Portada :: Espaa :: Inmigracin
(defendiendo el libre mercado)
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 11-07-2008

La poltica migratoria espaola es de una hipocresa infinita
Su complicidad es indigna

Eduardo C.
Rebelin


La poltica migratoria espaola es de una hipocresa infinita. El presidente del gobierno, Rodrguez Zapatero, afirma que la inmigracin debe resolverse con la cabeza, pero tambin con el corazn. La produccin de cadveres en la frontera sur -la militarizacin espaola y europea ha provocado que miles de personas hayan muerto ahogadas ante el endurecimiento de las rutas migratorias- debe de haber dejado maltrecho el corazn del presidente.

"La noche que sale un vuelo de Canarias a un pas de frica, esa noche no se duerme bien, porque uno piensa en la gente que se ha jugado la vida y que tiene que volver." Las declaraciones de Prez Rubalcaba nos hacen suponer que el Ministro del Interior padece insomnio permanente, puesto que son miles y miles las personas repatriadas en los ltimos meses. El gobierno del PP mantuvo una retrica ms dura pero una prctica ms laxa, nos dice el ministro socialista, que ha superado con creces las cifras de detencin y expulsin de inmigrantes del gobierno popular. La conversin del Atlntico y el Mediterrneo en una fosa comn se complementa, por tanto, con el encierro, repatriacin y explotacin de los supervivientes.

Usted ha desarrollado, durante una larga hora, un discurso aparentemente asptico y neutral, respaldado por la legalidad. Como usted es funcionaria de extranjera, no habla de poltica sino del cumplimiento de la ley. Que se haya multiplicado la exigencia de visado a personas que proceden de Amrica Latina, de frica, de Asia, es un dato cado del cielo. Que se tenga que cursar en la comisara una carta de invitacin -para que te pueda visitar una amiga o amigo extranjero-, sufriendo la presuncin de culpabilidad de la polica, es una simple evolucin legislativa. Que se encierre durante cuarenta das a personas que han cometido una falta administrativa -no tener papeles- es tan natural como el hecho de que usted -y con usted unos cuantos millones de espaoles- planifique en estas fechas sus vacaciones en cualquier lugar del mundo.

Quizs convendra que recordase, en todo caso, que el cumplimiento de la legalidad, en nuestro mundo, no garantiza la inocencia de quien la ejecuta. La legalidad en Estados Unidos es hoy Guantnamo. La legalidad en Australia son centros de detencin en los que se encierra durante aos a las personas inmigrantes. La legalidad en la Unin Europea es, desde la aprobacin de la Directiva de Retorno, ms conocida como la directiva de la vergenza, el confinamiento en Centros de Internamiento de Extranjeros durante dieciocho meses. La legalidad europea permite, adems, avalar, financiar y promover la ilegalidad, sobre todo cuando se produce alejada de miradas incmodas: la proliferacin de centros de detencin en el norte de frica, financiados por los gobiernos europeos, o el abandono en el desierto de los inmigrantes expulsados por las policas norteafricanas, condenndolos a una lenta muerte, son ejemplos de ello.

Mi pregunta es sencilla. Usted representa a la Delegacin del Gobierno espaol en Asturias. Sus policas son quienes persiguen a inmigrantes por las calles, quienes -lo he visto con mis propios ojos- irrumpen en sus casas, sacndoles de la cama, armados con pistolas, porras, guantes y perros. Son tambin sus policas los que les humillan en comisara y quienes les devuelven a la calle, tras varios das subalimentados, con una orden de expulsin que es una condena eterna a la ilegalidad.

S, no se preocupe, que ya dejo de hablar de poltica y le hago la pregunta. Padece usted del corazn? Puede conciliar el sueo cada noche?

En mi opinin, su complicidad es indigna.

Nota:

Este texto est basado en la pregunta que realizamos a Dolores Snchez, jefa del departamento de Extranjera de la Delegacin del Gobierno en Asturias, durante la charla Sobre la tramitacin de los expedientes de extranjera, celebrada el lunes 7 de julio de 2008 en el Club de Prensa del peridico La Nueva Espaa. Al da siguiente de la charla, la Polica Nacional acorral, golpe y se llev una vez ms, pues su brutalidad se ha convertido en cotidiana a un grupo de inmigrantes africanos que practicaban la venta ambulante en las calles de Oviedo, ante la indignacin de muchas de las personas que pasaban por el lugar.


Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter