Portada :: Europa :: De la Constitucin Europea al Tratado de Lisboa...
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 21-06-2008

Tratado de Lisboa
Al no irlands se suman los escollos legales en otros estados

Gara

El Tratado de Lisboa, que se marc el objetivo de hacer ms eficaz a Europa, parece ms amenazado que nunca tras el Consejo Europeo de los dos ltimos das. Una semana despus del no irlands en referndum, la Unin Europea sigue sumando problemas. Al recelo checo se suma ahora una nueva crisis en el proceso de ratificacin britnica. Ante la imposibilidad esta vez de disimular el fracaso, la cumbre de la UE se convirti en una autntica jaula de grillos.


Los dirigentes de los pases miembros de la Unin Europea, que esperaban siquiera consensuar un compromiso en torno al ms que discutible futuro del Tratado de Lisboa, volvieron a casa de vaco.

Tras 24 horas de cumbre en Bruselas, no pudieron ms que limitarse a aceptar la peticin de Irlanda de una prrroga hasta el prximo Consejo Europeo del mes de octubre.

La propuesta de forzar un segundo referndum en Irlanda -coincidiendo con las elecciones al Parlamento de Estrasburgo en junio de 2009- a cambio de varias clusulas de salvaguarda a Dubln (mantenimiento de su comisario en Bruselas y otras garantas) no hall eco en el taoiseach irlands, Brian Cowen, quien se limit a sealar que para ser honesto, no tengo respuesta en este momento, aunque soy consciente de que el voto irlands (en el referndum) tiene serias implicaciones para el resto de Europa.

Ms all de este fracaso anunciado, el fiasco no qued ah y los dirigentes de la Unin no pudieron siquiera consensuar un llamamiento claro a acelerar, en este intervalo de cuatro meses, la ratificacin del tratado en los siete pases que no lo han hecho an. Habida cuenta del riesgo de que el texto sea rechazado por el Parlamento checo -el primer ministro, Mirek Topolanek, reconoci ayer que no me jugara cien coronas apostando por su ratificacin-, Praga rechaz toda formulacin excesivamente apremiante.

El comunicado final de la cumbre certifica que 19 parlamentos han ratificado el Tratado y que el proceso sigue su curso, aunque se ve obligado a reconocer que la ratificacin checa no podr culminar sin el aval de la Corte Constitucional.

No es el jurdico el nico problema del Tratado de Lisboa en la Repblica Checa. ste es rechazado por el presidente del pas, Vaclav Klaus, y por buena parte de los dirigentes de su formacin, el ODS, que tiene mayora en el Senado. El Gobierno checo de coalicin se muestra profundamente dividido y temeroso de una opinin pblica que, por distintos motivos, recela de la Unin Europea.

Junto al no irlands y el recelo checo, la cumbre sum ayer otro contratiempo. Un alto tribunal londinense exigi ayer al Gobierno britnico que retrase la ratificacin hasta que decida sobre el recurso de un ciudadano que reivindica el derecho a votarlo en referndum. Su ratificacin a toda prisa por la Cmara de los Lores en vsperas del Consejo Europeo se ha quedado, finalmente, en un gesto vaco.

Aunque el parn britnico podra ser de corta duracin -el tribunal debe pronunciarse la semana prxima-, viene a reforzar la impresin de que no hay quien salve la situacin.

As las cosas, y pese a que haban prometido no embarrarse en las cuestiones institucionales, los dirigentes de la UE no pudieron aportar respuestas concretas a los problemas concretos de los ciudadanos.

Frente al incremento de los precios del petrleo, no hicieron sino escenificar sus diferencias. El presidente francs, Nicolas Sarkozy, se mostr en desacuerdo con Alemania sobre la cuestin de la fiscalidad de los productos petrolferos. Lo nico que logr Pars fue un compromiso por parte de la Comisin de Bruselas para examinar posibles medidas para luchar contra el encarecimiento del petrleo.

La Presidencia francesa de turno de la UE, que arranca el 1 de julio, lo hace con mal pie, en razn no slo de la crisis institucional sino tambin por las tensiones entre Pars y la Comisin, que se acusaron mutuamente ayer de haber contribuido al no irlands.

Chantaje con Croacia

Conocido es, sin embargo, el voluntarismo de Sarkozy, quien volvi a hacer gala de l y no dud en agitar la amenaza de un freno a la adhesin de Croacia, que se espera en 2010, para presionar a la Repblica Checa a ratificar el tratado. Un chantaje en toda regla a los checos, favorables a la apertura de la UE a los Balcanes.

Irlanda es un problema -reconoci el inquilino del Elseo-, pero si sumamos un segundo o incluso un tercer problema, la cosas de complica, advirti.

Para la ampliacin hace falta unanimidad y sera muy curioso que Europa no se ponga de acuerdo sobre sus instituciones y en cambio acuerde por unanimidad admitir a uno, dos o tres nuevos socios al club de los Veintisiete, amenaz.

El primer ministro polaco, Donald Tusk, calific de inaceptable sostener que el resultado del referndum de Irlanda cierra las perspectivas europeas para Croacia, Serbia u Ucrania, advirti. El primer ministro luxemburgus, fue tajante en su alineamiento con Pars. Sin nuevo tratado, no hay ampliacin, seal Jean-Claude Juncker.

De regreso a las cumbres europeas, el italiano Silvio Berlusconi se mostr conciliador en el caso de Croacia e implor que no le faltan ms que unos pocos captulos (de negociacin) por cumplir.

Pases como Austria y Finlandia fueron ms all y recordaron que los Balcanes no pueden convertirse en paganos del rechazo irlands a Lisboa.

En semejante clima de patio de colegio, las dos decisiones del Consejo en materia internacional, el final de las sanciones a Cuba y el endurecimiento de las que penden sobre Zimbabwe, adquirieron un valor inusitado.

Levantan las sanciones a Cuba ante el enfado de Washington

La UE decidi ayer levantar las sanciones a Cuba vigentes desde 2003 y ofrecer a las autoridades de la isla una nueva etapa de dilogo y cooperacin a cambio de que faciliten el acceso de organismos humanitarios al interior de las prisiones. El texto acordado en Bruselas por los ministros de Exteriores de los 27 advierte a La Habana de que en junio de 2009, cuando tocar revisar la posicin comn de la UE con respecto a la isla, el Consejo evaluar la efectividad del proceso de dilogo que slo continuar si los ministros estn de acuerdo por unanimidad en que ha servido para avanzar en materia de derechos humanos.

El Gobierno cubano calific de injustas las medidas que la UE impuso bajo el pretexto del arresto de 75 contrarrevolucionarios pagados y avalados por el Gobierno de Estados Unidos para subvertir el orden poltico, econmico y social de la isla, remarc el diario Granma.

El ministro de Exteriores, Felipe Prez Roque, consider que el levantamiento de las sanciones es un paso en la direccin correcta, aunque se tomarn su tiempo para valorar el documento.

Washington y los opositores al Gobierno cubano pusieron el grito en el cielo por esta decisin.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter