Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 09-07-2008

Unidos por un bulldozer

Gilad Atzmon
Rebelin

Traducido del ingls para Rebelin por Germn Leyens


Segn Haaretz, el servicio de seguridad, el Procurador General del ejrcito israel, el Ministro de Defensa Barak y el propio primer ministro Olmert apoyan todos la demolicin de casas de terroristas.

No se puede decir gran cosa; por fin, los judos comienzan a ponerse acuerdo sobre algo entre ellos, no slo estn de acuerdo, incluso compiten entre s para ver quien es el ms elocuente al respecto. Todos quieren encabezar el actual campeonato hebreo de beligerancia. Cada uno trata de forjar y reforjar una imagen autntica de venganza. Tal vez haya que admitirlo: la compasin no es una caracterstica apreciada en el Estado judo.

En los hechos, es casi divertido leer las declaraciones de Olmert:

ste es un ataque que vino desde Israel contra Israel, dice el observador primer ministro israel. Crea una cadena de situaciones que nunca pensamos que tendramos que encarar en el pasado. Sigue diciendo, y no s si rer o llorar. Israel invierte tanto esfuerzo en una discriminacin basada en la raza de sus ciudadanos palestinos (a los que ellos mismos ponen la etiqueta de rabes israeles en lugar de slo compatriotas israeles) sin embargo, de alguna manera no llegan a predecir que algn todo pueda estallar. Honestamente, me cuesta creerlo. Sin embargo, en esto el seor Olmert casi me atrapa: Nosotros, dice, hemos invertido miles en la construccin de... Alto ah... En este punto realmente necesito un descanso de esta basura. Tengo que tomar un poco de agua. Obviamente cuento con que Olmert siga el mantra ciego de la derecha israel:

Hemos invertido miles en la construccin de infraestructura y educacin y casas para los ancianos en todas esas aldeas palestinas y ellos, en lugar de agradecernos, todo lo que hacen esos ingratos es venir y matarnos.

Pero sabis que ms, me equivoco, Olmert no lo dice, ms bien dice la verdad. stas son sus palabras:

Hemos invertido miles en la construccin de una cerca de seguridad. Aunque ha sido muy efectiva, resulta que una cerca no nos puede dar la respuesta al problema del terror que proviene de nuestro lado.

S, es verdaderamente muy triste que los israeles descubran esta realidad. Su megalomanaco muro de hormign armado de 12 metros de alto que por algn motivo llaman cerca, no los salv. No les suministr seguridad. La conversin de Gaza en un campo de concentracin tampoco salv a Sederot y Ashkeln de ser atacadas por cohetes Qassam. No precisa ser un genio para adivinar que para cuando terminen la cerca Herzeliya, Ramat Asharon y Tel Aviv se vern sometidas a la misma suerte. Ms vale que Israel se prepare a construir un techo slido de hormign sobre sus reas pobladas. Como soy sensible al uso potico de palabras por los israeles, ya puedo adivinar que llamarn a ese techo algo como nube defensiva, cielo de seguridad o incluso arco iris de hormign.

Sin embargo, hay que decir la verdad: Hay quienes no estn enteramente de acuerdo con Olmert. Uno de ellos es el violador condenado y Vice-Primer Ministro Haim Ramon (Kadima) quien dijo a la Radio del Ejrcito el jueves por la maana que Israel debiera tratar a los vecindarios de Jerusaln Este de Jabel Mukaber y Zur Baher como aldeas palestinas, y revocar la condicin de residencia permanente de los que viven all.

Para quienes no lo saben, el Vice-Primer Ministro violador Ramon es el arquitecto tras la as llamada cerca de seguridad. Al parecer ahora quiere modificar su siniestra idea original. De ser un muro aburrido de seguridad de hormign slido, ahora sugiere que el muro pase a tener una caracterstica elstica detrs de la cual puedan ser encerrados los rabes malos. Una vez que un rabe sea malo o incluso slo viva cerca de uno malo, deberamos colocar toda una aldea detrs del muro o simplemente despojar a todos sus habitantes de su residencia. Por cierto, el Estado judo se est convirtiendo en ms y ms dinmico e innovador en cuanto a sus nuevos muros de gueto emergentes y sus infames medidas de discriminacin racial.

Lo que dijo Ramon fue:

Una de las razones principales para que el ataque fuera realizado ayer con tanta facilidad fue que hay aldeas palestinas que por algn motivo son llamadas Jerusaln... Tienen que ser tratadas como tratamos a Ramala, Beln, Jenn y Nablus... Son aldeas palestinas que nunca formaron parte de Jerusaln, fueron anexadas a la ciudad en 1967. Jams ningn israel ha estado all, ni va cerca.

Esto lo dice todo: Jams ningn israel ha estado, ni va cerca.

Nadie puede definir el sentimiento judeocntrico mejor que Ramon. La ciudadana de un palestino que aparentemente porta una tarjeta de identidad israel sera definida por su relevancia a un judo israel. Segn Ramon, si un israel no visita una aldea rabe, la aldea debera ser puesta entre muros. Se podra preguntar - y qu pasa con las aldeas palestinas dentro de Israel que no estn ubicadas cerca del muro y a pesar de ello no sean visitadas por judos israeles? Si les damos tiempo, los israeles haran una limpieza tnica o las rodearan con cercas.

El mensaje es claro. Los israeles estn ciertamente unidos, y es bueno que sean tan unidos porque nos permite ver de qu trata exactamente el Estado judo. Desgraciadamente, no hay un socio para la paz en la sociedad israel. La solucin de dos Estados es un sueo hmero, y un solo Estado no es una solucin. Va a suceder gracias a los hechos en el terreno, lo que es conocido como el arma palestina extrema, la as llamada bomba demogrfica.

El Estado judo se encuentra en su mismsima ltima fase decadente. Al parecer, sus dirigentes no tratan de seguir ocultando su inmoralidad. El grado de mal que hacen a diario los consumir antes que cualquier otra cosa. Una cultura que se nutre de odio y de represalias est condonada a desmoronarse. Slo hay que mantener la presin y denunciarlos por lo que son junto con sus partidarios entre nosotros.

Desgraciadamente, y es ciertamente una tragedia, los palestinos estn en las primeras lneas de la batalla ms crucial por un mundo mejor. Los palestinos han sido atrapados en un grave enfrentamiento con una identidad nacional juda esquizofrnica, fantasmagrica, sedienta de sangre, egocntrica, que no tiene clemencia.

En estos das, cuando Israel y los grupos de presin que lo apoyan, hacen manifiestamente lo que pueden para arrastrarnos a una tercera guerra mundial, lo menos que podemos hacer es apoyar a Palestina. Tal como estn las cosas, una nacin pequea, menesterosa, enfrenta totalmente sola lo que parece ser el peor enemigo de la paz del mundo: es decir Israel. Por desconsolador que sea, esta batalla palestina es nuestra batalla. Liberar Palestina es salvar a la humanidad.

Segunda parte: Y pienso en mi interior...

Hay una pequea historia que me ha estado preocupando estos ltimos dos das.

Ya que ni una sola organizacin palestina combatiente por la libertad ha reivindicado la responsabilidad por el evento con el bulldozer de hace dos das, me pregunto por qu los israeles estn tan seguros de que se trat de un acto de terrorismo.

Podra ser que el hombre estaba ligeramente desquiciado; podra haber tenido una pelea por telfono con su mujer o alternativamente una ardiente disputa con su jefe israel que lo llev a perder la chaveta.

Supondra que para declarar que un incidente es un acto de terror, habra que establecer primero una motivacin o un escenario terrorista. Sin establecer una motivacin semejante estamos condenados a admitir que se trata de un caso criminal que debe ser investigado. Deberamos abstenernos de sacar conclusiones precipitadas.

A pesar de ello, en este caso los israeles parecen estar totalmente convencidos. Para ellos, no cabe ninguna duda de que el hombre del bulldozer no era nada ms y nada menos que un terrorista asesino.

Para los israeles, un hecho se convierte en un acto de terror en cuanto un judo ha sido aterrorizado (idealmente, pero no necesariamente, por un no judo).

Pero sta es la peculiaridad aterradora:

Ya que cada judo del planeta puede ser potencialmente aterrado por casi todo y por cualquiera, estamos condenados a admitir, que en lo que concierne a los judos, el universo y sus habitantes pueden ser definidos como actos potenciales de terror. En la medida en que el calentamiento global y el cncer pueden aterrorizar a algunos judos, todos somos terroristas potenciales slo por existir y gritar la verdad.

Al saber de Olmert y sus escuadrones de demolicin de casas, sugiero que tomemos algunas medidas y que nos preparemos para que demuelan nuestras viviendas. Si tenemos suerte, Haim Ramon terminar por erigir una cerca de seguridad alrededor de nosotros.

Hay que decir la verdad. Antes de la emancipacin juda, eran los judos los que se encerraban voluntariamente detrs de muros; gracias al auge de la todopoderosa superpotencia regional Israel, son ahora los judos (israeles) quienes encierran a los goyim (palestinos) detrs de los muros, contra su voluntad. Desde una perspectiva nacionalista juda, este giro se realiza como un logro importante.

Ms vale que tengamos en cuenta que el arsenal israel de cientos de bombas atmicas tampoco existe como decoracin o para realizar ayuda humanitaria. Un arma nuclear que es introducida en el primer acto ser puesta en accin despus de la mismsima escena final. Y por si no lo ves, han preparado suficientes para todos nosotros. Obviamente tuvieron un motivo.

http://www.gilad.co.uk

http://www.myspace.com/giladaztmon

http://palestinethinktank.com/2008/07/04/united-by-a-bulldozer-and-i-think-to-myself-by-gilad-atzmon/




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter