Portada :: EE.UU.
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto Partir el texto en columnas Ver como pdf 03-11-2004

Los dictadores del mundo estn de acuerdo...
Uzbekistn y las hipocresas de Bush

Brian Cloughley
CounterPunch

Traducido para Rebelin por Germn Leyens


Pocas veces se puede sufrir un tremendo ataque de risa al leer un testimonio ante el Comit de Relaciones Internacionales de la Cmara de Representantes de EE.UU. La mayora de esas deposiciones son pomposas y aburridas y, en todo caso, muy pocos leen el material. Pero el testimonio ante el Subcomit sobre Medio Oriente en julio de Mira R Ricardel, subsecretaria adjunta interina del Secretario de Defensa para Poltica de Seguridad Internacional fue diferente. Fue pomposo, evidentemente, pero algunos de los detalles no fueron tan aburridos.

El tema de la declaracin jurada de la Sra. Ricardel fue el pas de Uzbekistn, y present una farsa moral que al leerla por primera vez parece ser una stira: tal vez una caricatura exuberante y muy divertida de los testimonios ante el Comit de la Cmara. Pero, por desgracia, no pretenda ser una parodia. Pero por qu debera testimoniar una de los de Rumsfeld ante la Cmara sobre un pas en Asia Central?

La administracin Bush declara que Uzbekistn es vital para la seguridad de EE.UU. porque alquila una inmensa base militar a las fuerzas militares de EE.UU. En consecuencia, la Sra. Ricardel estall de entusiasmo en su deposicin escrita diciendo que es un valioso socio y amigo de Estados Unidos, nada menos. Es ciertamente el caso, pero lo desagradable es que Uzbekistn es una brutal y despiadada dictadura sin la menor pretensin de ajustarse a estndares civilizados de decencia. Bush otorga un apoyo total a su gobernante a pesar de que el Departamento de Estado informa que, en 2003, Uzbekistn no posee un sistema independiente judicial o legislativa, no existe una oposicin legal, ni medios libres, mientras el rgimen continu cometiendo numerosos abusos graves, y tanto la polica como el NSS [Servicio Nacional de Seguridad: el antiguo KGB bajo casi la misma jefatura] tortura, golpea y maltrata a los detenidos como asunto de rutina, para obtener confesiones o informacin incriminante.

Pero al Departamento de Estado le ordenaron que fuera realista y que se suba al bote pro-Uzbekistn de la administracin. De repente, en el Informe de 2004 del Departamento de Estado sobre Uzbekistn, cambiaron el tono. Y vaya si lo cambiaron! Claro que no poda ser una tapadera total, porque podra haber llamado una atencin desfavorable y hecho el ridculo, como sucedi cuando las cifras de incidentes terroristas fueron falsificados para Bush en la primera versin del Informe de 2004 sobre Modelos del Terrorismo Global. Pero ha habido manipulacin y adulteracin y la nueva edicin anuncia alegremente que Estados Unidos aprecia a Uzbekistn como una fuerza estable, moderada, en una regin turbulenta. Estados Unidos urge mayores reformas para promover estabilidad y prosperidad a largo plazo. El registro de partidos polticos independientes y de organizaciones no-gubernamentales de derechos humanos, sera un paso importante. El gobierno registr la Organizacin Independiente de Derechos Humanos de Uzbekistn en marzo de 2002. Un ao despus, en marzo de 2003, el gobierno registr a una segunda organizacin de derechos humanos, Ezgulik. Tambin se necesita la aplicacin de las garantas constitucionales que protegen las libertades personales, religiosas, de la prensa y cvicas.

Es el tipo de amao intelectual deshonesto que la marioneta parlante Mira R Ricardel apoy ante el Subcomit de la Cmara. Se mostr efusiva al hablar del lugar y alcanz un extremo verdaderamente maravilloso. Uzbekistn hace un progreso importante en la reforma de su ejrcito de estilo sovitico. Por cierto, en muchas reas sirve como modelo para otros pases de la regin. Slo, entre los estados centroasiticos, Uzbekistn ha nombrado a un ministro de defensa civil y ha establecido un firme control civil de los militares. Bajo la direccin del ministro de defensa Gulamov [sic; su nombre es Qodir Ghulomov], el ministerio uzbeco de defensa ha iniciado planes de reforma de la defensa para entrenar, equipar y utilizar sus fuerzas siguiendo orientaciones de la OTAN.

En agosto de 2002, Human Rights Watch registr ms de 6.500 prisioneros religiosos y polticos en el pas. La camarilla gobernante es decadente, corrupta y represiva. El cdigo legal es una farsa y la poblacin sufre una represin draconiana de parte de una maligna autocracia cuyo compromiso declarado con los derechos humanos es una burla obscena de la verdad.

El dueo de Uzbekistn es un rufin corrupto y despiadado llamado Islam Karimov. No es musulmn, a pesar de su nombre, y fue primer secretario del Comit Central del Partido Comunista Uzbeco. Cuando se derrumb la URSS abandon el comunismo y declar la independencia. Luego conquist la direccin en una competencia en la que los partidos de oposicin no pudieron participar o fueron perseguidos usando mtodos criminales por la polica y otros rufianes.

En 1992 prohibi los principales partidos de oposicin y encarcel a sus dirigentes, y su antigua organizacin comunista, ridculamente rebautizada Partido Democrtico Popular, gan las elecciones. El perodo de gobierno de Karimov fue ampliado por cinco aos mediante un referndum en 1995 y en 2000, en una votacin igual de deshonesta, fue reelegido presidente. (Observadores independientes describieron el espectculo como ni libre ni justo, lo que es habla diplomtica para algo totalmente amaado). El individuo es un tirano mafioso con sangre en sus manos.

Naturalmente fue invitado a la Casa Blanca. Despus de reunirse con Bush y Rumsfeld, visit el Congreso. Segn el comunicado de prensa: Cuando entr Islam Karimov, los senadores se pusieron de pie y lo ovacionaron prolongadamente. Sealaron que las relaciones del Congreso con Uzbekistn cambiaron considerablemente debido al rpido apoyo de Uzbekistn a la coalicin antiterrorista, que ya no limit su papel al apoyo de su papel en la seguridad regional, sino en la defensa de los principios de democracia y libertad.

Un maligno, repugnante, brbaro, dictador que no permite un sistema judicial o legislativo independiente, ni una oposicin legal, ni medios libres fue honrado por Bush y recibi una ovacin de pie de gente que no sera capaz de encontrar a su pas en el globo, porque suministr una base para la invasin de Irak. Para Bush, no puede hacer nada malo y, dejando a un lado toda la evidencia de lo contrario, Washington hace como si creyera que defiende los principios de democracia y libertad.

Este cuadro vergonzosamente deformado de Uzbekistn fue fielmente convertido en un testimonio ante el subcomit de la Cmara por la Sra. Mira R Ricardel. Debera recibir un sitio en la Galera de Personajes Famosos como una cobarde apologista de un rgimen que no valora ni la verdad, ni la decencia o el estado de derecho. Y lo verdaderamente divertido es que la Sra. Ricardel fue anteriormente jefa de programas en Freedom House [Casa de la Libertad] que se describe como una organizacin sin fines de lucro, no partidaria que es una voz clara por la democracia y la libertad, y que, como corresponde, produce informes sobre el progreso de la democracia y la libertad en todo el mundo.

El informe de Freedom House de abril de 2004 concluy que Uzbekistn es uno de los estados ms polticamente represivos del mundo, habiendo perpetrado graves violaciones de los derechos humanos y de las libertades religiosas. Tres meses ms tarde, la antigua luminaria de Freedom House, la Sra. Mira R Ricardel, declar orgullosamente que Hemos estado trabajando estrechamente con el Ministerio de Defensa para apoyar los objetivos de Uzbekistn en la occidentalizacin de su ejrcito... est haciendo importantes progresos en la reforma de su ejrcito de estilo sovitico. Por cierto, en numerosas reas sirve como modelo para otros pases de la regin. Como ser en el amao de elecciones, en la tortura de sus ciudadanos, en la prohibicin de peridicos y en la persecucin de los oponentes polticos. Es sorprendente cmo los principios se evaporan cuando el perfume seductor del progreso en la propia carrera es percibido por farsantes [email protected]

El Foreign Office [Ministerio de exteriores] britnico declar (28 de septiembre de 2004) que El historial de derechos humanos de Uzbekistn no es bueno ... los partidos polticos de oposicin estn prohibidos o se les impide registrarse... La tortura preocupa especialmente... El Informador Especial de la ONU sobre Tortura visit Uzbekistn... y dijo que era sistemtica. Pero luego, tambin, cambi de tono y en octubre destituy al embajador que haba informado que exista tortura y que era realizada con el apoyo de la administracin Bush. (El embajador fue objetivo de una campaa de malvado vilipendio del tipo en el que los lacayos de Tony Blair tienen una venenosa experiencia. Es una forma de arte, realmente, pero a un nivel srdido. Las acusaciones en su contra no fueron ms que basura falsa, pero lo salpicaron. Una operacin brillante.) (Podra agregar que no me gusta el individuo, que nunca debera haber llegado a embajador para comenzar; pero lo trataron de manera indecente y lo sacrificaron en el altar de la lealtad a Bush.)

Pero nada de esto le importa al Washington de Bush porque el dictador Karimov tiene el gusto de recibir bases militares de EE.UU. en su territorio feudal, que fue motivo de una repugnante farsa en la que Bush celebr a Karimov como no lo hace con numerosos lderes de democracias.

Los dirigentes de Francia y Alemania fueron elegidos en escrutinios abiertos y legales. Sus gobiernos no practican la tortura. (Los matones de Karimov realmente hirvieron vivas a dos personas, segn un informe oficial britnico.) Tienen partidos polticos de oposicin y sus medios son totalmente libres. Pero no son bienvenidos en la Casa Blanca porque se atrevieron a estar en desacuerdo con algunas polticas de un presidente de EE.UU. cuyos valores morales han sido tan brutalmente pervertidos que elogia a criminales autcratas mientras se vilipendia e insulta a lderes democrticos y a sus naciones. Ustedes estn con nosotros o con los terroristas, dice Bush, y si los tiranos aceptan incondicionalmente sus antojos, ellos y otros brutales canallas sern bienvenidos en los aposentos de la libertad, no importa a cuntos hayan cocidos vivos. Bush es un ferviente confrontacionista, pero no confrontar a dictadores opresores si estn de su parte.

Uzbekistn tiene un tratado con EE.UU. formulado en trminos tan surreales que tenemos que preguntarnos si no es ms bien un chiste descomunal. La Declaracin sobre la Asociacin Estratgica y el Marco de Cooperacin entre Estados Unidos de Amrica y la Repblica de Uzbekistn es un documento absurdo: un extrao amasijo de patraas, basado en circunstancias que no existen.

En el acostumbrado estilo seorial pontifica que ambas Partes reafirman su compromiso con los objetivos legales y los principios de la Carta de Naciones Unidas... as como con los principios del derecho internacional y de los derechos humanos. Es grotesco. Incluso la administracin Bush no puede posiblemente creer que el torturador asesino Karimov tenga el ms nfimo compromiso con los principios de derechos humanos. Y luego el tratado declara que ambas Partes esperan un progreso concreto en el realce de las instituciones democrticas estableciendo un autntico sistema multipartidario ... asegurando elecciones justas y libres... [y] asegurando la independencia de los medios.

Esta barbaridad fue firmada en marzo de 2002. Saben lo que ha ocurrido desde entonces en lo que concierne a la mejora de la democracia o la creacin de la independencia de los medios, o alguna cosa decente en Uzbekistn? Claro que lo saben. Nada. Nada de nada. Human Rights Watch seala que los medios en Uzbekistn operan bajo estrictas restricciones gubernamentales. La libertad de prensa est severamente limitada por un rgimen extraoficial de censura... No existen medios noticiosos locales independientes. Freedom House informa que periodistas crticos son a menudo acosados, amenazados de muerte y de violencia fsica. Es una situacin que merece la total aprobacin de Bush y del Pentgono y obviamente de la Sra. Mira Ricardel, ex de Freedom House y actual secretaria adjunta interina de Defensa para Poltica de Seguridad Internacional, que declara que Uzbekistn es un apreciado socio y amigo de Estados Unidos, mientras que su lder, Karimov (una fuerza estable, morada), contina reprimiendo a la gente de su pas con un entusiasmo salvaje.

Karimov ser un sinvergenza que utiliza la tortura y el asesinato como instrumentos de poltica estatal, pero no es estpido. Es la persona ms acaudalada de Asia Central y sabe exactamente de dnde proviene su apoyo, y no es de los ciudadanos de Uzbekistn. Puede cometer todos los crmenes que quiera y Bush le pagar y lo proteger, siempre que el Pentgono pueda mantener su base militar en su pas.

En la ltima Reunin del Consejo Conjunto de Cooperacin en la Seguridad entre EE.UU. y Uzbekistn en Washington declararon que la parte uzbeca reafirm su compromiso con la transformacin democrtica de la sociedad.

Y Bush dijo en su discurso sobre el Estado de la Unin que la libertad es el derecho de toda persona y el futuro de cada nacin, lo que tambin eran majaderas sin sentido. Cuando le conviene ignora la tortura y la represin, y el resultado es que el dictador asesino de Uzbekistn goza del lucrativo patrocinio del Pentgono. El mensaje internacional de Bush es claro: Dictadores del mundo, voten por Bush por su propia supervivencia y su prosperidad personal.

----------------

Brian Cloughley escribe sobre asuntos militares y polticos. Su sitio en la red es: www.briancloughley.com

http://www.counterpunch.org/cloughley10302004.html




Envía esta noticia
Compartir esta noticia: delicious  digg  meneame twitter