Portada :: Argentina
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 23-06-2008

Tucumanidades, cumbre y Mercosur

Rubn Kotler
De Igual A Igual


En un par de semanas asistiremos a una nueva Cumbre del Mercosur, la que se llevar a cabo en Tucumn, una de las provincias ms empobrecidas de Argentina, entre el 30 de junio y el 1 de julio de 2008. Un gasto desmedido de una administracin provincial que no destina recursos necesarios para paliar una crisis estructural que acompaa a la poblacin tucumana desde hace ms de cuatro dcadas. Sin embargo, el empeo del gobernador provincial, Jos Alperovich, por demostrar que la provincia brilla, choca con los ltimos datos del INDEC, que sealan que el 42% de su poblacin vive por debajo de la lnea de pobreza y que el 14% vive debajo de la lnea de indigencia. Al menos estos datos son los que han dado a conocer algunos (muy) pocos medios nacionales, como el diario porteo Crtica demostrando que detrs de las cuatro avenidas que circundan el Gran San Miguel de Tucumn, y en el interior de la provincia, la pobreza sigue siendo endmica y nada se ha hecho en los ltimos aos para cambiar este cuadro de situacin. En este contexto la provincia se apresta a recibir a los mandatarios latinoamericanos en la Cumbre del Mercosur, destinando una cifra millonaria que la provincia no est en condiciones de asumir. Y para ms, con el rechazo de todo el marco opositor poltico, la administracin tucumana ir adelante, an cuando el propio proceso del Mercosur haya sido un obstculo para el crecimiento y desarrollo de la regin.

Uno de los crticos de la prxima cumbre, el dirigente del Partido Obrero, Daniel Blanco, no duda en afirmar que "el Gobierno aprovechar la cumbre para hacer nuevos negocios y negociados, por ejemplo, con los hoteles. Y, de paso, van a fortalecer el aparato represivo con la excusa de que deben reforzar la seguridad. Ya vimos una muestra de ello (en mayo de 2007), con el encuentro de gobernadores argentinos y brasileos, cuando todo el centro de la ciudad fue sitiado.

El titular del Partido Obrero tambin advirti que la Cumbre se llevar a cabo en un momento complejo del pas. La estatizacin de la metalrgica Sidor, en Venezuela, se har a expensas de los trabajadores o van a satisfacer sus demandas? El referendo que tolera el Gobierno de Bolivia, terminar protegiendo los intereses de la oligarqua por el dominio de la tierra? En la Argentina, a dnde nos llevar el arreglo con los grandes grupos agropecuarios y el proceso inflacionario?", se pregunta el dirigente.

Por su parte desde la Corriente Clasista y Combativa (CCC), brazo sindical del Partido Comunista Revolucionario, no han dudado en afirmar que durante la Cumbre movilizarn a su gente si es preciso. En expresin de uno de sus mximos dirigentes, Vicente Ruz, le advierten al gobierno provincial que es "uno de los ms corruptos de los ltimos tiempos que hemos tenido. Cuando hablamos de saqueos decimos que es a travs de los aumentos en los impuestos inmobiliarios, en luz, el gas y el agua. Es la provincia ms cara del pas y encima no dejan trabajar a los pequeos y medianos comerciantes. Desde una lnea ms laxa e incomprensible la propia CCC acompaa, a los que la presidenta de Argentina, Cristina Fernndez de Kirchner, ha denominado, los piquetes de la abundancia.

Tucumn festeja su propia crisis

Por qu rechazar la realizacin de la Cumbre del Mercosur en Tucumn? Hay que recordar qu es el Mercosur para entender que lejos de la integracin regional, lo que busca, como todo mercado comn, es satisfacer la demanda de un sector especfico de la sociedad y de ella a los ms fuertes econmicamente hablando. Como Mercado Comn, el Mercosur se ha erigido de manera asimtrica entre las distintas economas, beneficiando a las elites ms fuertes y perjudicando a las regiones perifricas del sur del continente. Y Tucumn en los aos '90 fue una de las provincias que ms sufri el acuerdo comn entre los pases del cono sur.

La economa tucumana, bsicamente azucarera, no estaba en celebrar la Cumbre del Mercosur en Tucumn, equivale a darle un espaldarazo a un Mercado que lejos de favorecer el crecimiento de la provincia, contribuy a profundizar su crisis estructural. La economa tucumana no se ha visto protegida por los distintos gobiernos nacionales y solo ha generado un aumento desmedido de la pobreza y la desocupacin. condiciones de competir con las producciones brasileras, an cuando la provincia fuera el principal productor de Azcar de Argentina. Por citar un ejemplo, Buenos Aires adquira azcar del Brasil porque era ms rentable que comprrsela a Tucumn. Esto es solo un botn de prueba de como el Mercosur afect en parte a las economas regionales y slo ha favorecido a cierta lite medio burguesa de las zonas ms ricas.

Por otra parte se calcula que la administracin Alperovich destinar ms de cinco millones de pesos en organizar la Cumbre, (esto sin tener en cuenta que el gobierno provincial no se ha fijado un tope de gastos), dineros que sern destinados a barrer la basura bajo la alfombra y que no se vea que la provincia est al borde de la destruccin por ineficacia administrativa y por el desvo de dineros pblicos en la construccin de un andamiaje poltico local basado en el clientelismo y la entrega de bolsones. Si los datos mencionados ms arriba sobre los ndices de pobreza e indigencia son reales, hay que pensar que la realizacin de una Cumbre, a la que asistirn los principales presidentes de la regin por menos de 24 horas, en lo que se supone el despliegue de medidas de seguridad inditas para la provincia, es un despropsito. Los cinco millones de pesos (un milln de euros) que la administracin local preve gastar en la organizacin es una bofetada al sentido comn y al pueblo tucumano en su conjunto. Tucumn sufre de graves falencias de infraestructura, y gastar esa suma de dinero solo para limpiarle la cara a la ciudad capital presupone al menos un gasto innecesario. La raz ideolgica, administrativa e histrica para rechazar la prxima cumbre del Mercosur es evidente, y habr que ver si la oposicin y la izquierda tucumana estarn en condiciones de demostrarlo pblicamente.

Cada cual atiende su juego

En el entorno internacional de la Cumbre, el panorama aparece igualmente complejo. La crisis del capitalismo argentino ha hecho eclosin en las ltimas semanas en la lucha intra clase entre el gobierno nacional con la presidenta Cristina Fernndez de Kirchner y su marido y ex presidente del pas, Nstor Kirchner a la cabeza, frente a los poderosos grupos econmicos liderados por los grandes latifundistas apoyados por importantes sectores de clase media. Por estos das incluso se habla de intentos golpistas desde algunos partidos de izquierda, que ven en la movida del campo algo ms que una protesta por el aumento de las retenciones. En medio de esta crisis nacional, como siempre, siendo el jamn del sndwich, se encuentra el pueblo, o las clases populares que se ven sin capacidad de reaccin y no comprenden claramente qu est en juego en estas horas en el pas, solo ven que los productos en las gndolas escasean y los precios de los considerados productos bsicos de la canasta, se disparan por las nubes.

En el espectro de los pases que conforman el bloque del Mercosur el panorama no es menos complejo. Por al lado del socio menor, Uruguay, hay que destacar que a pesar que el conflicto con el agro dej en un segundo plano la cuestin de la pastera Botnia la relacin entre la Repblica Oriental y Argentina no pasa por un buen momento. La Corte de La Haya tiene en sus manos la resolucin del diferendo, sumada la sensacin que se tiene en el paisito sobre las asimetras generadas en el Mercosur que le hicieron mirar con ms atencin al Norte y llev a la administracin de Tabar Vzquez a firmar acuerdos con Estados Unidos. De Evo Morales presidente de Bolivia llegar a la cumbre en Tucumn, afectado por los referendos autonomistas promovidos por los prefectos (gobernadores) de las cuatro regiones ms ricas de Bolivia, Santa Cruz, Beni, Pando y Tarija. Pero, adems, an rige la controversia con Brasil y Argentina por el abastecimiento de gas ya que no puede garantizar los niveles prometidos de fluido.

De la delegacin paraguaya hay que hablar de un contingente de transicin, toda vez que el presidente de aquel pas Nicanor Duarte llegara acompaado por el presidente electo Fernando Lugo. La proclamacin de Lugo puso fin a ms de 60 aos de dominacin del partido Colorado que, mediante una alianza con los oviedistas, tendr mayora parlamentaria.

Por el lado venezolano, Hugo Chvez llegar con la firma de la adhesin al bloque en 2006 bajo el brazo, empero, la situacin de la Repblica Bolivariana todava es incierta ya que no ejerce los derechos de miembro pleno pero es ms que un mero asociado. Los parlamentos de Brasil y de Paraguay rechazaron su adhesin, y la nacionalizacin de Sidor (empresa controlada por el grupo argentino Techint) motiv la intervencin de Cristina Kirchner. Se suma adems el conflicto regional que Venezuela mantiene con Ecuador y Colombia a raz de la poltica exterior del mandatario colombiano lvaro Uribe y el tema, siempre candente, de las FARC.

Lula da Silva, presidente de Brasil, parece ser el nico que llega a la reunin del Mercosur con cierto aire, toda vez que preside por segundo mandato consecutivo a la economa ms fuerte del continente y siempre con la privilegiada situacin del pas con respecto al resto de las economas regionales. Hace unos das, incluso, acept las demandas argentinas de equilibrar los tantos en materia de inversiones y comercio. Esto es: prometi acciones concretas para fomentar un ingreso mayor de productos argentinos a Brasil.

El da despus

Una Cumbre ms de las tantas que habrn tenido lugar en Latinoamrica a lo largo de este 2008. La de Tucumn estar marcada por el gasto innecesario y excesivo de una administracin provincial que sigue sin atender a las cuestiones sociales despus de cuatro aos y medio de gestin, tal vez caminando en sintona con el gobierno nacional. Es que el macondo tucumano no est en condiciones de recibir a los mandatarios de la regin y tal visita supondr un endeudamiento extra para una provincia que ha sufrido negativamente los embates de la propia integracin motivo de la Cumbre. Existen por lo tanto sobrados motivos para oponerse desde lo prctico, lo econmico y lo ideolgico, a una reunin continental que mostrar una cara de la moneda falsa en una provincia que sigue sumida en una crisis estructural de dcadas.

Qu nos queda por esperar del da despus de la Cumbre? Posiblemente las diferencias se acentuarn mucho ms, las asimetras denunciadas por los socios menores del Mercosur continuarn siendo tales y las regiones ms postergadas, como las que conforman el Noroeste Argentino, con Tucumn a la cabeza, seguirn sumidas en la crisis social, econmica, poltica y cultural, que no cambiar, al menos en los prximos aos. En medio de la avanzada golpista de la ultra derecha hacia una administracin que ha perdido una nueva oportunidad de hacer historia atendiendo la cuestin social, la Cumbre de Tucumn promete dejar poco y nada para el anlisis. Tal vez las pintorescas fotos de los presidentes reunidos para las cmaras de la prensa y poco ms. La corrupcin y el desgobierno continuarn siendo la tnica el da despus, de un capitalismo perifrico teido de una retrica socialista vaca de todo contenido, en un contexto de crisis econmica mundial. Es posible que las propias contradicciones de ese capitalismo continen evidencindose el da despus de la Cumbre. Mientras tanto los cientos de pasantes que habrn sido llamados para atender a las comitivas visitantes, volvern el da 2 de julio a la calle, a formar largas colas a la espera de algn hipermercado por abrirse, para conseguir un tibio puesto de trabajo, sabiendo que la propina ofrecida por el gobierno provincial no les alcanzar siquiera para comprar una botella de leche en el mismo hipermercado.

Rubn Kotler
www.deigualaigual.net
www.rubenkotler.com.ar


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter