Portada :: EE.UU. :: EEUU, subasta presidencial
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-11-2004

Ganar el fraude?

M. H. Lagarde
Cubadebate


Ms que que cul de los dos contendientes se alzar con la victoria en las elecciones de este martes, la gran incgnita de estos comicios es si volvern las irregularidades del 2000 que hicieron posible que el recuento de votos se prolongara durante ms de un mes.

Triunfar Bush por un margen de votos inferior a los 537 por los que la Corte Suprema le otorg la victoria en las pasadas elecciones?, es la pregunta que est en el aire luego que se diera a conocer recientemente la desaparicin de 60 000 boletas en blanco en el estado de la Florida.

Segn las encuestas, ms de la mitad del electorado, un 54 por ciento, est seguro de que el fiasco del 2000 volver a producirse. Las dudas de los norteamericanos se basan, en parte, en las alertas lanzadas por expertos en el tema como el expresidente James Carter quien ha denunciado que existen indicios de parcialidad y fraude en las prximas elecciones y los mismos problemas que hubo durante el escndalo de los pasados comicios ya que las reformas al sistema no se aplicaron por falta de fondos y por disputas partidistas. El exmandatario ha subrayado que no hay condiciones para una eleccin justa, porque no existen los requerimientos internacionales bsicos en Florida.

Otros de los que ha alertado a la opinin pblica norteamericana sobre la posibilidad de fraude en ese estado es el cineasta Michael Moore quien preocupado porque a la hora de emitir el voto haya electores, sobre todo de minoras tnicas, que podran ser intimidados, ha hecho pblico su deseo de "supervisar", con cerca de 1 200 voluntarios, las elecciones presidenciales estadounidenses especialmente en los disputados estados de Florida y Ohio.

La amenaza de fraude es tan seria que hasta la gran prensa norteamericana ha tomado cartas en el asunto. El diario The Washington Post dijo hace poco en su edicin del martes ltimo que "No est claro si el presidente Bush est haciendo una campaa u organizando un golpe de Estado".

Para otros tampoco est claro todava si las ltimas medidas tomadas para limitar las remesas y las oportunidades de viaje a Cuba, as como sus ltimas bravuconadas con respecto a la necesidad de incrementar su agresiones contra la Isla, van dirigidas para ganarse el favor de los electores o el de los mismos que ayudaron a consumar el fraude en los comicios pasados.

Lo que est en juego en estas elecciones no son precisamente la victoria de uno u otro partido; a fin de cuentas, sus programas son tan similares que da lo mismo que gane cualquiera de los dos contendientes. El problema real consiste en que gane el fraude.

Una nueva reeleccin de Bush mediante otro golpe de estado, o sea otro fraude en el estado que gobierna su hermano Jeb, marcara el comienzo de una dictadura mundial encabezada por las fuerzas neofascistas que hoy dirigen la actual administracin.




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter