Portada :: Palestina y Oriente Prximo
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 18-07-2008

Del padre de Abir Aramin, nia de diez aos que mataron los soldados con una bala de caucho delante de su hermana Areen, de once
Carta abierta al ministro de Defensa israel, Ehud Barak

Bassam Aramin
Yaba Yaba

Traducido por Carlos Sanchis y revisado por Caty R.


Honorable general Ehud Barak, usted no me conoce personalmente. Soy un luchador por la paz y trabajo con todas mis fuerzas y capacidad para conseguir una paz justa que traiga calma y prosperidad a palestinos e israeles juntos. Personalmente, he padecido su criminal ocupacin y he pagado un precio muy alto. En primer lugar, me encarcelaron a los 17 aos y pas siete aos de mi vida en sus brbaras prisiones. En segundo lugar, ha ledo usted o quizs ha odo hablar de lo que le pas a Abir Aramin? Esta nia tena diez aos cuando sus soldados la mataron con una bala de caucho a una distancia de unos 5 metros , el 16 de enero de 2007, delante de su hermana Areen, de 11 aos. A pesar de eso yo, el padre de Abir -que en paz descanse- creo en el derecho del pueblo israel, como en el derecho de todos los pueblos, a existir y vivir en paz y seguridad. Por lo tanto, por qu usted no cree en nuestro derecho a disfrutar de las mismas cosas, seor?

Dnde estaba el carcter democrtico de su Estado cundo sus valientes soldados asesinaron a mi hija ante los ojos de sus amigos a la entrada de su escuela en Anata? Dnde estaban sus ideales democrticos cundo archiv el expediente de la investigacin sobre el asesinato de Abir por falta de pruebas, a pesar que el crimen est claro y se cometi ante ms de diez testigos? Abir era realmente una amenaza para sus soldados, seor?

An conservo las armas con las que Abir amenaz a sus soldados. Tengo en mi mano su mochila escolar reforzada y acorazada y, por supuesto, la lapicera que ella carg con peligrosos cartuchos de minas de grafito; y su libro de matemticas, en cuya clase tena un examen el mismo da que, por supuesto, inclua instrucciones detalladas de cmo preparar armas qumicas. Adems llevaba un sacapuntas que seguramente se podra usar como arma para apualar a alguien. Por ltimo, hall entre sus cosas dos trozos de chocolate que quizs contuvieran un poco de uranio enriquecido que sin duda habra conducido a la devastacin de su Estado, si Abir no hubiera cedido a la tentacin de tomarlos en la mano para saborearlos segundos antes de que la asesinaran.

Aqu tengo que felicitar a sus soldados por su magnfica habilidad para incapacitar y matar con semejante y mortal precisin. La bala de Abir entr exactamente a un centmetro del hipotlamo, lo que origin un coma inmediato y despus la muerte que la llev ante Dios y le ahorr el dolor y la angustia permanentes que quiero expresar en este documento.

Por lo tanto, seor, Abir Aramin se puede aadir a la lista de grandes xitos y logros de la seguridad en el nombre del Estado de Israel. Pero yo, como padre de esa nia, seor ministro y general, pido que como mnimo asuma la responsabilidad de ese asesinato y se abra un proceso. Es su obligacin llevar al soldado que asesin a Abir ante un tribunal para que pueda ser juzgado un criminal asesino.

Creo que no hay ninguna solucin militar al conflicto, y cuando esos cobardes asesinaron a mi hija declar que no quera venganza, quiero justicia, aunque la venganza es mucho ms fcil. El verdadero combatiente es quien opta por el camino ms difcil, la causa de la paz. La venganza es el camino de los cobardes.

Seor, el pueblo palestino no puede seguir pagando eternamente el miedo y las sospechas del pueblo israel. Libere a mi pueblo de esta abominable ocupacin para que su pueblo pueda vivir en prosperidad y librarse del miedo.

Durante sesenta aos, la poblacin palestina ha pagado el precio de la ocupacin militar israel, una ocupacin que se celebra como el establecimiento del Estado israel festejando las contiendas que vierten la sangre de los combatientes palestinos, mujeres, nios y ancianos, sin distincin. El pueblo palestino en general es el blanco de su mquina de guerra que no protege a los pequeos de los grandes. Nuestro pueblo se enfrenta al mismo asesino desde 1956 en Gaza. Y seguimos.

No le recordar ahora las matanzas que su gobierno ha perpetrado contra mi pueblo; usted las conoce mucho mejor que yo. Yo le y o hablar de ellas, pero usted tom parte.

La pregunta que le propongo a usted es esta: a la luz de su rica experiencia militar y como alguien que ha visto pasar sesenta aos de conflicto, cundo tendr Israel la fuerza para terminar el conflicto militarmente y obtener una victoria completa sobre el pueblo palestino? Usted sigue creyendo que lo que no se puede conseguir por la fuerza se conseguir mediante ms fuerza? La ocupacin guarda en la manga otros mtodos adicionales de masacres que el pueblo palestino todava no ha tenido la desgracia de conocer.

Si es el caso, quizs sea una buena idea para el gobierno israel utilizar esos mtodos. Y acaso podr lograr esa tentadora victoria total en otros 60 aos.

Seor ministro, cundo entender que el conflicto entre nosotros no se solucionar con el ejrcito? A pesar de todos los esfuerzos y la arrogancia de la ocupacin, no pueden evitar que nuestros hijos lancen piedras sobre los soldados ocupantes. Cmo podr detener la rebelda palestina? Es un sueo que nunca se har realidad, ni en 1.000 aos. Por qu no les dice la verdad a los residentes de Ashkelon y Sderot: que no hay una solucin que pueda detener los Qassam que les lanzan desde una Gaza destruida y sitiada, salvo el final de la ocupacin?

Esta es la verdad de la que usted ha estado escapando durante mucho tiempo.

Crame, seor, usted no gana nada por seguir deteniendo a la gente. Ms de 750.000 palestinos han sido detenidos desde 1967 hasta hoy. Qu resultado se ha logrado excepto una creciente determinacin por nuestra parte para el enfrentamiento y la resistencia?

La poltica de la ocupacin slo contribuye a crear cada vez ms gente que se levanta para luchar contra la ocupacin y se niega a aceptar su yugo. Entre los presos palestinos encerrados en sus crceles estn los ms sabios y eruditos de nuestro pueblo, los ms sensibles y humanistas. Se han educado en la tradicin de la libertad y la democracia y por esta razn nunca estarn de acuerdo en aceptar la ocupacin y el sometimiento. Esos hombres y mujeres combaten por la paz; y si usted quiere hacer realidad la paz no tiene otra opcin que poner en libertad a esos combatientes. Combatientes por la paz, por encima de todo.

Cules han sido realmente los beneficios de su estrategia de demoliciones de casas, arranques de rboles, confiscacin de tierras con dudosas razones, para despus establecer asentamientos ilegales en esas mismas tierras? Cunto ha ayudado que usted erigiera vergonzosos puestos de control en cada esquina, carretera o cruce de Cisjordania y Gaza para humillar a los residentes, obreros, estudiantes y lderes polticos? Cul es la conveniencia de todo esto, seor?

Cundo se saciarn las sanguinarias balas de sus soldados de la sangre de nuestros hijos? Cundo se sentir satisfecho de derramar sangre palestina y nos dejar vivir en paz? Cundo se marchar de nuestros ros y nuestro cielo? Cundo dejarn sus soldados de escribir en sus cascos nacido para matar? No se cansa de ver a sus valerosos hombres matando nios todos los das? Cmo puede usted impedir a la poblacin de Gaza que adquiera gas para cocinar y al mismo tiempo enviarles gases lacrimgenos, tanques y aviones de guerra?

Slo ahora entiendo la voluntad de una mujer israel en Italia; mi colega Eidan y yo la conocimos cuando participamos en una marcha por la paz de Perugia a Assissi como representantes de Combatientes por la Paz. Cuando le pregunt, Usted no piensa regresar a Israel?, me respondi que haba jurado que si Ehud Barak ganaba las elecciones, abandonara Israel para siempre. Esa mujer sigue viviendo en Italia porque usted, seor, sigue una poltica que afirma que no existe el interlocutor palestino.

No podra enumerar en esta pequea misiva la magnitud de los fracasos morales que han daado la sociedad israel. El peridico Yediot Ahronot inform de que el 40% de los nuevos reclutas de las IDF tiene antecedentes penales y esto puede explicar en gran medida la larga lista de los crmenes contra la poblacin civil palestina que los soldados cometen durante su servicio militar. Se supone que ste es el ejrcito ms distinguido y moral del mundo entero, no? Por eso encontramos que el 25% de los soldados del ejrcito de la ocupacin participaron en casos de torturas y castigos a civiles inocentes o fueron testigos de semejantes actos?

Seor, quiero contarle que he ledo el vergonzoso informe, que horrorizara a cualquier persona con conciencia, que informa de las torturas a nios en Hebrn, como el estrangulamiento para comprobar cunto tiempo pueden aguantar sin respirar, que fueron perpetradas por capitanes de su ejrcito, el ejrcito ms tico del mundo. La corona de laurel de la vergenza de la ocupacin.

Seor, cmo justifica que sus soldados utilicen a nios de 10 aos como escudos humanos a los que llevan atados delante de sus patrullas cuando van a buscar a personas para capturarlas o a enfrentarse a una manifestacin? Qu ley internacional lo permite? Estoy intentando comprender si esa utilizacin de los nios como escudos humanos de alguna forma estar relacionada con la ciencia de la guerra moderna, porque la imputacin que oigo en todos los casos de matanzas de nios en particular y de ciudadanos palestinos en general, es que son los combatientes palestinos quienes utilizan a sus propios ciudadanos como escudos humanos para esconderse detrs. Cmo puede haber una justificacin y distincin legales no slo en la terminologa israel, sino tambin en la internacional, entre los israeles y los palestinos?

Cmo puede justificar las muertes de los inocentes que pretenden cruzar tranquilamente los puestos de control que sus soldados pusieron en absolutamente todas las entradas de pueblos, ciudades o campamentos que impiden a las mujeres embarazadas llegar a los hospitales para, simplemente, dar a luz? Usted estara de acuerdo si eso le ocurriera a su esposa? Qu hara en ese caso?

A pesar de todo hay militares, soldados que se utilizan para luchar contra la poblacin palestina, que a la hora de la verdad descubrieron que slo son peones en manos de la ocupacin. Personas que han tenido la valenta de declarar que se niegan a ser ocupantes y que han expuesto las mentiras de sus lderes que afirman que estn tendiendo su mano a la paz pero no encuentran interlocutores en el bando palestino. Soldados israeles que descubrieron que nunca se haban enfrentado a un combatiente palestino y su trabajo cotidiano consista en cazar escolares, aplicar cierres, destruir casas y establecer puestos de control y barricadas para detener a nios que no tienen ni trece aos. Esos soldados han tomado una postura moral y valiente y, sin ninguna dificultad, han descubierto a un compaero en el corazn del movimiento palestino, personas que vieron pasar la primavera de su juventud en las prisiones de su ocupacin.

Juntos fundaron la organizacin Combatientes por la Paz. El propio nombre revela la falsedad de sus declaraciones y de la poltica que afirma que no hay ningn compaero para la paz. Esta organizacin, unida en tica y valenta, est compuesta por personas de ambos lados que entienden que slo hay un enemigo comn que niega el camino hacia la paz y la posibilidad de vivir juntos como dos naciones. El enemigo comn es la ilegal e inmoral ocupacin israel. Soy miembro de esa organizacin y llamo a todos los que de verdad quieren la paz para que se unan a nosotros.

Nosotros decimos la verdad y slo la verdad a nuestros pueblos. Nos comprometemos a la resistencia pacfica a la ocupacin y desde esta misiva llamo al pueblo de nuestra nacin Palestina, que ha escrito una pgina de la historia como paradigma de resistencia y capacidad de recuperacin y ha tenido la humanidad para resistir decenios de abusos y ocupacin con la ms pura constancia. Tambin llamo al pueblo de Israel a aceptar la responsabilidad moral e histrica del establecimiento de los dos Estados juntos y a una Intifada pacfica, nacional y humanista, un levantamiento contra esta ocupacin injusta que ha convertido a sus hijos en criminales de guerra y asesinos abyectos. Ustedes, israeles, dejen de enviar soldados sus hijos- a matar a los nuestros, porque la sangre de los palestinos inocentes perseguir a sus soldados y a los generales de su ejrcito hasta que sean juzgados por tribunales internacionales como los dems criminales de guerra de todo el mundo. Usted debe aprender esta leccin. El honorable general debe de ser consciente de que la mayora de los capitanes y generales del ejrcito israel tienen prohibido entrar en cualquier Estado europeo porque all sern personas en busca y captura, para ser arrestados y llevados ante los tribunales como criminales de guerra y por crmenes contra la humanidad.

Una ltima palabra: la sangre de Abir permanecer como una corona negra en la frente de cada israel y cada judo del mundo hasta que su asesino sea llevado ante la justicia y pase el resto de sus das en la crcel, entre los asesinos y los criminales.

Traducido al ingls por Mimi Asnes

En ingls:

http://yishaym.wordpress.com/2008/05/29/an-open - letter-to-ehud-barak-by-bassam-aramin/

Bassam Aramin es uno de los fundadores de Combatientes por la Paz y presidente de Alquds por la Democracia y el Dilogo (AFDD).

Carlos Sanchis y Caty R. pertenecen a los colectivos de Rebelin, Cubadebate y Tlaxcala. Esta traduccin se puede reproducir libremente a condicin de respetar su integridad y mencionar al autor, al traductor y la fuente.



Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter