Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 30-06-2008

Victoria de Obama? De qu alcance?

Immanuel Wallerstein
La Jornada


Que nadie lo subestime. Barack Obama ha ganado en grande. Ha ganado no slo la nominacin demcrata a la presidencia. Va a barrer en las elecciones con una gran mayora del Colegio Electoral y un incremento considerable en la fuerza demcrata en ambas cmaras del Congreso. Antes de que analicemos qu tan lejos llegar, o podr llegar es decir, qu tanto cambio significa esto, debemos mostrar qu tan real es su triunfo electoral.

En la demasiado prolongada competencia entre l y Hillary Clinton, tanto las encuestas como los resultados mostraron que cada uno de ellos era ms fuerte en ciertas categoras de votantes. Obama tena mayor fuerza entre los ms jvenes, los ms educados, por supuesto entre los afroestadunidenses, y entre los situados polticamente ms a la izquierda. Pero tambin le result ms atractivo a los votantes independientes o a los republicanos que prefirieron votar por un demcrata. Clinton tuvo ms fuerza con los ms viejos, con los de menor educacin, con las mujeres por supuesto, con los latinos y con los situados en lo poltico ms en el centro.

Sin embargo, la decisin real fue la de los superdelegados. Y ellos votaron sobre una base muy diferente. Parecen haber estado convencidos de que sera un candidato ms fuerte y que podra ganar aun en algunas reas tradicionalmente republicanas. O an si no ganara en la mayora de esos estados, podra ayudar a ganar a los candidatos demcratas al Congreso. Es bastante sorprendente que, justo en esos estados, haya obtenido gran respaldo de los superdelegados, muchos de los cuales, individualmente, estaban entre los lderes demcratas ms centristas, menos orientados hacia la izquierda. Dado que estos superdelegados estaban anclados a sus situaciones locales, algo nos dicen de las realidades polticas estadunidenses de 2008.

Acabo de terminar un anlisis comparando de la fuerza de John McCain estado por estado en las encuestas ms recientes, con la proporcin de votos reales de Bush en 2004. En 45 de 50 estados, McCain es ms dbil, con frecuencia mucho ms dbil, de lo que era Bush. Por supuesto, si Bush gan un estado por amplio margen, McCain podra ganar con un margen menor. Pero en los estados donde la competencia fue cerrada en 2004, la ola est en favor de Obama.

Es ms, debemos percatarnos de que McCain se encuentra ahora en el clmax de su fuerza. El Partido Demcrata se reunifica y est hambriento de triunfo. Obama no perder casi ninguno de los porcentajes demcratas tradicionales entre las mujeres y los judos. Incrementar el porcentaje nacional entre los latinos y lograr incluir a un gran nmero de jvenes y afroestadunidenses que de otro modo no habran votado. Conseguir tambin los votos de un nmero considerable de independientes y de republicanos desilusionados con Bush. La gente que votar contra Obama porque es afroestadunidense ya desde antes iba a sufragar por los republicanos. Este punto ya qued atrs, no est frente a l.

Los republicanos, por otro lado, estn profundamente divididos y son bastante morosos. La derecha cristiana no confa en McCain, y hasta ahora va con pies de plomo. Y olvidamos muy fcilmente la defeccin de los libertarios. Ron Paul planea una lucha en la convencin. Y aunque por supuesto la perder, sus simpatizantes estn ya descontentos. Como Bob Barr compite por el partido libertario, muchos de los simpatizantes de Paul votarn por l. Barr puede ser para McCain en 2008 lo que Nader fue para Gore en 2000 lo suficientemente fuerte como para negarle algunos cuantos estados. Y en general, la lnea de McCain respecto de la economa estadunidense que se hunde es algo que le va a hacer perder mucho del respaldo que supone obtener entre los llamados demcratas reaganianos.

Si uno analiza la situacin en detalle, estado por estado, el nico que vot por los demcratas en 2004 en el cual McCain parece ser competitivo hoy es Michigan. Los estados que Bush gan en 2004 en los cuales Obama es competitivo son numerosos Ohio, Indiana, Iowa, Misuri, Nuevo Mxico, Colorado, Virginia y tal vez Nevada, Carolina del Norte y Montana. Est hacindola tan bien en Misisipi que los republicanos tendrn que invertir dinero y tiempo en hacer campaas ah. Si Obama ganara en todos los estados competitivos excepto en Michigan, tendra entre 310 y 333 votos electorales. Y necesita 270.

El cuadro se ve mejor en las competencias para el Senado, donde los demcratas podran ganar en algunos estados en los que Obama puede no lograrlo por ejemplo en Kentucky, donde el lder de la minora republicana en el Senado est en serios problemas pese a ser un estado muy republicano.

Entonces, qu significa todo esto? Obama no est planeando ningn vuelco revolucionario de la poltica estadunidense. Est rodeado de muchos polticos y asesores demcratas convencionales. Pero ser impulsado al poder por una ola de entusiasmo por el cambio que Estados Unidos no haba visto desde la eleccin de Kennedy. Es cierto que no podr hacer mucho en la escena mundial, pese al hecho de que ser vitoreado por el resto del mundo. Hoy, la anarqua geopoltica global est mucho ms all del control de cualquier presidente estadunidense.

Pero ser empujado a realizar importantes cambios dentro de Estados Unidos. Por supuesto, la mera eleccin de un afroestadunidense representar un notable cambio cultural, y no dejar de tener gran impacto. Sus electores esperan que internamente, Obama lance el equivalente de otro Nuevo Trato cobertura de atencin a la salud, restructuracin fiscal, creacin de empleos, salvamento de las pensiones. Qu tanto pueda hacer depender en parte de la recesin global, que est en gran medida ms all de su control, pero aun un liderazgo tan fuerte puede jugar un papel importante, solamente hasta cierto punto. El ejemplo de Roosevelt nos muestra eso.

La gran interrogante es qu tan lejos llegar para desmantelar las estructuras estatales cuasi policiacas que el rgimen de Bush instituy bajo la cobertura de una guerra contra el terrorismo. Esto implica mucho ms que nombrar mejores jueces. Significa una revisin radical de la legislacin y de las polticas ejecutivas, y sacar a la luz del da las reglas y prcticas ultrasecretas. Mucho puede hacerse, como sabemos, a partir de lo que se logr en los 70 respecto de los mbitos de la CIA y la FBI. Pero la situacin es mucho peor ahora y requiere ms. La historia puede muy bien juzgar a Obama, sobre todo en relacin a lo que logre en este terreno. Hasta ahora ha permanecido bastante en silencio al respecto.

Obama ha ganado en grande. Su eleccin marcar marcar, no causar el fin de la contrarrevolucin de la derecha mundial de los 80. l ha rencendido la esperanza y ha creado el espacio para un mundo ms progresista pero dicho espacio se encuentra estructuralmente constreido por las limitantes de un sistema-mundo ms anrquico que nunca. La cuestin bsica no es si podr transformar el mundo o restaurar el liderazgo estadunidense en el sistema-mundo no har ni lo uno ni lo otro, sino si har todo lo posible para permitirnos a todos impulsar nuestra va hacia delante. Aun si esto es menos de lo que el mundo deseara que hiciera.

Traduccin: Ramn Vera Herrera

Immanuel Wallerstein



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter