Portada :: Europa :: De la Constitucin Europea al Tratado de Lisboa...
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-06-2008

El referndum irlands sobre el Tratado de Lisboa
Sudores fros en Dubln

Bernard Duraud
LHumanit

Traducido por Caty R.


Los sondeos dan una ligera ventaja a los partidarios del s, pero contina el suspense total en cuanto al resultado del referndum de ratificacin del Tratado simplificado.

El prximo jueves, los irlandeses deben pronunciarse sobre el Tratado de Lisboa, un refrito del proyecto de Tratado constitucional europeo rechazado en 2005 por los franceses y neerlandeses. nico pas de la UE que debe someter la ratificacin al escrutinio popular, procedimiento obligado por la Constitucin irlandesa, la Repblica de Irlanda est presa de la duda y la indecisin, como no han dejado de sealar los sondeos desde hace seis meses. De repente, el escenario irlands de 2001, cuando la ratificacin del Tratado de Niza (hubo ms del 58% de no), no es una hiptesis descabellada y bien podra detener la mquina institucional europea.

Numerosos indecisos

Hasta ahora, el s parece en condiciones de triunfar, un sondeo del 25 de mayo publicado por el Sunday Business Post le daba cerca del 41% de los sufragios contra el 33% al no; el porcentaje de indecisos era del 26% (el 34% en abril, prcticamente el doble que a finales de 2007!). Pero aunque los partidarios del Tratado estn en cabeza, no consiguen distanciarse de sus rivales que, poco a poco, a fuerza de explicaciones, van mordisqueando terreno.

La presin parece mxima. A la vista de los desengaos pasados, el gobierno de Dubln inyect ms de cinco millones de euros en su campaa de informacin. Cercado por la justicia, un escndalo de corrupcin y la oposicin, Bertie Ahern del Fianna Fail (centro derecha), tuvo que dimitir a principios de mayo -para evitar un voto de castigo a Irlanda- de su cargo de taoiseach (Primer Ministro), despus de once aos a la cabeza del gobierno. La tarea de su sucesor, el viceprimer Ministro y Ministro de Hacienda, Brian Cowen, y sus aliados de la coalicin gubernamental (que incluye a los Verdes) fue asegurar urgentemente la victoria del s. Y este hombre, procedente del condado rural de Offaly, no ha ahorrado esfuerzos para movilizar a los polticos y los medios de comunicacin para evitar el psicodrama de 2001 (el rechazo del Tratado de Niza, que finalmente se adopt un ao despus). Entonces Cowen estaba al cargo de los asuntos europeos.

La mayora de los partidos polticos representados en el Parlamento piden la ratificacin del Tratado: el Fianna Fail, el Fine Gael (centro izquierda), principal partido de la oposicin liderado por Enda Kenny, el Partido laborista (LAB) y el pequeo Partido demcrata progresista (PD). El Partido verde est dividido (alrededor del 60% favorable al Tratado en el congreso de enero), ya que se consult a sus militantes individualmente y se adhirieron, a ttulo personal, a uno u otro bando. Antes de su dimisin, Bertie Ahern predijo una catstrofe en caso de que gane el no y apel a la especial responsabilidad de Irlanda recordando en sucesivas ocasiones lo que el pas, gran beneficiario de los fondos estructurales regionales, deba a Europa. En la misma lnea su sucesor, apenas investido, lanz: Digamos s a la apertura, s a la nueva Europa y s al final del totalitarismo; y no escuchen a los que afirman que vamos a hundirnos. No se puede ser ms ridculo.

Un refuerzo de peso para el campo del s ha sido la adhesin, in extremis, de los agricultores, tras los productores de leche. El martes, la poderosa Asociacin de agricultores, que cuenta con 85.000 miembros, preocupada por la cada de las exportaciones de sus producciones, decidi apoyar el Tratado en respaldo del Primer Ministro, que mantiene negociaciones con la OMC. Cowen dijo, en efecto, que est dispuesto a utilizar su veto si el acuerdo fuese desfavorable para Irlanda.

Vamos a contactar con todos nuestros miembros a travs del pas () as como con todas las personas que trabajaban en el sector agroalimentario y los servicios vinculados, para incitarles a votar s, asegur el presidente de la Asociacin de agricultores, Padraig Walshe, quien hasta hace pocos das todava promova el voto en contra porque, desde su punto de vista, las propuestas del comisario europeo Peter Mandelson podran conllevar la prdida de 100.000 empleos en la agricultura y la industria alimentaria en Irlanda y costar 4.000 millones de euros a la economa del pas

El sector del no tiene su base en los partidos de izquierda, las clases medias y los abandonados por el Tigre celtique, afectado de lleno por la cada del crecimiento, la crisis inmobiliaria y las restricciones de crdito, mientras el desempleo y la inflacin van en alza. Este sector incluye tambin a una parte de la derecha catlica opuesta a cualquier liberalizacin del fracaso y a los xenfobos que afirman que el Tratado va a impedir que Irlanda controle sus fronteras. A la izquierda once organizaciones, entre ellas el Sinn Fein, con representacin en el Parlamento, el Partido socialista, el Partido comunista de Irlanda (CPI), el Partido de los trabajadores y el movimiento irlands contra la guerra, crearon un colectivo y un comit para el no. Este comit hace campaa cuestionando la neutralidad militar (poltica de defensa y seguridad comn), la falta de democracia y el ataque a la soberana irlandesa, pero tambin sobre los ataques contra los derechos sociales y los servicios pblicos; y lo ms importante, las privatizaciones. Sus argumentos se han convertido en una bola de nieve que est provocando sudores fros a los dirigentes europeos enviados estas ltimas semanas a Dubln para llevar la buena nueva del Tratado de Lisboa. Parafraseando al presidente de la Comisin de Bruselas en abril: en caso de no, no hay plan B, dijo. No les recuerda nada?

Original en francs:
http://www.humanite.fr/2008-06-06_International_Sueurs-froides-a-Dublin

Bernard Duraud es periodista del diario francs LHumanit.

Caty R. pertenece a los colectivos de Rebelin, Cubadebate y Tlaxcala. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, a la traductora y la fuente.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter