Portada :: Europa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 29-06-2008

Entrevista con Joan Maria Mir, profesor de la Universitat Politcnica de Catalunya (UPC)
Bolonia, la Universidad pblica y las reformas universitarias en curso

Salvador Lpez Arnal
Rebelin


La universidad se mueve. Se habla de Bolonia y lo que con el pretexto de Bolonia se quiere colar de rondn. Quines se oponen y por qu? Profesores inquietos, estudiantes movilizados. Cambios inadecuados, miedo al cambio? Los estudios universitarios se van a transformar en una formacin profesional avanzada? Es una ofensiva, otra ms, del sector privado para hacerse con el control de las Universidades pblicas?

De todo ello hemos hablado con el profesor de la Universitat Politcnica de Catalunya (UPC) Joan Maria Mir Sans, que en los ltimos meses ha intervenido en distintos foros sobre estos temas. Mir Sans es tambin uno de los promotores de un manifiesto universitario publicado muy recientemente: Por una universidad pblica al servicio de toda la sociedad. Contra una campaa para desprestigiarla y mercantilizarla.

*

Cuando se habla de Bolonia, de la lgica boloesa o del plan Bolonia, de qu estamos hablando exactamente?

El contenido real de lo que se ha venido en llamar Bolonia se recoge en un conjunto de declaraciones, resultado de distintas reuniones de los ministros de los pases de la Unin Europea con responsabilidades sobre los sistemas universitarios. Esas reuniones se han celebrado en la Sorbona (1998), Bolonia (1999), Praga (2001), Berln (2003), Bergen (2005) y Londres (2007).

En ellas se fija el objetivo de la armonizacin de los sistemas europeos de educacin superior, se definen los instrumentos para conseguirla y se hace un seguimiento de los avances que en esta direccin van realizando los distintos pases.

En sntesis, esta armonizacin se pretende conseguir con una estructura comn de las titulaciones en ciclos: el grado, con una duracin mnima de tres aos y con reconocimiento en el mercado laboral europeo, da paso al mster universitario y al doctorado; con el establecimiento del sistema europeo de transferencia de crditos (ECTS) como unidad de medida del sistema universitario basado en las horas de dedicacin del o de la estudiante, frente al anterior que se fundamentaba en el nmero de horas lectivas recibidas; la adopcin de un sistema de certificaciones y ttulos de fcil comprensin y comparacin que ha de favorecer la movilidad de estudiantes y profesionales; la inclusin plena en el sistema universitario de la formacin a lo largo de la vida; la armonizacin de los sistemas de calidad que han de evaluar programas e instituciones y en los que se prev la participacin del colectivo estudiantil y, por ltimo, la promocin de la dimensin europea en la enseanza universitaria que se traduce en perodos de estudio en pases distintos al de origen, el aprendizaje de idiomas, las titulaciones impartidas conjuntamente por universidades de distintos pases y cualquier otra iniciativa en esta lnea sin mas lmite que su nivel de calidad contrastado por las agencias.

Pero tan importante como lo que es Bolonia es saber lo que no es. En contra de lo que algunos pretenden, no es quitar la universidad del estado del bienestar e insertarla en el sistema productivo, no es exigir una formacin de bajo vuelo que responda exclusivamente a las necesidades inmediatas de las empresas, ni es aumentar los precios de las matrculas hasta cubrir los costes reales, ni es que las universidades las deba gobernar un Consejo de Administracin con capacidad para definir su poltica y para nombrar al rector o la rectora que sera responsable ante l y no ante la comunidad universitaria. Esto no es Bolonia sino las tesis de una fuerte campaa meditica que se inici hace unos meses.

Es evidente que con el pretexto de Bolonia algunos intentan llevar el agua a su molino.

Quines usan Bolonia como pretexto para defender sus intereses? Tambin en Espaa?

S, s, tambin en Espaa y con mucha intensidad. Unos defendiendo sus intereses como el Crculo de Empresarios en un documento claro y contundente. Tambin ciertos presidentes de Consejos Sociales de universidades pblicas. El propio Conseller Huguet [Conseller de Universidades del gobierno de la Generalitat de Catalunya] y algn rector que an no teniendo intereses directos han defendido alguna de las tesis que antes he agrupado bajo el nombre de lo que no es Bolonia. Sin ningn rigor, se aaden a Bolonia lo que son ideas personales, que no figuran en ninguna de las declaraciones, para despus acusar de inmovilistas y antiguos a los que se oponen. Es una vieja y bien conocida trampa.

Hablabas de niveles de calidad contrastados por agencias. Qu agencias con esas?

La Agencia Nacional de Evaluacin de la Calidad y Acreditacin (ANECA) de mbito espaol y en Catalunya la Agncia per a la Qualitat del Sistema Universitari de Catalunya (AQU). Evalan la docencia, la investigacin y la gestin universitaria realizada por las personas y de las instituciones.

Por qu sindicatos o grupos estudiantiles se oponen al establecimiento de ese sistema europeo de transferencia de crditos (ECTS) basado en las horas de dedicacin del o de la estudiante del que hablabas hace un momento?

Cada colectivo tendr sus razones, pero personalmente opino que es un sistema mejor que el que rige actualmente basado en las horas lectivas. Todos sabemos que las clases pueden ser una banalidad o representar para el o la estudiante un trabajo ingente muy superior al que puede desarrollar, lo que lo aboca al fracaso acadmico y al desarrollo de estrategias tiles para aprobar pero no para aprender. Hay que asegurarse que lo que se exige es posible hacerlo. Por otra parte, se trata de un sistema que rompe con el esquema todava hoy presente del profesor que una vez ha impartido su clase se despreocupa de qu y cmo aprende el alumno. Con el nuevo sistema habr que proponer trabajos, evaluarlos, orientar a los y las estudiantes. En resumen, hacer un seguimiento del proceso de aprendizaje.

Acabas tambin de sealar: En contra de lo que algunos pretenden, no es quitar la universidad del estado del bienestar e insertarla en el sistema productivo, no es exigir una formacin de bajo vuelo que responda exclusivamente a las necesidades inmediatas de las empresas. Pero gentes que suelen estar muy informadas argumentan en ese sentido. Carlos Fernndez Liria, por ejemplo, ha alertado en Pblico y en pginas de la red sobre el peligro que representa, digmoslo mal, Bolonia.

Conozco sus artculos en los que alerta de los peligros que representa la implantacin del Espacio Europeo de la Educacin Superior. Es evidente que cualquier reforma tiene riesgos pero tambin creo que es posible sortearlos. Es que Bolonia impone una formacin superficial y puramente instrumental?. Creo que no. Pero habr que pensar y actuar para que no sea as y no va a ser fcil. Tendramos que estar en pleno debate de los contenidos y metodologas de cara a los nuevos planes de estudio, analizando experiencias positivas, que las hay, pero el tiempo apremia y ciertas maquinarias burocrticas y poco participativas, tambin dentro de la universidad, se han puesto en marcha.

No son, pues, las orientaciones o directrices de estas reuniones normas obligado cumplimiento? Cada gobierno de la Unin puede hacer entonces lo que crea mas conveniente? Si fuera as, cmo se alcanzara la homogeneidad (mejor dicho, la armonizacin) en los estudios universitarios europeos que, segn decas, es una de sus grandes finalidades?

Los ministros llegan a acuerdos y se comprometen a aplicarlos en sus pases. Con todo, quedan muchos grados de libertad para los gobiernos de los estados, los autonmicos y los de las universidades. Por ejemplo, la duracin del grado que en muchos pases es de tres aos y en otros, entre ellos el nuestro, de cuatro (Una decisin, por cierto, decisin que puede crear problemas a la hora de seguir estudios en otros pases). Adems, en Espaa, despus de fracasar los mltiples intentos de definir un catlogo de titulaciones, el gobierno ha decidido que, a excepcin de aquellas que confieren competencias profesionales, las propongan las universidades sin ms lmite que el nivel de calidad acreditado por la agencia de evaluacin. Frente a otras reformas en las que se fijaba el nombre y gran parte de los contenidos de las titulaciones, puede afirmarse que en esta ocasin el grado de autonoma de las universidades es superior y, a la vista de algunas de las propuestas ya realizadas, quizs excesivo.

Pensemos que no se pretende la homogeneidad sino la armonizacin para que los estudios realizados en un pas puedan ser reconocidos por otro mediante la informacin detallada que las universidades deben suministrar a cada uno sus estudiantes y titulados o tituladas.

Se sugiere, se estimula, pero no se impone.

Y ese grado de autonoma universitaria al que haces referencia, en este caso, es positivo o negativo?

Puede ser excesivo. Por ejemplo, se podra haber hecho el catlogo de titulaciones con lo que se habran evitado propuestas de dudoso nivel universitario. Es ms, las dificultades que llevaron a abandonar la idea surgieron ms de fuera que de dentro de las universidades y por razones corporativas y poco acadmicas. Si no funcionan los filtros, nos podemos encontrar con estudios de nombre atractivo pero sin ningn inters.

Se comenta en ocasiones que el Plan y temas afines responde a una estrategia de expansin del capital a terrenos pblicos hasta hace poco vetados a su finalidad de maximizar ganancias. Es as? No es ninguna exageracin o prejuicio?

Es cierto que Bolonia propugna la obtencin de ocupacin por parte de la ciudadana europea y creo que es razonable. Pero de ningn modo promueve una formacin de bajo vuelo. La formacin universitaria debe ser robusta en el sentido de proporcionar conocimientos generales profundos que permita adaptarse a los profundos cambios que se dan a lo largo de la vida profesional.

Es evidente que el sector empresarial pretende expandirse hacia los servicios pblicos como la sanidad, la educacin y las pensiones. En cuanto a la universidad, creo que no se trata tanto de privatizarlas, lo que requerira una muy fuerte inversin, como de imponer sus polticas y ejercer el gobierno. Todo ello favorecido por una ofensiva meditica que da por sentado que lo pblico es ineficiente y lo privado casi perfecto, cuando no es cierto ni lo uno ni lo otro. Lo sabemos bien en Catalunya donde hemos sufrido espectaculares apagones, incendios y cortes del suministro elctrico en hospitales y accidentes espectaculares en obras pblicas sin que parezca que se lleguen a dirimir las responsabilidades de las empresas implicadas. Con una generosidad que deberan reservarse para causas ms nobles, los gobiernos se prestan a aguantar todas las velas.

Con todo, sera un grave error caer en la autocomplacencia. Como se afirma en el manifiesto Por una universidad pblica al servicio de toda la sociedad: Contra una campaa para desprestigiarla y mercantilizarla promovido por profesores de todas las universidades catalanas, son necesarios cambios profundos que acaben con el corporativismo, la burocratizacin y el parasitismo de los recursos pblicos por intereses privados tanto de fuera como de dentro de la universidad. Este es el camino y si la universidad pblica no lo sigue quedar al albur de iniciativas que pueden hacerle perder su carcter de servicio pblico.

Esto no quita que la colaboracin entre la universidad y el sector empresarial no sea deseable y, de hecho ya se est dando de forma importante, pero siempre ha de ser para emprender iniciativas de inters comn y no para poner a la universidad al servicio de intereses privados inmediatos.

Crees que se pretende conseguir de golpe estas finalidades a las que ests haciendo referencia o piensan ms bien ir trabajando poco a poco, sin urgencias

De golpe es imposible ya que implica la reforma en profundidad de leyes orgnicas de reciente aprobacin.

Creo que la estrategia consiste en crear un estado de opinin favorable a sus tesis a la que hasta ahora han sido sensibles incluso algunas autoridades acadmicas. Algo de ello puede verse tambin en el recientemente publicado Llibre Blanc de la Universitat de Catalunya.

Cundo se elabor ese Llibre Blanc? Qu se defiende en l?

El Llibre Blanc de la Universitat de Catalunya se present el 12 de junio de este ao despus de un proceso de elaboracin nada transparente. Los universitarios sabamos que se estaba haciendo pero nada ms. Ni siquiera quines eran sus autores. Muchos temamos que representase la adopcin de las tesis de las que antes hemos hablado. A la vista del resultado mi impresin personal es que amaga sin dar. Califica de deseables cambios en una direccin, a mi juicio errnea, pero constata las dificultades para su implantacin. Apunta sin dar, pero apunta. Habr que estar atentos a cmo se desarrollan sus propuestas.

Por cierto, qu opinin te merece el cambio ministerial en el terreno universitario del actual gobierno de Rodrguez Zapatero? Es consistente con estos cambios universitarios?

Los ministerios con responsabilidades sobre la universidad de los gobiernos de Rodrguez Zapatero no han sido modelos de eficacia. En todo el proceso de Bolonia han sido constantes los bandazos y las indecisiones. La duracin de los grados, el intento fallido de definir un catlogo de titulaciones, la indecisin ante las constantes y a veces contradictorias presiones de los colegios profesionales son ejemplos de ello. Los titubeos en la adaptacin al Espacio Europeo de Educacin Superior (Bolonia) ha retrado a los que estaban dispuestos al cambio y dado alas a los que aprovechan la confusin y cierto desnimo para conseguir que nada cambie.

En cuanto a la recin nombrada ministra la prudencia aconseja esperar sus primeras actuaciones aunque su trayectoria profesional no invita al optimismo. De ser una cientfica destacada ha pasado al mundo empresarial, fundando y dirigiendo una empresa, formando parte de la Junta Directiva de la CEOE y de los consejos asesores de ESADE y de las universidades privadas Francisco de Vitoria y Antonio de Nebrija. Su clara vinculacin a la patronal y a las universidades privadas no parece ser un buen augurio.

Hay tambin sectores que afirman que, en definitiva, con Bolonia todo seguir igual. Son meros cambios de fachada. Es sa tu opinin?

Es posible. Hay indicios que apuntan en esta direccin. Un cierto cansancio provocado por las indecisiones, las presiones de algunos colegios profesionales, la oposicin de parte del colectivo estudiantil que, a mi juicio errneamente, mete en el saco de Bolonia propuestas claramente mercantilizadoras de la universidad pblica, el descontento de sectores del profesorado contrarios a una cierta infantilizacin de la enseanza universitaria puede llevar a que todo cambie para que todo quede prcticamente igual.

Si se acaba as, se habr perdido una oportunidad que tardar en volver a presentarse. Creo que no deberamos resignarnos a ello.

Hablabas de los estudiantes. Pues bien, algunos sectores estudiantiles afirman cosas como las siguientes: Las consecuencias de Bolonia son fciles de comprender. Si no tienes dinero, no podrs estudiar. Pero si no curras, no tendrs dinero. Pero al establecerse la asistencia obligatoria, no podrs currar. Ergo, ests jodido. En tu opinin, ste es un buen silogismo?

Hay que romper la lgica de este silogismo. Bolonia representa que cada estudiante se compromete a dedicar al estudio 1.500 horas por ao a los estudios universitarios, lo que representa prcticamente una dedicacin completa.

Parece razonable que sea as. De otra forma lo que se aprende en la universidad es banal. Y es cierto que actualmente en algunas titulaciones se requiere un esfuerzo mucho menor lo que plantea graves problemas a los universitarios que simultaneaban estudio y trabajo remunerado.

La solucin no debera ser alargar los aos de permanencia en la universidad sino dar facilidades a las personas con dificultades econmicas con medidas como el aumento substancial del nmero y cuanta de las becas salario, el incremento del nmero de plazas en residencias universitarias, las reducciones del coste del transporte pblico y todas aquellas encaminadas a que no queden fuera de los estudios superiores personas con la vala y voluntad suficiente.

Este es el gran reto y partimos de una situacin bastante peor a la de muchos pases europeos. Entiendo que ms que pedir que se pare la reforma deberan movilizarse para conseguir este objetivo y creo que para ello contaran con el apoyo de la comunidad universitaria y de amplios sectores sociales.

Las becas salario de las que hablas luego te pregunto sobre ellas- dependen de los gobiernos y stos cambian, y cuando las crisis econmicas se hacen intensas, el grifo se cierra para los ms desfavorecidos o los que ejercen menos presin. No ves aqu un peligro y una motivacin para la alarma estudiantil?

Claro que hay peligros dado que el estado del bienestar se cuestiona todos los das. Pero si se implanta el sistema de crditos ser muy difcil la marcha atrs. Los derechos hay que defenderlos da a da y la historia demuestra que cuesta ms conseguirlos que perderlos.

Qu opinas de la incursin de empresas privadas en la financiacin, direccin y gestin de la institucin universitaria a travs de los Consejos Sociales? Tiene esto que ver con la lgica de Bolonia o es algo que figura explcitamente en la LOU y el Real Decreto 13/93? Sea como sea, no es un poco chocante, por ejemplo, que el presidente de la primera multinacional espaola, el seor Alierta, sea al mismo tiempo presidente del consejo social de la UNED?

Hasta donde yo s, no han sido los Consejos Sociales la principal va que utiliza cierto sector empresarial para hacerse con el poder en las universidades. Incluso hay casos en que los Consejos Sociales han ejercido sus funciones de manera formal y con poca implicacin. A pesar de ello, en los ltimos meses algunos de sus presidentes han tenido una participacin importante en la campaa que antes comentaba.

La colaboracin del sector empresarial con la universidad se hace fundamentalmente en forma de convenios al amparo de la legislacin que mencionas. Y esta colaboracin, que viene existiendo desde hace muchos aos, es positiva si se da bajo ciertas condiciones. Si se promueve la investigacin y va ms all de una actividad meramente profesional, si no limita la libertad de pensamiento, de investigacin y de proyeccin a la sociedad, aspectos fundamentales para la universidad, esta colaboracin ser beneficiosa para ambas partes.

Es un equilibrio difcil y es responsabilidad de los universitarios y del gobierno de la universidad alcanzarlo. Esta dificultad se ha puesto de manifiesto con el clamoroso silencio de algunos expertos universitarios ante hechos con fuerte impacto social ocurridos recientemente.

Acerca del Sr. Alierta te dir que, con los datos de que dispongo de su trayectoria profesional, no me parece que tenga el perfil ptimo para presidir un Consejo Social.

Es cierto que en Catalunya, de media, las universidades retienen el 14% del coste de esos proyectos Universidad-empresa y que, en cambio, gastan en l un 30%? No representa esto financiar pblicamente negocios privados?

Cifras del 30% y superiores figuran en varios estudios que se han hecho sobre este tema. Lo que parece claro es que el 14% es insuficiente. As lo recoge la Llei duniversitats de Catalunya que afirma que se deben cubrir los costes reales y tambin incide en ello el Llibre Blanc de la Universitat de Catalunya. Con cierta irona he odo comentar a ms de un alto cargo de la universidad que ms investigacin se traduce en ms dficit.

Y qu debera hacerse entonces ante tal paradoja: negocios privados con beneficio, dficit pblico?

Simplemente, que la universidad cubra con un cierto excedente los gastos de todo tipo que generan estas actividades. As lo recoge la ley pero hasta el momento no se ha aplicado.

Vuelvo a Bolonia. T no crees entonces que la posicin poltica que defiende un NO rotundo a Bolonia sea la ms ajustada.

Creo que es un error grave. Como he intentado explicar en la primera pregunta, entiendo que lo que realmente es Bolonia no debera provocar un rechazo frontal y que el rechazo lo provoca lo que no es Bolonia.

Es evidente que hay un claro problema de financiacin que, en caso de que no se resuelva, dar al traste con dos aspectos fundamentales: la movilidad del colectivo estudiantil y el aumento de su dedicacin al estudio, prcticamente incompatible con una jornada laboral extensa. A estos problemas y a las tesis que bajo el pretexto de Bolonia quieren mercantilizar la universidad es a los que deberamos enfrentarnos.

Pero el NO rotundo sin alternativa, defender que es mejor seguir con lo actual, lleva al aislamiento y al fracaso. Estoy convencido de que el colectivo estudiantil no cree estar en el mejor de los mundos y tiene deseos de cambio.

Qu sectores se oponen a los planes de Bolonia? Son todos ellos sectores que desean una universidad mejor, ms democrtica?

Nunca la aceptacin o el rechazo se dan por las mismas causas y ambas posturas crean alianzas extraas por contradictorias. No es descartable que haya sectores del profesorado que vean Bolonia como un aumento importante de la dedicacin a la docencia a lo que no estn dispuestos. No hay que olvidar que un incremento de la cantidad y la calidad del trabajo del estudiante implican una mayor dedicacin del profesor.

Por qu haces tanto nfasis en algunas de tus intervenciones en el tema de las becas-salario? Es dinero que el estudiante tiene que devolver con intereses? Es esto lo que defiendes?

De ninguna manera. Las becas-salario ayudan a las personas con pocos recursos econmicos a superar las dificultades que originan los salarios no percibidos ms, si cabe, con la adopcin del crdito europeo que exige un alto nivel de dedicacin. Pero las entiendo como la gran mayora de las becas actuales que no conllevan la devolucin de la ayuda recibida.

Por el contrario las becas-crdito, que deberamos de dejar de llamarles becas, suponen que las personas con pocos recursos econmicos deban iniciar su vida profesional con un fuerte endeudamiento y esto no me parece justo.

La idea del conseller Huguet de que lo que tiene que hacer los jvenes es sustituir la hipoteca para la adquisicin de su vivienda por una hipoteca para pagar los estudios y vivir en pisos de alquiler la cito como una banalidad que merece pocos comentarios.

Me mantengo en que han de poder acceder a la universidad todas aquellas personas con capacidad y voluntad de trabajo sin que sus condiciones econmicas no representen ningn obstculo.

Algunos sectores apuntan que el hecho de que la universidad pblica tenga unas matrculas alejadas del coste real de la enseanza no se puede mantener. Sealan que, por ello, la matrcula debera estar en funcin de la renta: que paguen el coste real los familiares del seor Botn, que puede hacerlo sin esfuerzo, pero que no lo hagan familiares de trabajadores mileuristas. Qu te parece este razonamiento?

Este tipo de medidas tienden a dificultar el acceso de los pobres a la universidad. No acabo de entender que se quiera disminuir la subvencin a la universidad y no a otros muchos sectores que la exigen y la consiguen como estamos viendo desde que nuestra economa ha entrado, con perdn de la palabra, en una crisis.

La situacin actual con un incremento de las becas permitir que el acceso a la universidad no se frustre por las limitaciones econmicas de las personas.

Por qu crees que hay una disminucin de los universitarios espaoles en los ltimos aos? Es una cuestin meramente demogrfica?

Bsicamente s. Como demuestran distintas encuestas, la universidad es una institucin bien valorada por la sociedad y los ttulos universitarios una buena fuente de prestigio social. No creo que haya un rechazo social.

T trabajas en la Universitat Politcnica de Catalunya (UPC). Habis elaborado recientemente un manifiesto al que t mismo has hecho referencia. Qu sealis en l, qu defendis?

La asociacin UpiC

UpiC? Qu pi es ese?

La verdad es que no recuerdo como se eligi el nombre. Quizs el peso de profesores de Matemticas en el grupo fundador fuese decisivo a la hora de incorporar el nmero π al nombre de la asociacin.

Prosigue si te parece

La asociacin UpiC, deca, formada por profesores y personal de administracin de la UPC tuvo la idea inicial de publicar el manifiesto al que te refieres pero el grupo promotor est formado por miembros de todas las universidades pblicas catalanas.

El objetivo de este manifiesto es salir al paso de la campaa a la que antes me he referido claramente orientada a desprestigiar a la universidad pblica y a modificar radicalmente sus fines y formas de funcionamiento, en la lnea de hacerle perder su carcter de servicio pblico. Una campaa en la que han participado organizaciones como el Crculo de Empresarios, una parte de la prensa, representantes de universidades privadas y, paradjicamente, personas que ocupan cargos de responsabilidad en universidades pblicas.

Las tesis que se defienden en esta campaa, que de hecho han sido expuestas y rebatidas en esta misma entrevista, son que los precios de las matrculas deben subir hasta acercarse a los costes reales habindose avanzado la cifra de 5.500 por ao, los titulados no resultan lo bastante tiles a las empresas, estn sobreeducados, arrepentidos de haber seguido estudios universitarios y, encima, mal pagados por lo que debe disminuir el nmero de estudiantes universitarios y el sistema de gobierno de las universidades es asambleario y, por tanto, ineficiente, proponiendo que el gobierno lo ejerza el Consejo Social que acte a modo de un consejo de administracin con capacidad para definir las polticas y nombrar al rector que las ejecutar y rendir cuentas ante quien lo ha nombrado y no ante la comunidad universitaria.

En el manifiesto se rebaten estas afirmaciones, se hace una valoracin positiva del papel de la universidad pblica desde la reinstauracin de la democracia a la vez que se constata la necesidad de realizar cambios profundos, en un sentido distinto al de los que en la campaa se proponen, que conduzcan a acabar con el corporativismo, la burocratizacin y el parasitismo de los recursos pblicos por intereses privados externos, y tambin internos, a la universidad.

Acaba haciendo un llamamiento al gobierno de Catalunya y al de las universidades pblicas para que inicie un proceso de reflexin orientado a mejorar y fortalecer su contribucin a la sociedad, proceso para el que, a buen seguro, encontrarn el apoyo mayoritario de la comunidad universitaria

Por qu slo al gobierno de Catalunya?

Es quien tiene la responsabilidad de las universidades pblicas catalanas y quien debera promover este proceso tan necesario en estos momentos.

Dnde puede leerse el Manifiesto?

Puede encontrarse en versin catalana y castellana en: repositori.wordpress.com con posibilidad de adherirse.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter