Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 24-06-2008

El mundo cabalga hacia una nueva burbuja especulativa
Quin es responsable de la inflacin de precios del petrleo y de los alimentos?

Michael R. Krtke
Sin Permiso


Desde que los mercados financieros se convirtieron parcialmente en un campo minado, las bolsas de mercancas aparecen como un refugio atractivo. As como, tras el estallido de la burbuja punto.com en 200-01, el capital se refugi en los valores inmobiliarios y en los derivados financieros, ahora, tras el estallido de la burbuja inmobiliaria y de la burbuja de los derivados, sigue desplazndose a toda velocidad. Se mueve hacia las bolsas de mercancas a trmino, en donde, con contratos de futuros sobre ttulos en papel de materias primas (petrleo, gas, metales, productos agrcolas) se puede ganar dinero rpidamente y sin esfuerzo. A diferencia de lo que ocurre en las bolsas de acciones, en las bolsas de mercancas a trmino no hay intereses ni dividendos. Quien en ellas invierte dinero, apuesta a ganancias sobre el cambio de curso, es decir, a aumentos de precio rpidos y vigorosos de las "mercancas ficticias" titularizadas en papel. La colosal afluencia de capital ha desencadenado all en poqusimo tiempo una verdadera explosin de los precios. Desde comienzos de ao, la economa mundial cabalga sobre una nueva burbuja especulativa.

Los inversores financieros, que han colocado miles y miles de millones en el comercio de mercancas de papel, son responsables de la vertiginosa subida de precios de las materias primas. Huelga decir que los bolsistas rechazan eso indignados: no la especulacin en las bolsas a trmino o el comercio no regulado fuera de las bolsas seran los culpables de la explosin de precios, sino elijan ustedes los chinos, los hindes o el conjunto de los pases BRIC (Brasil, Rusia, India, China), cuando no el "pico" que supuestamente habra alcanzado ya la produccin de petrleo. Es verdad, desde luego, que los pases en el umbral del desarrollo crecen desde hace aos a un ritmo rcord, pero la vertiginosa subida de precios en las opciones de ttulos de mercancas, seguida muy de cerca por las correspondientes subidas de precios del petrleo real, del gas real, del arroz real, de la soja real y del trigo real, data por lo menos del ltimo trimestre de 2007. Desde entonces, segn datos del Banco Internacional de Compensacin, se observa un claro retroceso del volumen del comercio de derivados, mientras que el volumen de los papeles-mercanca sube rpidamente a escala planetaria. Eso vale, por lo pronto, para los ttulos agrcolas, seguidos de los de los productos energticos. Por cierto que en ese boom pesaron con fuerza las bolsas chinas de mercancas a trmino: con incrementos de volumen de ms del 100% en pocos meses.

El comercio con materias primas y alimentos titularizados en papel tiene una propiedad que lo hace irresistible para los especuladores. Se necesita harto menos capital propio que en los mercados de acciones. Hasta las estrictas reglas de la comisin de control instituida por el gobierno norteamericano, la CFTC (Commodity Futures Trading Commission), permiten a cualquier especulador comprar un contrato para petrleo crudo sin tener que desembolsar en efectivo ms que el 6% del valor de ese contrato. Lo que significa que, para adquirir un barril de crudo en la bolsa petrolfera de Nueva York (NYMEX), slo necesito unos 10 dlares. Eso atrae a los especuladores en masa. No es por casualidad que todos los grandes inversores grandes bancos, sobre todo bancos de inversiones, fondos de pensiones, empresas aseguradoras o fondos hedge estn ahora entrando en tromba en las bolsas de mercancas a trmino y en el comercio especulativo con ttulos en papel de petrleo y otras materias primas. Los mayores jugadores y mayores disparadores de precios en la NYMEX, en la IPE (la International Petroleum Exchange de Londres) y en la ICE (Intercontinental Exchange) son firmas que llevan la batuta en Wall Street, como Goldman Sachs, Morgan Stanley, JP Morgan Chase, o el Bank of America, la Socit Gnrale francesa y la Deutsche Bank alemana. A todas esas empresas hay que agradecer que, entretanto, simples inversores privados, como el clsico pequeo accionista, se estn subiendo al carro del boom de la especulacin con las materias primas. No la OPEC, sino Wall Street domina ahora el negocio del petrleo.

Ya en 2006, el Senado de los EEUU estaba oficialmente en claro respecto al hecho de que los inversores financieros haban arrebatado la jefatura a las cuatro grandes empresas petrolferas angloamericanas y a la OPEC. Hasta el 60% de las recientes subidas de precios del petrleo hay que agradecrselas a esos inversores, y entre un 20 y un 30 por ciento a la cada del dlar, de la que tratan de resarcirse los productores y los comerciantes de petrleo. Apenas tiene que ver el drstico incremento de precios con costes de produccin crecientes o con una demanda real en aumento. La demanda mundial de crudo ha subido desde 2004 poco ms de un 1,2% anual; en cambio, el precio del crudo, ms de un 250%. En enero de 2008 rebas por vez primera la marca de los 100 dlares, luego perfor la barrera del sonido de los 130 dlares por barril. Los costes de produccin de un barril de crudo no montan hoy, aun en las condiciones ms adversas la extraccin de crudo de las arenas betuminosas de Alaska, ms de 30 dlares por barril.

En los EEUU, el pas con mayor consumo de petrleo del planeta (cerca de 20,7 millones de barriles diarios), la demanda de petrleo baja desde hace meses, y dada la recesin que no deja de extenderse seguir verosmilmente bajando. En China, que consume un tercio del petrleo consumido por los EEUU, las importaciones de petrleo vienen creciendo ms bien moderadamente desde 2000, en menos de un 0,5% de la produccin mundial cada ao.

En muchos lugares se descubren ahora nuevos campos petrolferos. La Arabia Saudita, el mayor productor petrolfero del mundo, tiene previsto un importante aumento de sus suministros (hasta un tercio de su actual produccin) y quiere aumentar en un 40% las inversiones en plantas productoras. Con unos precios crecidos, se vuelve rentable hasta la explotacin de reservas petrolferas tenidas hasta ahora por demasiado costosas. Brasilia, por ejemplo, entrar muy pronto en la categora de los diez mayores productores petrolferos, gracias a unos recientes hallazgos de petrleo en sus costas. No es pues, admisible, la tesis de que el precio del petrleo refleja una nueva escasez petrolfera global.

Y la alta poltica? Al cierre de su cumbre en Osaka, los ministros de finanzas del G-8 cayeron en la original cuenta de que haba que empezar a investigar el papel desempeado por la especulacin internacional en el vertiginoso aumento de los precios del petrleo. El FMI y la IEA (Agencia Internacional de Energa) tienen que presentar un informe al respecto antes de octubre. Hasta entonces, siguen los llamamientos a los pases productores para que hagan algo. Los ministros de finanzas reunidos parecan como desamparados, y dirase que tan incapaces de comprender el mundo del capitalismo realmente existente como el usuario corriente y moliente atnito ante el surtidor de su gasolinera. Que la energa y la alimentacin de la poblacin mundial son cosas demasiado importantes para dejarlas en manos de los especuladores, no parece cosa que los fundamentalistas de mercado que nos gobiernan puedan comprender de buenas a primeras.

Michael Krtke, miembro del Consejo Editorial de SINPERMISO, es profesor de poltica econmica y derecho fiscal en la Universidad de msterdam e investigador asociado al Instituto Internacional de Historia Social de esa misma ciudad.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter