Portada :: Espaa :: Opinin
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 05-07-2008

La crisis imperfecta, los parados cifras, y el malvado mundo que nos rodea

Antonio Maira
Insurgente


La retahla econmica de Zapatero tiene tres ejes fundamentales.

El primero es despiezar y negar la crisis econmica. Por el momento hay datos menos malos que le ayudan a negar la existencia de una recesin con todas las dramticas consecuencias contra los trabajadores y sus familias. Todava no hay ndices de crecimiento negativo ms que en sectores determinados; si bien estos sectores como la construccin- tienen una importancia econmica determinante en nuestro pas.

El segundo es insistir en que el gobierno mantendr las polticas sociales prometidas en el programa electoral. Semejante reclamo tiene un carcter totalmente publicitario porque pasa por alto que cientos de miles de trabajadores y, consecuentemente, de familias, perdern el empleo del que viven y se irn quedando tambin sin las prestaciones que les permiten sentir un largo vrtigo antes de caer en la miseria. El paro creciente es paro de larga duracin. Para Zapatero el paro parece ser un dato econmico, de carcter tcnico, que no responsabiliza a nadie, y que no tiene consecuencia social alguna.

El tercer eje del discurso de Zapatero es el recurso a las referencias exteriores como origen de la crisis: precio creciente del petrleo, crisis hipotecaria en EEUU, aumento de los precios de los alimentos. El presidente del Gobierno utiliza la estructura econmica en la que nos han instalado los dos partidos PP y PSOE- como una especie de Providencia Divina que determina nuestra felicidad o nuestra tragedia pero que est ms all de las posibilidades de actuacin del gobierno.

El primer argumento de Zapatero la negacin de la crisis- es absolutamente irresponsable.

El segundo argumento de Zapatero: el mantenimiento de las polticas sociales es totalmente cnico, y encierra una crueldad fra o una estupidez peligrossima.

El tercer eje de Zapatero: la subordinacin impotente a los datos y procesos econmicos exteriores es una negacin realista de la soberana poltica y econmica, que debiera conducirlo ante un tribunal de justicia.

La aceptacin de la situacin econmica como una necesidad inevitable puede arrastrarnos hacia una situacin dramtica en muy pocos meses.

Zapatero tiene la obligacin estricta de asegurar el mnimo vital vivienda, alimentacin, asistencia sanitaria y trabajo- para todos los espaoles y todos los residentes en nuestro pas. El presidente del gobierno no puede esconderse tras la negacin de la crisis, el olvido de sus consecuencias, y la apelacin a la providencia.

A estas alturas es obvio que Zapatero ha pactado con las transnacionales y grandes empresas espaolas que decidieron su triunfo sobre Rajoy el tratamiento psicolgico, poltico y econmico de la crisis. El primer acuerdo ha sido el de negar, el segundo el de aplicar blsamos y paliativos de conservadurismo compasivo a los trabajadores gravemente golpeados por la crisis, el tercero el de mantener a toda costa el marco econmico en el que se ha gestado el desastre. Son los tres ejes de la poltica econmica del presidente.

Con la misma firmeza y pueril alegra vital con la que ha defendido a un sistema que se desploma tiene que buscarle alternativas. Si no las tiene, si es incapaz de concebirlas, debe marcharse inmediatamente.

Los ciudadanos y ciudadanas deben empezar a desterrar de sus conciencias el criterio de moral pblica que garantiza la irresponsabilidad y la impunidad absoluta de sus polticos.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter