Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 26-06-2008

Repblica Dominicana
Venta de menores hambrientos por cinco dlares

Mirta Rodrguez Caldern
SEMlac


La tragedia de las personas de origen haitiano en Repblica Dominicana alcanz en las ltimas horas una expresin aguda, al conocerse la denuncia de organizaciones de derechos humanos acerca de la venta de nios y nias haitianos por cinco dlares, realizada por progenitores que no les quieren ver morir de hambre a su lado, segn sus testimonios.

Muchos carecern de palabras para calificar la situacin, pero sobran las evidencias de que menores apresados en estos das por la polica de migracin, algunos junto con sus madres, con la intencin de devolverles a Hait, ni siquiera podan hablar una sola palabra en espaol y, a duras penas, conseguan referir su hambre y su desesperacin por seas.

Si inslito resulta que, cuando la primera dcada del siglo ya enrumba hacia sus finales, esta realidad se produzca a unas cuantas millas de pases poderosos, bajo la mirada de otros que sobre el planeta poseen mucho que les sobra, igualmente difcil de describir y de aceptar es la beligerancia, a favor y en contra, despertada por la noticia dada a conocer por El Nuevo Diario dominicano.

La revelacin de que nios traficados o llevados por sus familiares estaban siendo vendidos a 150 pesos (el cambio est a 34 pesos por dlar, tasa tambin equivalente a los gourdas haitianos) fue realizada por Solidarit Fwontaly, el Servicio Jesuita para los Migrantes Refugiados en Ouanaminthe (Hait), y Solidaridad Fronteriza de la provincia dominicana de Dajabn, en la frontera noroeste dominico haitiana, a unos 400 kilmetros de esta capital.

Los denunciantes dijeron que muchas veces los nios y las nias son vctimas de todo tipo de abusos por parte de los traficantes haitianos y dominicanos.

"Activistas de derechos humanos y miembros de la prensa de Dajabn han sido testigos de casos de padres haitianos que llevan sus hijos pequeos a la franja limtrofe con la intencin de que alguien los ayude a cruzar a territorio dominicano, alegando que prefieren que emigren a este pas antes que verlos morir de hambre junto a ellos", consign la agencia de prensa EFE.

Unos 75 menores haitianos -cit esa fuente- han sido arrestados y repatriados en los ltimos tres das por autoridades migratorias en Santiago de los Caballeros, segunda ciudad dominicana ubicada hacia el centro del pas.

Segn los denunciantes, algunos de los nios trabajan en los campos de caa, como servidumbre domstica, en la mendicidad, la venta callejera e, incluso, vendiendo su cuerpo.

El responsable de Migracin en la zona Norte, Juan Isidro Prez, dijo que inspectores de ese organismo mantienen operativos permanentes en Santiago y otras ciudades de la regin, donde apresan para fines de repatriacin a nios y mujeres que pernoctan en las calles pidiendo limosna.

Prez consider inhumano el trfico de nios haitianos y dijo que el proceso de repatriacin es costoso, ya que en el trayecto hay que garantizarles alimentos y cubrir otras necesidades.

Un debate que se debate con la historia

Aunque se trata de razones poco justificables, si se acude a su origen histrico ya remoto, lo cierto es que la aversin de una parte de dominicanos y dominicanas a las personas venidas de Hait, se remonta a la primera mitad del siglo XIX cuando, en 1804, el vecino estado se independiz de Francia.

Toissaint Loverture, el lder de aquella revolucin, temi con buen juicio que si la colonia francesa se aliaba con la espaola, presente en la que entonces era Isla de Quisqueya (hoy Repblica Dominicana), y con los negros poderosos que haban emigrado hacia ac, la emprenderan contra su Revolucin para recuperar Saint Domingue.

En 1822, con el pretexto de que tenan que garantizar su luchada independencia, invadieron territorio dominicano y aqu permanecieron, cometiendo tambin todo tipo de desmanes, hasta 1844 cuando se proclam la independencia.

El diferendo no termin ah. En tiempos del dictador Rafael Lenidas Trujillo, en 1937, ste ordena la dominicanizacin de la frontera a consecuencia de lo cual entre 18.000 y 20.000 personas de origen haitiano fueron asesinadas.

El "temor" de que otra invasin pudiera provenir de Hait es alegado como razn para el rechazo a los vecinos del oeste.

Voces diversas

En el debate sobre la venta de infantes por cinco dlares, que acogi El Nuevo Diario como reaccin a su noticia, algunos de los criterios se expresan de modo tan polarizado como en estos ejemplos:

De: Mario Muoz, Santo Domingo. Para qu diablos van a comprar nios haitianos, si en Santo Domingo hay muchsimos deambulando por la calle y mendigando en los pica pollo, tanto haitiano como dominicano. Quienes hacen las denuncias tienen que ser responsables y llevar a la justicia a quienes estn incurriendo en esta prctica, que se puede prestar para mucha(s) cosas ms, como la extraccin de rganos.

De: Luisam, Miami, Florida. Ms malos son los de derechos humanos porque no quieren que le(s) quiten ese cheque. Yo puedo decir que estoy pasando hambre aqu en los Estados Unidos. Por qu no desacreditan a los Estados Unidos con el msero sueldo que pagan a los latinos? () ellos son sordomudos para los Estados Unidos y para la Repblica Dominicana tienen ojo de chorote y odo de len.

De: Master, Nueva York. Qu caro lo estn vendiendo, yo no pago ni un chele por un haitiano, ni regala'o. Fuera todos los ilegales de nuestro pas, ya basta de chantajes y de mentiras de estas jodidas ONGs para lograr haitianizar nuestra Patria. Al diablo to' esos Anti-Dominicanos que se inventan todo esto para hacerle dao a nuestra nacin. Vamos Leonel (se refiere al presidente Leonel Fernndez), no seas tan cobarde. Ponte los pantalones, Cachoro del Imperio, y empieza a proteger nuestra nacin de toda esta conspiracin extranjera.

Un criterio realista contribuy a colocar en otro punto de mira este debate. Una madre que se identifica como canadiense, en Francia, le escribi al diario lo siguiente:

De: Madre canadiense, Francia. Una madre haitiana no se diferencia de una madre inglesa, holandesa, argentina, israelita, puertorriquea, irlandesa, italiana, griega, espaola, jordana, palestina, colombiana, dominicana, alemana, australiana, china, japonesa, etc. Las madres haitianas son tan dignas y humanas como el resto de las madres del planeta. Es una atroz discriminacin acusar a madres haitianas de vender sus hijos por cuatro dlares. Por Dios, respetemos al sufrido pueblo haitiano. Las madres haitianas son tambin hijas de Dios.

Pero la polmica, con todas sus virulencias y compasividades, no terminar aqu.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter