Portada :: Europa :: De la Constitucin Europea al Tratado de Lisboa...
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 28-06-2008

Entrevista con Rubn Martnez Dalmau, profesor de Derecho Constitucional, sobre el Tratado de Lisboa
"Nunca se ha propuesto una verdadera Constitucin europea con el principal rasgo de una Constitucin: la legitimidad de un pueblo"

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


Rubn Martnez Dalmau es profesor de Derecho Constitucional en la Universitat de Valncia y Vicepresidente de la Fundacin CEPS (Centro de Estudios Polticos y Sociales). Es autor de Constitucin, Legitimidad democrtica y autonoma de los bancos centrales (Tirant, 2005) y de La independencia del Banco Central Europeo (Tirant, 2005).

*

Qu es el Tratado de Lisboa? Cmo y de dnde surgi?

El Tratado de Lisboa es una versin reducida del fracasado Tratado Constitucional europeo, que usualmente se conoce como Constitucin europea. Despus del no francs y holands a este Tratado, los pases podran haber reaccionado dando el paso definitivo hacia la democratizacin final de Europa y el acercamiento hacia la construccin jurdica de un verdadero pueblo europeo; de esta forma, tendramos una verdadera Constitucin europea, fruto de una asamblea constituyente y de la decisin del pueblo europeo. Pero los elementos conservadores europeos y, principalmente, los Estados, que se resisten a despojarse del poder en el marco de las fronteras- no fueron capaces de dar este paso. La solucin fue crear un minitratado; eliminar las partes ms llamativas de la Constitucin europea, empezando por la denominacin, e intentar pasar sin mucho ruido la aprobacin de los tratados a travs de los parlamentos. Lo que desbarat el no irlands, que requiri de referndum.

Por qu razones Irlanda ha sido el nico pas europeo donde se ha convocado un referndum? Por cierto, qu est pasando en la Repblica Checa en torno al Tratado?

La Constitucin irlandesa es una de las ms democrticas del mundo. El Tribunal Constitucional irlands, con objeto de la ratificacin del Tratado de Niza en 2001, dej sentado que la entrega a Europa de nuevas competencias supona una modificacin material de la Constitucin. Y, en Irlanda (a diferencia, por ejemplo, de Espaa), toda modificacin de la Constitucin requiere de la aprobacin del pueblo soberano mediante referndum. Por esta razn, la ratificacin del Minitratado de Lisboa tambin lo necesitaba. En el resto de pases, esta ratificacin ha tenido lugar por va parlamentaria; es decir, han sido los representantes los que han decidido, en el marco de los Legislativos, incorporar el Minitratado de Lisboa a sus ordenamientos jurdicos, hurtando al resto de pueblos europeos la posibilidad de decidir por ellos mismos si quieren sta u otra solucin.

El no irlands ha influido en los checos, que siguen esperando la sentencia de su Tribunal Constitucional respecto a la forma en que, finalmente, debe ser ratificado el Tratado. Pero tambin en la Repblica checa la ratificacin la realizar el Parlamento, si es que consigue la mayora necesaria.

Algunos tcnicos, algunos dirigentes polticos, algunos profesores especializados incluso, suelen esgrimir un argumento de raigambre platnica: A quin se le ocurre convocar un referndum sobre el Tratado? Yo no dejara que mi abuela votara sobre el futuro de Europa. Qu va a saber mi abuela sobre Europa?. Sin ninguna animadversin por las abuelas, claro est, qu le parece este razonamiento? El que no sabe, el que no es un experto, no puede o no debera votar?

Hasta ahora, ha sido as a grandes trazos. La construccin de Europa se ha hecho de espaldas a los europeos; salvo algunos casos, como la negativa popular constante de los noruegos a entrar en la Unin Europea, o los referenda en Francia (para la ratificacin del Tratado de Masstricht y de la Constitucin Europea) o Irlanda, se ha preferido que Europa se mantenga como un mbito de gobierno muy relevante, pero ausente de los controles democrticos habituales. Los ciudadanos europeos, por ejemplo, no saben que, hasta hace relativamente poco, el papel del Parlamento Europeo era principalmente de control; incluso que ahora el principal rgano legislativo europeo es el representante de los gobiernos. A medida que la sociedad est ms informada, y es ms crtica con la forma en que se estn haciendo las cosas, decide aumentar su participacin. La idea de que las abuelas no pueden votar sobre Europa lleva detrs un pensamiento terriblemente conservador: la desconfianza hacia la democracia y hacia el control de Europa por parte de los ciudadanos. Es decir, Europa debe continuar siendo un lugar natural de lites.

Cules han sido las principales crticas que se han esgrimido en la campaa irlandesa contra el tratado? Le parecen razonables?

Como en cualquier campaa a favor o en contra de una opcin, hay crticas ms razonables que otras. No existe un cuerpo homogneo de crtica, y seguramente muchos de los que votaron en un sentido no concuerdan con varias de las razones de otros votantes en el mismo sentido. Por ejemplo, se ha comentado que la firma del Tratado disminuye los derechos de los irlandeses, lo que desde luego no puede afirmarse categricamente. Existen unas crticas ms razonables que otras, pero debemos quedarnos con la conclusin general: a la mayora de los votantes irlandeses les parece ms negativa que positiva la ratificacin del Minitratado de Lisboa. El resto son elucubraciones poco concluyentes.

Cree usted que se puede afirmar que actualmente una buena parte de las decisiones que nos incumben directamente, y que determinarn nuestro futuro, se toma en instancias europeas? Si es as, la ciudadana ejerce hoy por hoy suficiente control sobre ellas?

La Unin Europea tiene hoy en da un nmero importantsimo de competencias exclusivas, a las que los Estados han renunciado con las ratificaciones de los sucesivos tratados. Empezando por la poltica monetaria (en los pases de la zona euro). Y participa en una cantidad cada vez ms amplia de competencias compartidas con los Estados. Desde luego, las instancias europeas son responsables de muchas polticas que influyen en el da a da de las sociedades europeas. Y, lgicamente, con un control mnimo. Se pueden controlar algunas competencias por medio del Parlamento Europeo, principalmente; pero incluso ste no puede hacer nada para vigilar algunos rganos, como el Banco Central Europeo, responsable del precio del dinero en la zona euro. Son rganos exentos de un mnimo control democrtico.

Por cierto, el no irlands no ha sido muy heterogneo? Segn parece hay gentes que ha votado en contra del Tratado porque con l, se les deca, se va a implantar el aborto en Irlanda. No se han juntado ah muchos votos de derecha e izquierda, muchas y muy diversas motivaciones?

Todo parece indicar que s, que la heterogeneidad del voto irlands ha sido determinante para la victoria del no. Pero esto no deslegitima la opcin: los irlandeses votaron libremente por una de dos posiciones, a favor o en contra del Tratado de Lisboa, exactamente igual que lo hicieron los franceses respecto a la Constitucin Europea. Justificar el resultado simplemente alegando que se ha unido la extrema derecha con la izquierda creo que es una razn de mal perdedor. Y, por otro lado, no creo que ms de la mitad de los votantes irlandeses se posicionen polticamente en ambos extremos.

Est usted a favor de una Constitucin europea? Cules deberan ser sus caractersticas esenciales? Por qu cree usted que fracas el anterior intento?

Estoy totalmente a favor de una verdadera Constitucin europea; es decir, aquella que proponga una asamblea constituyente europea, democrticamente elegida, y que aprueben conjuntamente los europeos. La celebracin de este referndum conjunto activara el poder constituyente europeo, lo que en s sera quizs la mayor revolucin en esas tierras desde la francesa en el siglo XVIII. Democracia y creacin del pueblo europeo (como concepto poltico-jurdico) seran sus caractersticas.

No hubo intento anterior: nunca se ha propuesto una verdadera Constitucin europea, sino un Tratado internacional al que se le denomin de esa manera, pero que careca del principal rasgo de una Constitucin: la legitimidad de un pueblo.

Cuando hablamos de Europa, de qu espacio geogrfico estamos hablando? Lisboa en el Oeste, el Mediterrneo en el Sur, Suecia al Norte, y al Este? Todas los pases europeos que lo han deseado estn integrados ya en esa Europa en construccin?

Europa ser lo que los europeos quieran que sea. Hay pases esencialmente europeos, que no forman parte de la Unin por razones econmicas o polticas, como Suiza o Noruega; la no presencia de otros responde a las ms diversas cuestiones, incluso histricas; y algunos, finalmente, an no han reunido las condiciones que exige la Unin, como es el caso de Albania. Las fronteras hacia el norte, sur y oeste estn definidas por determinantes geogrficos, con alguna excepcin como las Canarias. Hacia el este, son muchas las opciones pero, al final, se llegar hasta donde los europeos quieran que se alcance.

Le cambio un poco de tema , si le parece, y hablemos de un asunto al que usted mismo haca referencia hace un momento. Qu es el Banco Central europeo? Son sus funciones similares a las de la Reserva Federal de estados Unidos?

El Banco Central Europeo es el rgano responsable de la poltica monetaria en la zona euro. Es el que determina el tipo de inters del euro, y lo utiliza como medida para la lucha contra la inflacin. El problema es que la principal meta del Banco Central Europeo es justo sa: la bsqueda de la estabilidad de los precios, sin prcticamente importar las consecuencias sociales que se desprendan de sus polticas. En sus funciones es parecido a la Reserva Federal norteamericana y, en general, a cualquier banca central. La diferencia est en el control: la Reserva Federal en Estados Unidos est mucho ms controlada democrticamente que el Banco Central Europeo.

Dnde se decidi su independencia? Qu significa que sea una institucin independiente?

Cuando los doce pases que conformaban las Comunidades Europeas a finales de los ochenta decidieron dar el paso hacia el euro, entendieron que lo conveniente era hacer caso a la visin neoliberal de crear un banco central independiente. As se plante en el Tratado de la Unin Europea (Tratado de Maastricht) de 1992. Esta independencia se basa en una serie de medidas jurdicas que eximen al banco central del control democrtico. Nadie puede dar instrucciones, ni siquiera indicaciones, al banco central europeo, y ste maneja la poltica monetaria sin ningn tipo de influencia institucional externa. Como si la poltica monetaria no tuviese componente poltico, sino exclusivamente tcnico. Lgicamente, no es as. La poltica monetaria obedece a determinados intereses. El hecho de que un banco central sea independiente hace que estos intereses no sean los democrticos determinados por un gobierno legitimado democrticamente o, mejor an, por un parlamento elegido por los ciudadanos-, sino los particulares de las personas que manejan la poltica monetaria.

Y es independiente de hecho? Nota usted algn peligro potencial en ello?

Lo es en mayor medida que ningn otro banco central del mundo. Su modelo, el Bundesbank (banco central alemn), tena frente a l al Gobierno federal alemn, cuyo ministro de economa poda lanzar mensajes sobre la situacin del pas. En Europa, frente a un banco central fuerte, existe un gobierno econmico dbil, porque la fuerza en poltica financiera la mantienen los Estados. Por lo tanto, la poltica financiera la manejan veintitrs gobiernos, y la monetaria un rgano sin control. Lo que, en un momento u otro, mostrar su peligrosidad; de hecho, creo que ya lo est haciendo.

Usted cree que la Unin Europea que los europeos quieren es la Unin que tenemos? Por qu?

Sinceramente creo que los europeos quieren una Europa, pero diferente a la que se ha construido. No dudo del espritu europesta de las sociedades de Europa; lo que dudo es del espritu europesta de sus dirigentes, que quieren la Europa que han tenido hasta ahora, y no la que pueda ser en un futuro.

En su opinin, debera incorporarse Turqua a la Unin Europea?

Desde hace milenios, Turqua ha formado parte geogrfica y culturalmente de Europa. En el neoltico, el helenismo, con el imperio otomano, la presencia turca ha sido constante. Geogrficamente, Chipre (que pertenece a la Unin Europea) est mucho ms al este que la mayor parte de la pennsula de Anatolia. El gobierno turco es democrtico y ha realizado esfuerzos determinantes para avanzar en la proteccin de los derechos humanos. Algunos europeos tienen miedo a la integracin de cincuenta millones de turcos musulmanes pobres en Europa. Si el producto interior bruto de Turqua fuera similar, por ejemplo, al de los Emiratos rabes Unidos, los lderes europeos estaran encantados del ingreso de un pas as en la Unin Europea. Estoy totalmente a favor del ingreso de Turqua en la Unin Europea, y considero que no facilitar ese ingreso es poner las cosas difciles a la propia democracia turca.

Qu opinin le merecen las ltimas medidas tomadas en instancias europeas: legislacin laboral de 65 horas, directiva sobre inmigracin?

En esta ocasin, la victoria de las tesis neoconservadoras europeas se han visualizado ms. Pero estn tomando decisiones de este cariz desde hace dcadas.

De nuevo regresamos a lo mismo: los gobiernos utilizan la Unin Europea para regular sobre cuestiones que les estaran vedadas por los ciudadanos en sus propios Estados. De seguir as, la Unin habr perdido su norte.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter