos de partido. Su libro es el pendant poltico-filosfico de la plataforma de Richard Wagner, el proteg del rey Luis de Baviera II.

Wagner Partei: el joven Nietzsche se encuentra fascinado por el msico Wagner y sus ideas de una regeneracin alemana. Wagner era a sus ojos "su sublime precursor", su libro se presenta como "un dilogo con Richard Wagner", elogia su estudio sobre Beethoven, y las alabanzas no paran de brotar pero: quin era Wagner? Compositor, director de orquesta, poeta, terico musical alemn pero adems un ensayista poltico que ejercitaba ese gnero tan particular alemn, la Kulturkritik. Wagner de joven fue un radical-demcrata y particip en las revoluciones de 1848; en su ensayo "Qu es alemn?" (1865), Wagner intenta explicar el fracaso de la Revolucin del '48 debido al hecho de que al verdadero autntico ser alemn se lo represent tan sbitamente por una clase de gente que era totalmente ajena a l y que le traicion: burgueses y clases populares. Wagner se desengao totalmente del modernismo liberal y se volvi un "reaccionario revolucionario" (quiz el primer conservador revolucionario). Su produccin de peras era paralela a una Weltanschauung teutmana, basada en una preponderancia de lo nrdico y un furibundo antisemitismo extremo. El wagnerianismo als ideologa es hoy considerado como precursor e inspirador de la imaginacin antisemita, un protofascismo larvado y todava inmaduro, que anunciar a futuros idelogos y polticos reaccionarios y fascistas. El antisemitismo de Wagner se manifiesta en su vergonzoso libro "Das Judenthum in der Musik" ("La Judera en la msica") publicado bajo el seudnimo de K. Freigedank y ms adelante re editado con una addenda bajo su autntico nombre en 1869, casi cuando se encuentre con Nietzsche. En l, Wagner deplora la judaizacin del arte moderno y sostiene la tesis segn la cual "el judo" es realmente incapaz de expresarse artsticamente debido a su raza, a su naturaleza, a debilidades orgnicos y fisiolgicas: "naturales". Los judos incluso estn incapacitados para la mera poesa, ya que al ser Heimatloss, carecer de unin a la tierra y a la patria, la mtica figura del "judo errante", no pueden generar artificialmente una relacin potica con la vida. Su conclusin es genrica: "el judasmo es el mal de nuestra civilizacin moderna". De estas premisas se deduca todo su programa de reformas poltico-culturales basadas en una "labor regenerativa de limpieza". En el mismo momento en que Nietzsche terminaba su libro, Wagner editaba un opsculo de homenaje a Beethoven, un exaltado phamplet germanfilo, donde el msico era el punto de renacimiento esttico-poltico de la nueva Germania. En su prlogo original Nietzsche deja bien claro que es la mano derecha de esta plataforma reaccionaria: "mi libro es el producto de los horrores y sublimidades de la guerra que acababa de estallar" y a los lectores desatentos le llama la atencin: "a los que leen realmente este escrito su objetivo es un problema seriamente alemn (ernschaft deutschen Problem)", prosigue Nietzsche, que de resolverse adecuadamente entonces estar "en el centro de las esperanzas alemanas (deutscher Hoffnungen) ", como "vrtice y punto de viraje". Esencia alemana, esperanzas alemanas, problemas alemanes' No estamos hablando del origen de la tragedia griega? El nacimiento de lo griego se enlaza con la guerra franco prusiana? Pero Nietzsche estudi con detenimiento los escritos tericos de Wagner, si se los puede llamar de esa manera, se pueso al servicio militante de su causa, luchar por el idela wagneriano contra las tendencias de debilidad de Bismarck, contra las multitudes inertes y estpidas, contra el socialismo y la democracia liberal, contra los parlamentos y sindicatos Se ofrece a colaborar en la causa wagneriana con su propio aporte en dinero para agitprop, incluso se ofrece de voluntario como publicista para recorrer Alemania portando el mensaje del maestro y fundar asociaciones, Vereins , futuras semillas del Wagner Partei. Wagner se lo impide. Nietzsche le escribe entusiasmado a su amigo Gersdorff: "Dame dos aos y vers extenderse una nueva concepcin de la Antigedad, que determinar un nuevo espritu en la educacin cientfica y moral de Alemania!". El "Nacimiento de la Tragedia" ser una adhortatio , una profesin de fe para todos aquelllos "que no se hallan completamente posedos y oprimidos por las costumbres del tiempo actual Nuestros libros, de aqu a entonces, no sern sino 'anzuelos' para ganar amigos y un pblico a nuestra Verein". Nietzsche se consideraba un militante ms: "No tenemos el derecho de vivir hoy da, si no somos militantes, militantes que preparan un soeculum [siglo] por venir". A otro amigo, Rohde, le seala que "mucho me gustara escribir alguna cosa en servicio de nuestra causa, pero no s qu. Todo lo que proyecto es tan hiriente e irritante que, ms que servir, perjudicara". Nietzsche tambin intenta atraer a peronajes influyentes hacia la causa: intenta captar al partido wagneriano a Margarita de Saboya. Se propone escribir un artculo para la prensa (el nico en toda su obra) en respuesta a un alienista de la poca que se haba propuesto demostrar que Wagner estaba loco e incluso en Basilea intent fundar una asociacin wagneriana. Estas son las coordenadas de recepcin que deben tenerse en cuenta al leer al joven Nietzsche: no puede recuperarse su obra (salvo para malinterpretarlo o distorsionarlo, salvo para construir una hermenutica de la inocencia) reducindola a un equvoco sobre la "grecidad" (Deleuze, Vattimo) o un fallido homenaje a Wagner (Fink). Nietzsche es un filsofo "totus politicus" en toda su complejidad. Uno de sus primeros divulgadores del '900, Henri Lichtenberger, seala sin tapujos que esta obra era sencillamente "propaganda wagneriana" y que "no es muy seguro que Nietzsche haya comprendido bien a los griegos". El pathos hiperpoltico lo reconoce el propio Nietzsche en su ensayo de autocrtica, insertado como nuevo prlogo en su re edicin de 1886: "La base de este libro es una cuestin de primer rango y mximo atractivo que surgi durante la excitante poca de la guerra franco-alemana de 1870/1871 mientras los estampidos de la batalla de Wrth se expandan sobre Europa un libro imposible (unmgliches Buch) construido a base de vivencias prematuras en el umbral de lo comunicable, colocado en el terreno del arte un libro altanero y entusiasta, que de antemano se cierra al profanum vulgus de los cultos (Gebildeten), ms an que al del Pueblo (Volk) y esto en una poca en que el 'espritu alemn' (deutsche Geist), que no haca mucho tiempo haba tenido la voluntad de dominar sobre Europa, la fuerza de guiar a Europa, esa Alemania acababa de presentar su abdicacin definitiva e irrevocable, y, bajo la pomposa excusa de fundar un Imperio (Reich), realizaba su trnsito a la 'mediocrizacin' (Vermittelmssung), a la democracia (Demokratie) y a las 'ideas modernas' (modernen Ideen)". Es claro que si Nietzsche re edita su trabajo en 1886 es que su plataforma ideolgico-poltica es vlida, actual y operativa; segundo: queda claro el objetivo nietzscheano: no es ningn homenaje, ni al arte ni a la msica, ni a la tragedia griega, todos temas que fungen como mediaciones e intermedios hacia el verdadero objeto del deseo: la crtica reaccionaria a la modernidad bourgeoise. Nietzsche, como lo confiesa con sinceridad, tuvo que "colocarlo" en un terreno extrao pero estratgico: el filolgico, que poda usarse como martillo en la Kulturkritik a la modernidad. "El nacimiento de la Tragedia" es el "Manifiesto Comunista" del partido wagneriano, su profesin de fe. Su carencia de rigor filosfico, su profetismo desencadenado, su anacronismo y falta de rigor histrico son justamente los lmites de una forma de escribir y comunicar polticamente que Nietzsche no repetir en lo sucesivo. Nietzsche es consciente que su mensaje poltico-filosfico necesitaba otro Stil : "lo encuentro mal escrito, torpe, penoso, frentico de imgenes y confuso a causa de ellas, sentimental, azucarado hasta lo femenino, desigual en el tempo, sin voluntad de limpieza lgica, muy convencido, altanero y entusiasta". Este temerario libro, juvenil, demasiado extenso, con aires sistemticos, buscaba el nervio de la decadencia en Occidente en sus rasgos ms modernistas: la democracia liberal, la nacionalizacin de las masas, el optimismo burgus y proletario, la felicidad para todos, los derechos del hombre, la igualdad de derechos, el comunismo como amenaza ltima. El joven fillogo exuda prusianismo, antimodernismo reaccionario y, por supuesto, judeofobia radical.

Unmgliches Buch, un libro imposible: "Todo filsofo esta ah en primer lugar para s mismo y en segundo lugar para otros: el filsofo nunca puede eludir en modo alguno esa duplicidad de relaciones aunque se asle rigurosamente, justo ese aislamiento habra de ser una ley de su filosofa tal aislamiento se trocara en una enseanza prctica, en un ejemplo visible por ello el producto ms genuino de un filsofo es su vida", escriba Nietzsche en el verano de 1874. Como criterio de autocomprensin nos puede ser til para analizar su primera etapa (la que los especialistas llaman "metafsica del artista"). El autntico fin y meta (Ziele) de mi investigacin, dir Nietzsche, va ms all de la concreta manifestacin del hombre griego de la poca trgica: se trata del conocimiento del "Genio" (Genius) dionisaco-apolneo, que es eterno e inmutable. Se trata de capturar la esencia (Wesen) griega y el ncleo (Kern) helnico de tal esencia. Este Kern profundo y remoto, dir Nietzsche, no es definible a partir de la empiria sensible (los datos fsicos del anticuariado) o la apariencia de los restos (la prctica de los fillogos). Primera tarea es pues la "deconstruccin" de la visin ideologizada que la Modernidad burguesa tiene de Grecia. El trabajo de desmonte es inverso: debemos medir nuestros conocimientos sobre los griegos a partir de ese ncleo duro y a partir de l mirar con ojos nuevos a esa civilizacin y sus autores. Y el Kern de los griegos (por cierto para Nietzsche la antigedad clsica no es otra cosa que "una flor maravillosa nacida de la ardiente aspiracin del Germano hacia el Sur") es una lucha por la existencia cruel, la distincin de Genio y masa y el reconocimiento de la aristocracia natural (que incluye la institucin de la esclavitud). Nietzsche a partir de este presupuesto ontolgico puede criticar a Scrates y Eurpides como de carcter antigriego, sintomticos de la decadencia occidental, "instrumentos de la disolucin griega, pseudogriega y antigriega". A este complejo degenerativo que inicia el lento ocaso de la Grecia trgica Nietzsche le llama "Socratismo" (Socratismus): "una perversin de los instintos ms profundos de los antiguos helenos". El socratismo tiene su cobertura ideolgica: el optimismo (Optimismus) y su figura de la mediacin: el "hombre terico". As "El Nacimiento de la Tragedia", junto con el corpus de Wagner, se transforma en la denuncia del escndalo actual del mundo, denuncia del presente y es una invocacin y transfiguracin de un pasado remoto. Porque para Nietzsche (y Wagner) lo que est en juego es, nada ms ni nada menos, que la horrenda destruccin de Occidente, la decadnce de la Kultur en manos de la Civilisation. Donde Nietzsche cree que puede atisbarse el verdadero ncleo (Kern) helnico es, por ejemplo, en los mitos, y el paradigmtico no es otro que aquel que ilustra su libro. "Prometeo encadenado". Si el renacimiento alemn (ahora que Bismarck ha unificado Alemania y a vencido a Francia, cuna de la degeneracin y la corrupcin; ahora que ya tenemos una msica con arte puramente alemn con Wagner en Bayreuth) depende de un renacimiento de lo trgico, de una nueva "edad trgica" (con todas las consecuencias: aristocracia natural, esclavitud, muerte de los dbiles) se exige un "bautismo de fuego" doloroso para retornar al subsuelo dionisaco ario. El mito de Prometeo encadenado (cuyo inmenso presupuesto es el fuego), seala Nietzsche, es "un himno a la impiedad": el poder del aristcrata natural, el "Gran Genio" que crea y destruye con su "magnfico poder", que domina por su naturaleza superior. Esta leyenda es "posesin originaria de la comunidad entera de los pueblos arios" dice Nietzsche y documento de su aptitud superior para lo trgico y lo profundo: "este mito tiene para la esencia aria el mismo significado caractersitico que el mito del pecado original para la esencia semtica". Mientras que el mito ario origina el primer problema filosfico al separar el hombre de Dios, contrasta con el mito hebreo, donde se seala como origen del mal la curiosidad, el engao mentiroso, la seduccin, la concupisciencia, en suma: "una serie de aficciones preponderadamente femeninas". La visin aria es la "idea sublime del pecado activo como virtud genuinamente prometeica", heroica, masculina, viril. En ella se encuentra el sustrato tico de la tragedia pesimista y as "los arios conciben el sacrilegio como un varn y los semitas el pecado como una mujer". La conclusin es que el ncleo ms intimo de la leyenda de Prometeo (necesidad del sacrilegio impuesta al individuo de aspiraciones titnicas) tiene una dualidad dionisaca y apolnea que podra ser expresada, para Nietzsche, con esta frmula: "Todo lo que existe es justo e injusto, y en ambos caso est igualmente justificado". El nico hroe trgico verdadero realmente es Dioniso: en l estn "todos los componentes de una consideracin profunda y pesimista del mundo". Pero la tragedia griega en su estado puro dionisaco pereci, nos seala Nietzsche, pero muri suicidndose. La cultura griega se inmol a s misma al ser dbil y femenina, permitiendo la irrupcin del "hombre de la vida cotidiana", las masas plebeyas, la "mediocridad burguesa" (a Nietzsche no le preocupa el anacronismo), caos!: "la multitud entera filosofa", peor!: "el quinto estado, el del esclavo, el que ahora predomina, al menos en cuanto a mentalidad". Esta "jovialidad griega" no es la del hroe dionisaco, nada que ver: es la jovialidad del esclavo, del inferior, plebeyo que "no sabe hacer responsable de ninguna cosa grave, ni aspira a nada grande, ni tener algo pasado o futuro en mayor estima que el presente". Se expuls a la tragedia del elemento aristocrtico-dionisaco original y omnipotente y se la reconstruy desde una nueva ideologa de las masas y los esclavos: lo socrtico. El verdadero fin de la vida es producir genios, hombres superiores; los pueblos y las civilizaciones no son ms que rodeos que toma la naturaleza para producir uno o dos hombres prodigiosos: "la humanidad debe trabajar siempre para dar al mundo individuos de genio, tal es su misin, sin que tenga ninguna otra". La Civilisation debe esforzarse por hacer nacer una raza de hroes, por seleccin natural, y permitirles su desenvolvimiento sin lmites: "el cultivo racional del hombre superior: he aqu una perspectiva llena de promesas". Contra este ideal, que se realizaba en la Grecia trgica, se enfrenta el socratismo. Socratismo que es sinnimo de todo lo malo, femenino, corrupto, degenerado de la sociedad moderna. Socratismus es sinnimo de prensa juda, de sistema de partidos polticos, de los "Derechos del Hombre", de la "Dignidad del Trabajo", de las masas irrumpiendo en el teatro de la historia... Pero en especial Socratismus ser el nombre del gran adversario: el comunismo.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter