Portada :: Colombia
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 20-06-2008

Para que Colombia deje de sangrar

Emir Sader
La Jornada


En emocionante artculo, publicado el domingo 8 de junio, don Orlando Fals Borda hace un hondo llamado a que Colombia no se resigne a convivir con la violencia. Se pregunta hasta cundo los colombianos seguirn acostumbrndose a la terrible violencia, a la guerra, a las masacres, a las muertes.

Ese mismo da el presidente venezolano Hugo Chvez, en su programa Al, Presidente, retoma una iniciativa poltica que puede convergir con la humanitaria preocupacin del maestro colombiano. Chvez se dirige a las FARC, argumentando que la va armada no tiene en este momento viabilidad y, en cambio, termina siendo un pretexto para que los que desean la perpetuacin de la violencia Uribe y el gobierno de Estados Unidos en primer lugar puedan seguir con sus polticas de guerra y de provocaciones contra los otros pases del rea.

Con base en esos argumentos, el presidente venezolano, quien ha demostrado fehacientemente ser un adepto inclaudicable de las soluciones polticas y pacficas para el conflicto colombiano, apela a las FARC para que liberen de forma incondicional a todos los rehenes que todava siguen en sus manos. Sera un gesto humanitario y de voluntad llegar a una solucin poltica. Para lo cual Chvez se compromete a organizar las condiciones internacionales para concretar la paz en Colombia.

Tener en Colombia uno de los epicentros de la guerra infinita de Bush representa la ms grande herida que tiene el continente, que se desangra hace ms de seis dcadas. El pueblo colombiano ya ha demostrado que quiere la paz y la nica manera de obtenerla es por la intermediacin de la negociacin poltica entre las partes. Cualquier pretexto, cualquier argumento parcial, por ms fuerte que sea, contribuye a la perpetuacin de la guerra y de los infinitos sufrimientos del pueblo colombiano.

La propuesta de Hugo Chvez debe recibir el respaldo de todos gobiernos, fuerzas polticas, movimientos sociales, personalidades los que sufren en y por Colombia, los que estn comprometidos firmemente con la superacin pacfica de la guerra. Ahora es el momento definitivo para que todos sepan quines efectivamente la quieren y quines, al contrario, se valen de la guerra para perpetuar sus intereses y sus cargos. Se ver si el presidente Uribe desea, como tanto se dice, sabotear cualquier negociacin poltica como instrumento para intentar obtener una nueva reforma constitucional que le pueda propiciar un tercer mandato.

Ignacio Ramonet llamaba la atencin recientemente en cmo Amrica Latina vive un periodo de desarrollo, justicia y de paz, que hay que valorar y consolidar. El nico caso de guerra es el de Colombia. El continente necesita paz para que avancen los procesos de integracin, de contribucin a la construccin de un mundo multipolar, de colaboracin entre los gobiernos y los pueblos, de complementaridad, de solidaridad.

La loable iniciativa del presidente Hugo Chvez es una excelente posibilidad de que demostremos que somos capaces de hacer triunfar la paz sobre la guerra, al igual que estamos demostrando que podemos hacer triunfar el desarrollo sobre el estancamiento, la justicia sobre la exclusin social, la integracin sobre la fragmentacin, el entendimiento sobre los conflictos y la solidaridad sobre los enfrentamientos para que Colombia pueda tambin sumarse a un continente que vive un momento especial de su historia.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter