Portada :: Europa :: De la Constitucin Europea al Tratado de Lisboa...
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 22-06-2008

La UE hace trampas al solitario

Gara


La Cumbre europea desarrollada durante los dos ltimos das en Bruselas ha evidenciado, una vez ms, que la Unin Europea no est dispuesta a asumir ni en pblico ni en privado las verdaderas causas de su crisis, y que prefiere continuar con una huida hacia adelante que a medio plazo slo puede traer un bloqueo poltico an mayor del continente. Mientras Sarkozy calificaba el no del referndum irlands como un incidente, los mandatarios de los 27 estados de la UE celebraban al unsono la ratificacin del Tratado de Lisboa por parte de los lores britnicos, a pesar de que la ratificacin en Gran Bretaa sigue pendiente de una resolucin judicial, al igual que en el caso de la Repblica Checa. Es decir, la UE hace odos sordos a la nica parte de su ciudadana que ha podido expresar su opinin libremente mientras celebra el derecho a veto ejercido por una de sus decrpitas lites polticas.

De ese modo, la reunin de Bruselas slo ha servido para retrasar las decisiones hasta una nueva reunin a la vuelta del verano. Signo evidente de que, a falta de una agenda clara, la Cumbre ha sido un doloroso pero vulgar trmite es que dentro de las resoluciones adoptadas destacan el levantamiento condicionado de las sanciones a Cuba y la amenaza de nuevas sanciones contra Zimbabwue. Cuestiones evidentemente menores cuando la propia estructuracin europea est en situacin crtica. En el caso de Cuba el paternalismo y la hipocresa de los polticos europeos alcanza cuotas inaceptables, al subrayar que la UE reitera el derecho de los ciudadanos cubanos a decidir con total independencia acerca de su futuro. Toda una declaracin de intenciones, precisamente cuando la UE ha demostrado su incapacidad para hacer lo propio.

En definitiva, la Unin Europea hace trampas al solitario cuando niega a sus ciudadanos la voz, el voto e incluso el valor de sus votos. No se puede construir una entidad poltica contra la voluntad de sus habitantes. Pero, adems, tambin hace trampas respecto a su papel como garante a nivel internacional de los valores de la democracia y el respeto a los derechos humanos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter