Portada :: Economa
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-07-2008

La nueva geopoltica de la energa

Michael Klare
The Nation / Sin Permiso


Ninguna otra de las principales potencias mundiales es capaz de igualar a los Estados Unidos a la hora de desplegar su capacidad militar en la lucha por la proteccin de las materias primas de vital importancia. Sin embargo, las otras potencias estn empezando a desafiar su dominio de varias maneras. El mayor riesgo de esta lucha es que algn da exceda los lmites de la competicin econmica y diplomtica y entre de lleno en el terreno militar. El problema es, en cambio, que todas las potencias estn tomando parte en acciones que hacen que el comienzo de una escalada involuntaria sea cada da ms plausible.

Mientras la atencin diaria del ejrcito estadounidense se centra en Irak y Afganistn, los estrategas norteamericanos miran ms all de estos dos conflictos con el objetivo de prever el medio en el que se producir el combate global en los tiempos venideros. Y el mundo que ven es uno en el cual la lucha por los recursos vitales, ms que la ideologa o la poltica de equilibrio de poder, domina el Campo de Marte. Creyendo que los EEUU deben reconfigurar sus doctrinas y fuerzas para prevalecer en semejante entorno, los oficiales ms veteranos han tomado los pasos necesarios para mejorar su planificacin estratgica y capacidad de combate. Aunque muy poco de todo esto ha llegado al dominio pblico, existe un nmero de indicadores clave.

Desde el 2006 el Departamento de Defensa, en su informe anual Capacidad militar de la Repblica Popular China, ha puesto a un mismo nivel la competicin por los recursos y el conflicto en torno a Taiwn como la chispa que podra desencadenar una guerra con China. La preparacin de un conflicto con Taiwn permanece como 'una razn importante' en la modernizacin militar china, segn indica la edicin del 2008, pero 'un anlisis de las recientes adquisiciones del ejrcito chino y de su actual pensamiento estratgico sugiere que Pekn est desarrollando tambin otras capacidades de su ejrcito para otro tipo de contingencias, como por ejemplo el control sobre los recursos.' El informe incluso considera que los chinos estn planeando mejorar su capacidad para una 'proyeccin de su poder' en las zonas que les proporcionan materias primas, especialmente combustibles fsiles, y que semejantes esfuerzos supondran una significativa amenaza para los intereses de la seguridad estadounidense.

El Pentgono tambin pide este ao fondos para el establecimiento del Africa Command (Africom), el primer mando unificado transatlntico desde que en 1983 el presidente Reagan creara el Central Command (Centcom) para proteger el petrleo del Golfo Prsico. La nueva organizacin centrar sus esfuerzos supuestamente en la ayuda humanitaria y la 'guerra contra el terrorismo'. Pero en una presentacin en la Universidad Nacional de Defensa, el comandante segundo de Africom, el Vice Almirante Robert Moeller, declar que 'Africa tiene una importancia geoestratgica cada vez mayor' para los EEUU -el petrleo es un factor clave- y que entre los retos clave para los intereses estratgicos estadounidenses en la regin se encuentra la 'creciente influencia en Africa' de China.

A Rusia tambin se la contempla a travs de la lente de la competicin mundial por los recursos. Aunque Rusia, a diferencia de los EEUU y China, no necesita importar petrleo ni gas natural para satisfacer sus necesidades nacionales, busca dominar el transporte de energa, especialmente hacia Europa, lo que ha alarmado a los oficiales veteranos de la Casa Blanca que recelan de una restauracin del status de Rusia como superpotencia y temen que su aumento en el control de la distribucin del petrleo y el gas en Eurasia debilite la influencia estadounidense en la regin. En respuesta a la ofensiva energtica rusa, la administracin Bush est emprendiendo contramedidas. 'Tengo la intencin de nombrar... a un coordinador especial de energa que dedicar especialmente todo su tiempo a la regin de Asia Central y del mar Caspio', inform en febrero la Secretaria de Estado Condoleezza Rice al Comit de Asuntos Exteriores del Senado. 'Es una parte verdaderamente importante de la diplomacia.' Uno de los principales trabajos de este coordinador, segn declar Rice, ser el de fomentar la construccin de oleoductos y gasoductos que circunvalen Rusia con el objetivo de disminuir su control sobre el flujo energtico regional.

Tomados en conjunto, stos y otros movimientos semejantes sugieren que ha tenido lugar un desplazamiento de la poltica: en un momento en el que el las reservas mundiales de petrleo, gas natural, uranio y minerales industriales clave como el cobre y el cobalto empiezan a disminuir y la demanda de esos mismos recursos se est disparando, las mayores potencias mundiales se desesperan por conseguir el control sobre lo que queda de las reservas sin explotar [para ms pruebas sobre la escasez de combustibles fsiles, vase Klare, Preparativos para una vida despus del petrleo, 12 noviembre de 2007, y Mark Hertsgaard, Nos quedamos sin gasolina, 12 de mayo]. Estos esfuerzos implican por lo general una intensa guerra de pujas en los mercados internacionales, lo que explica los precios rcord que estn alcanzando todas estas mercancas, pero tambin adoptan una forma militar cuando empiezan a realizarse las transferencias de armamento y el despliegue de misiones y bases transatlnticas. Para reafirmar la ventaja de los EEUU -y para contrarrestar movimientos similares de China y otros competidores por los recursos- el Pentgono ha situado la competicin por los recursos en el centro mismo de su planificacin estratgica.

Alfred Thayer Mahan, revisitado

No es la primera vez que los estrategas estadounidenses dan mxima prioridad a la lucha global por los recursos. A finales del siglo XIX un atrevido grupo de pensadores militares liderados por el historiador naval y presidente del Naval War College, Alfred Thayer Mahan, y su protg, el entonces Secretario Asistente de la Marina Theodore Roosevelt, hicieron una campaa reclamando una Marina estadounidense fuerte, y la adquisicin de colonias que asegurasen el acceso a los mercados de ultramar y las materias primas. Sus puntos de vista ayudaron puntualmente a fomentar el apoyo de la opinin pblica a la Guerra Hispanoamericana y, a su conclusin, al establecimiento de un imperio comercial estadounidense en el Caribe y el Pacfico.

Durante la Guerra Fra, la ideologa gobern absolutamente la estrategia estadounidense de contencin de la URSS y derrota del comunismo. Pero incluso entonces no se abandonaron por completo las consideraciones acerca de los recursos. La doctrina Eisenhower de 1957 y la doctrina Carter de 1980, a pesar de que se acomodaron a la habitual retrica anti-sovitica de la poca, pretendan sobre todo asegurar el acceso de EEUU a las prolficas reservas petrolferas del Golfo Prsico. Y cuando el presidente Carter estableci en 1980 el ncleo de lo que sera ms tarde el Centcom, su principal preocupacin era la proteccin del flujo petrolfero del Golfo Prsico y no la contencin de las fronteras de la Unin Sovitica.

Al terminar la Guerra Fra, el presidente Bush trat -y fall- de establecer una coalicin mundial de estados de ideologas afines (un 'Nuevo Orden Mundial') que mantendra la estabilidad mundial y permitira a los intereses empresariales (con las compaas estadounidenses al frente) extender su alcance por todo el planeta. Este enfoque, aunque suavizado, fue adoptado despus por Bill Clinton. Pero el 11-S y la implacable campaa contra los 'estados canalla' (sobre todo contra el Irak de Saddam Hussein e Irn) de la actual administracin Bush, ha reinyectado el elemento ideolgico a la planificacin estratgica estadounidense. Tal y como lo presenta George W. Bush, la 'guerra contra el terrorismo' y los 'estados canalla' son los equivalentes contemporneos a las anteriores luchas ideolgicas contra el fascismo y el comunismo. Examinados ms de cerca estos conflictos, sin embargo, resulta imposible separar el problema del terrorismo en Oriente Medio o el desafo de Irak e Irn de la historia de la extraccin del petrleo en aquellas regiones por parte de empresas occidentales.

El extremismo islmico del tipo que propaga Osama Bin Laden y Al Qaeda en la regin tiene muchas races, pero una de las ms importantes sostiene que el ataque occidental y la ocupacin de tierras islmicas -y la resultante profanacin de las culturas y pueblos musulmanes- se debe a la sed de petrleo de los occidentales. 'Recordad tambin que la razn ms importante que tienen nuestros enemigos para controlar nuestras tierras es la de robar nuestro petrleo', dijo Bin Laden a sus simpatizantes en una grabacin sonora fechada en diciembre del 2004. As que haced lo que tengis en vuestras manos para detener el mayor robo de petrleo de la historia.'

De manera similar, los conflictos de EEUU con Irak e Irn han sido modelados por el principio fundamental de la doctrina Carter de que los EEUU no permitirn la aparicin de una potencia hostil que pueda obtener en un momento dado el control del flujo petrolfero en el Golfo Prsico, y con ello, en palabras del vicepresidente Cheney, 'ser capaz de dictar el futuro de la poltica energtica mundial.' El hecho de que estos pases estn posiblemente desarrollando armas de destruccin masiva slo complica la tarea de neutralizar la amenaza que representan, pero no altera la lgica estratgica que subyace en el fondo de los planes de Washington.

La preocupacin sobre la seguridad de los suministros de recursos ha sido, pues, una caracterstica central en la planificacin estratgica desde hace tiempo. Pero la atencin que se le presta ahora a esta cuestin representa un cambio cualitativo en el pensamiento estadounidense slo igualable a los impulsos imperiales que condujeron a la Guerra Hispanoamericana un siglo atrs. Sin embargo en esta ocasin el movimiento est motivado no por una optimista fe en la capacidad norteamericana para dominar la economa mundial, sino por una perspectiva francamente pesimista sobre la disponibilidad de los recursos vitales en el futuro y la intensa competicin sobre ellos que estn llevando a cabo China y otros motores econmicos emergentes. Enfrentndose a este doble reto, los estrategas del Pentgono creen que asegurar la primaca estadounidense en la lucha por los recursos mundiales debe ser la prioridad nmero uno de la poltica militar norteamericana.

Regreso al futuro

En lnea con este nuevo enfoque, el nfasis se emplaza ahora en el papel mundial que ha de jugar la marina estadounidense. Utilizando un lenguaje que hubiera sonado sorprendentemente familiar a Alfred Mahan y al primer presidente Roosevelt, la Marina, los marines y la guardia costera dieron a conocer en octubre un documento titulado Una estrategia cooperativa para el poder naval en el siglo XXI que resalta la necesidad de los EEUU de dominar los ocanos y asegurar las principales rutas martimas que conectan el pas con sus mercados de ultramar y reservas de recursos.

En las pasadas cuatro dcadas el comercio martimo mundial se ha cuadriplicado: el 90% del comercio mundial y dos tercios del petrleo son transportados por mar. Las rutas martimas y la infraestructura costera que las apoyan son la tabla de salvacin de la economa global actual. Unas expectaciones de crecimiento cada vez mayores y el incremento de la competicin por los recursos unidos a la escasez pueden alentar a las naciones a ejercer cada vez ms reclamaciones de soberana sobre parcelas cada vez mayores del ocano, vas fluviales y recursos naturales, resultando de todo ello potenciales conflictos.

Para encarar este peligro, el Departamento de Defensa ha emprendido una modernizacin total de su flota de combate, lo que supone el desarrollo y obtencin de nuevos portaaviones, destructores, cruceros, submarinos y un nuevo tipo de nave de 'combate litoral' (armamento de costa), un esfuerzo que llevar dcadas completar y que consumir cientos de miles de millones de dlares. Algunos de los elementos de este plan fueron desvelados por el presidente Bush y el Secretario de Defensa Gates en la propuesta de presupuesto para el ao fiscal 2009, presentada el pasado mes de febrero. De los artculos ms caros del presupuesto destacan los siguientes:

- 4,2 mil millones de dlares para la principal nave de una nueva generacin de portaaviones de propulsin nuclear.

- 3,2 mil millones de dlares para un tercer misil para el destructor clase 'Zumwalt'. Estas naves de guerra de camuflaje avanzadas servirn tambin como banco de pruebas para un nuevo tipo de misiles crucero, los CG(X)

- 1,3 mil millones de dlares para las dos primeras naves de combate litoral.

- 3,6 mil millones de dlares para un nuevo submarino clase Virginia, el navo de combate subacutico ms avanzado del mundo, actualmente en produccin.

Los programas de construccin naval propuestos costarn 16,9 mil millones el ao fiscal del 2009, despus de los 24,6 mil millones de dlares votados para el ao fiscal 2007 y 2008.

El nuevo enfoque estratgico de la Marina se refleja no slo en la obtencin de nuevos navos, sino tambin en la disposicin de los ya existentes. Hasta hace poco la mayora de los activos navales estaban concentrados en el Atlntico Norte, el Mediterrneo y el Pacfico Noroeste en misiones de apoyo a las fuerzas de la OTAN estadounidenses y en virtud de los pactos de defensa con Corea del Sur y Japn. Estos vnculos figuran de manera muy prominente en los clculos estratgicos, pero se incrementa cada vez ms la importancia de la proteccin de los enlaces comerciales vitales en el Golfo Prsico, el Pacfico suroeste y el Golfo de Guinea (cerca de los mayores productores de petrleo en Africa). En el 2003, por ejemplo, el jefe del US European Command declar que los portaaviones de combate bajo su mando estaran menos tiempo en el Mediterrneo y 'la mitad de su tiempo descenderan a la costa oeste de Africa

Un enfoque similar gua la reestructuracin de las bases de ultramar, que haba permanecido en gran medida intacta los ltimos aos. Cuando la administracin Bush tom el poder, la mayora de las bases principales se encontraban en Europa occidental, Japn o Corea del Sur. Por insistencia del entonces Secretario de Defensa Donald Rumsfeld, el Pentgono empez a trasladar fuerzas de la periferia de Eurasia hacia sus regiones centrales y del sur, especialmente Europa central y oriental, el centro de Asia y el sudeste asitico, as como en el norte y centro de Africa. Es cierto que estas zonas son el hogar de Al Qaeda y de los 'estados canalla' de Oriente Medio, pero tambin que contienen el 80% o ms de las reservas mundiales de gas natural y petrleo, as como reservas de uranio, cobre, cobalto y otros materiales industriales cruciales. Y, como se ha sealado antes, es imposible separar lo uno de lo otro en los clculos estratgicos estadounidenses.

Otro punto muy a tener en cuenta es el plan estadounidense para mantener una infraestructura bsica para apoyar las operaciones de combate en la cuenca del Mar Caspio y Asia central. Los vnculos americanos con los estados de esta regin fueron establecidos aos antes del 11-S para proteger el flujo del petrleo del Mar Caspio hacia occidente. Creyendo que la cuenca del mar Caspio sera una nueva fuente valiosa de petrleo y gas natural, el presidente Clinton trabaj aplicadamente para abrir las puertas a la participacin estadounidense en la produccin energtica de la zona, y aunque advertido de los antagonismos tnicos endmicos de la regin, trat de reforzar la capacidad militar de las potencias aliadas del lugar y preparar una posible intervencin de las fuerzas norteamericanas en la zona. El presidente Bush redobl estos esfuerzos, incrementando el flujo de la ayuda militar estadounidense y estableciendo bases militares en las repblicas centroasiticas.

Una mezcla de prioridades gobierna los planes del Pentgono para retener una constelacin de bases 'duraderas' en Irak. Muchas de estas instalaciones sern sin duda utilizadas para continuar dando apoyo a las operaciones contra las fuerzas insurgentes, para actividades de inteligencia militar y para el entrenamiento del ejrcito y unidades de polica iraques. Incluso si todas las tropas de combate estadounidenses fueran retiradas de acuerdo con los planes anunciados por los senadores Clinton y Obama, algunas de estas bases seran con toda probabilidad mantenidas para actividades de entrenamiento, que tanto Clinton como Obama han afirmado que continuarn. Por otra parte, al menos algunas de las bases estn especficamente dedicadas a la proteccin de las exportaciones de petrleo iraqu. En el 2007, por ejemplo, la Marina revel que haba construido una instalacin de direccin y control sobre y a lo largo de una terminal de petrleo iraqu en el Golfo Prsico, con el fin de supervisar la proteccin de las terminales de extraccin de mayor importancia en la zona.

Una lucha global

Ninguna otra de las principales potencias mundiales es capaz de igualar a los Estados Unidos a la hora de desplegar su capacidad militar en la lucha por la proteccin de las materias primas de vital importancia. Sin embargo, las otras potencias estn empezando a desafiar su dominio de varias maneras. China y Rusia en particular estn proporcionando armas a los pases en desarrollo productores de petrleo y gas, y estn tambin empezando a mejorar su capacidad militar en zonas clave de produccin energtica.

La ofensiva china para ganar acceso a las reservas extranjeras es evidente en Africa, donde Pekn ha establecido vnculos con los gobiernos productores de petrleo de Argelia, Angola, Chad, Guinea Ecuatorial, Nigeria y Sudn. China tambin ha buscado acceso a las abundantes reservas minerales africanas, persiguiendo las reservas de cobre en Zambia y el Congo, cromo en Zimbawe y un abanico de diferentes minerales en Sudfrica. En cada caso los chinos se han atrado el apoyo de estos pases proveedores con una diplomacia activa y constante, ofertas de planes de asistencia para el desarrollo y prstamos a bajo inters, vistosos proyectos culturales y, en muchos casos, armamento. China es ahora el mayor proveedor de equipos de combate bsicos a muchos de estos pases, y es especialmente conocida por su venta de armas a Sudn, armas que han sido empleadas por las fuerzas gubernamentales en sus ataques contra las comunidades civiles de Darfur. Adems, como los EEUU, China ha complementado sus transferencias de armas con acuerdos de apoyo militar, lo que ha llevado a una presencia constante de instructores, consejeros y tcnicos chinos en la zona, compitiendo con sus homlogos norteamericanos por la lealtad de los oficiales militares africanos.

El mismo proceso est teniendo lugar en gran medida en Asia Central, donde China y Rusia cooperan bajo los auspicios de la Shanghai Cooperation Organization (SCO) para proporcionar armamento y asistencia tcnica a los 'istanes' del Asia Central [Kazajstn, Uzbekistn, Turkmenistn, Tayikistn y Kirguizistn], de nuevo en competicin con los EEUU por ganarse la lealtad de las elites militares locales. En los 90, Rusia estuvo demasiado preocupada con Chechenia como para prestar atencin a esta zona, y China, por su parte, estaba concentrada en otras cuestiones a las que daba ms prioridad, as que Washington disfrut de una ventaja temporal. Sin embargo, en los ltimos cinco aos Mosc y Pekn han concentrado sus esfuerzos para ganar influencia en la regin. El resultado de todo ello ha sido un paisaje geopoltico mucho ms competitivo, con Rusia y China, unidas a travs de la SCO, ganando terreno en su ofensiva para minimizar la influencia estadounidense en la regin.

Una muestra clara de esta ofensiva fue el ejercicio militar que llev a cabo la SCO el pasado verano, el primero de esta naturaleza, en el que participaron todos los estados miembros. Las maniobras involucraron a 6.500 miembros en total, procedentes del personal militar de China, Rusia, Kazajstn, Kirguizistn, Tayikistn y Uzbekistn, y tuvieron lugar en Rusia y China. Aparte de su significado simblico, el ejercicio era indicativo de los esfuerzos chinos y rusos para mejorar sus capacidades militares, poniendo un fuerte nfasis en lo que se refiere a sus fuerzas de asalto a larga distancia. Por primera vez un contingente de tropas chinas aerotransportadas fue desplegado fuera de territorio chino, un signo claro de la creciente autoconfianza de Pekn.

Para asegurarse de que el mensaje de estos ejercicios no haba pasado inadvertido, los presidentes de China y Rusia aprovecharon la ocasin para organizar una cumbre de la SCO en Kirguizistn y advertir a los Estados Unidos (aunque no fuese nombrado) de que no permitiran intromisiones de ningn tipo en los asuntos de Asia Central. En su llamada por un mundo 'multipolar', por ejemplo, Vladimir Putin declar que 'cualquier intento para resolver problemas mundiales y regionales de manera unilateral ser en vano.' Por su parte Hu Jintao hizo notar que 'las naciones de la SCO conocen con claridad las amenazas a las que se enfrenta la regin y deben asegurar su proteccin por s mismas.'

Estos y otros esfuerzos de China y Rusia, combinados con la escalada de ayuda militar estadounidense a algunos estados de la regin, son parte de una mayor, aunque a menudo oculta, lucha por el control del flujo del petrleo y el gas natural desde la cuenca del Mar Caspio a los mercados de Europa y Asia. Y esta lucha, a su vez, no es sino parte de la lucha mundial por el control de la energa.

El mayor riesgo de esta lucha es que algn da exceda los lmites de la competicin econmica y diplomtica y entre de lleno en el terreno militar. No suceder, desde luego, porque alguno de los estados implicados tome la decisin deliberada de provocar una guerra contra uno de sus competidores, porque los lderes de todos estos pases saben a ciencia cierta que el precio de la violencia es demasiado elevado teniendo en cuenta lo que obtendran a cambio. El problema es, en cambio, que todos ellos estn tomando parte en acciones que hacen que el comienzo de una escalada involuntaria sea cada da ms plausible. Estas acciones incluyen, por ejemplo, el despliegue de un nmero cada vez ms elevado de consejeros e instructores militares americanos, rusos y chinos en zonas de inestabilidad en las cuales estos forneos pueden verse atrapados algn da en bandos opuestos en conflicto.

El riesgo es an mayor si tenemos en cuenta que la produccin intensificada de petrleo, gas natural, uranio y minerales es ya en s misma una fuente de inestabilidad, que acta como un imn para las entregas de armamento y la intervencin extranjera. Las naciones implicadas son casi todas ellas pobres, as que quien controle los recursos controlar las nicas fuentes seguras de abundante riqueza material. Esta situacin es una invitacin a la monopolizacin del poder para que las elites codiciosas empleen su control sobre el ejrcito y la polica para eliminar a sus rivales. El resultado de todo ello es, casi sin excepcin, el de la creacin de una camarilla de capitalistas instalados a conciencia en el poder que utilizan con brutalidad las fuerzas de seguridad y terminan rodeados de una ingente masa de poblacin desafecta y empobrecida, a menudo perteneciente a un grupo tnico diferente, un caldo de cultivo idneo para los disturbios y la insurgencia. Esta es hoy la situacin en la zona del delta del Nger en Nigeria, en Darfur y el sur de Sudn, en las zonas productoras de uranio del Nger, en Zimbabwe y en la provincia Cabinda de Angola (en la que se encuentra la mayor parte del petrleo del pas) y otras muchas zonas que sufren lo que ha sido denominado ya ' maldicin de los recursos'

El peligro se encuentra, huelga decirlo, en que las grandes potencias se vean inmersas en estos conflictos internos. No se trata de ningn escenario extemporneo: EEUU, Rusia y China estn proporcionando armamento y servicios de apoyo militar a las facciones de muchas de las disputas antes mencionadas: EEUU est armando a las fuerzas gubernamentales en Nigeria y Angola, China proporciona ayuda a las fuerzas gubernamentales en Sudn y Zimbabwe, y as con el resto de conflictos. Una situacin incluso ms peligrosa es la que existe en Georgia, donde EEUU respalda al gobierno prooccidental del presidente Mijail Saakashvili con armamento y apoyo militar, mientras Rusia da su apoyo a las regiones separatistas de Abkhazia y Osetia del Sur. Georgia juega un importante rol estratgico para ambos pases porque alberga el oleoducto Bak-Tbilisi-Ceyhan (BTC), un conducto avalado por los EEUU que transporta petrleo del Mar Caspio a los mercados occidentales. Actualmente hay consejeros e instructores militares estadounidenses y rusos en ambas regiones, en algunos casos incluso tienen contacto visual los unos con los otros. No es difcil, por lo tanto, conjeturar un escenario en el cual un choque entre las fuerzas separatistas y Georgia conduzca, quirase o no, a un enfrentamiento entre soldados rusos y americanos, dando lugar a una crisis mucho mayor.

Es esencial que Amrica invierta el proceso de militarizacin de su dependencia de la energa importada y disminuya su competicin con China y Rusia por el control de recursos extranjeros. Hacindolo, se podra canalizar la inversin hacia las energas alternativas, lo que conducira a una produccin energtica nacional ms efectiva (con un abaratamiento de precios a largo plazo) y una inmejorable oportunidad para reducir el cambio climtico.

Cualquier estrategia enfocada a reducir la dependencia de la energa importada, especialmente el petrleo, debe incluir un incremento del gasto en combustibles alternativos, sobre todo fuentes renovables de energa (solar y elica), la segunda generacin de biocombustibles (aquellos hechos a partir de vegetales no comestibles), la gasificacin del carbn capturando las partculas de carbono en el proceso (de modo que ninguna dioxina de carbono escape a la atmsfera, contribuyendo al calentamiento del planeta) y clulas de combustible hidrgeno, junto con un transporte pblico que incluya ferrocarriles de alta velocidad y otros sistemas de transporte pblico avanzados. La ciencia y la tecnologa para implementar estos avances se encuentran ya disponibles en su mayor parte, pero no las bases para conducirla del laboratorio o de la etapa de proyecto piloto a su desarrollo completo. El desafo es, entonces, el de reunir los miles de millones -quizs billones- de dlares que se necesitarn para ello.

El principal obstculo a esta tarea herclea es que su principal razn de ser se encuentra desde un buen principio con el enorme gasto que supone la competicin militar por los recursos de ultramar. Personalmente estimo que el coste actual de imponer la doctrina Carter se encuentra entre los 100 y los 150 mil millones de dlares, sin incluir la guerra en Irak. Extender esa doctrina a la cuenca del Mar Caspio y Africa sumar miles de millones ms a la cuenta. Una nueva guerra fra con China, con su correspondiente carrera armamentstica naval, requerir billones en gastos adicionales militares en las prximas dcadas. Una locura: el gasto no garantizar el acceso a ms fuentes de energa, ni abaratar el precio de la gasolina a los consumidores, ni desanimar a China en su bsqueda de nuevas fuentes de energa. Lo que realmente har ser reducir el dinero que necesitamos para desarrollar fuentes de energa alternativas con las que conjurar los peores efectos del cambio climtico.

Todo ello nos conduce a la recomendacin final: ms que embarcarnos en una competicin militar con China, lo que deberamos hacer es cooperar con Pekn en el desarrollo de fuentes de energa alternativas y sistemas de transporte ms eficaces. Los argumentos en favor de la colaboracin son abrumadores: se estima que juntos, los Estados Unidos y China, consumiremos el 35% de las reservas mundiales de petrleo para el 2025, la mayor parte del cual tendr que ser importado de estados disfuncionales. Si, como se predice ampliamente, las reservas mundiales de petrleo empiezan a disminuir por entonces, nuestros pases estarn encerrados en una peligrosa lucha por unos recursos cada vez ms limitados a zonas crnicamente inestables del mundo. Los costes de ello, en trminos de unos desembolsos militares cada vez mayores y una inhabilidad manifiesta para invertir en proyectos sociales, econmicos y medioambientales que merezcan realmente la pena, sern inaceptables. Razn de ms para renunciar a este tipo de competiciones y trabajar juntos en el desarrollo de alternativas al petrleo, en los vehculos eficientes y otras innovaciones energticas. Muchas universidades y corporaciones chinas y norteamericanas han empezado a desarrollar proyectos conjuntos de esta naturaleza, as que no debera de ser difcil prever un rgimen de cooperacin an mayor.

A medida que nos acercamos a las elecciones del 2008, se abren dos caminos frente a nosotros. Uno nos conduce a una mayor dependencia de los combustibles importados, una militarizacin creciente de nuestra relacin de dependencia del petrleo extranjero y una lucha prolongada con otras potencias por el control de las mayores reservas existentes de combustibles fsiles. La otra lleva a una dependencia atenuada del petrleo como fuente principal de nuestros combustibles, al rpido desarrollo de alternativas energticas, un perfil bajo de las fuerzas estadounidenses en el extranjero y a la cooperacin con China en el desarrollo de nuevas opciones energticas. Rara vez una eleccin poltica ha tenido mayor trascendencia para el futuro de nuestro pas.

Michael Klare es Catedrtico del Hampshire College, Massachussets, EEUU. Autor de Sangre y Petrleo. Ed. Urano, Barcelona, 2004.
Traducido para Sin Permiso por ngel Ferrero.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter