Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-07-2008

McCain de gira
La visita de un halcn

Editorial de La Jornada


En su segundo viaje fuera de Estados Unidos como candidato presidencial republicano el primero fue a Canad, John McCain no ha emitido mensajes ambiguos. De entre los 21 pases que conforman Latinoamrica escogi como destino dos, Colombia y Mxico, que ostentan los gobiernos ms militaristas, autoritarios y proestadunidenses en la regin, as como los que ocupan los lugares segundo y tercero el primero corresponde a Estados Unidos en violaciones a los derechos humanos en el hemisferio.

En cuanto al discurso del aspirante presidencial en nuestro pas, McCain no dej margen para la duda: su prioridad en la relacin bilateral es fortificar la frontera comn para cerrar el paso a los trabajadores mexicanos; es hostil a toda posibilidad de corregir las asimetras e inequidades contenidas en el Tratado de Libre Comercio de Amrica del Norte y, en consecuencia, a cualquier revisin de ese instrumento trilateral; el nico tema comn que le produce algn entusiasmo declarativo es la llamada guerra contra las drogas y, en particular, la Iniciativa Mrida, pacto de cooperacin policiaco-militar que ha sido severamente cuestionado en ambos pases porque hace ms probables las violaciones a los derechos humanos y porque significa una cesin de soberana por parte de Mxico. Por lo dems, en las escasas horas que permaneci en territorio nacional, el senador por Arizona visit la Cmara Americana de Comercio, la Baslica de Guadalupe y un centro de mando de la Polica Federal Preventiva, y con ello dej asentado, as fuera de manera simblica, su inters por los intercambios de mercancas y su desdn por puntos sensibles de la circunstancia poltica de nuestro pas, en la que se desarrollan enconados debates por las infracciones que el grupo en el poder comete al carcter laico del Estado y por el abuso de la fuerza pblica como recurso de gobierno.

Ciertamente, los mensajes referidos no se dirigen a la opinin pblica mexicana la cual conoce de sobra el perfil de McCain como halcn de la poltica, sino a los sectores conservadores y chovinistas de la sociedad estadunidense: da la impresin de que el candidato republicano quiere reiterar ante ellos su disposicin a expandir mercados externos, especialmente los de armamentos, y a consolidar la relacin con los ms estrechos aliados regionales de la administracin de George W. Bush; parece que, al visitar a dos gobernantes inequvocamente derechistas del subcontinente lvaro Uribe y Felipe Caldern, McCain busca asegurarse el respaldo de la porcin ms conservadora del voto latino, conformada por las comunidades del exilio cubano en Miami; en cuanto a los anglosajones, les garantiza que no habr acuerdo migratorio con Mxico sino, por el contrario, frontera blindada para impedir la llegada de nuevos migrantes. La rgida defensa del visitante de la guerra contra las drogas va dirigida a ese mismo sector, consternado por la proliferacin de crticas a las estrategias antinarcticos en curso: significativamente, un editorial de The New York Times seal hace unos das que esa guerra, al menos en su modalidad actual, no se est ganando, por lo que es necesario reducir los presupuestos previstos en la Iniciativa Mrida para equipar a las fuerzas de seguridad y priorizar el desarrollo econmico y el mejoramiento del sistema judicial mexicanos.

En suma, la visita de McCain a Mxico, aunque breve, permite hacerse una idea precisa de lo que podran esperar nuestro pas y Amrica Latina en caso de que el republicano llegue a la Casa Blanca: ms ofensivas y presiones poltico-diplomticas para la apertura de los mercados, ms militarismo, ms protagonismo de la seguridad nacional como eje central de las relaciones regionales, ms fobia antimigrante, ms arrogancia imperial y ms insensibilidad ante los problemas internos de las naciones del continente, es decir, algo as como un tercer periodo de Bush.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter