Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-06-2008

Por qu suben los precios?

Juan Torres Lpez y Alberto Garzn Espinosa
Altereconoma


Los precios estn subiendo en todo el mundo. En los pases ms pobres el alza del precio de los alimentos est provocando una situacin dramtica: hambre y escasez, "un crimen contra la Humanidad", tal y como lo calific con toda razn el relator de las Naciones Unidas para los asuntos de la Alimentacin, Jean Ziegler. Los precios de materias primas estratgicas como el petrleo se disparan y provocan subidas sucesivas en todos los mercados y suben tambin los precios al consumidor en casi todos los pases.

Se cierne de nuevo el fantasma de la inflacin, pero justamente cuando eso ocurre no podemos olvidar dos cuestiones esenciales.

La primera es que la subida de precios, aunque siempre objeto del debate econmico, es uno de los fenmenos econmicos conscientemente peor y ms equivocadamente analizados, pues las explicaciones tericas de la inflacin se utilizan para justificar polticas radicalmente anti sociales.

La segunda, que la inflacin no solo tiene causas sino tambin y sobre todo propsitos porque, en la mayora de las ocasiones, los grupos con poder pueden mejorar la posicin en la distribucin de la renta desencadenndola.

Es por estas dos razones que conviene ser inteligentes y no dejarse llevar por los anlisis tan sesgados que pueblan los medios y los discursos polticos.

Respecto a los precios al consumo en pases europeos como Espaa hay que sealar en primer lugar que su alza no es del todo nueva. La realidad es que se est produciendo desde la entrada del euro, aunque se viene disimulando gracias a la tramposa configuracin de los indicadores estadsticos, sucesivamente modificados para evitar que adquiera rango oficial la efectiva sensacin de prdida de poder adquisitivo que sienten los ciudadanos.

Y sobre la subida de los precios de los alimentos, e incluso del petrleo y otras materias primas, no hay que olvidar que justamente se est produciendo cuando los especuladores han tenido que dejar los mercados financieros como consecuencia de la crisis inicial de las hipotecas.

Pero ahora, como siempre, sea lo que sea que est ocurriendo, cuando los precios suben en mayor o menor medida, las autoridades econmicas de signo liberal no tienen en su boca nada ms que una misma cantinela: hay que moderar los salarios (porque los precios suben -segn dicen- como consecuencia de subidas previas en los salarios) y hay que subir los tipos de inters (porque tambin dicen que si suben los precios es que hay excesiva cantidad de dinero en circulacin y para reducirla hay que subir su precio).

El Banco de Espaa, por ejemplo, ya ha recomendado pblicamente la congelacin salarial a pesar de que Espaa es el nico de los 30 pases miembros de la OCDE en el que el poder adquisitivo de los salarios est bajando desde 1995.

Y, por su parte, el Banco central Europeo se empea en subir los tipos a pesar de las generalizadas voces que indican que eso, en lugar de favorecer a la economa e incluso a los precios, provocar una mayor crisis. Aunque, eso s, tambin grandes beneficios para la banca y los propietarios de capital (slo la subida que se produjo hace unos das como consecuencia de la "indiscrecin" de su gobernador, ni siquiera como efecto de una medida formal, provoc un coste de 3.000 millones de euros a las familias hipotecadas, o lo que es lo mismo, un mayor ingreso de esa misma magnitud a los bancos, lo que deja bien claro para quin trabaja y al servicio de quin est el Seor Trichet).

En suma, siempre una misma doble respuesta ante la inflacin que se traduce inexorablemente en una mejora de los beneficios y las plusvalas en el conjunto de las rentas y en la mayor explotacin y prdida de poder adquisitivo de los trabajadores.

Pero las verdaderas causas de las subidas de los precios hay que buscarlas en otros sitios. Veamos, por ejemplo, el caso de los precios y los salarios.

Es verdad que si los salarios subieran de modo continuado eso aumentara los costes de las empresas. Pero, necesariamente se producira entonces inflacin, es decir, trasladaran inevitablemente las empresas esos costes ms altos a los precios de venta? Lgicamente, slo podran hacerlo... si pudieran.

No es un juego de palabras. Es que las empresas pueden subir los precios cuando suben los costes slo si tienen poder de mercado, si se enfrentan a una demanda cautiva (o, como decimos los economistas, muy inelstica, es decir, que apenas disminuye cuando sube el precio). Si eso no ocurre, las empresas que ven subir sus costes salariales (u otros cualquiera) tienen que reaccionar de otro modo si no quieren salir del mercado: mejorando la calidad, las condiciones de venta, la productividad mejorando las tcnicas de produccin, etc.

Qu ocurre en Espaa? Pues que ni siquiera teniendo salarios ms bajos las empresas son capaces de hacer frente a las subidas de costes que soportan, y lo que buscan es procurar tener poder de mercado e imponer a los consumidores precios ms altos que les proporcionen beneficios extraordinarios.

Los economistas del Banco de Espaa que estudian la inflacin, y sus responsables polticos, deberan ser ms perspicaces antes de decir siempre lo mismo: que hay que bajar los salarios.

Por qu no mencionan en el hecho de que en Espaa, donde se quejan por precios ms altos, hay salarios ms bajos y que crecen menos, pero beneficios empresariales siete veces ms altos que en el entorno europeo? Una muestra indiscutible de que no son los salarios lo que sube los precios, aunque no parece que eso llame la atencin la inteligentsia de Banco.

Lo que ocasiona la inflacin, al contrario de lo que los poderosos y los economistas a su servicio nos quieren hacer creer, es el mayor poder de mercado de las empresas. Gracias a l influyen en el gobierno para que acepte tarifas ms elevadas, para que no combata las estrategias anti competitivas y las que despilfarran millones de euros para fidelizar a los clientes y as disfrutar de una demanda ms rgida. Y gracias a l pueden imponer a sus consumidores precios ms altos.

Y esto no solo pasa en Espaa con los precios al consumidor.

Los precios de los alimentos o los del petrleo estn subiendo por la misma razn de fondo: porque las grandes corporaciones imponen su ley, porque los gobiernos las dejan hacer, porque hablan y hablan de mercados libres y de competencia cuando lo que existe de verdad son mercados sumamente imperfectos, oligopolios con ms poder que los gobiernos y con influencia suficiente en los mercados como para imponer precios que constantemente les garantizan beneficios extraordinarios.

Siempre hablan de salarios para explicar las subidas de precios, pero nunca se refieren, por el contrario, a los enormes gastos financieros que imponen bancos que actan en mercados corruptos, en donde no ha existido competencia prcticamente nunca. No hablan de los despilfarros en publicidad, en financiamiento a grupos de presin, en inversiones irracionales, en los costes que supone la especulacin debido al riesgo que lleva consigo y que se trata de conjugar logrando beneficios muy altos en las operaciones exitosas. No se dice, por ejemplo, que si el coste de produccin de un barril de petrleo de Arabia Saud es de unos 6 dlares, la especulacin aade un coste de entre 30 y 40 dlares.

Ni, por supuesto, tampoco hablan de los costes que imponen los grandes intermediarios.

Diversas organizaciones agrarias y de consumidores han calculado en Espaa un ndice de Precios en Origen y Destino de los alimentos (IPOD) que les ha permitido comprobar que los alimentos se encarecen de media un 436% (y en algunos casos hasta un 900%) desde el campo hasta la mesa.

No se habla, en suma, del PODER para maquinar sobre el mercado, que no es algo que precisamente est al alcance de los trabajadores, ni de su desigual distribucin.

Si quisieran que los precios no subieran como estn subiendo donde habra que actuar es sobre ese poder antisocial, desigual y nefasto. Lo dems son excusas con un nico propsito: hacer que los beneficios suban sin cesar.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter