Portada :: Cultura :: Eva Forest, in memorian
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-06-2008

Texto ledo en el Homenaje a Eva Forest celebrado en el Ateneo de Madrid el 20 de junio de 2008
Eva Forest, antroploga

Irene Amador
Rebelin


Hace ya ms de un ao que sufrimos el golpe brutal de la prdida de Eva Forest. En aquellos tristes das del mes de mayo del ao pasado, al leer los textos que le dedicaron tantos compaeros y amigos, cobr conciencia de la dificultad que entraaba abordar la figura de Eva, porque en realidad era multidimensional. Sin embargo, hay una faceta de la vida de Eva que a mi juicio ha sido poco recordada y valorada: su dimensin de antroploga.

Hoy quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones acerca del ingente trabajo que en el ao 1966 llev a cabo Eva, junto con su amiga Juana Hendrickson, en una granja del pueblo en Cuba entre los meses de julio y noviembre.

A lo largo de los aos en que disfrut de la amistad de Eva, varias veces la o hablar entusiasmada de su trabajo en la granja del pueblo en Cuba. Tuve la fortuna tambin de compartir con ella la inmensa alegra que sinti cuando visit la comunidad casi cuarenta aos despus, en septiembre de 2003, pues fue aquella una de las ocasiones en que coincidimos en la isla. Eva contaba entre risas las ancdotas de su estancia en Cuba durante cuatro meses, en el ao 1966, y con gran humildad aada que no saba qu tipo de trabajo haba realizado. Sencillamente, haba sentido la necesidad de actuar, de ser testigo de una gesta humana que abra un camino de esperanza hacia el mundo con el que ella soaba, y all se haba marchado. Haba que ser testigo de aquello y haba que contrselo a la gente. Cuando Eva hablaba de aquella experiencia, sola terminar su relato con un punto de melancola, porque aquel ingente trabajo no haba sido publicado.

La muerte le sobrevino cuando Eva preparaba la edicin de este trabajo, que fue publicado pocos meses despus en la Editorial Hiru, gracias a la labor de su hija, Eva Sastre Forest.

Los Nuevos Cubanos (La vida en una Granja del Pueblo) es una obra antropolgica de un enorme valor. En ella se recogen las historias de vida de 93 cubanos, miembros del proletariado agrcola, que residan en la granja Mrtires de la Alegra de Po, situada en la provincia de Oriente, a pocos kilmetros de la costa donde se produjo el desembarco del Granma.

Los relatos biogrficos constituyen una urdimbre sobre la que se teje una completa y compleja visin de lo que supuso la Revolucin en las vidas de estos hombres y mujeres cubanos, un registro singular, diacrnico y sincrnico, que nos traslada en el tiempo varias dcadas por delante del momento en que se llev a cabo el trabajo de campo y que nos permite conocer muy de cerca la realidad antropolgica, social, cultural, econmica y revolucionaria de un amplio espectro de la poblacin cubana.

Eva, al igual que Oscar Lewis --con quien la compara Alfonso Sastre en el prlogo-- se aleja del mtodo cuantitativo en un momento en el que este gozaba de gran prestigio en las ciencias sociales, para abordar su trabajo mediante un mtodo cualitativo, a partir de las historias de vida. Algo verdaderamente innovador en la dcada de 1960. La autobiografa mltiple de una comunidad cubana, la idea de reconstruccin polifnica (como la defini en 1992 Paul Ricoeur) le permite describir de una manera ms precisa y compleja la etnologa de la comunidad. Aos ms tarde, la literatura testimonial tendra gran xito. Pero en ese momento se trata de una verdadera y crtica innovacin. Eva introduce un mtodo que los antroplogos profesionales tardaran aos en utilizar, un mtodo que impone un principio de co-autora entre el informante y el investigador, un proceso dinmico de construccin de conocimiento.

Quisiera transmitirles la necesidad imperiosa de leer esta obra. Disfrutarn de mltiples relatos singulares, de la polifnica voz del pueblo cubano, se darn cuenta de que los sueos colectivos son posibles. Pero sobre todo conocern de primera mano una de las mejores etnografas contemporneas. Una etnografa inslita en una isla del Caribe que contiene todos los elementos de los relatos maravillosos, de las vidas ejemplares.

Aun a riesgo de pisar un terreno resbaladizo, me atrevera a decir que Eva Forest fue una herona clsica. Esta sociedad androcntrica en la que vivimos nos ha narrado cientos de veces las hazaas de los hroes culturales. Pocas veces tenemos acceso a la vida de nuestras mejores mujeres. Eva, como la protagonista de un cuento maravilloso, super una y mil pruebas, sali vencedora en mil batallas. Tenemos la fortuna de contar con el legado de sus talismanes: sus libros.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter