Portada :: Mundo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 13-07-2008

Las crisis se suceden en Turqua

Txente Rekondo
Gara

El proceso de ilegalizacin del gobernante AKP, las detenciones en torno al caso Ergenekon, el conflicto kurdo y el reciente atentado contra el consulado de EEUU en Estambul reflejan una sucesin de crisis que pueden llevar a la ciudadana turca a una grave polarizacin.


Sin embargo, la realidad turca parece empeada a tener que hace frente en demasiadas ocasiones a importantes crisis. Terremotos, golpes de estado fallidos o triunfantes, reveses financieros, crisis polticas o corrupcin, han venido sucedindose en las ltimas dcadas dificultando sobremanera el normal desarrollo de Turqua.

Estas primeras semanas de verano han venido cargadas de noticias que muestran la compleja y peligrosa tesitura a la que deber hacer frente Turqua los prximos meses. El proceso abierto por los tribunales para ilegalizar al gobernante AKP, la detencin de importantes personajes en torno al caso Ergenekon, la situacin kurda o el reciente atentado contra el consulado de EEUU de Estambul son algunos ejemplos que pueden llevar a una grave polarizacin de la sociedad, ahondando en las diferencias entre los distintos actores que pueden arrastrar a Turqua a la peor crisis de su historia moderna.

El proceso judicial contra el AKP es una nueva escenificacin del pulso que mantienen los partidarios del status quo del pasado frente a las fuerzas agrupadas en torno a su proyecto islamista y paradjicamente modernizante. A la espera de la decisin del Tribunal Constitucional, analistas apuntan a que las posibilidades de ilegalizar al gobernante AKP son del 99%.

Las lites burocrticas del Estado que se dicen impulsores del lacicismo y la democracia no han dudado en utilizar el conflicto, la confrontacin o la imposicin para mantener el proyecto poltico que aseguran defender, aunque todo ello haga saltar por los aires los pilares bsicos del concepto de democracia. Si se confirma el golpe de Estado jurdico, Turqua se encontrar de nuevo a las puertas de una profunda convulsin poltica (la oposicin no tienen alternativa para sustituir al AKP) y econmica (la recesin sera utilizada como una consecuencia del mal gobierno del AKP, algo que no guarda relacin con la realidad).

De momento, el AKP parece haber elaborado una estrategia para hacer frente a los que se le avecina. Para hacer frente a presiones y maniobras de la burocracia estatal se ha esforzado en crear un espacio poltico para el movimiento y para hacer frente a futuras coyunturas.

Como seala el profesor universitario Francisco Veiga, las maniobras judiciales representan la legalizacin del suicidio poltico. La maniobra puede acabar volvindose contra sus impulsores, ya que no hay que olvidar que el AKP jugar la baza de Bruselas y, adems, la sociedad turca cada vez percibe con mayor claridad las actitudes irregulares de algunos. Y el propio Tribunal Constitucional podra perder el apoyo de quienes hoy da le secundan.

La trama golpista denunciada y conocida como Ergenekon se ha situado en el centro de la actividad poltica y judicial del pas. Una operacin que se inici con la investigacin sobre unas granadas descubiertas en un domicilio el pasado ao en Estambul ha derivado en una vasta operacin para desarticular una organizacin criminal.

Esa red, que algunos comparan con la red Gladio que oper en Europa hace dcadas, habra logrado asentar sus tentculos en buena parte de la estructura del Estado, as como en los mbitos acadmico, empresarial y de la comunicacin. Entre los documentos incautados parecen encontrarse las lneas de actuacin del grupo, que a travs de muertes de intelectuales, polticos, e incluso militares, buscara fomentar un clima de inestabilidad para provocar una intervencin militar.

La detencin de varios generales retirados con claros antecedentes golpistas ha supuesto un duro golpe para quienes defendan la intocabilidad de ciertos sectores y ha servido para poner sobre la mesa las tramas y lazos de ese llamado Estado profundo con algunos sectores del crimen organizado. Buena parte de la poblacin se pregunta si esa trama tendr lazos con militares en activo y quin es su nmero uno.

Uno de los sectores que pueden verse ms afectados son las todopoderosas Fuerzas Armadas de Turqua (TSK). Si hasta ahora estaban consideradas como uno de los segmentos intocables del Estado (como mucho se les condenaba en ocasiones por apropiacin ilegal de riqueza, es decir, corrupcin), junto a la judicatura (que sigue disfrutando de ese estatus), cada vez son ms los que relacionan al Ejrcito con los golpes del pasado y con su ms reciente actividad para-golpista.

Tambin estn saliendo a la luz pblica otras actuaciones recientes, como el Plan de Accin y Actividades de Apoyo e Informacin, que supuestamente buscaba presionar a los medios de comunicacin y a la judicatura para que colaborasen en la lucha contra el AKP.

Las prximas semanas la atencin meditica, y probablemente las maniobras de esa oscura red, se va a centrar en dos testigos clave, ambos militares retirados y con importante peso en el pasado, el general Hilmi zkk, antiguo jefe del Estado Mayor, y el comandante de navo Ozdem rnek. Por otro lado, habr que esperar a la importante reunin de agosto del Consejo de Seguridad Nacional (MGK) para ver si acta contra algunos militares en activo, lo que indicara tambin el nivel de implicacin de la actual estructura militar en la red golpista.

La situacin del pueblo kurdo, siempre en la agenda del estado turco, puede verse perjudicada con estos acontecimientos. Si en los ltimos meses se ha venido desplegando una campaa militar contra el PKK, hace unos das tuvo lugar en Turqua una conferencia de la Plataforma Abant, con el fin de impulsar medidas econmicas, polticas y sociales para hacer frente a esa realidad. Era un intento de buscar una salida a la larga lucha del pueblo kurdo en defensa de sus derechos y libertades, y aunque la mayora de propuestas estaban en clara clave turca podra haber sido un primer intento para articular las bases de una solucin negociada al conflicto. Pero el resto de acontecimientos ha hecho que el AKP deje de lado, de momento, esta iniciativa.

Finalmente, el reciente ataque al consulado de EEUU en Estambul ha supuesto otro peldao ms hacia la crisis que atenaza el futuro turco. Es pronto para apuntar su autora, pero la prensa maneja todo un abanico, desde el PKK, hasta cualquiera de los grupos locales islamistas armados, pasando por alguna clula de Al Qaeda o alguna organizacin de izquierdas. Algunos se han atrevido a sealar que podra ser obra de esa alianza informal de militares, policas y servicios secretos que busca la desestabilizacin.

Turqua puede estar a las puertas de nuevos tiempos. O se produce el final de sesenta aos de democracia controlada y el nacimiento de una plena democracia o ese grupo de militares, jueces, periodistas e intelectuales que desde la sombra del estado han dirigido las directrices del pas, continuarn hacindolo en el futuro.

Txente REKONDO Gabinete vasco de Anlisis Internacional (GAIN)



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter