Portada :: Ecologa social
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 02-07-2008

Salvacin Verde: una nueva idea radical puede salvar a los ecosistemas. Pero, qu pasar con la economa?

George Monbiot
The Guardian/www.globalizate.org


Casi todo el mundo parece estar de acuerdo: los gobiernos se enfrentan a una eleccin entre salvar el planeta y salvar la economa. Cuando se aproxima la recesin, la presin poltica para abandonar las polticas verdes se intensifican. Un informe publicado ayer por Ernst and Young sugiere que los timoratos objetivos sobre el carbono de la UE aumentaran los precios de las facturas energticas un 20% durante los prximos 12 aos (1). La semana pasada los consejeros del Primer Ministro admitieron a The Guardian que sus planes sobre energas renovables se encontraban en los mrgenes de lo que la gente poda tolerar. (2).

Pero esos miedos estn basados en una presuncin falsa: que hay una alternativa barata a una economa verde. La semana pasada la revista New Scientist public una encuesta realizada a expertos de la industria petrolera, la mayora dijeron que se alcanzara el pico del petrleo en 2010 (3). Si estn en lo cierto, se acab el juego. Un informe publicado por el Departamento de Energa de los EEUU en 2005 argumentaba que al menos que el mundo comience un programa de choque sobre los sustitutos 10 o 20 aos antes del pico del petrleo, una crisis como ninguna otra a la que se haya enfrentado la sociedad industrial moderna es inevitable (4).

Si el mundo se est deslizando hacia una recesin, es en parte por que nuestros gobiernos creyeron que podan elegir entre economa y ecologa. El precio del petrleo es tan alto y hace tanto dao por que no ha habido un esfuerzo serio para reducir nuestra dependencia. Ayer en The Guardian, Rajendra Pachauri sugiri que una recesin inminente podra forzarnos a enfrentarnos a los fallos en la economa global (5). Desgraciadamente, hasta ahora parece que est teniendo el efecto contrario: una reciente encuesta de Ipsos Mori sugiere que la gente est perdiendo el inters sobre el cambio climtico (6). Las oportunidades para un populismo energtico abundan: no pasar mucho tiempo antes que uno de los principales partidos polticos abandone el marchito consenso verde y comience a invocar una abundancia de petrleo que no podr sostener.

El gobierno Britnico mantiene ambas posiciones al mismo tiempo. Gordon Brown en su discurso de la semana pasada dijo que quera facilitar una reduccin en el precio global del petrleo a corto plazo mientras que buscaba la reduccin progresiva de nuestra dependencia de petrleo (7). El sabe que su primer objetivo hace que el segundo sea ms difcil de conseguir. La poltica del gobierno es construir ms de todo- ms centrales de carbn, ms centrales nucleares, ms pozos petrolferos, ms renovables, ms carreteras, ms aeropuertos- y espero que nadie se d cuenta de las contradicciones.

Hay alguna salida? Podemos abandonar la economa basada en el petrleo sin provocar un cataclismo? Dos cosas son obvias. Necesitamos un sistema global, y el actual, el Protocolo de Kyoto no sirve. No fija un lmite en la polucin de carbono globalmente, sus objetivos no guardan relacin con la ciencia actual y adems no se pueden implementar, contiene agujeros y clusulas de escape lo suficientemente anchas para que pase un barco petrolero.

Hasta hace poco he apoyado un sistema alternativo llamado Contraccin y Convergencia. Este sistema propone que cada pas termine con la misma asignacin de dixido de carbono por persona. Los pases mas ricos deben producir mucho menos que en la actualidad, los ms pobres podran contaminar ms. Otra propuesta sigue lgicamente de sta: racionamiento del carbono. Una vez asignada su cuota de carbono, cada pas divide en partes iguales a sus ciudadanos, que las utilizaran al pagar la electricidad o para comerciar entre [email protected] Estas propuestas tienen la virtud de fijar un tope en las emisiones globales, de ser justas, progresivas y fciles de entender y adems nos animaran a valorar y pensar nuestro uso energtico.

Pero despus de leer las evidencias en un libro de un pensador independiente Oliver Tickell, que se publicar este mes, he cambiado mi punto de vista. En Kyoto 2: como controlar los gases d efecto invernadero globales, Tickell destroza mis ideas favoritas (8). El muestra que no existen unas bases lgicas para dividir el derecho a contaminar entre los pases. Esto les dara demasiado poder sobre ese producto, adems no hay garantas de que dividiran los derechos entre sus ciudadanos, o que utilizaran el dinero recaudado para implementar una economa verde. Argumenta que el racionamiento de carbono, requiere un nivel de entendimiento econmico que est lejos de ser universal en las economas ms avanzadas, que decir en pases donde la mayora de la poblacin no tiene cuentas bancarias.

En su lugar Tickell propone fijar un lmite global de contaminacin de carbono despus de vender los permisos para contaminar a las compaas que extraen o refinan combustibles fsiles. Esto tiene la ventaja de regular a unas pocas de miles de corporaciones -las que manejan las refineras de petrleo, limpiadoras del carbn, tuberas de gas y trabajos de cemento y fertilizantes por ejemplo- en lugar de a miles de millones de ciudadanos. Estas compaas compraran sus permisos en una subasta global, manejada por una coalicin de los bancos centrales mundiales. Hay un precio de reserva, para asegurarse que el precio del carbono no sea demasiado bajo, y un precio mximo, al que los bancos prometen vender los permisos, para asegurarse que el precio no daa la economa global. En este caso, las compaas tomaran prestados permisos para el futuro. Pero ya que el dinero recaudado ser invertido en renovables, la demanda de combustibles fsiles caer, por lo que se necesitaran menos permisos los aos subsiguientes.

Tickell calcula que si el tope se fija lo suficientemente bajo para que el mundo sea neutral de carbono en 2050, el coste total de los permisos costara 1 billn de dlares al ao, mas o menos un 1,5% de la economa global. El dinero se utilizara en ayudar a los pobres a adaptarse al cambio climtico, en pagar a los pases para que protejan sus selvas u otros ecosistemas, desarrollar agricultura baja en carbono, promover la eficiencia energtica y construir plantas de energas renovables.

Pero su cifra parece que es muy baja. Como muchos de los cientficos climticos mundiales. Oliver Tickell propone que la concentracin de gases de efecto invernadero debe ser estabilizada eventualmente en 350 ppm CO2 equivalentes en la atmsfera y sus clculos estn basados en ese objetivo. La semana pasad Lord Stern sugiri que alcanzar una meta menos ambiciosa (500ppm) costara el 2% del producto mundial bruto (9). Si el precio de los permisos de carbono subastados fuesen mucho ms altos de los que Tickell sugiere, el dinero extra podra se utilizado para devoluciones masivas de impuestos y en gasto social, especialmente dirigidos a ayudar a los pobres. Pero, puede el mundo permitrselo?

Este dinero no desaparece, se gasta. La propuesta de Ticknell podra representar una clsica solucin Keynesiana para una crisis econmica. La cifras de 1,2 o incluso 5 billones de dlares que costara el sistema es utilizado para que este comience a funcionar una revolucin industrial verde, un nuevo New Deal no tan diferente del original (cuyo ms exitoso componente fue el Civilian Conservation Corps de Roosvelt, que protegi los bosques y tierras de cultivo) (10). No seria la primera vez que las empresas son rescatadas por las medidas que tanto les disgustan: existe una larga trayectoria de lobbys de las corporaciones contra el tipo de gobierno que fomenta el gasto pblico y que rescata eventualmente a las economas de las corporaciones.

Queremos salvarlas, incluso si pudisemos? Es muy difcil entender como el actual ritmo de crecimiento de la economa global del 3,7% anual (lo que significa que la economa global se duplica cada 19 aos) puede ser sostenido (11), incluso si todo funcionase con el sol y el viento. Pero esa es una pregunta para otra columna y puede que para otro tiempo, cuando el actual pnico econmico haya desaparecido. Por ahora, tenemos que encontrar los medios de salvarnos de nosotros mismos.
Artculo Original: Green Lifeline
A radical new idea could save the worlds ecosystems. But what will it do to the economy?
Por George Monbiot. Published in the Guardian 1st July 2008
George Monbiot ha recibido un doctorado honorario por la Universidad de St. Andrews.
http://www.monbiot.com/archives/2008/07/01/green-lifeline/

Traducido por Flix Nieto para Globalzate

Referencias:
1. BBC Online, 30th June 2008. Green target to hike fuel bills. http://news.bbc.co.uk/1/hi/business/7480204.stm
2. Juliette Jowit and Patrick Wintour, 26th June 2008. Cost of tackling global climate change has doubled, warns Stern. The Guardian.
3. Ian Sample, 25th June 2008. Oil: The final warning. New Scientist.
4. Robert L. Hirsch, Roger Bezdek and Robert Wendling, February 2005. Peaking Of World Oil Production: Impacts, Mitigation, & Risk Management. US Department of Energy. This was originally leaked and found its way onto this site: http://www.hilltoplancers.org/stories/hirsch0502.pdf
5. Rajendra Pachauri, 30th June 2008. The worlds will to tackle climate change is irresistible. The Guardian.
6. Juliette Jowit, 22nd June 2008. Poll: most Britons doubt cause of climate change. The Observer.
7. Gordon Brown, 26th June 2008. Creating a low carbon economy. http://www.number-10.gov.uk/output/Page15846.asp
8. Oliver Tickell, forthcoming. Kyoto2: how to manage the global greenhouse. Zed Books, London.
9. Juliette Jowit and Patrick Wintour, ibid.
10. Neil M Maher, 2008. Natures New Deal. Oxford University Press.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter