Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2008

A toda mquina al pico del petrleo

Ramn Fernndez Durn
Pblico


Con ocasin de la celebracin en Madrid del Congreso Petrolero Mundial, un macroevento que reunir a las principales empresas petroleras mundiales y a los grandes pases extractores y consumidores de crudo, se pone en marcha el Encuentro Social Alternativo al Petrleo (ESAP), que llevar a cabo distintas actividades de reflexin crtica. Es el momento, pues, de lanzar una serie de reflexiones sobre este asunto.

El pico mundial del petrleo parece que ya est aqu, o estamos a punto de entrar en l. Es decir, el momento a partir del cual ya no ser posible poner ms crudo adicional en el mercado, por mucho que se hagan nuevas y costosas prospecciones y extracciones, pues habramos consumido ya grosso modo la mitad de las reservas globales de petrleo. Eso es lo que sera el pico del petrleo definido por Hubbert en los aos 50 del pasado siglo, aplicado a escala planetaria. Distintos analistas y webs dedicadas a estudiar y alertar sobre esta grave cuestin ya venan anunciando su inminencia en los ltimos aos, situando el pico o cenit muchos de ellos antes del 2010, o en torno a esa fecha, mientras que los organismos oficiales de los principales Estados lo desmentan, y en todo caso lo pronosticaban hasta hace poco bastante ms all en el tiempo (no antes de 2030). Pero, en realidad, los mximos hallazgos de reservas se haban dado en los aos 60 del siglo XX, y desde entonces los descubrimientos han ido cayendo en picado, y sobre todo el tamao de las reservas encontradas. As, en la actualidad, de cada cinco barriles de crudo que consumimos cuatro corresponden a antiguos yacimientos y tan solo uno corresponde a los nuevos que se encuentran. En EEUU el lapso de tiempo que pas entre el periodo en que se encontraron las mayores reservas (aos 30) y su respectivo peak oil (1970) fue de unos 40 aos, y ahora muy probablemente estemos en una situacin similar, pero a escala mundial. Estamos pues agotando poco a poco la despensa global del crudo. Y recientemente, hasta la propia Agencia Internacional de la Energa ha venido a reconocer que al ritmo actual del crecimiento de la demanda de petrleo en el mundo, en 2012 esa demanda ya no podra ser satisfecha.

En definitiva, nos encontraramos en la situacin de que habramos consumido ya el primer billn de barriles de petrleo de las reservas convencionales que el planeta dispona, y nos quedara por explotar el segundo billn remanente bajo las entraas de la Tierra. Habramos agotado la primera mitad del petrleo, la de mayor calidad, la ms accesible y barata, y nos quedara por consumir la segunda restante, la de peor calidad y la de mayor coste econmico, tecnolgico y energtico, as como social y ambiental. El primer billn de barriles de crudo se ha tardado en consumir unos 130 aos, pero la segunda mitad del petrleo que nos ha legado la Madre Naturaleza quizs podramos devorarla en unos 30 aos, si contina el ritmo actual de crecimiento del consumo. En cualquier caso, el petrleo barato se habra acabado ya para siempre. Y a partir de ahora el precio del crudo solo podr ir al alza, que ser una de las formas por las que se regule el mercado. La otra ser la guerra y el control y el acaparamiento del oro negro por parte de los poderosos.

La inmensa mayora de los pases exportadores ya han pasado por su propio pico del petrleo, incluso la gran mayora de los pases OPEP, muchos de los cuales tienen unas cifras de reservas infladas, como resultado de la negociacin de cuotas de extraccin en base a las mismas. De hecho, la mayora de los grandes yacimientos mundiales estn ya en fase de contraccin, y los pases OPEP son incapaces de poner crudo adicional en el mercado para bajar el precio, pues no tienen capacidad excedente de extraccin como en los 80 y 90. Sin embargo, esta situacin de progresiva escasez no se manifiesta todava en el Norte, o en los pases centrales, por su capacidad de compra respecto al resto del mundo; es ms, en EEUU y en gran parte de la UE el consumo se ha incrementado algo en estos ltimos aos. Y es de resaltar que EEUU consume aproximadamente el doble per cpita que la UE. La escasez tampoco se plasma por ahora tampoco en la mayora de los pases extractores, pero s en los pases perifricos No OPEP (salvo en China), en donde est cayendo sustancialmente desde hace aos el consumo de petrleo per cpita. En muchos pases perifricos llevamos un tiempo presenciando los conflictos que provoca la dificultad de acceso al crudo, y estos conflictos se estn empezando a manifestar hasta en pases exportadores que se ven obligados a importar a alto precio los productos refinados (colas y disturbios en Irn, por ejemplo, siendo como decimos el segundo pas del mundo por reservas de petrleo). Igualmente, muchos grandes exportadores que consumen tambin de forma desaforada petrleo a nivel interno, debido a los precios irrisorios de los derivados del crudo para su demanda nacional, pueden verse obligados a corto o medio plazo a subir bruscamente sus precios internos ante la dificultad de atender a su demanda, como resultado de la cada en su capacidad de extraccin tras el pico del petrleo (Argentina, Indonesia, Mxico, Nigeria, etc.). Pero los conflictos sociales por las subidas de precios de los derivados del petrleo, y su racionamiento, los hemos visto tambin en China. Y hasta Rusia, el gigante petrolero, puede tener cada vez ms dificultades en mantener su abultada posicin exportadora mundial, pues est en la parte del declive extractor, lo cual le puede generar serios problemas internos a medio plazo.

Finalmente, los conflictos por las subidas del crudo estn afectando ya a los pases centrales, que hasta ahora haban sorteado las tensiones sociales por las subidas del crudo. Los recientes conflictos de agricultores, pescadores y transportistas en muchos pases de la UE as lo atestiguan. Esto es, en aquellos sectores en los que el coste del combustible es una parte sustancial de sus costes de produccin. La reciente huelga del transporte por carretera en Espaa ha encendido todas las alarmas, afectando al desabastecimiento de los mercados, y eso que slo fue seguida por los sectores ms marginales, frgiles y endeudados del sector: los transportistas autnomos.

Ramn Fernndez Durn es miembro de Ecologistas en Accin y autor del libro El crepsculo de la era trgica del petrleo



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter