Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-06-2008

Desde hace tres aos el gobierno sueco ha estado las comunicaciones de sus ciudadanos
Suecia: El gran hermano escucha lo que hablas y lee lo que escribes



Gracias al debate que se produjo esta semana en el parlamento sueco en torno a la votacin de una nueva ley que autoriza y legaliza el fichaje telefnico y de las comunicaciones digitales a cargo del organismo estatal de espionaje electrnico FRA, nos enteramos que sin autorizacin legal desde hace ya tres aos nos estn controlando a todos los que vivimos en Suecia y a quienes desde fuera de fronteras se han comunicado todo este tiempo con nosotros.

Cuando en los aos 90 apareci internet para el uso comercial pblico y se extendi imparable como medio mltiple de comunicacin universal, se habl de que estbamos accediendo a una nueva era de ampliacin nunca vista antes, de la democracia y de la libertad de los ciudadanos.

As fue como en el imaginario popular se quiso sembrar la idea - coincidiendo con la catastrfica desaparicin de los pases del socialismo europeo- de que este logro cientfico-tcnico del capitalismo llegaba para ampliar nuestra libertad de opinar y acceder libremente al conocimiento y al bienestar. Incluso se lleg a afirmar que toda nuestra participacin poltica y social se podra realizar a travs de internet, sin tener que trasladarse del domicilio o lugares de trabajo. Todo lo podramos hacer a travs del computador: transmitir nuestras ideas, preocupa-ciones o sentimientos; escribir, discutir, informarnos, hablar, cantar, rer o llorar; mostrar nuestro rostro o todo el cuerpo, y as en contados segundos poder comunicarnos con quien se nos ocurra en cualquier lugar del planeta.

En Suecia, el gobierno de derecha que tiene mayora parlamentaria, parece haber decidido hacerle un regalo de despedida al presidente Bush y a su admi-nistracin (tambin en sintona con la nueva legislacin antiterrorista de la Unin Europea) y dotar al pas de un avanzado sistema de lucha ?contra el terrorismo y la criminalidad organizada?. Para eso ha presentado este proyecto de ley, criticado por organizaciones de defensa de los derechos del ciudadano del pas y de Europa, por reconocidos juristas, por los partidos de oposicin y hasta por la propia seguridad del Estado (SPO) y los distribuidores de servicios telefnicos y de internet.

Pese a que el pasado martes, en una primera vuelta, no se pudo aprobar la ley por objeciones planteadas por algunos parlamentarios de la propia derecha; todo indicara -al cierre de esta edicin- que luego de algunos ajustes cosmticos la ley FRA como se le llama, con el voto en contra de la oposicin y sin tomar en cuenta las fuertes protestas en todo el pas, sera sancionada.

Y para colmo, adems de que el gran hermano seguir de cerca todos nuestros pasos, la ley establece que el espionaje ha de financiarse mediante un impuesto que pagaremos al consumir internet y los telfonos celulares, calculado en unos 73 millones de coronas. Es decir, nosotros mismos pagaremos el espionaje al que estamos sometidos.

El martes, en las afueras del parlamento, los manifestantes protestaron con carteles donde comparaban este espionaje ciudadano con el que practicaban la Urss y la Stasi alemana, tan criticado antes por la derecha anticomunista. Con el agravante de que el FRA es un organismo militar, creado originalmente para espiar las comunicaciones radiales de la defensa sovitica y de otros pases del bloque del Este durante la guerra fra, que ahora se encargar tambin de ponerle el ojo a la sociedad civil.

Por eso no fue inoportuno que a los parlamentarios dispuestos a votar la ley represiva, se les haya obsequiado ejemplares de ?1984? la clsica novela George Orwell, por si no la haban ledo.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter