Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-07-2008

Preparacin del campo de batalla
El gobierno de Bush acelera sus actividades secretas contra Irn

Seymour M. Hersh
New Yorker

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


A fines del ao pasado, el Congreso de EE.UU. accedi a una solicitud del presidente Bush para financiar una importante escalada de las operaciones clandestinas contra Irn, segn actuales y antiguas fuentes militares, de inteligencia, y del Congreso. Esas operaciones, para las que el presidente pidi hasta cuatrocientos millones de dlares, fueron descritas en una directiva presidencial firmada por Bush, y tienen el objeto de desestabilizar a la dirigencia religiosa del pas. Las actividades clandestinas involucran el apoyo a la minora rabe a ahwazi y a los grupos baluchis y otras organizaciones disidentes. Tambin incluyen la recoleccin de inteligencia sobre el presunto programa de armas nucleares de Irn.

 

Las operaciones clandestinas contra Irn no son nada nuevo. Las fuerzas de Operaciones Especiales de EE.UU. han estado realizando operaciones a travs de la frontera desde el sur de Iraq, con autorizacin presidencial, desde el ao pasado. Han incluido la captura de miembros de Al Quds, la seccin de comandos de la Guardia Revolucionaria Iran, llevndolos a Iraq para ser interrogados, y la busca de objetivos de alto valor en la guerra del presidente contra el terror, que pudieran ser capturados o asesinados. Pero la escala y el alcance de las operaciones en Irn, que involucran a la Agencia Central de Inteligencia y al Comando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC), han sido expandidas significativamente, segn responsables actuales y anteriores. Muchas de estas actividades no son especificadas en la nueva Directiva, y algunos dirigentes del Congreso han tenido dudas serias sobre su naturaleza.

 

Bajo la ley federal, una Directiva Presidencial, que es altamente confidencial, debe ser emitida cuando es iniciada una operacin clandestina de inteligencia y, por lo menos, debe ser dada a conocer a dirigentes demcratas y republicanas en la Cmara de Representantes y el Senado y a los miembros de la categora correspondiente de los respectivos comits de inteligencia la as llamada Banda de los ocho. El dinero para la operacin puede entonces ser reprogramado de anteriores apropiaciones, tal como es necesitado, por los relevantes comits del Congreso, que tambin pueden ser informados.

 

La Directiva se concentraba en el debilitamiento de las ambiciones nucleares de Irn y en el intento de debilitar al gobierno mediante el cambio de rgimen, dijo una persona familiarizada con su contenido, e involucraba el trabajo con grupos opositores y la entrega de dinero. La Directiva posibilitaba toda una nueva gama de actividades en el sur de Irn y en las reas, en el Este, donde la oposicin poltica baluchi es fuerte, dijo.

 

Aunque algunos legisladores se sintieron inquietos por aspectos de la Directiva, y hubo una cantidad significativa de discusiones a alto nivel al respecto, segn la fuente familiarizada con ella, el financiamiento para la escalada fue aprobado. En otras palabras, algunos miembros de la dirigencia demcrata el Congreso ha estado bajo control demcrata desde las elecciones de 2006 estuvieron dispuestos, en secreto, a estar de acuerdo con el gobierno en la expansin de actividades encubiertas dirigidas contra Irn, mientras que el presunto candidato del partido a la presidencia, Barack Obama, ha dicho que est a favor de conversaciones directas y diplomacia.

La solicitud de financiamiento lleg en el mismo perodo en el que el gobierno estaba enfrentado a un Clculo Nacional de Inteligencia [NIE], publicado en diciembre, que concluy que Irn haba detenido su trabajo en armas nucleares en 2003. El gobierno minimiz la importancia del NIE y, mientras deca que estaba comprometido con la diplomacia, sigui subrayando que una accin urgente era esencial para contrarrestar la amenaza nuclear iran. El presidente Bush cuestion las conclusiones del NIE, y altos responsables de la seguridad nacional, incluyendo al Secretario de Defensa, Robert Gates, y la Secretaria de Estado, Condoleezza Rice, hicieron declaraciones semejantes. (Tambin las hizo el senador John McCain, presunto candidato republicano a la presidencia.) Mientras tanto, el gobierno tambin resucit acusaciones de que la direccin iran ha estado involucrada en la muerte de soldados estadounidenses en Iraq: tanto directamente, al enviar unidades de comandos a Iraq, e indirectamente, suministrando materiales utilizados para bombas al borde de la ruta, y otros artculos letales. (Ha habido preguntas sobre la exactitud de las afirmaciones; el Times, entre otros, ha informado que siguen existiendo incertidumbres significativas sobre la dimensin de esa participacin.)

 

Dirigentes militares y civiles en el Pentgono comparten la preocupacin de la Casa Blanca por las ambiciones nucleares de Irn, pero existe desacuerdo sobre si un ataque militar es la solucin correcta. Algunos responsables del Pentgono creen, como han informado al Congreso y a los medios de informacin, que el bombardeo de Irn no es una reaccin viable al tema de la proliferacin nuclear, y que se necesita ms diplomacia.

 

Un senador demcrata me dijo que, a fines del ao pasado, en una reunin de almuerzo informal, el Secretario de Defensa Gates se reuni con el grupo demcrata del Senado. (Tales reuniones son realizadas con regularidad.) Gates advirti sobre las consecuencias si el gobierno de Bush realiza un ataque preventivo contra Irn, diciendo, segn recuerda el senador: Crearemos generaciones de yihadistas, y nuestros nietos estarn combatiendo contra nuestros enemigos aqu en EE.UU. Los comentarios de Gates sorprendieron a los demcratas en el almuerzo, y otro senador pregunt si Gates hablaba en nombre de Bush y del vicepresidente Dick Cheney. La respuesta de Gates, me dijo el senador, fue: Digamos solamente que aqu hablo por m mismo. (Un portavoz de Gates confirm que discuti las consecuencias de un ataque en la reunin, pero se neg a referirse a lo que dijo, aparte de disputar la caracterizacin del senador.)

 

El Estado Mayor Conjunto, cuyo jefe es el almirante Mike Mullen, estaba afrontando fuertemente la presin de la Casa Blanca para emprender un ataque militar contra Irn, me dijo la persona familiarizada con la Directiva. Asimismo, un asesor del Pentgono involucrado en la guerra contra el terror dijo que por lo menos diez altos oficiales navales y generales, incluyendo comandantes combatientes los oficiales de cuatro estrellas que dirigen operaciones militares en todo el mundo han intervenido sobre el tema.

 

El ms franco de esos oficiales es el almirante William Fallon, quien hasta hace poco era jefe del Comando Central de EE.UU., y por lo tanto estaba a cargo de las fuerzas estadounidenses en Iraq y Afganistn. En marzo, Fallon renunci bajo presin, despus de dar una serie de entrevistas en las que declar sus reservas sobre un ataque armado contra Irn. Por ejemplo, a fines del ao pasado dijo al Financial Times que el verdadero objetivo de la poltica de EE.UU. era cambiar la conducta de los iranes, y que atacarlos como medio para lograrlo no me parece ser la primera alternativa.

 

El almirante Fallon reconoci, cuando habl con l en junio, que haba odo que hubo gente en la Casa Blanca que se molest por sus declaraciones pblicas. Demasiada gente cree que hay que estar a favor o contra los iranes, me dijo. Seamos serios. Ochenta millones de personas viven all, y cada uno es un individuo. La idea de que sean slo de una manera u otra es una tontera.

 

Respecto a la guerra en Iraq, Fallon dijo: Me quej sobre algunas de las cosas que estaban siendo propuestas? Puedes apostar a que lo hice. Algunas de ellas eran muy estpidas.

 

El acuerdo de la dirigencia demcrata de comprometer cientos de millones de dlares para ms operaciones secretas en Irn fue notorio, considerando las preocupaciones generales de responsables como Gates, Fallon, y muchos otros. El proceso de control no ha mantenido el ritmo, ha sido cooptado por el gobierno, dijo la persona familiarizada con el contenido de la Directiva. El proceso est roto, y lo que estamos autorizando es un asunto peligroso.

 

Demcratas importantes en el Congreso me dijeron que estaban preocupados por la posibilidad de que su entendimiento de lo que representan las nuevas operaciones difiere del de la Casa Blanca. Un problema tiene que ver con una referencia en la Directiva, recuerda la persona familiarizada con ella, a la potencial accin defensiva letal por agentes de EE.UU. en Irn. (A comienzos de mayo, el periodista Andrew Cockburn public elementos de la Directiva en CounterPunch, un boletn de informacin y revista en lnea.)

 

El lenguaje fue incluido en la Directiva a instancia de la CIA, dijo un ex alto responsable de la inteligencia. Las operaciones clandestinas publicadas en la Directiva van esencialmente en paralelo con las de una fuerza militar secreta, que ahora opera en Irn, bajo el control del JSOC. Segn la interpretacin de la ley por el gobierno de Bush, las actividades militares clandestinas, a diferencia de las operaciones encubiertas de la CIA, no tienen que ser descritas en una Directiva, porque el presidente tiene un derecho constitucional de comandar a las fuerzas de combate en el terreno sin interferencia del Congreso. Pero las fronteras entre operaciones no son siempre claras: en Irn, agentes de la CIA y recursos regionales tienen las capacidades lingsticas y el conocimiento local para establecer contactos con agentes del JSOC, y han estado trabajando con ellos para dirigir personal, material, y dinero hacia Irn desde una oscura base en el oeste de Afganistn. Como resultado, el Congreso ha recibido slo una visin parcial de como el dinero que autoriz puede ser utilizado. Una de las misiones del destacamento del JSOC, el acoso de objetivos de alto valor, no fue directamente abordada en la Directiva. Existe una toma de conciencia creciente entre algunos legisladores de que el gobierno de Bush, en los ltimos aos, ha refundido lo que es una operacin de inteligencia y lo que es una operacin militar a fin de evitar una informacin completa al Congreso sobre lo que est haciendo.

 

Esto es algo grande, dijo la persona familiarizada con la Directiva. La CIA necesitaba la Directiva para hacer sus cosas tradicionales, pero la Directiva no se aplica al JSOC. El presidente firm una Orden Ejecutiva despus del 11 de septiembre dando licencia al Pentgono para hacer cosas que nunca haba podido hacer antes sin notificar al Congreso. La afirmacin fue que los militares estaban preparando el lugar de batalla, y al utilizar ese trmino pudieron ahorrarse el control del Congreso. Todo se justifica en trminos de librar la guerra global contra el terror. Agreg: El gobierno ha estado borrando las lneas; solan ser de color gris entre operaciones de las que deba ser informada la dirigencia superior del Congreso y las que no lo requeran pero ahora son del color de una masa confusa.

 

La agencia dice que no vamos a ponernos en una posicin de ayudar a matar gente sin una Directiva, me dijo el antiguo alto responsable de inteligencia. Se refera a la amenaza legal que enfrentan algunos agentes de la agencia por su participacin en la entrega y presunta tortura de sospechosos en la guerra contra el terror. Eso sac de quicio a los militares, dijo.

 

En lo que respecta a la CIA, el ex alto responsable de inteligencia dijo: la autorizacin general incluye matar, pero no es como si eso fuera lo que se proponen. Tiene que ver con la recoleccin de informacin, reclutar apoyo. La Directiva enviada al Congreso fue un compromiso, suministrando cobertura legal a la CIA, mientras se refiere al uso de fuerza letal en trminos ambiguos.

 

El lenguaje defensivo-letal llev a algunos demcratas, segn fuentes del Congreso familiarizadas con sus puntos de vista, a convocar al director de la CIA, general de la Fuerza Area, Michael V. Hayden, a una sesin informativa especial. Hayden tranquiliz a los legisladores dicindoles que el lenguaje no haca otra cosa que dar autoridad a los agentes de las Fuerzas Especiales en el terreno en Irn para que se salven a tiros si enfrentaban la captura o la posibilidad de ser daados.

 

Los legisladores quedaron lejos de ser convencidos. Un congresista escribi subsiguientemente una carta personal al presidente Bush insistiendo en que ninguna accin letal, y punto final ha sido autorizada dentro de las fronteras de Irn. Hasta junio no haba recibido respuesta.

 

Miembros del Congreso han expresado escepticismo en el pasado sobre la informacin suministrada por la Casa Blanca. El 15 de marzo de 2005, David Obey, entonces el demcrata de ms alto rango en el Comit de Apropiaciones de la Cmara dirigida por los republicanos anunci que dejaba a un lado un enmienda que se haba propuesto presentar ese da, y que habra cortado todo financiamiento para programas de inteligencia nacional a menos que el presidente aceptara mantener informado al Congreso sobre actividades militares clandestinas emprendidas en la guerra contra el terror. Haba cambiado de opinin, dijo, porque la Casa Blanca prometi mejor cooperacin. El Poder Ejecutivo comprende que no estamos tratando de dictar lo que hace, dijo en un discurso en el hemiciclo en aquel entonces. Simplemente tratamos de ver que lo que hacen sea coherente con los valores estadounidenses y que no meter en problemas al pas.

 

Obey se neg a comentar sobre detalles concretos de las operaciones en Irn, pero me dijo que la Casa Blanca dio marcha atrs respecto a su promesa de consultar ms cabalmente al Congreso. Dijo: Sospecho que est pasando algo, pero no s qu creer. Cheney siempre ha querido ir en pos de Irn, y si tuviera ms tiempo encontrara una manera de hacerlo. Todava no obtenemos suficiente informacin de las agencias, y tengo muy poca confianza de que nos den informacin no suficientemente conocida.

 

Ninguno de los cuatro demcratas en la Banda de los ocho el jefe de la mayora en el Senado, Harry Reid, la presidenta de la Cmara, Nancy Pelosi, el presidente del Comit de Inteligencia de la Cmara, Silvestre Reyes quiso comentar sobre la Directiva. Algunos sealaron que altamente confidencial. Un asesor de un miembro de la dirigencia demcrata respondi, en su nombre, resaltando las limitaciones del proceso de la Banda de los ocho. La notificacin de una Directiva, dijo el asesor, es slo eso una notificacin, y no una aprobacin de actividades. Un control adecuado de continuas actividades de inteligencia es realizado mediante una informacin completa de los miembros del comit de inteligencia. Sin embargo, el Congreso tiene los medios para cuestionar a la Casa Blanca una vez que se la ha enviado una Directiva. Tiene el poder de retener los fondos para cualquier operacin del gobierno. Los miembros de la dirigencia demcrata de la Cmara y del Senado que tienen acceso a la Directiva tambin pueden, si deciden hacerlo, y si tienen preocupaciones compartidas, sacar a relucir modos de ejercer su influencia sobre la poltica del gobierno. (Un portavoz de la CIA dijo: Por regla general, no comentamos de una u otra manera afirmaciones de actividades encubiertas o pretendidas conclusiones. La Casa Blanca tambin se neg a comentar.)

 

Un miembro del Comit de Apropiaciones de la Cmara reconoci que, incluso con una victoria demcrata en noviembre, durar otro ao antes de que logremos controlar las actividades de inteligencia. Sigui diciendo: Controlamos el dinero y ellos no pueden hacer nada sin el dinero. Todo tiene que ver con el dinero. Pero soy muy suspicaz respecto a este gobierno. Agreg: Este gobierno ha sido tan reservado.

 

Una irona respecto a la salida del almirante Fallon es que l estaba, en muchas reas, de acuerdo con el presidente Bush sobre la amenaza planteada por Irn. Tenan una buena relacin de trabajo, me dijo Fallon, y cuando dirigi CENTCOM, estaban en permanente comunicacin. El 4 de marzo, una semana antes de su renuncia, Fallon testific ante el Comit de Servicios Armados del Senado, diciendo que se senta alentado por las situaciones en Iraq y Afganistn. Respecto al papel jugado por los dirigentes de Irn, dijo: No han ayudado en nada, han sido muy dainos, y de ninguna manera excuso ninguna de sus actividades. Y todava me queda por ver alguna cosa desde que he estado en este puesto, que represente una accin pblica de Irn que haya sido provechosa en esa regin.

 

Fallon dej en claro en nuestras conversaciones que consideraba inadecuado comentar en pblico sobre el presidente, el vicepresidente, u Operaciones Especiales. Pero dijo que haba odo que gente en la Casa Blanca haban estado teniendo dificultades con sus puntos de vista sobre Irn. Cuando llegu a CENTCOM, los iranes estaban financiando a todas las entidades dentro de Iraq. Era de su inters sacarnos de ah, y por ello decidieron matar a tantos estadounidenses como pudieran. Y por qu no? No saban quin iba a salir ganando, pero queran que nos fusemos. Decid que no podra resolver la situacin en Iraq sin el vecindario. Para solucionar este problema en Iraq, tenamos que involucrar de alguna manera a Irn y Siria. Tena que utilizar el vecindario.

 

Fallon me dijo que su modus operandi no haba sido el tema nuclear iran, o el cambio de rgimen en ese pas, sino apagar los fuegos en Iraq. Hubo constantes discusiones en Washington y en el terreno sobre como involucrar a Irn y, sobre el tema de la opcin del bombardeo, Fallon dijo que crea que sucedera slo si los iranes hacan algo estpido.

 

La jubilacin anticipada de Fallon, sin embargo, parece haber sido provocada no slo por sus comentarios negativos sobre el bombardeo de Irn sino tambin por su fuerte creencia en la cadena de comando y su insistencia en ser informado sobre Operaciones Especiales en su rea de responsabilidad. Unos de los defensores de Fallon es el general de Marines en retiro, John J. (Jack) Sheehan, cuya ltima comisin fue como comandante en jefe del Comando Atlntico de EE.UU., donde Fallon fue adjunto. El ao pasado, Sheehan rechaz una oferta de la Casa Blanca de ser el zar del presidente para las guerras en Iraq y Afganistn. Uno de los motivos por los que la Casa Blanca seleccion a Fallon para CENTCOM fue que es conocido como pensador estratgico y haba demostrado esas habilidades en el Pacfico, me dijo Sheehan. (Fallon sirvi como comandante en jefe de las fuerzas de EE.UU. en el Pacfico de 2005 a 2007.) Estuvo encargado de presentar una estrategia coherente general para Irn, Iraq, y Afganistn, y segn la ley, el comandante combatiente es responsable por todas las reas militares dentro de su A.O. rea de operaciones. Eso no estaba sucediendo, dijo Sheehan. Cuando Fallon trat de discernir todas las actividades abiertas y encubiertas realizadas por los militares en su rea de responsabilidad, fue excluido por un pequeo grupo de la dirigencia de la Casa Blanca.

 

La ley citada por Sheehan es la Ley de Reorganizacin de la Defensa de 1986, conocida como Goldwater-Nichols, que defini la cadena de comando: del presidente al Secretario de Defensa, a travs del jefe del Estado Mayor Conjunto, siguiendo a los diversos comandantes combatientes, que fueron puestos a cargo de todos los aspectos de las operaciones militares, incluyendo el entrenamiento conjunto y la logstica. Esa autoridad, especificaba la ley, no deba ser compartida con otros escalones de comando. Pero el gobierno de Bush, como parte de su guerra global contra el terror, instituy nuevas polticas que menoscabaron a los comandantes en jefe regionales; por ejemplo, dio la ms alta prioridad en trminos de asegurar el apoyo y el equipamiento a los equipos de Operaciones Especiales, en comandos militares de todo el mundo. La degradacin de la cadena tradicional de comando en los ltimos aos ha sido un punto de tensin entre la Casa Blanca y los militares uniformados.

 

La coherencia de la estrategia militar est siendo erosionada por una influencia civil indebida y por la direccin de operaciones militares inconvencionales, dijo Sheehan. Si hay pequeos grupos que planifican y realizan operaciones militares fuera del conocimiento y control del comandante combatiente, no se puede tener, por defecto, una estrategia militar coherente. Se termina en un desastre, como los esfuerzos de reconstruccin en Iraq.

 

El almirante Fallon, quien es conocido como Fox (zorro), saba que enfrentara dificultades especiales como el primer oficial de la Armada en la direccin de CENTCOM, que siempre haba sido presidido por un comandante terrestre, me dijo uno de sus colegas militares. Tambin saba que la comunidad de Operaciones Especiales sera un motivo de preocupacin. Fox dijo que ocurra un montn de cosas extraar en Operaciones Especiales, y le dije que tena que ingenirselas para saber lo que estaban haciendo en realidad, dijo el colega de Fallon. Los tipos de Operaciones Especiales terminaron por entender que necesitaban a Fox, as que comenzaron a hablar con l. Fox hubiera vencido en su lucha con Operaciones Especiales si no fuera por Cheney.

El asesor del Pentgono dijo: Fallon cay porque, a su modo, estaba tratando de impedir una guerra con Irn, y hay que admirarlo por eso.

 

En los ltimos meses, segn los medios iranes, ha habido un aumento de la violencia en Irn; es imposible, sin embargo, en esta fase precoz, ponerlo en el haber de las actividades del JSOC o de la CIA, o evaluar su impacto en la dirigencia iran. Los informes de la prensa iran son cuidadosamente controlados por el coronel de la Fuerza Area en retiro, Sam Gardiner, quien ha enseado estrategia en el National War College y ahora realiza simulacros de combate centrados en Irn para el gobierno federal, think-tanks, y universidades. La prensa iran es muy abierta en la descripcin de los asesinatos que suceden dentro del pas, dijo Gardiner. Es, dijo una prensa controlada, que es lo que hace tanto ms importante que publique esas cosas. Comenzamos a ver dentro del gobierno. Agreg: Apenas pasa un da ahora sin que veamos un enfrentamiento en algn sitio. Hubo tres o cuatro incidentes durante un fin de semana creciente, y los iranes incluso nombran a los oficiales de la Guardia Revolucionario que han sido muertos.

 

Anteriormente, durante este ao, un grupo ahwazi militante afirm que haba asesinado a un coronel de la Guardia Revolucionaria, y el gobierno iran reconoci que una explosin en un centro cultural en Shiraz, en la parte sur del pas, en la que murieron por lo menos doce personas y ms de doscientas fueron heridas, haba sido un acto terrorista y no, como haba insistido anteriormente, un accidente. No se pudo saber si haba habido una participacin estadounidense en algn incidente especfico en Irn, pero segn Gardiner, los iranes han comenzado a culpar pblicamente a EE.UU., Gran Bretaa y, ms recientemente, a la CIA por algunos incidentes. La agencia tuvo que ver con un golpe en Irn en 1953, y su apoyo para el rgimen impopular de Shah Mohammed Reza Pahlavi quien fue derrocado en 1979 fue condenado durante aos por mullahs gobernantes en Tehern, con gran efecto. Esto es lo mximo para los iranes culpar a la CIA, dijo Gardiner. Es nuevo, y es una escalada un avivamiento de las tensiones. Consolida el apoyo para el rgimen y muestra a la gente que existe una continua amenaza del Gran Satans. Segn Gardiner, la violencia, en lugar de debilitar al gobierno religioso de Irn, puede generar apoyo para este ltimo.

 

Muchas de las actividades pueden estar siendo realizadas por disidentes en Irn, y no por estadounidenses en el terreno. Un problema con pasar dinero (para utilizar el trmino de la persona familiarizada con la Directiva) en un escenario clandestino es que es difcil controlar donde va el dinero y a quien beneficia. No obstante, el ex alto responsable de inteligencia dijo: Estamos expuestos, por la transferencia de nuestras armas y de nuestro equipo de comunicaciones. Los iranes podrn utilizar el argumento de que la oposicin fue inspirada por los estadounidenses. Cuntas veces lo hemos tratado de hacer sin formular las preguntas adecuadas? Vale la pena el riesgo? Una posible consecuencia de estas operaciones seran medidas violentas de Irn contra uno de los grupos disidentes, lo que podra dar al gobierno de Bush una razn para intervenir.

 

Una estrategia de utilizacin de minoras tnicas para debilitar a Irn es defectuosa, segn Vali Nasr, quien ensea poltica internacional en la Universidad Tufts y es tambin un asociado snior del Consejo de Relaciones Exteriores. Slo porque el Lbano, Iraq, y Pakistn tienen problemas tnicos, no significa que Irn sufra del mismo problema, me dijo Nasr. Irn es un pas antiguo como Francia y Alemania y sus ciudadanos son igual de nacionalistas. EE.UU. sobreestima la tensin tnica en Irn. Los grupos minoritarios a los que se acerca EE.UU. estn o bien integrados o son pequeos y marginales, sin gran influencia sobre el gobierno, o gran capacidad de representar un desafo poltico, dijo Nasr. Siempre es posible encontrar algunos grupos activistas que van y matan a un polica, pero trabajar con las minoras tendr efectos contraproducentes, y enajenar a la mayora de la poblacin.

 

El gobierno puede haber estado dispuesto a basarse en organizaciones disidentes en Irn incluso cuando hubo motivos para creer que los grupos haban operado contra intereses estadounidenses en el pasado. El uso de elementos baluchi, por ejemplo, es problemtico, me dijo Robert Baer, ex oficial clandestino de la CIA quien trabaj durante casi dos dcadas en el sur de Asia y en Oriente Prximo. Los baluchis son fundamentalistas sunes que odian al rgimen en Tehern, pero tambin pueden ser descritos como al Qaeda. Son tipos que cortan las cabezas de no creyentes en este caso son chies iranes. La irona es que una vez ms estamos trabajando con sunes fundamentalistas, tal como lo hicimos en Afganistn en los aos ochenta. Ramzi Yousef, quien fue condenado por su papel en el atentado de 1993 contra el World Trade Center, y Khalid Sheikh Mohammed, quien es considerado uno de los principales planificadores de los ataques del 11 de septiembre, son fundamentalistas baluchis sunes.

 

Uno de los grupos contrarios al rgimen ms activos y violentos en Irn actual es el Jundallah, tambin conocido como el Movimiento de Resistencia del Pueblo Iran, que se describe como una fuerza de resistencia que lucha por los derechos de los sunes en Irn. Es una cruenta organizacin salaf cuyos seguidores asistieron a las mismas madrazas como los talibanes y los extremistas paquistanes, me dijo Nasr. Se les sospecha de tener vnculos con al Qaeda y tambin se piensa que estn relacionados con la cultura de la droga. Jundallah se responsabiliz por el atentado contra un bus lleno de soldados de la Guardia Revolucionaria en febrero de 2007. Murieron por lo menos once miembros de la Guardia. Segn Baer e informes de prensa, Jundallah es uno de los grupos en Irn que se benefician del apoyo de EE.UU.

 

La CIA y las comunidades de Operaciones Especiales tambin tienen lazos antiguos con otros dos grupos disidentes en Irn: Los Muyahidn e-Khalq, conocidos en Occidente como MEK, y un grupo separatista kurdo, el Partido por una Vida Libre en Kurdistn, o PJAK.

 

Los MEK han estado en la lista de terroristas del Departamento de Estado durante ms de una dcada, sin embargo en los ltimos aos el grupo ha recibido armas e inteligencia, directa o indirectamente, de EE.UU. Algunos de los fondos clandestinos recientemente autorizados, me dijo el asesor del Pentgono, pueden terminar en los cofres de los MEK. El nuevo destacamento trabajar con los MEK. El gobierno desespera por conseguir resultados. Agreg: Los MEK no tienen contadores que auditen sus libros, y se considera que sus dirigentes se han estado forrando los bolsillos desde hace aos. Si la gente llegara a saber lo que reciben los MEK, y cuanto termina en sus cuentas bancarias y a pesar de ello, es prcticamente intil para los propsitos del gobierno.

El partido kurdo, PJAK, del que tambin se ha informado que es apoyado en secreto por EE.UU., ha estado operando dentro de Irn desde bases en el norte de Iraq durante por lo menos tres aos. (Irn, como Iraq y Turqua, tiene una minora kurda, y el PJAK y otros grupos han buscado un gobierno propio en un territorio que ahora forma parte de cada uno de esos pases. En las ltimas semanas, segn Sam Gardiner, el estratega militar, ha habido un pronunciado aumento en la cantidad de enfrentamientos armados del PJAK con iranes y ataques terroristas contra objetivos iranes. A comienzos de junio, la agencia noticiosa Fars inform que una docena de miembros del PJAK y cuatro guardas fronterizos iranes fueron muertos en un choque cerca de la frontera de Iraq; un ataque similar en mayo mat a tres Guardas Revolucionarios y a nueve combatientes del PJAK. El PJAK tambin ha sometido a Turqua, miembro de la OTAN, a repetidos ataques terroristas, y los informes sobre apoyo estadounidense para el grupo han sido una fuente de friccin entre los dos gobiernos.

 

Gardiner tambin mencion un viaje que el primer ministro iraqu Nouri al-Maliki, hizo a Tehern en junio. Despus de su retorno, Maliki anunci que su gobierno prohibira todo contacto entre extranjeros y los MEK una bofetada a los tratos de EE.UU. con el gripo. Maliki declar que Iraq no estaba dispuesto a ser una escala para operaciones encubiertas contra otros pases. Fue una seal, dijo Gardiner, de que Maliki prefiere cada vez ms los intereses de Iraq por sobre los intereses de EE.UU. En trminos de las afirmaciones de EE.UU. sobre la participacin iran en las muertes de soldados estadounidenses, dijo, Maliki no est dispuesto a jugar el juego de culpar a Irn. Gardiner agreg que Pakistn acaba de aceptar la entrega de un dirigente de Jundallah al gobierno iran. Las operaciones encubiertas de EE.UU., dijo, parecen estar daando relaciones con los gobiernos de Iraq y de Pakistn y podran estar fortaleciendo la conexin entre Tehern y Bagdad.

 

La dependencia de la Casa Blanca de agentes dudosos, y de planes que involucran una posible accin letal dentro de Irn, ha creado enojo, as como ansiedad, dentro de las comunidades de Operaciones Especiales y de inteligencia. Se considera que las operaciones del JSOC en Irn estn copiadas de un programa que ha utilizado, con un cierto xito, a sustitutos para atacar a la dirigencia de los talibanes en los territorios tribales en Waziristn, a lo largo de la frontera entre Pakistn y Afganistn. Pero las situaciones en Waziristn e Irn no son comparables.

 

En Waziristn, el programa funciona porque es pequeo y hay tipos astutos dirigindolo, me dijo el ex alto responsable de inteligencia. Es ejecutado por profesionales. La NSA, la CIA, y la DIA la Agencia de Inteligencia de la Defensa estn ah mismo con las Fuerzas Especiales y la inteligencia paquistan, y tratan con tipos malos serios. Agreg: Tenemos que tener verdadero cuidado si pedimos los misiles. Tenemos que dar en ciertas casas a ciertas horas. La gente en el terreno miracon binoculares a unos pocos cientos de metros y llamando a sitios especficos, en latitud y longitud. Mantenemos al Predator dando vueltas hasta que los objetivos entran a una casa, y tenemos que asegurarnos de que los nuestros estn suficientemente lejos para que no sean alcanzados. Una de las vctimas ms destacadas del programa, dijo el ex responsable, fue Abu Laith al-Libi, un alto comandante talibn, quien fue muerto el 31 de enero, segn las informaciones en un ataque con misiles, en el que tambin fueron muertas otras once personas.

 

Un despacho publicado el 26 de marzo por el Washington Post inform sobre el creciente nmero de ataques exitosos contra los talibanes y otras unidades insurgentes en reas tribales de Pakistn. Un artculo complementario seal que, como reaccin, los talibanes mataron a docenas de personas sospechosas de haber suministrado informacin a EE.UU. y sus aliados sobre el paradero de los dirigentes talibanes. Se pens que muchas de las vctimas eran espas estadounidenses, y sus ejecuciones en un caso por decapitacin fueron filmadas en vdeo y distribuidas por DVD como advertencia para otros.

 

No es simple reproducir el programa en Irn. Todos discuten sobre la lista de objetivos de alto valor, dijo el ex alto responsable de inteligencia. Los de Operaciones Especiales estn enfadados porque la oficina de Cheney fij prioridades para categoras de objetivos, y ahora se impacienta y aplica presin para ver resultados. Pero toma mucho tiempo para instalar a los individuos adecuados en su sitio.

 

El asesor del Pentgono me dijo: Hemos tenido resultados maravillosos en el Cuerno de frica con el uso de sustitutos y banderas falsas tcticas bsicas de contrainteligencia y contrainsurgencia. Y estamos comenzando a liarlos en Afganistn. Pero la Casa Blanca va a destruir el programa si lo utiliza para ir en pos de Irn. Una cosa es involucrarse en ataques y asesinatos selectivos en Waziristn y otra es en Irn. La Casa Blanca cree que un tamao va bien para todos, pero los temas legales que rodean asesinatos extrajudiciales en Waziristn son menos problemticos porque al Qaeda y los talibanes cruzan la frontera hacia Afganistn y de vuelta, a menudo bajo persecucin intensa por las fuerzas de EE.UU. y de la OTAN. La situacin no es ni con mucho tan clara como en el caso iran. Todas las consideraciones judicial, estratgica, y poltica son diferentes en Irn.

 

Agreg: Existe una inmensa oposicin dentro de la comunidad de la inteligencia a la idea de conducir una guerra encubierta dentro de Irn, y de utilizar a baluchis y ahwazis como sustitutos. Los dirigentes de nuestra comunidad de Operaciones Especiales tienen un coraje fsico notable, pero es menos probable que expresen su oposicin a una poltica. Irn no es Waziristn.

 

Un sondeo Gallup hecho en noviembre pasado, antes de que el NIE fuera hecho pblico, estableci que un 73% de los encuestados pensaban que EE.UU. debiera utilizar accin econmica y diplomacia para detener el programa nuclear de Irn, mientras slo un 18% apoyaba un ataque militar. La fatiga por la guerra en Iraq ha afectado indudablemente la tolerancia del pblico para un ataque contra Irn. Sin embargo, este estado de nimo podra cambiar rpidamente. El potencial para una escalada qued claro a comienzos de enero, cuando cinco patrulleros iranes, que se crea estaban bajo el comando de la Guardia Revolucionaria, hicieron una serie de acciones agresivas hacia tres barcos de guerra de la Armada que navegaban por el Estrecho de Ormuz. Los informes iniciales sobre el accidente publicados por la oficina de prensa del Pentgono dijeron que los iranes haban transmitido amenazas, por radio de barco a barco, de hacer estallar los barcos estadounidenses. En una conferencia de prensa en la Casa Blanca, el presidente, el da en que parti a un viaje de ocho das por Oriente Prximo, calific el incidente de provocador y peligroso, y hubo, muy brevemente, un sentido de crisis e indignacin contra Irn. A DOS MINUTOS DE LA GUERRA fue el titular en un peridico britnico.

 

La crisis fue rpidamente desactivada por el vicealmirante Kevin Cosgriff, comandante de las fuerzas navales de EE.UU. en la regin. No se dispararon tiros de advertencia, dijo el almirante al cuerpo de prensa del Pentgono el 7 de enero, va teleconferencia desde su cuartel en Bahrein. S, es ms serio de lo que hemos visto, pero, para ponerlo en contexto, interactuamos regularmente con la Guardia Revolucionaria Iran y su Armada, dijo Cosgriff. No obtuve la percepcin de los informes que estaba recibiendo de que se tuviera la idea de tener miedo a esos cinco botes.

 

El cuidado del almirante Cosgriff fue bien fundado: dentro de una semana, el Pentgono reconoci que no poda identificar positivamente a los botes iranes como la fuente de la nefasta transmisin por radio, e informes de prensa sugirieron que en su lugar haban venido de un bromista conocido desde hace tiempo por el envo de mensajes falsos en la regin. A pesar de ello, la conducta de Cosgriff enfureci a Cheney, segn el ex alto funcionario de inteligencia. Pero se aprendi una leccin en el incidente: El pblico haba apoyado la idea de represalias, e incluso preguntaba por qu EE.UU. no hizo ms. El ex responsable dijo que, unas pocas semanas despus, tuvo lugar una reunin en la oficina del vicepresidente. El tema fue cmo crear un casus belli entre Tehern y Washington, dijo.

 

En junio, el presidente Bush fue a un viaje de despedida de Europa. Tom el t con la reina Isabel II y cen con Nicolas Sarkozy y Carla Bruni, el presidente y la primera dama de Francia. El negocio serio fue hecho fuera de vista, e involucr una serie de reuniones en un nuevo esfuerzo diplomtico por persuadir a los iranes para que detuvieran su programa de enriquecimiento de uranio. (Irn argumenta que su programa de enriquecimiento es para propsitos civiles y que es legal bajo el Tratado de No Proliferacin Nuclear.) La Secretaria de Estado Rice haba estado involucrada en el desarrollo de un nuevo paquete de incentivos. Pero la posicin esencial de negociacin del gobierno pareca invariada: las conversaciones no podan tener lugar hasta que Irn detuviera el programa. Los iranes haban rechazado repetida y categricamente esa condicin previa, dejando la situacin diplomtica en un punto muerto; todava no han respondido formalmente a los nuevos incentivos.

 

El continuo impasse alarma a numerosos observadores. Joschka Fischer, el ex ministro de exteriores alemn, escribi recientemente en un artculo sindicado que podra no ser posible congelar el programa nuclear iran por la duracin de las negociaciones para evitar una confrontacin militar antes de que sean completadas. Cuando habl con l la semana pasada, Fischer, quien tiene amplios contactos en la comunidad diplomtica, dijo que el ltimo enfoque europeo incluye un nuevo elemento: la disposicin de EE.UU. y de los europeos de aceptar algo menos que un cese total del enriquecimiento como un paso intermediario. La propuesta dice que los iranes deben dejar a de fabricar nuevas centrfugas y que el otro lado detendr todas las actividades ulteriores para sanciones en el Consejo de Seguridad de la ONU, dijo Fischer, aunque Irn todava tendra que congelar sus actividades de enriquecimiento cuando comenzaran negociaciones formales. Esto podra ser aceptable para los iranes si tienen buena voluntad.

 

La gran pregunta, agreg Fischer, est en Washington. Pienso que los estadounidenses estn profundamente divididos sobre el tema de qu hacer acerca de Irn, dijo. Algunos responsables estn preocupados por las repercusiones de un ataque militar y otros piensan que un ataque es inevitable. Conozco a los europeos, pero no tengo la menor idea de donde terminarn los estadounidenses en este problema.

 

Hay otra complicacin: la poltica presidencial estadounidense. Barack Obama ha dicho que, si es elegido, comenzara conversaciones con Irn sin condiciones previas contraproducentes (aunque slo despus de que se haya hecho un trabajo diplomtico de base). Esa posicin ha sido vigorosamente criticada por John McCain. El Washington Post cit recientemente a Randy Scheunemann, el director de seguridad nacional de la campaa de McCain, declarando que McCain apoya la posicin de la Casa Blanca y que el programa sea suspendido antes de que comiencen conversaciones. Lo que Obama propone, dijo Scheunemann, es una conferencia en la cumbre unilateral de vaqueros.

 

Scheunemann, quien es conocido como neoconservador, es tambin el canal de comunicacin ms importante de la campaa de McCain con la Casa Blanca. Es amigo de David Addington, jefe de personal de Dick Cheney. He odo diferentes historias sobre la influencia de Scheunemann sobre McCain; aunque algunos prximos a la campaa de McCain hablan de l como un posible consejero de seguridad nacional, otros dicen que es alguien que no es tomado en serio mientras dice a Cheney y otros lo que ellos quieren or, como lo describi un alto asesor de McCain.

 

No se sabe si McCain, quien es el republicano de ms alto rango en el Comit de Servicios Armados del Senado, ha sido formalmente informado sobre las operaciones en Irn. En la conferencia anual del Comit de Asuntos Pblicos EE.UU.-Israel [AIPAC], en junio, Obama repiti su peticin de una diplomacia dura y de principios. Pero tambin dijo, igual que McCain, que mantendra sobre la mesa la amenaza de accin militar contra Irn.

 

 

http://www.newyorker.com/reporting/2008/07/07/080707fa_fact_hersh?printable=true

 



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter