Portada :: frica
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 12-06-2008

La guerra del uranio en Nger

Anna Bednik
Le Monde Diplomatique

Traducido por Caty R.


El 15 de mayo de 2008, el Tribunal supremo de Nger rechaz la solicitud de libertad condicional de Moussa Kaka, corresponsal de Radio France Internationale. El periodista est encarcelado desde hace ocho meses debido a sus contactos con la rebelin tuareg. sta, efectivamente, en febrero de 2007 retom las armas para reclamar un reparto ms justo de las rentas del uranio. Ya han muerto unos 85 soldados en la regin de Agadez, donde opera el grupo nuclear francs Areva.

Si la nica voz que se escucha es la de las armas, sa es nuestra eleccin, ha declarado el Movimiento de los Nigerinos por la Justicia (MNJ) (1), formacin de mayora tuareg que, doce aos despus de los acuerdos del 24 de abril de 1995 entre el gobierno y una primera rebelin armada, reanud la lucha contra el poder central. Se ha extendido hasta la zona del lago Chad, en el sureste de Nger. Los enfrentamientos empezaron en febrero de 2007 en la regin de Agadez, en el centro del pas. Compuesto esencialmente por antiguos rebeldes unidos en 2007, desertores del ejrcito regular y algunas autoridades locales elegidas democrticamente, el MNJ multiplica los ataques contra zonas militares y smbolos del Estado.

Adems de la aplicacin efectiva de los acuerdos de 1995 (que prevn especialmente la instauracin de la descentralizacin), el MNJ reclama la transferencia del 50% de los ingresos mineros a las colectividades locales, la contratacin prioritaria de las poblaciones autctonas en este sector laboral, que se detenga el mercadeo de los permisos de explotacin de materias primas y la suspensin de las actividades de investigacin en las zonas de explotacin ganadera.

La tensin subi en julio de 2007 cuando el MNJ tom como rehn a un ejecutivo de la compaa China Nuclear International Uranium Corporation (Sino-Uranium). Entonces, el MNJ pidi a todos los pases extranjeros que evacuaran a sus nacionales que se hallaran en Nger por motivos de prospeccin o explotacin de los recursos mineros.

Nger es el tercer exportador mundial de uranio. Su produccin anual, evaluada en 3.300 toneladas, representa el 48% de sus ingresos de exportacin. En 2003, despus de veinte aos de bajadas, los cursos del uranio reaparecen al alza: el crecimiento de la demanda mundial de electricidad y la lgica de reduccin de las emisiones de gas invernadero auguran un hermoso futuro a la nuclearizacin civil (2). Con el horizonte de 2030, la Agencia internacional de la energa atmica (OIEA) prev un aumento, como mnimo, del 20% de la potencia nuclear instalada en el mundo (el 83%, segn las previsiones ms optimistas). Segn la World Nuclear Asociacin (WNA), adems de los treinta y cuatro reactores electronucleares que se estn construyendo, estn previstos otros noventa y tres, principalmente en China, India, Japn y Rusia. Las necesidades crecientes de combustible nuclear, as como la perspectiva del agotamiento de sus recursos denominados secundarios (especialmente el uranio militar reconvertido), reactivan la prospeccin y la extraccin minera del uranio natural.

Rico en uranio, Nger tambin es uno de los pases ms pobres del mundo (est en el puesto nmero ciento setenta y cuatro sobre ciento setenta y siete en la escala del desarrollo humano) y regularmente tiene que enfrentarse a graves crisis alimentarias. Niamey presenta el renovado inters por el combustible nuclear como un activo sin precedentes en la batalla del desarrollo econmico y social (3).

Para aumentar los ingresos mineros de Nger, el presidente Mamadou Tandja diversific los socios. El uranio se explota por dos sociedades franconigerianas, de las que Areva NC (4) es accionista mayoritaria: Socit des mines de lAir (Somair) el 63,4%, y la Compagnie minire dAkouta (Cominak) el 34%. El 26 de junio y el 25 de julio de 2007, el responsable de la seguridad del gigante francs de la energa, el coronel Gilles de Namur, y despus el director local del grupo, Dominique Pin, fueron expulsados, acusados de apoyar al MNJ (5). No obstante, las relaciones entre Pars y Niamey se normalizaron en enero de 2008, cuando el gobierno nigerino confirm los derechos de explotacin de Areva sobre el gigantesco yacimiento de Imouraren, llamado a convertirse en una de las mayores minas de uranio del mundo. A cambio, el precio de compra pagado por Areva subi un 50%.

Pero aunque la presencia de Areva en Nger no se cuestiona, Niamey ya comercializa una parte de la produccin directamente en el mercado (trescientas toneladas en 2007), y el monopolio francs de la extraccin del uranio se ha acabado en Nger. En noviembre de 2007 Sino-Uranium, filial de la empresa pblica China National Nuclear Corporation (CNNC), que explora desde 2006 la importante concesin de Tegguida, obtuvo el permiso de explotacin del yacimiento de Azelik. Adems, se asignaron algunos permisos de investigacin a una veintena de sociedades jvenes canadienses, australianas, sudafricanas, indias y britnicas.

Las concesiones menores (acordadas o en negociacin) se extienden sobre unos noventa mil kilmetros cuadrados del borde occidental del macizo de lAir (regin de Agadez), territorio situado entre la frontera argelina y el acantilado de Tiguidit. No se realiz ninguna consulta en las poblaciones del norte (al menos trescientas mil personas, principalmente tuaregs) cuyas tierras ancestrales se concedieron a las compaas. Se conmin a los habitantes de la zona de Tegguidda Tessoum (oeste de Agadez) para que evacuaran la zona (alrededor de dos mil quinientos kilmetros cuadrados) concedida a Sino-Uranium. Niger Uranio Limited, que empez la prospeccin en Ingal e Ighazer, prohibi a los ganaderos la utilizacin de pozos pastorales. En los alrededores de Imouraren, las actividades de prospeccin de Areva hacen que el ganado huya y convierten la ganadera en una actividad imposible.

Los empleos tradicionales de las poblaciones -explotacin artesanal de sal, agricultura en los oasis y sobre todo la ganadera trashumante- as como el complejo equilibrio organizativo, estn seriamente amenazados. La futura zona minera cubre las principales superficies de la ganadera nmada, con los ricos pastos del llano de Ighazer (6), lugar de la cura salada donde se citan anualmente decenas de miles de ganaderos, que permiten garantizar a los rebaos el aporte de minerales.

Residuos radiactivos almacenados al aire libre

Adems, la puesta en produccin de los nuevos sitios, prevista hacia 2010 (Azelik) y 2012 (Imouraren), hace que se redoblen los temores levantados por el primer examen de la situacin radiolgica y sanitaria de las dos ciudades mineras existentes, Arlit y Akokan. Este estudio se elabor entre 2003 y 2005, a peticin de la asociacin local Aghir In Man, por la Comisin de investigacin e informacin independiente sobre la radiactividad (Criirad) y la organizacin no gubernamental de juristas Sherpa (7).

Segn el Criirad, el agua distribuida a la poblacin (ms de mil habitantes) presenta niveles de radiactividad que sobrepasan los topes de las normas internacionales de potabilidad. Los residuos radiactivos se almacenan al aire libre desde hace varios decenios. Las chatarras que resultan del trabajo de las mquinas se venden en los mercados, la poblacin las recicla y las utiliza como materiales de construccin o para hacer utensilios de cocina. En mayo de 2007, el Criirad indic a la direccin de Areva y al Centro nacional de radioproteccin de Nger la presencia de residuos de la extraccin en el mbito pblico, as como niveles de radiacin gamma hasta cien veces superiores a lo normal. En ausencia de un autntico peritaje cientfico, los riesgos para la salud son difciles de evaluar a largo plazo (8). Sin embargo, el Sherpa destaca la multiplicacin de casos graves de enfermedades respiratorias y pulmonares, que se habran ocultado sistemticamente a los pacientes por los dos hospitales construidos y administrados por Somair y Cominak. Ambas sociedades mineras son el segundo patrono del pas despus del Estado y sus enormes necesidades de suministro benefician a un gran nmero de empresas. No obstante, operan esencialmente en el sur (Haoussas y Djermas), zonas ms preparadas y mejor representadas en las esferas administrativas y polticas, que influyen en los puestos clave y se benefician de los principales contratos. La poblacin local tuareg, poco escolarizada y que vive de manera tradicional, permanece al margen de la economa de las ciudades mineras.

Poco despus del inicio de la explotacin de la mina de Arlit, cuando la sequa diezm ms del 75% de su ganado (1973-1974), muchos tuaregs emprendieron el camino del exilio hacia las grandes ciudades y hacia Argelia y Libia. Cerca de veinte mil de ellos regresaron al pas a finales de los aos ochenta, estimulados por el discurso de anticrispacin del coronel Ali Salbou, que pona fin a trece aos de estado de excepcin del general Seyni Kountch. Nger atravesaba entonces una crisis econmica y no se habilitaron los medios para absorber este regreso masivo. La ilusin de la flexibilidad del rgimen se disip rpidamente, ya que a un enfrentamiento entre tuaregs y fuerzas del orden en Tchin Tabaraden (mayo de 1990) le sigui una violenta represin (9). La ausencia de sanciones se aadi a las frustraciones acumuladas por los tuaregs, cuyo sentimiento de marginacin se tradujo, en octubre de 1991, en el estallido de la primera rebelin. Sobre el papel, los acuerdos de paz de 1995 prevean, adems de la reinsercin de los antiguos rebeldes, medidas favorables al desarrollo del norte, as como la instauracin de la descentralizacin previa, a la que seguira una transferencia a las colectividades territoriales de rentas generadas por la explotacin minera.

Doce aos ms tarde la descentralizacin an no ha terminado y no ha llegado la transferencia del 15% de los ingresos mineros a los municipios concernidos, que se aprob en 2006 y no ha tenido ningn efecto. Peor todava, la concesin de los nuevos permisos mineros se est llevando a cabo sin prever ninguna medida compensatoria. Los tuaregs no somos nada ante las preocupaciones econmicas de los gobiernos, afirma Issouf Ag Maha, alcalde democrtico del municipio de Tchirozrine exiliado en Francia todo lo que queremos es que el poder nigerino y las sociedades mineras tengan en cuenta que vivimos en estas tierras.

En agosto de 2007, se promulg un estado de alerta (una modalidad del estado de excepcin) en la regin de Agadez. Desde entonces las organizaciones de defensa de los derechos humanos denuncian arrestos y detenciones arbitrarias (ms de cien), as como ejecuciones sumarias de civiles (cerca de setenta) perpetradas por el ejrcito nigerino (FAN) en represalia por los ataques del MNJ. Se sealan torturas, violaciones, saqueos y masacres de rebaos, en muchos casos la nica fuente de ingresos de los habitantes de la regin. En sus desplazamientos, el FAN tambin habra utilizado civiles como escudos humanos, especialmente para protegerse de las minas. Estas exacciones originan desplazamientos masivos de poblacin. En Iferouane slo queda el ejrcito, todos los habitantes huyeron, declara el responsable de una pequea asociacin que, como muchos otros, tuvo que abandonar sus actividades en la zona. El temor a las represalias y las minas en las carreteras dificultan cada vez ms el suministro. Los precios estallan y la temporada turstica, fuente de ingresos, no ha existido.

Los intentos de mediacin de Libia, Burkina Faso y la Unin Africana no han dado resultado. El presidente Tandja se niega a negociar con los rebeldes, a quienes califica de bandidos y narcotraficantes. La zona del conflicto est prohibida a los periodistas (10). Niamey clama su derecho a disponer libremente de sus recursos naturales e invita a los nigerinos a buscar el origen de la crisis en la importancia estratgica del pas. A mediados de abril de 2008, la Asamblea Nacional exhort al gobierno para que tome todas las medidas para establecer un reglamento pacfico y duradero del conflicto, que constituye una grave amenaza para la estabilidad de Nger. Una exigencia, de momento, sin consecuencias.

Notas:

(1) Comunicado del 29 de abril de 2008 del MNJ.

(2) Organisation de coopration et de dveloppement conomiques-Agence internationale de lnergie, World Energy Outlook 2007. China and India Insights, 2007. Aunque la parte de nuclear en la produccin mundial de electricidad debera seguir siendo estable (entre el 13% y el 16%), la potencia nuclear instalada se dedica a incrementar el valor absoluto.

(3) Moustapha Kadi, Inscurit croissante au Nord Niger. A quand la paix?, Energie pour tous n7, Niamey, 5 de septiembre de 2007.

(4) Compagnie gnrale des matires nuclaires (Cogema), antes de su integracin en el polo nuclear del grupo Areva en 2001.

(5) Areva se convirti en sospechosa tras la adhesin al MNJ de un capitn de las fuerzas nacionales de intervencin y seguridad (julio de 2007), previamente contratado para garantizar la seguridad de las zonas de Areva, que recibi de la empresa cerca de 85.000 euros.

(7) Criirad, Cuenta de resultados de Arlit (Nger), diciembre de 2003; Impacto de la explotacin del uranio por las filiales de Cogema-Areva en Nger, 20 de abril de 2005; Presencia de materiales radiactivos en el mbito pblico de Arlit y Akokan, 14 de mayo de 2007. Samira Daoud y Jean-Pierre Geta, Cogema en Nger, Informe de la investigacin sobre la situacin de los trabajadores de Somair y Cominak, Sherpa, 25 de abril de 2005.

(8) En 2004, Areva encarga una auditora medioambiental al Instituto de radioproteccin y seguridad nuclear (IRSN). Sus conclusiones, segn Criirad, se han subestimado. Tambin se llev a cabo una auditora clnica previa peticin de Areva (2005). Ninguno de estos estudios evala los riesgos sanitarios a largo plazo.

(9) Setenta muertes segn el gobierno, aproximadamente seiscientas segn las organizaciones internacionales y ms de mil segn los tuaregs. Mano Dayak, Michael Stiihrenberg y Jrme Strazzulla: Touareg, la tragdie, Lattes, Paris, 1992.

(10) Moussa Kaka, corresponsal de Radio France.

Original en francs: http://www.temoust.org/spip.php?article5613

Anna Bednik es periodista de Le Monde Diplomatique.

Caty R. pertenece a los colectivos de Rebelin, Cubadebate y Tlaxcala. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar a la autora, a la traductora y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter